Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2011

Tentación con salida

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. 1ª.Corintios.10.13

Tres declaraciones verdades de esperanza para nuestra vida:

1- Ninguna tentación que no sea humana vendrá a nosotros.
2- Dios, no dejará que seamos tentados más de lo que podamos resistir.
3- Dios mismo, nos dará la salida juntamente con la tentación.

No hay nada más hermoso que encontrar una palabra de esperanza como esta.

Cuando Pablo nos está diciendo,

1- Que toda tentación es humana, es decir no es extraterrestre, es de este mundo.

2- El Padre Celestial nunca permitirá que nos venga una tentación mayor de lo que nosotros podamos soportar, lo que significa que, lo que El permite lo podemos resistir,

3- Además dice que juntamente con la tentación el nos dará la salida… Hebreos 4.15 dice, Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pued…

Hoy... quiero resistir la tentación

“ La vida del hombre del hombre aquí en la tierra es la de un soldado que cumple su servicio” Job 7:1

Vivimos en este mundo y no podemos escapar del sufrimiento, ni de la tentación. Por lo tanto necesito protegerme de la tentación y acudir en oración al Señor ya que el enemigo de nuestras almas quien nunca duerme anda como león rugiente buscando a quién devorar, él busca la ocasión para engañar.

El hombre jamás puede liberarse de la tentación, porque mientras vivamos en este mundo estaremos rodeados de tentación, pero si podemos resistir la tentación con la ayuda del Señor.

Hoy entiendo que las tentaciones penosas y severas son frecuentemente útiles al hombre, pues en ellas el hombre se humilla y al resistirlas se purifica, madura y crece. Todos los santos atravesaron múltiples tentaciones y pruebas y en ello crecieron y fueron fortalecidos.

Por qué el hombre en la tierra nunca está libre de tentaciones? Por que esas tentaciones vienen de adentro de nosotros, el pecado no está afu…

Hoy... Escucharé su voz

“Y vendrán sobre ti y te alcanzarán todas estas bendiciones, si escuchas la voz de tu Dios. Deuteronomio 28:2 RVA

Los que vivimos en ciudades anhelamos salir al campo para disfrutar un poco del silencio. No solo el ruido de los autos, las máquinas, los televisores y celulares, sino nuestras propias voces que invaden el espacio y aceleran nuestros sentidos.

A pesar de que es sumamente motivador para las personas, tanta estimulación produce un efecto contrario de agotamiento y estrés que se traduce en problemas físicos y emocionales.

La Palabra de Dios dice que oír su voz trae bendición a nuestras vidas. Por esta razón tenemos que detenernos y prestar atención a lo que nuestro Papá quiere decirnos. Es increíble como puede modificarse nuestra vida cuando tomamos sus consejos y los practicamos diariamente, nuestra realidad es ampliamente bendecida.

Solemos creer que escuchar su voz es leer un versículo y salir corriendo para cumplir en alguna actividad, sin meditación ni autocrítica …

Hoy... estaré dispuesto a ser quebrantado

“De cierto, de cierto os digo que si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo, pero si muere, lleva mucho fruto”. Juan 12:24.

“He sido quebrantado muchas veces”. Así me dijo este hombre que hablaba conmigo mientras tomábamos un café. “Creo que una vez más no podré aguantar. Ha sido una de tras de la otra y eso me ha drenado el espíritu”. Realmente al oír toda su historia mi corazón se estremecía.

No sabía que responderle. Decirle simplemente que confiará más en Dios o que orara más o que no dejará de asistir a la iglesia, no le iba a ayudar en nada. El quería algo más sustancial.

Por qué Jesús dijo “Bienaventurados (totalmente felices) los que lloran, porque ellos serán consolados”.

“Las lágrimas son la sangre del alma”. San Agustín (354-439) Obispo y filósofo.

El trabajo del Espíritu es quebrar nuestro ego y nuestra voluntad para que podamos reflejar a Cristo.

Nuestra vida es como un grano de trigo. Una cáscara dura protege y encierra la vida. Para que la vida s…

Hoy... Quiero andar en transparencia

“Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”. 1 Juan 1:7.

El Cristal es claro, bello, reluciente ,fino y caro. Eso es calidad. Cristal es calidad.

No es de calidad lo que parece ser bello, es de calidad lo que bello y diáfano. Un corazón como el cristal es lo que necesito hoy para demostrar la belleza de aquel que mora en mí. En nuestra sociedad abundan los que no quieren ser transparente y viven en las sombras de su propia vanidad.

Los encontramos en todos lados, la preocupación constante es ocultar, porque cuando los problemas y las fallas se exponen, el ser humano tiene temor de perder credibilidad y no quiere dañar su reputación. Si es necesario mentir…mentiremos, parece decir el obstinado en lo profundo de su corazón. Los encontraremos discutiendo en las mesas de reunión… “¿Cómo podremos ocultar esto?. El pueblo no debe saberlo”.

Los siervos saben que la transparencia es elemento im…

«La muerte de una persona amada»

«Al cabo de algunos años de peregrinaciones, atendí a las súplicas de mi padre:

»—Ven –decía en la última carta—. ¡Si no vienes deprisa, encontrarás muerta a tu madre!

»Esta última palabra fue para mí un golpe. Yo amaba a mi madre; tenía grabada la escena de la última bendición que me había dado, a bordo del barco. “Mi desdichado hi­jo, nunca más te veré”, sollozaba la pobre señora estrechán­dome contra su pecho. Y esas palabras resonaban ahora en mis oídos, como una profecía realizada.

»Adviértase que yo estaba en Venecia.... Dejé todo y me disparé como una bala en dirección a Río de Janeiro....

»... Mi padre me abrazó con lágrimas.

—A tu mamá le queda poco tiempo de vida —me dijo.

»En efecto, no era ya el reumatismo lo que la mataba; era un cáncer en el estómago. La infeliz sufría de un modo cruel, porque el cáncer es indiferente a las virtudes del enfermo....

»El dolor aflojó por un rato las tenazas. Una sonrisa ilu­minó el rostro de la enferma, sobre el cual la muerte agitaba el a…

«La otra mujer»

En una revista del año 2005 apareció la siguiente anécdota del escritor Daniel Nyarirangwe:

«Después de veintiún años de matrimonio, descubrí una nueva manera de mantener viva la chispa del amor. Hacía poco había comenzado a salir con otra mujer. Eso fue idea de mi esposa.

»—Sé que la amas —me dijo un día tomándome por sorpresa.

»—Pero yo te amo a ti —le respondí.

»—Lo sé. Pero también la amas a ella.

»La otra mujer a quien mi esposa quería que yo visitara era mi madre, que es viuda desde hace diecinueve años. Las exigencias de mi trabajo y mis tres hijos habían contribuido a que sólo la visitara de vez en cuando. Esa noche la llamé para invitarla a cenar e ir al cine.

»—¿Qué te ocurre? ¿Estás bien? —me preguntó.

»Mamá es el tipo de persona que supone que una llamada tarde en la noche o una invitación sorpresiva es [o, son] indicio de malas noticias.

»—Creí que sería agradable pasar algún tiempo contigo —le respondí.

»—Los dos solos...

»Luego de pensarlo por un momento, dijo:

»—Me gus…

7 dias en una cueva

La familia la formaban tres personas: Daniel Stolpa, joven de veintiún años de edad; su esposa Jennifer, de veinte años; y el hijito de ambos, Clayton, de cuatro meses.

Andaban juntos de turismo en Canadá. Sin rumbo específico, transitaban por un camino serpenteado hacia las alturas de una montaña. Y era invierno.

Todo iba bien, hasta que el automóvil se dañó. Tuvieron que abandonar el vehículo y andar a pie por la sierra nevada en busca de auxilio. Cuando menos pensaron, se hallaron en medio de una terrible tormenta de nieve.

Daniel halló una cueva en la montaña y pensó pasar esa noche en ella. Pero la tormenta arreció, y aunque estaban sin agua, sin comida y sin más protección que la ropa que traían puesta, no podían moverse de allí.

Pasaron siete días aguantando el intenso frío. Y por fin, Daniel dejó a su esposa y a la criaturita para buscar auxilio. Caminó veinticinco kilómetros hasta hallar asistencia, y al fin todos fueron rescatados. Aunque la baja temperatura congeló parte de…

Una bala en la cabeza

Llevaba diez años de sufrir dolores de cabeza. Primero pensó que era exceso de trabajo. Después le dijeron que podría ser migraña. Un médico le diagnosticó sinusitis. Pero Bruce Levón no hallaba alivio de ninguna manera, y por fin le sacaron una radiografía. El resultado fue interesante. Bruce tenía una bala incrustada en la base del cráneo.

Diez años atrás, en un baile, alguien había disparado al azar. Bruce recibió el plomo en la cabeza, aunque sólo sintió un rasguño. Más temprano, camino al baile, Bruce había tenido un accidente de automóvil, y él siempre pensó que el rasguño había sido el resultado de algún vidrio del parabrisas.

No es nada común vivir diez años con una bala en la cabeza, aunque es cierto que casos como éste se encuentran en los archivos médicos. El cuerpo es un mecanismo maravilloso que se adapta a muchas interferencias, pero vivir diez años con una bala en la cabeza es extraordinario.

Sin embargo, hay miles de personas que sí llevan algo en la cabeza y en el cor…

¡Atrapada!

Nuestras conversaciones evangelizadoras deben conducir a nuestros interlocutores cada vez al plano de su propio corazón.

Versículo: Juan 4:1-42

¡Qué cómico es el cambio de tema de la mujer, verdad? No se puede creer que pregunte sobre la adoración cuando Cristo acaba de revelarle que conoce de sus cinco maridos. Si tiene presente el devocional que compartimos sobre la conversación de Jesús con Nicodemo, se acordará que Cristo afirmó, en aquella ocasión: «todo aquel que hace lo malo detesta la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean puestas al descubierto» (Jn 3.20. La verdad es que a ninguno de nosotros nos gusta que nuestro pecado sea descubierto.

Nuestra primera reacción es justificar, argumentar o cambiar de tema para evitar la incómoda experiencia de la confesión. La carne no ama la luz, ni siquiera cuando andamos en Cristo. Será útil recordar esto, pues andar en santidad tiene un precio.
Podemos decir, sin temor a errar, que cuando andamos en luz TODOS los temas conduc…

Adoradores de verdad

La adoración es, en últimas instancias, el resultado de un dramático y profundo encuentro con Dios.

Juan 4:1-42

En medio de una discusión acerca de las «formas» de la adoración algo absolutamente insignificante que, no obstante, distrae a muchos. Cristo lleva a la mujer a pensar en la esencia de la adoración. Jesús utiliza la frase «verdaderos adoradores», lo que nos indica que existe una clase de adorador que en realidad no lo es; es, más bien, uno que asume el papel de adorador.

Es decir, conoce las posturas y las frases del adorador y las imita, normalmente cuando otros le están observando. La característica más sobresaliente de esta persona es que solamente «adora» en las reuniones. No tiene una vida personal de adoración, y por eso no puede ser considerado un verdadero adorador.

¿Se da cuenta por qué es secundario si la adoración debe ser con guitarra, con piano o con batería? ¿Si las canciones deben ser modernas o himnos? ¿Si es necesario poseer o no una consola último modelo? E…

Palabras que son valiosas

Clame a ti Jehová, oh Jehová; Dije tu eres mi esperanza, Y mi porción en la tierra de los vivientes. Salmo 142:5

Recuerdo que en los momentos mas duro de mi vida, solamente las oraciones fueron las que me sacaron de la tristeza y el dolor, que viví cuando mi hija partió a la presencia de Dios. El poder de la oración es incalculables, son palabras valiosas que no se pueden pesar.

Cuando estamos viviendo circunstancias difíciles y vamos a refugiarnos en la oración, es en ella que encontramos consolación a nuestro dolor, respuestas llenas de sabiduría, porque la palabra de Dios dice; clama a mi y yo te responderé y cosas ocultas te revelare. Y es que en medio del clamor Dios nos da respuestas y revelaciones asombrosas.

Muchas personas se preguntan ¿Tiene algún valor la oración? ¿Hay algún beneficio, o más aún, alguna validez en levantar nuestra voz al cielo pidiendo de Dios su ayuda? Otros dicen que la oración no es mas que una actitud de ultimo recurso y que no vale la pena emplearlas. …

Tiempo de sanidad

Ha llegado el tiempo en que saco de tu vida, de tu ciudad y de tu nación todo espíritu de mortandad. Para ello es necesario que tomes dominio y autoridad en tu familia, en tu trabajo, en tu empresa y en tu nación. Este es mi tiempo para que declares Mi palabra, para que declares que traigo vida. Decláralo, todo lo que este agonizando resucítalo, todo lo que ya murió resucítalo. Hoy es el tiempo para declarar vida a tus sueños, declarar vida a tu empresa, a tu familia, a tu nación. No importa que otros te digan que no hay manera que vivan; Yo te digo, dice el Señor, declara la palabra y vivirán.

"Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven f…

Vengan y vean

«¿Podría decirme dónde puedo encontrar las bombillas?» «Sí, claro. Venga conmigo y lo acompañaré hasta allí».

En algunas tiendas grandes, a los empleados los instruyen para que acompañen a los clientes a encontrar lo que buscan, en vez de darles simplemente indicaciones verbales. Esta acción común de cortesía y de acompañar a una persona inquisitiva puede ayudarnos a ampliar nuestro concepto de lo que significa guiar a otros a Cristo.

En Juan 1, aparecen las frases «venid y ved» y «ven y ve». Cuando dos curiosos discípulos de Juan el Bautista le preguntaron a Jesús dónde vivía, el Señor dijo: «… Venid y ved…» (v. 39). Después de pasar el día con Él, Andrés encontró a su hermano, Simón Pedro, y lo llevó a ver a Jesús (vv. 40-41). Más tarde, Felipe le contó a Natanael que había encontrado al Mesías. Ante la respuesta escéptica de este, Felipe dijo: «Ven y ve» (v. 46).

Testificar de Cristo puede ser una ocasión que se presente una sola vez cuando comunicamos la buena noticia de Jesús a l…

El beneficio de la duda

En 1860, Thomas Inman les recomendó a sus colegas médicos que no prescribieran un medicamento para curar si no estaban seguros de que serviría. Debían otorgarle al paciente «el beneficio de la duda». Esta frase es también un término legal que significa que si un jurado tiene pruebas conflictivas que lo hace dudar, el veredicto que debe dar es el de «inocente».

Quizá como creyentes en Cristo, podríamos aprender de esta frase médica y legal y aplicarla a nuestras relaciones interpersonales. Mejor aún, podemos practicar lo que dice la Biblia sobre concederles a los demás el beneficio de la duda. En 1 Corintios 13:7, leemos que el amor «todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta». Leon Morris, en Tyndale New Testament Commentaries [Comentarios Tyndale del Nuevo Testamento], dice sobre la frase «todo lo cree»: «Ver lo mejor en los demás […]. Esto no significa que el amor sea ingenuo, sino que no piensa en lo peor (como lo hace el mundo). Retiene su fe. Al amor no se lo en…

«Vengan a mí»

Mientras Amelia, de 19 años de edad, esperaba en el consultorio del médico, reconoció que a través de los altavoces se interpretaba el conocido himno ¡Cuán tiernamente el Señor nos convida! Recordar las palabras la hizo sonreír. ¡Quizá una canción cuya letra dice «vienen las sombras, se acerca la muerte» no sea la música de fondo más apropiada para un consultorio médico!

A algunos, este antiguo himno les resulta demasiado sentimental, pero el mensaje del estribillo puede ser alentador para el pecador descarriado:

Cuando un creyente sustituye la voluntad de Dios con la suya, se halla en un estado de alejamiento, fuera de la comunión con el Señor y en una condición nada envidiable. Aunque a veces cedemos ante nuestra naturaleza egocéntrica, Dios siempre está dispuesto a recibirnos de vuelta. Debido a Su «misericordia» y a Sus «piedades», se goza cuando abandonamos nuestros caminos rebeldes, regresamos a Él y le pedimos perdón (Salmo 51:1-2; Lucas 15).

¿Tu mente y tu corazón se han aleja…

El dedo fuerte

Hace poco, oí sobre un deporte que supera mi imaginación; no puedo entender cómo puede ser que alguien lo practique. Se llama «lucha del dedo del pie». Todos los años, gente de todo el planeta se reúne en Inglaterra para las competiciones mundiales. Los participantes se sientan en el suelo, uno frente al otro, y después sujetan el dedo gordo del pie de uno al del otro. El objetivo es voltear el pie del oponente de manera similar a como lo hacen los que compiten en pulseadas con los brazos. Me resulta extraño.

En cierto modo, esta competición inusual honra una parte del cuerpo que es bastante ignorada… hasta que se nos cae algo encima. Los pies, con sus dedos, son una parte vital de nuestra anatomía; sin embargo, les prestamos poca atención, a menos que nos duelan.

Quizá por esta razón Pablo usó el pie para recordarnos que no hay partes insignificantes en el cuerpo de Cristo. En 1 Corintios 12:15, declaró: «Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del c…

Paciencia para ser pacientes

Los niños quieren las cosas ya: «¡Pero yo quiero el postre ya!», «¿ya llegamos?», «¿ya podemos abrir los regalos?». Por el contrario, a medida que crecemos, aprendemos a esperar. Los futuros médicos esperan durante su capacitación; los padres aguardan esperanzados que el hijo perdido regrese; nosotros esperamos cosas que valgan la pena hacerlo, y, en el proceso, aprendemos a ser pacientes.

Dios, que no está limitado al tiempo, requiere que tengamos una fe madura que tal vez incluya retrasos que parecen pruebas. La paciencia es una señal de esa madurez, una cualidad que solo puede desarrollarse con el transcurso del tiempo.

Muchas oraciones en la Biblia brotan de la acción de esperar. Jacob esperó siete años para tener una esposa y, después de que su futuro suegro lo engañó, trabajó otros siete (Génesis 29:15-20). Los israelitas esperaron 400 años para ser liberados; Moisés aguardó cuatro décadas para ser llamado a liderarlos, y después otros 40 para llegar a una tierra prometida en la…

El Dios que se revela

El conocimiento que tenemos de Dios es un regalo de lo alto y cada revelación debe ser atesorada.

Texto base: Mateo 16:13-28

Luego de escuchar la declaración de Pedro ante la pregunta de su identidad, Jesús exclamó: «Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos».

No cabe duda de que este momento posee profundo significado espiritual, aunque seguramente Pedro no percibía por completo la dimensión de sus palabras. No obstante, la respuesta de Cristo revela que el Señor consideraba que el conocimiento que el humilde pescador de Galilea poseía acerca de Su identidad constituía la base sobre la cual se construye una sólida experiencia espiritual. Por esto, Jesús no dudó en señalar que era un hombre bienaventurado.
No cabe duda de que hemos sido llamados a estudiar con diligencia las Escrituras, a escudriñar con cuidado sus verdades.
La palabra «bienaventurado», como se señaló en las reflexiones sobre el Sermón del M…

Problemas de agenda

No importa si los asuntos que nos impiden una entrega absoluta a Cristo son buenos y loables, estos no pueden desplazarlo.

«El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí» Mateo 10:37

En el trío de encuentros que relata el evangelista Lucas nos topamos con este segundo personaje, que bien podría simbolizar a cualquier individuo tomado de la calle hoy en día. Este no vino a ofrecerse a Cristo como discípulo, como el anterior, sino que fue llamado. Señalo, de paso, que en el reino no existen voluntarios, solamente personas escogidas.

El discípulo no decide el rumbo, ni la forma, ni el itinerario. La única decisión que toma es la de ponerse en pie y comenzar a caminar con el Señor.
El llamado que Jesús hace a este individuo es similar al llamado que hizo a decenas de personas: «sígueme».

En esa simple palabra está encapsulada la esencia de lo que significa ser un discípulo. No es un llamado a unirse …

La otra mujer

Imagen
En una revista del año 2005 apareció la siguiente anécdota del escritor Daniel Nyarirangwe:

«Después de veintiún años de matrimonio, descubrí una nueva manera de mantener viva la chispa del amor. Hacía poco había comenzado a salir con otra mujer. Eso fue idea de mi esposa.

»—Sé que la amas —me dijo un día tomándome por sorpresa.

»—Pero yo te amo a ti —le respondí.

»—Lo sé. Pero también la amas a ella.

»La otra mujer a quien mi esposa quería que yo visitara era mi madre, que es viuda desde hace diecinueve años. Las exigencias de mi trabajo y mis tres hijos habían contribuido a que sólo la visitara de vez en cuando. Esa noche la llamé para invitarla a cenar e ir al cine.

»—¿Qué te ocurre? ¿Estás bien? —me preguntó.

»Mamá es el tipo de persona que supone que una llamada tarde en la noche o una invitación sorpresiva es [o, son] indicio de malas noticias.

»—Creí que sería agradable pasar algún tiempo contigo —le respondí.

»—Los dos solos...

»Luego de pensarlo por un momento, dijo:

»—Me gu…

Toda la vida juntas

Imagen
Nacieron juntas porque eran mellizas. Y vivieron juntas toda la vida, hasta morir en enero de 1993 a los cuarenta y tres años de edad. Eran Yvonne e Yvette, dos hermanas de Long Beach, California.

A los seis años de edad comenzaron a cantar juntas. Juntas, y con otros grupos, cantaron por todo el país. Juntas actuaron en circos y en televisión, y juntas estudiaron enfermería. Siempre estaban juntas porque Yvonne e Yvette no podían separarse. Eran hermanas siamesas, unidas físicamente por la cabeza.

En la ceremonia fúnebre el pastor de ellas, John Shepherd, dijo: «Juntas nacieron, juntas vivieron, juntas alabaron a Dios en canto, juntas partieron de este mundo, y juntas llegaron al cielo.»

He aquí una historia como para hacer una película. Cuando Yvonne e Yvette nacieron, su madre, que era muy pobre y estaba separada de su esposo, tenía ya cinco hijos. Cuando le dijeron que debía internar a las siamesas en alguna institución especializada, la buena mujer contestó: «Dios me ha enviado …

¿Donde está el tesoro?

Imagen
En esta sociedad "occidental cristiana", el dinero y la riqueza son dos de las más importantes metas del hombre actual. Pero Jesús dijo: "No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo … porque donde esté vuestro tesoro, allí estará vuestro corazón" (Mat. 6:19-21).

Todos los hombres procuran acumular riquezas, por si logran disminuir un poco la inseguridad de la vida y el temor del futuro. Piensan que teniendo riquezas podrán tener tranquilidad. Pero el Señor Jesús dijo que la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.

En nuestros días vemos una verdadera locura por mejorar la situación económica. Como si eso fuera el todo del hombre. Y eso que muchos presumen de ser cristianos "observantes".

Pero Cristo dijo: "No podéis servir a Dios y a las riquezas" (Mat. 6:24). Ambos caminos son incompatibles. Muchos hay que sirven a las riqu…

Obtener sabiduría

Imagen
“Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones.” Proverbios 4:20.

Conversaba con un hombre, padre de tres hijos. Me mostró una nueva Biblia de estudio. Explicó que con sus hijos iban a leer en los Proverbios. La Biblia tenía anotaciones para que los niños pudieran ser bien instruidos. “Excelente,” le dijo, pues quería animarle a estudiar la Palabra de Dios con sus hijos. El mayor de ellos tiene quince años y por cierto es una edad vulnerable. Los jóvenes de esta edad no buscan la compañía de sus padres, prefiriendo pasar tiempo con sus amigos. Cuando los amigos son buenos, no hay mucho que temer. Sin embargo, aunque sean los mejores amigos, no hay nada que supere la Palabra de Dios como fuente de conocimiento y sabiduría. La Biblia responde a las preguntas que los hijos pudieran hacer referente a la vida. Establece principios para desarrollar el carácter, orientar la conducta y poner límites a la conversación. Las palabras de la Biblia pueden tener efecto consta…

La vida tiene sentido

Imagen
La vida empieza a tener sentido cuando ayudas a otro a ponerse de pie y a andar.

Cuando respiras hinchando tus pulmones de aire, y notas que no estás solo a pesar de estar en el desierto. Cuando miras al cielo y ves las estrellas que dominan el firmamento, y comprendes que no estás solo, comprendes que la vida es mucho más que el simple palpitar de tu corazón.
La vida tiene sentido cuando andas, cuando evolucionas, y no dejas tras de ti amargura.

Cuando tras de ti has dejado amigos y hermanos, cuando has dejado un grato recuerdo en todo aquel que te ha conocido, es cuando la vida tiene sentido.
Si tras de ti has dejado odio, ésas serán las raíces que darán en el futuro frutos amargos; si la planta que crece tiene raíces de amor, los frutos serán dulces y serán tu alimento en el andar de cada día.

Apoya tu mano sobre el hombro de aquellos que andan contigo, porque si te sientes débil ellos te reconfortarán y si te sientes fuerte andarás más de prisa.

No te ates a las alabanzas. El que…

Llamado a alumbrar

Imagen
“Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres”. Mateo 4:19.

El Señor Jesús se digna usar el instrumento humano para difundir su mensaje de amor y salvación. Cuando un pecador reconoce su necesidad de perdón y acepta a Cristo como Salvador, está comprometido a contar a otros de la bendición recibida. Desde el primer momento de recibir la vida eterna nace un deseo en el corazón que otros disfruten de lo mismo. Cuando Jesús andaba junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos pescadores, Simón Pedro, y Andrés. Ellos echaban la red en el mar y les dijo: “Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres” Mateo 4:19. Ellos conocían a Jesús desde antes cuando Juan Bautista anunciaba a Cristo como el Cordero de Dios. En aquella oportunidad, Andrés siguió a Jesús, convencido de que fuera el Mesías, y se contactó con su hermano Simón a quien trajo para conocer a Jesús. Después los dos volvieron a su oficio de pescadores. Pero ahora cuando Jesús les llamó, “dejando al instante las redes…

Familia en problemas

Imagen
Muchos de los 30 millones de ciervos de cola blanca, en Estados Unidos, no corren peligro debido a las armas, sino por los automóviles en los suburbios en desarrollo. Tomé conciencia de su situación apremiante cuando una cierva madura pasó corriendo entre el tráfico, justo delante de mí. Mientras la miraba, me pregunté qué la habría llevado a arriesgarse de ese modo y por qué se detuvo del otro lado y miró hacia atrás. Cuando pasé a su lado, seguí su mirada y vi dos pequeños cervatillos que observaban desesperados a su mamá, desde el otro lado de la transitada calle. En vez de seguirla, dieron la vuelta y regresaron al bosque.

Esa familia no está sola. Nosotros también podemos enfrentar situaciones de separación y de peligro que no presuponíamos. La lectura de Malaquías y de Mateo nos recuerda que tanto nosotros como nuestros progenitores tenemos problemas, y necesitamos desesperadamente la ayuda de nuestro Padre celestial. A veces, la precisamos para ver los pecados de nuestros padr…

¿Será cierto?

Imagen
En la década de 1980, John Knoll y su hermano empezaron a experimentar con un programa de informática para manipular imágenes. Las compañías de programas informáticos pensaron que estaban locos porque, en esa época, los fotógrafos no usaban computadoras. Al principio, estos hermanos lo llamaron Display, después Imaginator, y, finalmente, se decidieron por Photoshop®. En la actualidad, este programa es utilizado en los hogares por aficionados y en los negocios de todo el mundo por profesionales. Un artículo del periódico San Jose Mercury News describió su alcance con un lenguaje popular. Cuando algo parece demasiado bueno para ser cierto, la gente dice: «Lo habrán fotoshopeado».

La primera mañana de la Pascua, las mujeres que llevaban especias para ungir el cuerpo de Jesús encontraron la tumba vacía y oyeron decir a los ángeles: «No está aquí, sino que ha resucitado» (Lucas 24:6). Cuando se lo contaron a los discípulos, «… a ellos les parecían locura las palabras de ellas, y no las cr…

Resurrección y vida

Imagen
Jesús dijo: «Yo soy la resurrección y la vida». Una cosa es hacer una declaración semejante; otra totalmente distinta es respaldarla… y Jesús lo hizo al resucitar de los muertos.

«Si crees que el Hijo de Dios murió y resucitó —escribe George MacDonald—, todo tu futuro está lleno del amanecer de la eterna mañana, que se levanta detrás de las colinas de la vida; pleno de una esperanza tal, que la más elevada imaginación del poeta no alcanza a vislumbrar su rayo».

El Hijo de Dios murió y resucitó, y Su resurrección es la garantía de que Él nos levantará de los muertos y nos arrebatará de la tierra: una persona que piensa, siente, recuerda y reconoce vivirá para siempre.

Vivir para siempre significa experimentar el concepto de eternidad que Dios ha puesto en nuestro corazón, volver a encontrarnos con los amados seres creyentes que perdimos por la separación de la muerte, vivir en un mundo sin tristeza, ver a nuestro Señor que nos ama y que dio todo para unirnos a Él para siempre.

Pero yo…

Sólo un soplo de viento

Imagen
Era un acto artístico impresionante. Siempre electrizaba al público porque recordaba la célebre hazaña de Guillermo Tell, el histórico arquero suizo. Lo realizaba Kurt Borer, suizo también, con su hijo Roger, de ocho años de edad.
En una feria de Basilea, Suiza, Kurt colocó a su hijo contra el tronco de un árbol. Luego puso la manzana sobre su cabeza y disparó la flecha tal como lo había hecho cientos de veces. Pero un repentino soplo de viento cambió el curso de la flecha, y ésta se clavó en la frente de su hijo.
No fue más que un soplo de viento. Un soplo repentino que fatalmente se levantó justo en el momento en que la flecha iba en vuelo. Y fue suficiente para provocar la tragedia. La policía suiza, que no tomó ninguna medida contra el padre, calificó el suceso «un trágico accidente».
Así suele ocurrir en la vida. Una causa muy pequeña puede provocar grandes efectos, tanto para bien como para mal. Algunos le llaman a esto «destino», y otros «suerte»; algunos lo atribuyen a su hor…

Parábolas de las flexiones de pecho

Imagen
Esteban era el alumno más fornido de la clase de religión del profesor Pérez. Un día el profesor le pidió que se quedara un rato después de la clase, y le preguntó:

—¿Cuántas flexiones de pecho puedes hacer?

—¿Flexiones de pecho?

—Sí, también se conocen como planchas y lagartijas.

—¡Ah! Puedo hacer sesenta —le contestó Esteban.

—¿Sesenta? ¡Muy bien, Esteban! —lo felicitó el profesor—. ¿Crees que podrías hacer ciento veinte?

—No sé —respondió Esteban—; nunca he hecho ciento veinte seguidas.

—¿Qué tal si las haces en series de cinco? Para que mi plan dé resultado, necesito que este viernes hagas ciento veinte en series de cinco. ¿Crees que puedes hacerlo?

—Bueno, creo que sí. Por lo menos puedo intentarlo.

Y así quedaron. Ese viernes al comienzo de la clase el profesor Pérez sacó una caja llena de las galletas predilectas de todos.

El profesor se acercó a la primera niña en la primera fila y le preguntó:

—María, ¿quieres una galleta?

María respondió:

—Sí, gracias.

—Entonces el profesor…