Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2011

911

En algunos países avanzados, el servicio de emergencia 911 es todo un arte. Todo lo que tu necesitas hacer es solo marcar el 911 y estará conectado en el acto con un operador.

Frente al operador esta una pantalla que refleja el número que marcó, la dirección de su casa y su nombre. La llamada esta ligada con el departamento de policía, el departamento de bomberos y los paramédicos.
Casi no tienes que decir nada. si no puedes hablar por que te tienen amenzado o fuera de control porque un ser querido sufrió un ataque al corazón, no hay problema, El operador no necesita que des detalles ya con solo llamar, estará en camino la ayuda necesaria.
Así es la oración…la oración es una línea de emergencia. Sólo conéctate con el creador..si no puedes hablar porque estas quebrantado, ni siquiera tienes que dar detalles….ya el operador celestial recibió la llamada y tienen tu nombre, tu dirección y un servicio secreto de investigación que conoce los detalles..no te angusties..ya la ayuda está en camin…

Delfines solidarios

Pocos grupos de animales marinos están tan estrechamente ligados entre sí como lo están los delfines. Ellos viven en manadas con una gran cohesión donde, al parecer, la vida social representa una necesidad imperiosa.

Quien haya estado en el agua junto a un grupo de delfines salvajes habrá notado que siempre se están tocando y rozando como si necesitaran sentir el contacto cercano de sus congéneres.

El célebre Cousteau, relataba en sus libros, que los especímenes aislados parecen ser individuos anormales o que se separaron accidentalmente de su tribu. Y que la segregación social ocasiona la muerte de los solitarios. Pero, lo más sorprendente es que la muerte no es causada por una deficiencia física (como podría ser no conseguir alimento) ya que un delfín es capaz de bastarse a sí mismo, sino que se debe a estrés o a causas emocionales ya que las autopsias reflejan que literalmente se dejaron morir.

Entre las variadas actividades cooperativas que desarrollan a diario, la más sorprendent…

El sapito sordo

Era una vez una carrera….de sapos.

El objetivo era llegar a lo alto de una gran torre.
Había en el lugar una gran multitud. Mucha gente para vibrar y gritar por ellos. Comenzó la competencia. Pero como la multitud no creía que pudieran alcanzar la cima de aquella torre, lo que más se escuchaba era: ¡¡Qué pena!!

Esos sapos no lo van a conseguir…Los sapos comenzaron a desistir. Pero había uno que persistía y continuaba subiendo en busca de la cima. La multitud continuaba gritando:¡¡Qué pena!! ¡¡No lo va a conseguir…!! Y los sapitos estaban dándose por vencidos, salvo por aquel sapito que seguía y seguía tranquilo, ahora cada vez con más fuerza.

Ya llegando al final de la competencia, todos desistieron, menos aquel sapito que curiosamente, en contra de todos, seguía. Pudo llegar a la cima con todo su esfuerzo. Los otros querían saber qué le había pasado.

Un sapito le fue a preguntar cómo él había conseguido concluir la prueba. Y descubrieron que… ¡era sordo!

No permitas que personas con pé…

Use sus valores como fundamento

La Entrenadora de Vida Personal, Anne Hartley, comparte su historia de crecimiento personal.

Anne abandonó un negocio exitoso, tomó un par de decisiones no sabias, y se mantuvo a flote por un tiempo hasta que creó su proceso de Diez Pasos para el Entrenamiento de Vida. Este proceso se basa en comprender y vivir de acuerdo a los valores personales propios.
Anne comenzó una nueva carrera como entrenadora de vida, compartiendo lo que ella había aprendido con otros y en 1999 abrió el “Hart Life Coaching”, la escuela de entrenamiento de vida.

Ser una madre soltera en 1968 era socialmente inaceptable. Mis hijos y yo vivíamos en la pobreza con apenas suficiente dinero para la comida, hasta que descubrí libros que cambiaron mi manera de pensar, lo que finalmente cambió mi vida.

Inspirada por los libros que leía, decidí iniciar mi propio negocios, un servicio de mecanografiado. No tenía máquina de escribir pero tenía optimismo y le dije a todos los que conocía que estaba en el negocio. Poco des…

Alma de rey

Imagen
El otro día, caminando por la cerca, me crucé con un joven que, al mirarme, me traspasó un poco de su tristeza.
Arrastraba los pies y sus ojos enrojecidos reflejaban un mar de abatimiento. La mirada perdida, como la de muchos de nuestros jóvenes perdidos en el vicio. Pero el mundo está hecho de contrastes.
Unos minutos después, me encontré con Alex. Es un joven de solo 17 años. Apenas nos hubimos estrechado la mano me empezó a contar, con entusiasmo desbordante, algunos proyectos personales como mejorar sus notas, comenzar una empresa con sus amigos y aportar a la noble labor de un centro de adictos, donde trabaja hace un tiempo.

Me contó lo que hace con este grupo, como les ayuda y como con su sola compañía los reconforta. Después de despedirnos, se me vino a la mente David, el personaje bíblico que derrotó a Goliat con su honda. Siendo apenas un muchacho, que cuidaba los rebaños de su padre, jamás se imaginó que dentro de si se lleva algo muy grande: un alma de rey.

El hecho es que …

¿Por que me llamaste anoche?

Un amigo me llamó en la noche y me dió mucho gusto su llamada y lo primero que me preguntó fue: ¿Cómo estas?

Y sin saber por qué, le contesté:
¿Quiéres que platiquemos?. Me respondiò que sí , y el dijo:
¿Quiéres que vaya a tu casa?, y respondí que sí.

Colgó el teléfono y en menos de quince minutos, él ya estaba tocando a mi puerta.

Yo empecé y hablé por horas y horas, de todo, de mi trabajo, de mi familia , y él atento siempre, me escuchó.

Se nos hizo de día, yo estaba totalmente cansado mentalmente, me había hecho mucho bien su compañía, y sobre todo que me escuchara y que me apoyara, y me hiciera ver mis errores, me sentía muy a gusto, y cuando él notó que yo ya me encontraba mejor, me dijo:

Bueno, pues me retiro tengo que ir a trabajar.

Yo me sorprendí y le dije: pero por qué no me habías dicho que tenías que ir a trabajar, mira la hora que es, no dormiste nada, te quité tu tiempo toda la noche.

El sonrió y me dijo: no hay problema para eso estamos los amigos.

Yo me sentía cada vez m…

Pilato, el político

Pilato sabe que Jesús es inocente, y que si los judíos quieren matarlo, es por envidia. Pilato conoce las mezquindades de la Política y la Ambición del Poder, porque él mismo está sumido en ellas. Los jerarcas judíos no quieren que nadie les haga sombra en su oscuro Liderazgo Religioso, así que –para convencer al Gobernador– acusan a Jesús de alterar el orden Político, disfrazando así sus verdaderas razones.

PILATO sabe de la inocencia de Jesús, y procura libertarlo. Hay en PILATO, como romano algún sentido de buena justicia. Seis veces procura dejarlo libre, alegando su inocencia, y proponiendo a cambio de la muerte algunos castigos menos severos. Sin embargo, la presión se hace insostenible.

Estaba cercado por una encrucijada múltiple: los judíos, que le presionaban con la amenaza de acusarle al César, su mujer, que martilleaba su débil conciencia dándole testimonio de la inocencia de Jesús, y las palabras mismas del Señor acerca de un Reino Superior que Rige el Destino de los Hombr…

Jesucristo está vivooooo

Pero yo sé que mi Redentor vive, y que al final se levantará sobre el polvo.
-- Job 19:25

Yo sé que mi Redentor vive, solo con decir estas palabras se activa en uno algo que tiene empuje y fuerza en el mundo espiritual y es que estamos reconociendo que nuestro Señor se levantó de entre los muertos con vida y no solo con vida sino para darnos vida a nosotros cuando partamos de este mundo y vivir eternamente con él, y sabemos que nos levantara del polvo al que hemos llegado cuando salgamos de aquí, así que repite que tu Redentor vive durante el día y sentirás de Dios algo muy especial.
Oración:
Padre te doy gracias por mi vida, te pido que pueda yo siempre buscar tu rostro, que pueda manifestar que tú vives y reinas por los siglos de los siglos, mientras que para otros tu moriste hace mucho tiempo supuestamente derrotado por el diablo yo estoy seguro que tú estás a la diestra de Dios Padre y eres mi Redentor en mi día a día, te pido que pueda ver tu manifestación a diario en mi vida, tod…

Todos los santos

La epístola a los Efesios contiene tal vez las más profundas revelaciones del Nuevo Testamento, especialmente en lo tocante a la iglesia en la presente dispensación.

Hay una expresión en esta epístola que es muy reveladora de la actitud amplia e inclusiva del apóstol respecto de la iglesia, y que es la actitud que se espera de los hijos de Dios en el tiempo del fin. La expresión es "todos los santos". Aparece por primera vez en 1:15: "...de vuestro amor por todos los santos". Los efesios han alcanzado un nivel de madurez espiritual, lo cual se demuestra en su amor hacia todos los santos.

La segunda está en 3:9: "...y de aclarar a todos". Aquí el "todos" implica "todos los santos". Pablo dice que ha recibido la encomienda de Dios de aclarar a todos los santos el misterio escondido desde los siglos en Dios. Y este misterio, nos dirá en Colosenses 2:2, es Cristo.

La tercera vez que aparece es en 3:18: "Seáis plenamente capaces de com…

«No me pidan mas»

No hay deshonra más grande para un hijo de Dios que, teniendo una herencia tan grande, con unos recursos tan abundantes por Gracia, se comporte como un AVARO y un MEZQUINO, y Cierre su Corazón y su abundante riqueza para con los Demás.(1 DE JUAN 3; 16-17-18 ) Es como tener un gran acopio de agua en tiempo de sequía y no querer compartirla, o como tener los graneros llenos en tiempos de hambre y guardarlo todo para sí.

Tal vez la forma más impía de esta conducta es la que se manifiesta con las siguientes palabras: "Yo soy salvo, me conformo con la salvación. No me pidan que haga más, Ya le dí... la semana pasada le ayude".

Cuando el necio dice en su corazón: "No hay Dios", habla desde su Ignorancia, y por eso su pecado es menor. Pero cuando un Salvado dice que no quiere ser molestado acerca de su Servicio al Señor, o alguno de sus Siervos lo dice conscientemente, porque sabe que hay Dios, sabe que fue puesto en una carrera; que hay obras preparadas de antemano para…

Conocer el amor de Cristo

"Y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios" (Ef. 3:19).

Uno de los grandes objetivos de la oración de Pablo en el capítulo 3 de Efesios –esa oración que realizó de rodillas, por lo trascendente y sentida– es que los efesios conocieran el amor de Cristo. Este amor, nos dice, por un lado, excede a todo conocimiento, y, por otro, permitirá a los Creyentes, en Conjunto, alcanzar la Plenitud de Dios.

Conocer, en términos bíblicos, no es un ejercicio mental, sino una realidad experimental. En el Antiguo Testamento leemos en muchas ocasiones expresiones como ésta, referida a Adán y Eva:"Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz..." (Gén. 4:1). ¿A qué se refiere esta expresión? Evidentemente a la relación Matrimonial, porque como consecuencia de ella, Eva quedó embarazada. A través del acto marital, el hombre y la mujer llegan a ser una sola carne.

En Amós 3:2 dice el Señor a Israel: &q…

Humillándonos bajo la mano que nos defiende

"Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros" (1ª Pedro 5:6-7).

Normalmente estos versículos citados arriba se aplican a los Cristianos que están padeciendo por causa de la disciplina de Dios. Se entiende que han pecado delante de Dios, y por eso ha venido la mano disciplinaria. Entonces se ve la necesidad de humillarse bajo la poderosa mano de Dios todo el tiempo necesario, hasta el día de la exaltación.

Sin embargo, para entender el verdadero sentido de estas palabras hemos de mirar el contexto –toda la 1ª epístola de Pedro–. Al hacerlo, vemos que aquí no se trata de esa aflicción, sino del sufrimiento que padecen los Cristianos por causa de su fe.

"Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo…",dice el …

Azotados por las olas

El mar, en las Escrituras, simboliza al mundo; y las olas tempestuosas, representan la agitación en medio del mundo. En el Nuevo Testamento hay varias escenas con el mar agitado por una furiosa tempestad. En los Evangelios se nos relata cómo en dos oportunidades los discípulos enfrentaron tempestad en el Mar de Galilea, y cómo, pese a su experiencia marinera, se asustaron en gran manera porque temieron perder la vida. Sólo la presencia del Señor en la barca, y el ejercicio de su autoridad, devolvió la paz a los discípulos y la calma al mar embravecido.

Así ocurre también con nuestra vida. Ella es como una barca en medio de un mundo convulsionado. Muchas veces las olas que levanta el enemigo sobre nosotros amenazan con nuestra vida; sin embargo, una y otra vez el Señor Jesucristo, se levanta para defendernos y volver las cosas al punto de la paz.

Pero no sólo a esto se refieren las tempestades marinas en las Escrituras. Hay otras dos escenas, una en Efesios y otra en Timoteo, que nos a…

Solo era cuestión de tiempo

Voy a matar a mi padre —advirtió el joven de diecisiete años de edad.

Su amigo, también de diecisiete, le respondió, riéndose:

—No digas tonterías.

Y compartieron ambos un cigarrillo de marihuana.

—Voy a matar a mi padre —volvió a decirle el mismo joven al mismo amigo diez días después.

Así fue por varias semanas: siempre esa terrible declaración. Hasta que un martes 22 de febrero, Cristóbal Galván cumplió su intención. Mató de varios balazos a su padre Esteban Galván. Acto seguido, se mató él mismo. Fue así como se desarrolló este drama familiar, relatado escuetamente.

En más detalle, el muchacho, estudiante secundario, alto, rubio, bien parecido, vivía atormentado por problemas de personalidad. Además, era víctima del uso insensato de drogas como la marihuana, el crack y la heroína. Su madre había muerto de pena varios años atrás por el divorcio que había sufrido a manos de su padre, que era autoritario y exigente.

Ahí estaban el escenario y los elementos del drama, trágicamente dis…

Diez plagas modernas

Al principio sólo era una nubecita sobre el horizonte, nada amenazador. Pero la nube fue creciendo, y pronto cubrió medio cielo. Eran millones de alas transparentes que zumbaban y se precipitaban sobre cien mil hectáreas del país de Yemen, república del estado de Arabia.

¿Qué era esto? Era una repetición de la antigua plaga bíblica de las langostas, una plaga que no deja nada verde. Desde Yemen la plaga se extendió hasta Chad, Níger y Malí, destruyendo todo en su camino.

Tales plagas comenzaron a hacerse célebres desde que, bajo la dirección de Moisés, invadieron el reino de Egipto. Entre ellas la octava fue la plaga de langostas, las cuales arruinaron todo el país en tres días. Fue entonces que la palabra «plaga» se hizo proverbial. Se le atribuye a cualquier cosa que ominosa e implacablemente destruye todo lo que toca.

¿Habrá plagas que actualmente estén devastando vida y alma en todos los países del mundo? Sí, hay por lo menos diez.

La plaga de la violencia llena de sangre las call…

«Atrapada en un cuerpo muerto»

Charles Griffith de Miami, Florida, necesitó bastante tiempo para tomar su decisión. Pero la tomó. Fue una decisión bien pensada, bien estudiada y bien razonada. Cuando la tomó, su voluntad ya estaba comprometida. Nada ni nadie le impediría hacer lo que había decidido.

Así que Charles Griffith tomó una pistola, se acercó a la camita donde dormía su hijita de tres años, y le disparó dos tiros. La niña llevaba nueve meses en irreversible estado de coma debido a un accidente automovilístico que había sufrido.

El padre explicó en tono melancólico: «Mi hijita estaba atrapada en un cuerpo muerto, y yo la liberé.»

En cierto sentido, un sentido sin duda trágico, aquel hombre tenía razón. Su hijita, esa hijita adorable que había sido su encanto y mayor felicidad durante tres años, había estado atrapada en un cuerpo muerto. Un fatal accidente de tránsito le había dañado totalmente el cerebro el 23 de octubre de 1984. El estado comatoso de la niña era irreversible. Jamás saldría de ese estado de…

«No debo desobedecer a mi maestra»

Con mala ortografía y torpe letra el chico comenzó a escribir. Evidentemente el muchacho era rebelde e indisciplinado. Como castigo, la maestra le había asignado una tarea especial. Debía escribir, 300 veces, la frase: «No debo desobedecer a mi maestra.»

Se trataba de Jorge Licea, de origen mexicano. Estaba asistiendo a una escuela pública en la ciudad de Los Ángeles, California. Jorge escribió, y escribió, hasta el fin de la clase. Al día siguiente Jorge llegó temprano a la escuela, pero no se juntó con sus amigos. Estaba como confundido y melancólico.

Quieto y sombrío, se detuvo en la puerta de su aula y comenzó a llorar. Luego, ante el espanto de sus compañeros, sacó de su bolsillo un revólver, se lo puso a la sien y apretó el gatillo. Jorge Licea tenía diez años de edad.

Este caso conmovió a la gran ciudad. Terminada la investigación, se halló que la causa de la tragedia no era la tarea que la maestra le había dado. El castigo sólo hizo estallar una causa que era mucho más profund…

Dormido en la torre de control

Uno tras otro, los grandes aviones fueron aterrizando en el aeropuerto. Hacía buen tiempo, y las señales de radio y las luces de aterrizaje funcionaban como debían. Las instrucciones emitidas desde la torre de control del aeropuerto de Ankara, Turquía, eran claras. Fue así como aterrizaron dieciséis aviones esa noche entre las 0 horas y las 6 de la mañana.

Sin embargo, el controlador aéreo Guclu Cevik, que sufría de narcolepsia, había estado dormido la mayor parte del tiempo. Semidormido, había dado, mecánicamente, las instrucciones. Por suerte y de milagro, no ocurrió ningún accidente.

Es terrible cuando, por obligación del cargo o del oficio, el que tiene que estar bien despierto y alerta se duerme en su trabajo.

¿Qué le puede pasar a un autobús repleto de pasajeros, que anda por un camino montañoso, si el chofer se duerme? ¿Qué le puede pasar a un barco ballenero que se arriesga en un mar turbulento, plagado de témpanos de hielo, si el timonel se duerme?

Los centinelas que vigilan …

«Nada podían contra el amor de aquella prima»

«Cuando tenía unos seis años, una prima casadera andaba en amores con su pretendiente. Buena parte de la familia no lo quería:

»—Yo no sé qué le habrá visto esta a semejante vago. ¡Feyo, bolo y acabado! ¡Bonita vida la que le va a dar!

»Pero ella no se amilanaba. Descendiente de una colección de abuelas, madres y tías, matronas acostumbradas a hacer lo que su real gana les pidiera, había decidido noviar con el rechazado, a pesar de los torrentes de amenazas y críticas que se le desplomaran.

»Si había una fiesta, la prima se las arreglaba para que unas compañeras del colegio la fueran a buscar a la casa y, ante el compromiso del tumulto, nadie pudiera objetar la salida. Si había [alguna función], la prima ofrecía cooperación para que los organizadores le encomendaran las actividades más variadas. Si había algún velorio, la prima se ofrecía como primera rezadora o cantadora, y nadie era capaz de objetar el piadoso oficio....

»En fin, si había lo que hubiese, la prima siempre encontraba …

¡Paren, señores, paren!

«Una tarde, [cuando tenía unos seis años,] mientras la feria... se desenvolvía con sus ruidos y colores, mi prima llegó a donde mi abuela:

«—Mamaíta Tulita... ¿me presta al niño?... Es que quiero llevarlo a las ruedas....

»Mi abuela... contestó:

»—Pero en la Chicago no me lo vayan a encaramar, porque de ahi se desbarranca.

»Tres esquinas más allá, estaba el enamorado de la prima [esperándola]....

»La feria era una maravilla.... Allí había... pupusas, pasteles, atoles, yuca sancochada, yuca frita, ponche... Y... en el contorno cuadrado del parque, los caballitos, las voladoras, la Chicago, el gusano, los carros locos y la ola giratoria... hacían de aquel lugar un pequeño país de mentira.

»Comimos chucherías, bebimos frescos, nos subimos a la ola giratoria... y... después abordamos la Chicago. ¡Allí fue el drama!

»Mi prima y su amado se [apretujaron] el uno contra la otra, y a mí me pusieron en el extremo del reducido asiento, sin más apoyo y socorro que el pequeño barrote de madera qu…

Entre el cielo y el fuego

Cierto día un hombre estaba teniendo una conversación con Dios y dijo:

Dios, me gustaría saber cómo son el Cielo y el Infierno.
Dios llevó al hombre hacia dos puertas.

Él abrió una de las puertas y el hombre miró adentro y en medio del cuarto había una gran mesa redonda.
En medio de la mesa había una gran olla de comida que olía tan delicioso que se le hizo agua la boca del hombre.

La gente sentada alrededor de la mesa estaba delgada y enferma y parecían hambrientos.
Ellos estaban sosteniendo cucharas con mangos muy largos que estaban atados a sus brazos, así que cada uno podía meter la mano en la olla de comida y tomar una cucharada, pero
porque el mango era más largo que sus brazos, No podían poner las cucharas dentro de sus bocas.

El hombre se estremeció ante semejante cuadro de miseria y sufrimiento.
Dios le dijo: 'Haz visto el Infierno'.

Luego fueron y abrieron la siguiente puerta. Era exactamente igual como el primer cuarto. Había gran mesa redonda con una gran olla de…

La "ley" del Espíritu

"Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte" (Rom. 8:2).

El Espíritu que inspiró las Escrituras, sabiamente puso los versos del capítulo 7 de Romanos, entre los capítulos 6 y el 8. Es muy triste notar que muchos cristianos se quedan en Romanos 7 para justificarse de su vida de derrota en el pecado.

Romanos 6 y Romanos 8 no sostienen esto. Romanos 6 nos habla de la muerte al pecado; de la liberación de la esclavitude del pecado por la obra de Cristo en la cruz. "¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?" (Rom. 6:1-2).

Romanos 8 nos enseña la vida en el Espíritu, sin condenación alguna, a causa de la nueva vida recibida en la resurrección juntamente con Cristo (Ef. 2:5-6). "Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espírit…

El carácter del siervo de Dios

Cuando el Espíritu de Dios habita en alguien, existe, de forma natural, el carácter que supera a los demás, que no lo tienen. Es el carácter de Dios.

Noé, Job y Daniel fueron siervos que, por causa de eso, sobresalieron sobre los demás.

Toda la historia de Noé, por ejemplo, se resumía en un único versículo:“Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé”.Génesis 6:9

Job no era diferente. “Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal”. Job 1:1

Daniel también, aun en el cautiverio en Babilonia, decidió, “en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía…”Daniel 1:8; Esto es, se puso como condición no disfrutar de los manjares del rey, cuanto más en lo que se refiere a los demás pecados.

El carácter Divino se resume así:
1 – Íntegro y recto – relación con el semejante;
2 – Temeroso a Dios – relación con Dios; y
3 – Desviarse del mal. – relación de si…

La mujer como suegra y nuera

“Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a donde quiere que tú fueres, iré yo, y donde quiera que vivieres, viviré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios”.

El texto seleccionado, es uno que generalmente leemos en todas las invitaciones que recibimos de parte de los novios que nos invitan a la celebración de sus nupcias. Con mucha felicidad y alegría nos entregan su bonita invitación, esperando contar con nuestra presencia. Ya en la ceremonia, el día de la boda, el pastor toma este mismo versículo y basa en él su sermón, entregando una serie de consejos para que ambos sean todavía más felices que lo que ya han sido durante su noviazgo.

Sin embargo, sin necesidad de hacer uso de la hermenéutica, nos damos cuenta que Rut está dirigiendo esas palabras de compañerismo, amistad, fidelidad y consagración a Dios a su propia suegra Noemí.

Cuánta falta hace hoy día que tanto la suegra como la nuera sean mujeres que son compañeras, amigas, fieles a la familia y …

La voluntad de Dios: nuestra santificación

"Y él os dio vida a vosotros … todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne y de los pensamientos…" (Ef. 2:1, 3).

Es maravilloso percibir que cuando el Señor, por su Espíritu, hizo morada en nosotros, él cambió por completo nuestra vida. No es que él ahora tome nuestra vieja naturaleza –que es y será siempre pecadora– y empiece a reformarla como quien organiza un aposento en desorden, sino que él cambia nuestra vida por la suya. Ahora en nuestro espíritu hay otra Vida; ahora en nuestro espíritu hay Alguien: el Espíritu mismo, que da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios.

Es natural que al comienzo de nuestra carrera santa dudemos si, de hecho, nuestra vieja vida fue cambiada por la de él. Nuestras dudas surgen porque aún percibimos en nuestros miembros la ley del pecado: que el mal está en nosotros. Sí, incluso después de que el Espíritu nos tomó como su morada, la ley del pecado continúa en nuestros miembros. ¿Dónde, entonces, ocur…

La plenitud de Cristo

"...la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo" (Ef. 1:22-23).

En este versículo aparece una más de las paradojas a las cuales PABLO era tan afecto. Si Cristo lo llena todo en todo, ¿cómo es que necesita de la iglesia, al extremo de decirse que ella es la plenitud de él? Si él lo llena todo, ¿cómo necesita de alguien más?

Las paradojas son aparentes contradicciones, no contradicciones reales. Y en este caso, tenemos una paradoja. Juan Calvino lo explica mejor que nosotros: "Es el más alto honor para la iglesia, que el Hijo de Dios se considere a sí mismo en cierto grado imperfecto en tanto que no esté unido a nosotros. Qué consuelo es para nosotros el saber que no será hasta que estemos ante su presencia, que él tendrá todos sus elementos constitutivos, o que él desee ser considerado completo".

El punto no es que no sea tan grande que no pueda llenarlo todo –de hecho la Escritura así lo señala: "El que descendió, es el mis…

¿Eres salvo?

"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:16).

Amigo mío, he aquí la pregunta más importante de tu vida. El gozo o la tristeza que experimentes en la eternidad dependen de ella. La pregunta es: ¿Eres salvo? NO, si eres miembro de una iglesia, ni cuán bueno eres, sino si eres salvo. Sólo Dios salva, y él describe en su Palabra el único plan de salvación. El plan es sencillo, y puedes ser salvo hoy mismo.

Primero, debes reconocer que eres pecador. "No hay justo, ni aun uno" (Rom. 3:10). "Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios" (Rom. 3:22-23). Por cuanto eres pecador, estás condenado a muerte. "Porque la paga del pecado es muerte"(Rom. 6:23). Esto significa separación de Dios, en el infierno eterno es horrible, pero es la realidad.

Sin embargo, Dios te amó de tal manera que dio a su u…

Un corazón por vez

El cuáquero John Woolman fue un predicador itinerante que lanzó su propia campaña para terminar con la esclavitud en Norteamérica durante la época colonial. Se reunía con personas que tenían esclavos para hablar de lo injusto que era apropiarse de la vida de otros seres humanos. Aunque no erradicó por completo la esclavitud, ciertamente persuadió a muchos amos para que liberaran a sus siervos. Su éxito se debió a la persuasión individual y personal. El libro de Filemón contiene una apelación similar. Onésimo era un esclavo que se había escapado de su amo Filemón, que era creyente en Cristo. Onésimo había sido salvo por la fe a través del ministerio de Pablo, y ahora este lo mandaba de regreso a ver a Filemón, acompañado de estas palabras: «quizá para esto se apartó de ti por algún tiempo, para que le recibieses para siempre; no ya como esclavo, sino como más que esclavo, como hermano amado» (vv. 15-16). Aunque no sabemos si Onésimo fue dejado en libertad, su nueva fe en Jesús había mo…

Yo, y lo mio...

La vida de un Siervo de Dios está llena de luces y sombras, de montes y de valles. Y no siempre son las luces y los montes los que más resaltan en su experiencia y su recuerdo. Especialmente cuando se mezcla algo de cansancio con ingratitud, algo de impotencia con crítica severa. Entonces, las manos decaen, el corazón se deprime, y se busca la soledad para mitigar el dolor.

Y vienen algunas preguntas: ¿Valdrá la pena seguirse esforzando? ¿Valdrá la pena dar tanto para ser igualmente incomprendido y criticado? Así se comienza a entrar en un túnel largo y oscuro. El corazón duele; los sentimientos chocan entre sí y se contraponen. Los días pasan...

¿Qué hacer? Casi no hay fuerzas para hacer nada. Pero de pronto el SIERVO deprimido abre la Biblia, en un intento desesperado por hallar algún socorro. Los ojos se pasean anhelantes, sin encontrar nada. Hasta que surge una pequeña luz, y un versículo se destaca sobre el resto: "Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me g…

Ser santos es ser separados

"Porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo" (1ª Pedro 1:16).

No es novedad para nadie el hecho de que Dios sea Santo. No solamente eso, en las palabras de los serafines, el Señor Jehová de los ejércitos es Santo, Santo, Santo. Pero puede causar sorpresa que Dios ordene a los de su pueblo que sean Santos. Si creemos que eso es imposible, las razones pueden ser dos.

En primer lugar, si nuestros ojos espirituales están puestos sobre nuestra capacidad y devoción al Señor, entonces seguramente afirmaremos que es totalmente imposible tornarnos Santos. De hecho, "...para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios" (Mr. 10:27). Es de fundamental importancia percibir que la santificación de un pecador solamente es posible "…porque yo Jehová soy vuestro Dios ... Yo Jehová que os santifico" (Lev. 20:7-8) y, además, "…la voluntad de Dios es vuestra santificación" (1 Tes. 4:3). Pero nuestra increduli…