Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

La verdadera unidad

Las cosas de Dios sólo pueden ser comprendidas espiritualmente. El hombre entiende las cosas del hombre, pero no las cosas de Dios. Las cosas de Dios nadie las comprende sino por el Espíritu de Dios (1ª Cor. 2:11).

Cuando tratamos de entender las cosas de Dios sin la revelación del Espíritu de Dios, caemos en gran confusión. La mente humana es muy prodigiosa, y la carne muy efectiva. Y se vuelve aún más peligrosa cuando logramos agrupar a varias personas en torno a un mismo parecer. Esta es la unidad hecha por el hombre, la cual Dios Desaprueba.

Un testimonio de eso es la torre de Babel. Ellos dijeron: "Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra" (Gén. 11:4). Esta fue una tentativa de unidad hecha por el hombre, y que Dios destruyó. Sea en torno a un nombre, a una doctrina, a una supuesta visión o cosa parecida, todo intento del hombre de crear una unidad será des…

Responsables

"…a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará" (Luc. 12:48).

¿Cuánto hemos visto, y cuánto aún hemos de ver? Dios, en su gracia, recibe nuestra oración cuando pedimos más luz a fin de agradarle mejor; sin embargo, esa luz viene acompañada de un sentido del deber, de un imperativo moral.

Lo que hemos oído, y sabemos, inevitablemente nos hace responsables. No podemos oír sin ser hechos responsables. Lo que sabemos nos será demandado en el día de Cristo. Ahora bien, para escapar de esta responsabilidad, nadie debiera sustraerse del conocimiento. Pues aun eso puede ser contado en su contra. Hemos de avanzar, por un lado, creciendo en el conocimiento del Señor para agradarle en todo, y por otro, evitando la negligencia en ese conocimiento.

Para agradar a Dios necesitamos crecer en el conocimiento de él y de su voluntad. ¿Cómo podríamos tomar parte en sus negocios, sin estar preparados para ello? ¿Cómo podría un médico intervenir quirúrgicamente a alguien si no …

El hombre que Dios usa

"Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros" (1ª Cor. 12:21).

Parece una paradoja, pero el Dios Soberano y Todopoderoso; el Señor y Cristo, cabeza del Cuerpo de la Iglesia no puede decir que no necesita de nosotros, de sus miembros. Cuando el Señor mira a nuestra necesidad, mira a todo el Cuerpo. Su pensamiento ahora ya no es individual como en la salvación, sino colectivo. El Señor anhela que lleguemos al pleno conocimiento de él, con todos los santos (Ef. 3:18)."...hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo" (Ef. 4:13).

Pero para que Dios pueda completar la obra que empezó en Cristo, el primogénito de toda creación, necesita proveerse de algunos hombres para que sean sus colaboradores (1ª Cor. 3:9), para que entren en Sus labores (Juan 4.38). Para esto, él primeramente da hombres co…

La necesidad de ser enviado

Romanos 10:14-15 nos traza el recorrido que sigue la obra de Dios desde que sale del corazón de Dios hasta que llega su mensaje al hombre y lo Cree. Este recorrido se traza mediante cuatro preguntas muy aclaradoras, que siguen la ruta inversa del mensaje evangélico. Es decir, desde el hombre hasta Dios. Desde el destinatario hasta el Destinador, esto es, invocación para salvación, fe para invocar, predicación del evangelio por parte del predicador, comisión para predicar.

Para efectos meramente didácticos, nos conviene seguir la ruta en el sentido original: Dios envía, el enviado predica, la predicación produce fe, y por la fe el nombre de Dios es invocado para salvación. En el comienzo de este proceso, en el origen de esta obra, está Dios. La última pregunta que hace Pablo, nos lo aclara: "¿Y cómo predicarán si no fueren enviados?".

Alguien podría decir: "¿Es que acaso el Señor ya no había enviado a todos sus discípulos en Mateo 28:18?". Pablo no desconocía aquell…

¡O robo un banco, o me suicido!

Serio, callado, con gruesos anteojos oscuros, el hombre se acercó a la ventanilla. Las operaciones del banco transcurrían normalmente. Cuando al hombre le tocó su turno, le pasó una nota al cajero: «Esto es un asalto —decía la nota—. Entrégueme todos los billetes de 10, 20, 50 y 100 que tenga.»

El cajero le pasó 980 dólares, que era todo lo que tenía en la caja. El hombre dio media vuelta y luego se detuvo, como confundido. Era ciego, y sin su bastón en la mano no sabía dar un paso. Cuando lo arrestaron y lo llevaron a la policía, declaró: «Estoy al borde de un colapso. ¡O robo un banco, o me suicido!»

Este fue un caso como para telenovela, ocurrido en San Francisco, California. Roberto Dunbar había quedado ciego hacía cuatro años. Vivía de lo que recibía del Seguro Social, pero alguien le había robado su pensión de ese mes, de modo que llevaba días sin comer. Y no tenía parientes ni amigos. Por eso, en medio de un panorama sumamente oscuro, tomó la decisión de asaltar un banco.

La ce…

A Dios le interesa restaurarte ¡Créelo!

Por José Alfredo Liévano
Al hacer un INVENTARIO de nuestras acciones a lo largo de todo el tiempo vivido hasta hoy, nos daremos cuenta que en INCONTABLES OCASIONES hemos sido REBELDES ante los lineamientos que Dios ha dejado establecidos. Al menos en mi caso, fueron mas las desobediencias.

Hemos tomado DECISIONES que sabiamos perfectamente que no estaban de acuerdo al punto de vista de Dios, y sin embargo lo hicimos. Vaya...!!! Que decisiones mas DESATINADAS, pero en fin de cuentas las tomamos.

Hemos ACTUADO segun nuestros criterios aunque sabiamos que no era el proceder correcto o adecuado ante los ojos de Dios. Que forma mas impulsiva de hacerlo al grado tal que cuando volvimos en si, ya era demasiado tarde para reparar los daños.

Bueno. Pero lo hecho, hecho esta. Ya no se puede llorar sobre la leche derramada, ni juntar todas las particulas de un vaso quebrado.

Pensemos por un momento en esas DECISIONES CAPRICHOSAS o DESESPERADAS que en forma clara estaban en contra de la vo…

La justicia y la ley

Por Jaime Montenegro Q
En Juan capítulo 8 encontramos el caso de una mujer que había pecado gravemente contra la fidelidad y la santidad de su matrimonio. Ella era casada y había roto esos lazos sagrados, esa fidelidad que debía a su esposo.

El pecado era grave, y no había forma de excusarse, porque había sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. No había ninguna coartada; ningún argumento válido, ni explicaciones. Según la ley de Moisés, ella merecía la muerte. Ella debía de ser apedreada. Y las primeras piedras deberían lanzarlas los que la habían sorprendido. Luego todo el pueblo debería unirse a ellos en el juicio.

Si nosotros nos ponemos en la situación del marido, seguramente solidarizaríamos con él. Y también, al igual que los escribas y fariseos que habían traído a la mujer, tomaríamos partido a favor del marido, y decir: "Esa mujer debe morir. El marido no le dio ocasión para que ella adulterase. Es un buen hombre. Es fiel. ¿Cómo esta mujer pudo hacerle algo así?&q…

Bendice las interrupciones

Por Ministerios RBC
Si tu vida se parece un poco a la mía, estará bastante bien planificada. Tengo un calendario que me recuerda las citas, las reuniones y otras actividades que debo realizar. Inevitablemente, las interrupciones me cambian el día de manera dramática; y aunque pueden ser frustrantes, también tienen su lado positivo.

Algunos de los grandes avances en los planes de Dios se han producido mediante «interrupciones» a la rutina diaria. Tomemos, por ejemplo, a María. Un ángel la interrumpió para anunciarle que tendría un hijo que se llamaría Jesús. Como ella era virgen y estaba comprometida para casarse, esta noticia fue, sin duda, completamente perturbadora y angustiante (Lucas 1:26-31). Y Saulo, el zelote judío que perseguía a los primeros cristianos, iba camino a Damasco para arrestar a otros seguidores del «Camino» cuando el propio Jesús lo dejó ciego (Hechos 9:1-9). Esta interrupción que le cambió la vida tuvo inmensas implicaciones para el futuro del cristianismo.

El sa…

«Por lo que hoy tiras, mañana suspiras»

«No consigo andar por el mundo tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo porque a alguien se le ocurre agregarle una función o achicarlo un poco —comenta el prolífico escritor uruguayo Eduardo Galeano—. No hace tanto, con mi mujer, lavábamos los pañales de los críos, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que los volvieran a ensuciar. Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda, incluyendo los pañales. ¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables! Sí, ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó botar. ¡Ni los desechos nos resultaron muy desechables!...

»Es que vengo de un tiempo en el que las cosas se compraban para toda la vida! ¡Es más! ¡Se compraban para la vida de los que venían después! La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas, vajillas y hasta palanganas de loza....

»[En cambio, ahora] todo se tira, todo se d…

El colmo de la inconciencia

Gary Galloway, de Georgia, Estados Unidos, se dispuso a ver el partido que define el campeonato profesional de fútbol americano. Todos los años a fines del mes de enero o a comienzos de febrero ese juego, conocido como el Super Bowl, acapara la atención de millones de espectadores y televidentes. Gary se acomodó frente al televisor, con una buena provisión de cerveza, salchichas, maíz frito y galletas. Así se pasó el día entero, viendo primero las entrevistas y los comentarios en torno al partido, y luego el partido mismo.

Al día siguiente Gary llamó a la suegra para darle una noticia trágica: «Siento decirle que Mary se suicidó ayer, en el momento preciso en que empezaba el Super Bowl.» Habían tenido una discusión, y la esposa se había suicidado delante de él, pero Gary esperó veintiséis horas para dar la noticia: un supercaso de superinconsciencia.

No es extraordinario que un matrimonio joven tenga diferentes gustos y opiniones. Si a él le gusta el golf, puede que a ella le guste la…

Perfectamente aptos

Por Ministerios RBC
«¿Qué habilidades tiene usted?» Esta pregunta, formulada a un amigo mío en una entrevista laboral, buscaba determinar si él encajaría en un determinado puesto. De inmediato, pensó en sus capacidades y talentos, con la esperanza de enfatizar aquellas cualidades particulares que poseía y que podrían contribuir al éxito de la compañía.

¿Qué pasaría si ya tuviéramos el conjunto de habilidades requerido para llevar a cabo lo que Dios quiere que hagamos? Bueno, en realidad… ¡lo tenemos! Los dones espirituales que poseemos, sumados a nuestras experiencias, capacitación, talento innato y un corazón sumiso configuran a un individuo único que tiene las habilidades necesarias para las «buenas obras» que el Señor «preparó de antemano» (Efesios 2:10). Si Dios tiene algo que quiere realizar y tú sientes que está llamándote para hacerlo, te proporcionará lo necesario para que completes la tarea. Una traducción de este texto dice: «Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de qu…

La viuda y el profeta

Por Jaime Montenegro Q
El relato de la viuda de Sarepta de Sidón (1 Reyes 17:8-24), ilustra muy bien cómo la iglesia, en su viudez, se relaciona con su Amado en este tiempo. Elías fue enviado por el Señor a una viuda de Sarepta, de Sidón. Era el período más duro de la sequía que azotaba el país.

Elías es aquí el Señor Jesucristo, en tanto la viuda es la iglesia. ¡Qué cuadro más solemne y conmovedor! ¡La iglesia sustentando a su Señor! ¿En qué sentido puede ella sustentarle? A la iglesia le es dado, como columna y baluarte de la verdad, sostener el testimonio del Señor.

Cuando el profeta llegó a Sarepta, encuentra a la viuda recogiendo leña. Pensaba preparar el último pan para ella y para su hijo, y luego se dejaría morir. Estaba al límite de sus fuerzas. Tan extrema era su situación que ni siquiera la sobrevivencia de su hijo lograba motivarla para seguir viviendo.

Al conocer su situación de boca de la mujer, y contra toda lógica, el profeta le pide que le prepare a él primero, y desp…

Acuerdate...

Por Dubis Saenz
Eclesiastés 12:1 Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que lleguen los malos tiempos y te aflija la vejez. Así no tendrás que decir: «Desperdicié mi vida».

Deseo compartirles a ustedes lo preocupada que he estado, por el ingreso de los jóvenes a las cárceles de mi país.

Cuando me encuentro con jóvenes de 18 a 23 años con condenas de 10 a 15 años, me da un dolor en mi corazón.

En la cita bíblica de hoy Dios les hace un llamado de ALERTA A LA JUVENTUD.

Les da unos puntos claves para llamarlos a la sabiduría y a la obediencia, veamos:

1- DIOS LES DICE “ACUERDATE DE MI, TU CREADOR”.
Dios desea que ellos se detengan por un momento de su vida agitada con tareas, amigos, bailes, diversiones y miren hacia El. Dios desea suplir o llenar los vacios que ellos presentan, y quiere que le den la oportunidad de ser su Padre, Protector, Ayudador y Amigo.

2- DIOS LES ADVIERTE DE “MALOS TIEMPOS”.
Dios no desea que el joven se pierda, sino que sea una joven de b…

¿Vale la pena el esfuerzo?

Por Philip Yancey
Una vez, decidí leer las 38 obras de Shakespeare en un año. Lo que me sorprendió fue que cumplir con esa tarea parecía mucho más un entretenimiento que un trabajo. Esperaba aprender sobre el mundo de este escritor y la gente que lo habitaba, pero descubrí que sus palabras me enseñaban principalmente sobre mi entorno.

Experimenté exactamente el mismo proceso al enfrentarme con el Antiguo Testamento. ¿Por qué dedica tanto lugar a templos, sacerdotes y reglamentos para sacrificios que ya no existen? ¿Cómo podemos encontrarle sentido a esta parte de la Biblia y cómo se aplica a nuestra vida en la actualidad?

Después de esforzarme para superar algunas de las barreras, llegué al punto de sentir la necesidad de leerlo por lo que estaba enseñándome. A la larga, me encontré deseando leer esos 39 libros, ya que satisfacían un hambre en mí que ninguna otra cosa podía suplir y me enseñaban sobre la vida con Dios.

El Antiguo Testamento le habla a nuestra necesidad. Brinda un cur…

No entristecer al Espíritu

Por Albert Lee
Si el dinero te desapareciera misteriosamente de la billetera, te enojarías. Pero si descubrieras que el que te lo robó fue tu hijo, tu enojo se convertiría de inmediato en tristeza. Un uso de la palabra tristeza describe el dolor que sentimos cuando aquellos que nos aman nos decepcionan.

«No contristéis al Espíritu Santo de Dios» (Efesios 4:30) significa esencialmente que no lastimemos a Aquel que nos ama y que está a nuestro lado para ayudarnos. En Juan 14:26, leemos las palabras de Jesús que nos dicen que el Padre ha enviado al Espíritu Santo para que sea nuestro ayudador.

Cuando nuestras acciones o actitudes entristecen al Espíritu Santo, el resultado puede ser una tremenda tensión. El Espíritu atrae en una dirección, pero las pasiones descontroladas de la carne tiran de nosotros en sentido contrario. Pablo lo describe en Gálatas 5:17: «Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no h…

¡Olvidate de lo que hiciste!

Por José Alfredo Lievano
Cuando tu le pediste perdón a Dios por todo lo malo que hiciste en el pasado, él te perdonó, y por consiguiente lo olvidó.

No tienes por qué estar alimentando sentimientos de culpa...
Mira lo que te Dios te dice ahora:

Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mi mismo, y no me acordare de tus pecados.
Isaías 43:25

¡OLVIDATE DE LO QUE HICISTE!
Dios ya te perdonó.

Dios quiere abrir una nueva página contigo porque conoce perfectamente la disposición interior que tienes para cambiar.
El no ignora los propósitos que te has fijado a partir del momento que te arrepentiste, además, toma en cuenta la disposición con la que ahora estas enmendando las cosas.

Es cierto, tus malas acciones pasadas, propiciaron consecuencias irreversibles; pero aun en medio de ellas, tendrás nuevas oportunidades que te llevaran a experimentar bendiciones que jamás imaginaste.
Todos los acontecimientos que vayan surgiendo a tu alrededor, serán como las piezas del “rompecabezas” que…

5 muertes ya son demasiadas

Por Hermano Pablo
Súbitamente, en medio de la noche, el bebé dejó de respirar. No tenía ninguna enfermedad. No había ingerido ningún veneno. No había monóxido de carbono en la habitación. Simplemente, cesó de respirar. El diagnóstico fue: Síndrome de Súbita Muerte Infantil. Nadie sabe su causa.

Lo peor del caso es que el mal no cesó con la primera criatura. Uno tras otro murieron, con el mismo diagnóstico, cinco bebés de Waneta Hoyt, que tenía cuarenta y siete años de edad cuando murió el quinto. Bebé que le nacía, bebé que moría antes de cumplir los tres meses.

Que muera del síndrome un bebé en una familia, podrá pasar. Pero que mueran cinco en una sola familia, ya son demasiados. Así que la policía comenzó a investigar.

Resultó otro caso revelador de lo compleja que es el alma humana. Waneta era una buena mujer, según decían todos. Buena esposa, buena vecina, buena parienta y fiel asistente a su iglesia. Hasta adoptó a un niño que ya estaba en la secundaria.

Sin embargo, apremiada p…

Dormido en el juicio

Por Hermano Pablo
Fue un bostezo enorme, prolongado y sonoro. Estuvo seguido de un estirar de brazos, un suspiro y un cerrar de ojos. Y luego el hombre se durmió profunda, tranquila y totalmente, indiferente a todo lo que lo rodeaba.

Pierre Dupier, francés, de treinta y nueve años de edad, se había dormido ante un tribunal de París cuando se le juzgaba por el delito de narcotráfico. Como el hombre durmió durante todo el proceso, el juez decidió juzgarlo en otra ocasión en que estuviera despierto. «Mientras éste sufra de apnea obstructiva, la enfermedad del sueño —dijo el juez—, no se le podrá juzgar.»

He aquí a un hombre que, si se quiere, se salió con la suya. Padece una rara enfermedad, «apnea obstructiva». Cuando le da por dormir, sencillamente se queda rendido aunque disparen cañonazos a su lado. Como se durmió en el juicio, y no escuchó nada de los cargos que se le imputaban, no se le pudo juzgar.

No podemos menos que preguntarnos: ¿Cuántos hay en este mundo que, sin padecer de …

La lengua del mal amigo

Por Carlos Rey
El niño tenía muy mal genio, así que su padre le dio una bolsa con clavos y le dijo que cada vez que perdiera los estribos debía introducir un clavo en la cerca del patio de la casa. ¡El primer día el niño clavó treinta y siete clavos en la cerca! Pero poco a poco fue calmándose al descubrir que era mucho más fácil controlar ese mal genio que meter los clavos en la cerca.

Por fin llegó el día en que el muchacho ya no perdía los estribos fácilmente. Cuando fue a comunicárselo a su padre, éste le sugirió que por cada día que tuviera éxito controlando su carácter, sacara un clavo de la cerca.

Con el paso de los días el joven pudo finalmente informarle a su padre que ya había sacado todos los clavos de la cerca. Ante esto, el padre lo llevó de la mano a la cerca del patio y le dijo: «Mira, hijo, has hecho bien. Pero ahora quiero que te fijes en todos los agujeros que quedaron en la cerca. Esta cerca jamás volverá a ser la misma de antes. Cuando dices o haces cosas con enojo…

La moneda y el pez

Por Safet
En Mt 17:27 Jesús manda a Pedro ir a pescar un pez, con la moneda que encontrase en la boca del primer pez, le dice que pague el impuesto del templo de los dos.

Jesús tenía dinero, mucha gente le ayudaba Lucas 8:3, ¿Por qué tan complicado de enviar a Pedro al lago a pescar un pez para pagar el impuesto? Jesús no estaba de acuerdo en pagar este impuesto, Mt 17:26, lo hace por no ofender a nadie, el que lo haga de esta manera tan peculiar, es para indicarnos algo.

Para Dios fabricar una moneda dentro de un pez no es difícil, pero de seguro que no fue así, pienso que eso es lo que Dios quiere trasmitirnos.

De seguro Dios dirigió a una persona al lago, a buscar agua, bañarse o algo similar, Dios dispuso que esa persona perdiese una moneda suficiente para pagar dos impuestos, Dios dirigió a un pez a confundir la moneda con comida y tragársela, todo esto lo sabemos ahora pero no lo sabía Pedro, ¿Cómo iría Pedro con el anzuelo en la mano? Pescar un pez que llevaría una moneda en l…

La batalla y la carrera

Por Jaime Montenegro Q
"He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe" (2ª Tim. 4:7).

Cuando el apóstol Pablo dice estas palabras, se encuentra en los tiempos finales de su vida; interiormente, tiene el testimonio de que el día de su partida está cercano.

La historia nos cuenta que Pablo murió en el martirio. Aun así, hay un tono de satisfacción, de reposo, por haber cumplido con su tarea: ha peleado la buena batalla; su carrera está concluyendo. Es común encontrar en sus cartas estas expresiones: "Yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado" (1ª Cor. 9:26-27).

En su pensamiento, no hay lugar para el adormecimiento, ni para el letargo espiritual. Su primera batalla tiene que ver consigo mismo: consciente de la bajeza de su naturaleza, golpea su cuerpo, es decir,…

Juan era la voz; Cristo la palabra

Por: Jaime Montenegro Q
Juan era la voz, pero el Señor es la Palabra que en el principio ya existía. Juan era una voz provisional; Cristo, desde el principio, es la Palabra eterna. Quita la palabra, ¿y qué es la voz? Si no hay concepto, no ha más que un ruido vacío. La voz sin la palabra llega al oído, pero no edifica el corazón.

Pero veamos cómo suceden las cosas en la misma edificación de nuestro corazón. Cuando pienso lo que voy a decir, ya está la palabra presente en mi corazón; pero, si quiero hablarte, busco el modo de hacer llegar a tu corazón lo que está ya en el mío.

Al intentar que llegue hasta ti y se aposente en tu interior la palabra que hay ya en el mío, echo mano de la voz y, mediante ella, te hablo: el sonido de la voz hace llegar hasta ti el entendimiento de la palabra; y una vez que el sonido de la voz ha llevado hasta ti el concepto, el sonido desaparece, pero la palabra que el sonido condujo hasta ti está ya dentro de tu corazón, sin haber abandonado el mío, no soy…

¿Entendemos, practicamos y obedecemos lo que Dios ordena?

JOB:
12:12 En los ancianos está la ciencia,
Y en la larga edad la inteligencia.
12:13 Con Dios está la sabiduría y el poder;
Suyo es el consejo y la inteligencia.
12:14 Si él derriba, no hay quien edifique;
Encerrará al hombre, y no habrá quien le abra.
12:15 Si él detiene las aguas, todo se seca;
Si las envía, destruyen la tierra.
12:16 Con él está el poder y la sabiduría;
Suyo es el que yerra, y el que hace errar.
12:17 El hace andar despojados de consejo a los consejeros,
Y entontece a los jueces.
12:18 El rompe las cadenas de los tiranos,
Y les ata una soga a sus lomos.

12:21 El derrama menosprecio sobre los príncipes,
Y desata el cinto de los fuertes.
12:22 El descubre las profundidades de las tinieblas,
Y saca a luz la sombra de muerte.
12:23 El multiplica las naciones, y él las destruye;
Esparce a las naciones, y las vuelve a reunir.
12:24 El quita el entendimiento a los jefes del pueblo de la tierra,
Y los hace vagar como por un yermo sin camino.
12:25 Van…

Restaurando todas las cosas

Jaime Montenegro Q
"...hasta el tiempo de la restauración de todas las cosas..." (Hechos 3:21).

Mucho se ha hablado sobre la restauración; sin embargo, a menudo nosotros olvidamos de dónde empezó la caída y de dónde Dios empezará a restaurar. Cuando Dios creó todas las cosas, vio que aquello era muy bueno (Gén. 1:31). Toda su creación, el hombre y la mujer, todo era muy bueno, hasta que por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte (Rom. 5.12). Satanás, la serpiente antigua, pasó a ser el príncipe de este mundo, a tener el imperio de la muerte, y el mundo vino a estar bajo el poder del maligno.

Enseguida vemos un abismo llamando a otro abismo: muerte en la familia, bigamia, grandes ciudades, orgías, guerras. En este mismo tiempo, el Señor levantó un hombre que empezó a invocar Su Nombre. Generaciones vinieron hasta que los hijos de Dios empezaron a mezclarse con las hijas de los hombres y vino la corrupción total (Gén. 6:5). Dios envió el juicio sobre l…

¡Jehová no estará con vosotros!

Jaime Montenegro Q
"No subáis, porque Jehová no está en medio de vosotros, no seáis heridos delante de vuestros enemigos. Porque el amalecita y el cananeo están allí delante de vosotros, y caeréis a espada; pues por cuanto os habéis negado a seguir a Jehová, por eso no estará Jehová con nosotros" (Núm. 14:42-43).

Moisés representa a los Creyentes que tienen Sensibilidad Espiritual para saber cuándo Dios está o no comprometido en algún asunto. Si Dios está, podemos avanzar sin temor, seguros de que todo saldrá bien. Si no es así, lo mejor que podemos hacer, en realidad lo único, es quedarnos quietos,pedirle PERDON al Señor por abandonarlo, esperando una nueva misericordia del Señor de Señores y Rey de Reyes.

En la ocasión que analizamos, Israel quiere ir a luchar con el amalecita, y tomar posesión de Canaán. Todo parece bien. Sin embargo, Dios ha dicho que NO!!. El pueblo ha desconfiado de Dios, y Dios decide Castigarlo con 40 años de vagar en el desierto.

Moisés sabía que si …

Acciones profeticas

Jaime Montenegro Q
Pedro y Juan fueron llamados por el Señor a seguirle mientras laboraban como pescadores. Probablemente ellos conocían al Señor desde antes, pero aún no le seguían. Ellos conservaban aún sus trabajos seculares. Pedro echaba la red en el mar, y Juan remendaba las redes.

Sin embargo, la acción que desarrollaban en ese momento cuando el Señor los llamó definitivamente fue profética. El ministerio espiritual que ambos desarrollaron más adelante guardaría relación con estas acciones. Lo espiritual siguió el cauce de lo material.

Así también ocurre con todos los siervos de Cristo. Lo que hicieron antes de conocer al Señor incidirá en su servicio espiritual, pues ellos fueron llamados desde el vientre de su madre (Gál.1:15). Todo aquello fue una valiosa preparación; sin embargo, no todo servirá. Algunas cosas serán conservadas; otras serán quitadas. ¿Cuáles serán conservadas y cuáles quitadas? No lo sabemos. Sólo el Espíritu Santo lo sabe, y él decide qué conservar y qué qu…

100 muertos de alcohol

Hermano Pablo
El fin de semana llegó como siempre, alegre y bullicioso, al poblado de Baroda, estado de Gujarat, India. Las prostitutas salieron a ejercer su oficio, y los salones de bailes se llenaron de bailarines.

Gujarat es el único estado de la India donde se prohíbe la venta de bebidas alcohólicas. Ese sábado por la tarde 251 personas habían sido hospitalizadas, y de ellas murieron paralizadas cien. Otras veinticinco quedaron ciegas, y el resto gravemente enfermas. ¿Cuál era la causa? Tres irresponsables habían vendido clandestinamente licor hecho en las casas con alcohol metílico, un veneno mortal.

El fin de semana dejó de ser alegre para volverse trágico. Los habitantes de Baroda, India, pueblo que ya había tenido tres veces tragedias de esta clase, habían bebido licor hecho con veneno.

En realidad, toda bebida alcohólica es veneno. No todas están hechas con alcohol metílico, pero todas tienen su pequeña o gran dosis de tóxico, que va adormeciendo y entorpeciendo la mente, y c…

Algunas conclusiones o meditaciones que rescato de la película El Mago de Oz

Brendaliz Avilés
Cerebro (sabiduría, la capacidad de razonar y saber tomar buenas decisiones, inteligencia) era lo que deseaba el Espantapájaros. El léon caracterizado por ser el rey de la selva y lleno de valentía se sentía cobarde, por tal razon anhelaba la valentía. La valentía es necesaria para enfrentar los temores, para no dejar ...se llevar por las emociones o más aún por todas las corrientes. Ser valientes para defender aquellas ideas que entendemos que son correctas. Y no menos importante porque el hombre de hojalata no quería ser acero oxídado, él deseaba un corazón que vibrara. Un corazón que tuviera sensibilidad, sentimientos y emociones. Un corazón para poder entregar pero también recibir.

Interesante los deseos de los personajes de la película El Mago de Oz, que en realidad no era ningún mago nada. Pero no me puede faltar Dorothy que quería retornar a su hogar. Y volver al hogar causa dicha, felicidad, descanso y comodidad.

Pienso que nosotros los seres humanos tenemos…

Dios proveerá

Enrique Monterroza
“Y llamó Abraham el nombre de aquel lugar, Jehová proveerá…” Génesis 22:14a

Vivimos en un tiempo en donde la economía familiar se ve en apuros, en donde los artículos que necesitamos para subsistir cada día suben de precio, donde el desempleo esta a la orden del día y donde el bolsillo nuestro esta siendo constantemente golpeado.

Pese a todo eso todo hijo de Dios tiene que creer en la promesa de que Jehová PROVEERA, esta frase viene del hebreo: Jehová Jireh, es decir Dios nuestro Proveedor.

Pero no podemos negar tampoco que cuando la escasez azota nuestra vida, muchas veces nos olvidamos de esta promesa, buscamos por todos los medios habidos y por haber de salir de esta situación, buscando ayuda por doquier, aun cuando sabemos que Dios es nuestro Proveedor.

Y es que se necesita una verdadera FE para creer a esta promesa porque es una promesa que no estas viendo ni palpando, pero que esta escrita ahí para los que quieren activar su fe.

A principios del año 2008 a mi f…