Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Acusación y perdón

"No penséis que yo voy a acusaros delante del Padre; hay quien os acusa, Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza ... Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la Gracia y la Verdad vinieron por medio de Jesucristo" (Juan 5:45; 1:17).

La conducta de los escribas y fariseos estuvo permanentemente condicionada por las enseñanzas de Moisés. Estas enseñanzas estaban basadas en la ley, una Ley Espiritual, sin tacha, la cual, sin embargo, Apelaba a los Esfuerzos del Hombre no Regenerado.

La ley, siendo Espiritual, al ser aplicada al hombre natural genera impotencia, y la impotencia genera, entre otras cosas, hipocresía e ira.

Y también genera acusación. El Señor dijo a los fariseos que Moisés les acusaba. La mujer adúltera fue acusada delante del Señor de acuerdo a la ley de Moisés: "En la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?" (Juan 8:5). Y esta acusación traía consigo otra acusación: "Mas esto decían tentándole, para poder acus…

Por él son todas las cosas

Es interesante ver cómo Dios, aun sabiendo de la impotencia del hombre, le da primero a él la responsabilidad. Primero fue con Adán cuando lo puso en el huerto del Edén. Le creó todo un ambiente favorable, le dio un libre albedrío; pero, en pocas horas, el hombre escogió erradamente y desobedeció.

Adán Escogió Equivocado Dos Veces: Dio oídos a su Mujer y después la escogió, en Lugar de Dios.

Después Dios llamó un pueblo e hizo un pacto con ellos. Un Pueblo Santo, un Reino Sacerdotal, para que Él fuese conocido a través de ese pueblo en toda la tierra, pero su Pueblo invalidó aquel Pacto. Ellos Tentaron y Desobedecieron a Dios, y no guardaron sus Testimonios (Salmos 78.56).

Dios quedó en Silencio cerca de 400 años, cuando después de 50 días de la muerte de Jesucristo, derramó su Espíritu sobre toda carne (Hechos 2.17). Un Nuevo Pacto, una nueva Alianza con el Hombre. Ahora la ley estaría en sus corazones, y ellos tendrían el Espíritu para guiarlos. Todo fue confirmado por el Señor con …

La tierra prometida

El Antiguo Testamento es una rica veta de oro para los Estudiosos del Nuevo Testamento. Allí están representados simbólica y tipológicamente los principales hechos y realidades Espirituales, con una gran variedad de Significados.

De todos los símbolos y tipos, la Tierra de Canaán es una de las principales. ¿Qué representa? La Tierra Prometida es Cristo, para ser recibido en posesión y disfrutado. Cada palmo de esa Buena Tierra espera por nosotros para que Pongamos sobre Ella Nuestro Pie y la Hagamos Nuestra (Deut. 11:24).

Las riquezas de Canaán son inefables. Deuteronomio 8:7-10 nos da una bella descripción. Cada vertiente, cada flor, cada árbol. Cada surco es objeto de la mirada atenta de Dios (Dt. 11:12). ¡Oh, de verdad, Cristo es Precioso! Con razón, el Salmista podía decir: "Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa; Tú sustentas mi suerte. Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos; es hermosa la heredad que me ha tocado" (Sal. 16:5-6). Pablo decía: "En qu…

La famosa prueba de amor

«En todo tiempo sean blancos tus vestidos, y nunca falte ungüento sobre tu cabeza”. Has escuchado en alguna ocasión esta frase: “Si realmente me amas, demuéstramelo”, seguramente si eres chica en mas de alguna ocasión has escuchado esa tan famosa frase que viene con intenciones de recibir la famosa “prueba de amor» Eclesiastés 9: 8

Se le llama entre los jóvenes “prueba de amor”, al hecho de tener relaciones por primera vez en el noviazgo. Se supone que si la chica realmente ama a su novio se lo demostrara teniendo intimidad con el.

Pero yo te pregunto a ti: ¿Crees que es necesario tener relaciones antes del matrimonio, como para demostrar que realmente amas a alguien?, definitivamente si fuera tu respondería un rotundo y gigantesco: ¡NO!

Y es que el amor no se demuestra por eso, si una persona realmente te ama no necesariamente tiene que demostrártelo a través de la intimidad, pues si realmente esta enamorado o enamorada de ti, sabrá esperar hasta el matrimonio para gozar de este.

Pe…

¿Cómo resistir al diablo?

«Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y El se acercará a vosotros» Santiago 4:7-8

¿Cómo podemos resistir al diablo? Esa fue una pregunta de vital importancia para Jesucristo y sus apóstoles. Nuestro Señor tuvo que resistir al diablo repetidamente. ¿Recuerda usted?. El dijo en más de una ocasión: “¡Apártate de mí, Satanás!”. Sus seguidores aprendieron eso de El. Pablo trató de enseñar a sus compañeros a estar firmes en contra de las artimañas del diablo. Pedro los exhorta: “resistidlo firmes en la fe”. Y Santiago, el hermano del Señor, dio a la iglesia este mandamiento con una promesa: “Resistid al diablo, y huirá de vosotros”.

Yo me asombré cuando leí por primera vez estas palabras escritas tan naturalmente. Los escritores del Nuevo Testamento no dudaron la existencia de Satanás. Ellos lo dieron por sentado. Cuando dijeron: “resistid al diablo”, estaban seguros que los cristianos en cualquier parte sabían lo que ellos querían decir.

Muchos …

¿Cómo lidiar con la tentación?

«Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil» Mateo 26:41

Recientemente estaba leyendo un libro que un amigo me envió. Trae un interesante título: “Señor, yo puedo resistir cualquier cosa, menos la tentación”. El autor, que es capellán de una universidad, advierte en contra de las respuestas fáciles y las soluciones convenientes al problema de ser tentado. El encontraría el tema de este mensaje un poquito petulante y presuntuoso.

En cierto sentido, todos nosotros sabemos lidiar con la tentación. Debemos saber decirle no, resistirla y alejarnos de ella. Nuestro principal problema es que la mayor parte de las veces no nos damos cuenta que estamos siendo tentados. Desafortunadamente, cuando el tentador se acerca no nos avisa diciendo: ” ¡cuidado que ahora voy a tentarte!, quiero que hagas lo peor que puedas. Aquí está la trampa.” Esto no sucede en esta forma, ¿no es cierto?. Nosotros no escuchamos sonidos de alarma ni vem…

No es con tus fuerzas

«Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de los ejércitos» Zacarías 4:6

Los cristianos constantemente enfrentamos batallas contra el mundo de las tinieblas. Satanás no descansa en su propósito de procurarnos problemas y situaciones. Es evidente que nuestro adversario utiliza en muchas ocasiones personas débiles en la fe, y que no buscan de Dios para hacernos blanco de sus asechanzas. Pero para comenzar, debo decirte que quien te ataca, ya esta desencadenando consecuencias nefastas sobre su vida, porque tú y yo somos la niña de los ojos de Dios. Muchos hasta han acudido al ocultismo, invocando espíritus engañadores sobre los siervos y siervas del Señor; pero recuerda que “contra Israel no hay agorero”! (Números 23:23)

Como creyentes estamos llamados a no rendirnos, no podemos permitir que nuestro enemigo logre su objetivo. Recuerdo que cuando llegamos al área de Orla…

Rompiendo la vasija

«Pero estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, y sentado a la mesa, vino una mujer con un vaso de alabastro de perfume de nardo puro de mucho precio; y quebrando el vaso de alabastro, se lo derramó sobre su cabeza. Y hubo algunos que se enojaron dentro de sí, y dijeron: ¿Para qué se ha hecho este desperdicio de perfume? Porque podía haberse vendido por más de trescientos denarios, y haberse dado a los pobres. Y murmuraban contra ella.» Marcos 14:3-5 RV60

Este bello pasaje de las Escrituras me recordó muchas cosas; sin ánimo de detenerme en los detalles, ya que se trata de una porción de la Palabra de Dios sumamente rica y jugosa en cuanto a significados, mensajes entre líneas, escenario, vida y ministerio de Nuestro Amado Señor. ¡Una verdadera veta de oro teológicamente hablando!

Quienes nos leen pueden estar o no, de acuerdo con lo que escribimos. Les puede gustar o no, lo que hacemos y cómo lo hacemos. Pero más allá de todo ello, la ÚNICA PALABRA INSPIRADA de DIO…

Primera y última cita

Cumplía dieciséis años. La edad florida. La edad de vestirse de largo y usar tacones altos. La edad de la primera cita y del primer baile sin la vigilancia de la mamá. La edad de salir a divertirse con el primer novio. ¡Con razón Lilia Barajas, de Caracas, Venezuela, comenzó feliz la noche! Era la noche de los dieciséis años recién cumplidos.

—Tengo una cita con la felicidad —le dijo a su madre, Lupe Barajas.

Y la madre respondió:

—Ten cuidado.

A sólo dos cuadras de su casa, al cruzar una esquina con su amigo, la atropelló un auto manejado por un borracho. Esa misma noche Lilia murió en el hospital a causa de heridas masivas en el cráneo. Durante su cita con la felicidad se interpuso una cita con un conductor intoxicado.

La crónica policial de los diarios nos trae la misma información de continuo: un conductor borracho atropella a un transeúnte, a quien mata o hiere de gravedad. ¿Y qué del conductor? Casi siempre huye. Escapa a toda carrera por donde puede. Y siempre deja desamparada …

El fruto del Espíritu

«Mas el fruto del Espiritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.» Galatas 5:22, 23

Por causa del Calvario tengo la libertad de decidir, asi que decido... Elijo el amor.
Ninguna ocasion justifica el odio; ninguna injusticia justifica la amargura... Elijo el amor.

Hoy amare a Dios y todo lo que Dios ama... Elijo el gozo.

Invitare a mi Dios para que sea el Dios de las circunstancias.
Rehusare la tentacion de ser cinico... la herramienta del pensador perezoso.
Rehusare considerar a las personas como menos que seres humanos, creados por Dios.
Rehusare ver en los problemas algo menos que una oportunidad de ver a Dios... Elijo la paz.

Vivire habiendo sido perdonado. Perdonare para que pueda vivir... Elijo la paciencia.

En lugar de quejarme porque la espera es demasiado larga, agradecere a Dios por un momento para orar. En lugar de cerrar mi puño por una nueva tarea asignada, la encarare con gozo y valor... Elijo la am…

7 ideas para el ministerio juvenil

Tener recuerdos en común, nos acerca y nos une. Los recuerdos también nos pueden traer la Palabra de Dios en el momento que más la necesitamos.

Por eso es bueno crear momentos memorables con nuestros jóvenes, eventos que van a recordar durante toda su adolescencia y – ¿por que no? Toda su vida.

Lo monótono se olvida fácilmente, y por eso aquí presento barias ideas para hacer que un evento, una enseñanza o una relación dure más tiempo.

-1. Después de comenzar la clase de Escuela Dominical pídele al pastor o a algún líder (Que tenga la suficiente autoridad como para producir un momento de pavor en tus chicos) Que interrumpa la clase diciendo: “Podría hablar con Juan, solo necesitamos hablar con él unos minutos”.

Entonces debe llevarlo en silencio al estacionamiento o a algún otro lugar donde tú estarás esperando a Juan para llevarlo a tomar un buen desayuno.

Puedes hacer algo parecido retirando a uno de tus alumnos de la escuela, pero necesitaras permiso de los padres y autorización d…

¿Quién es tu prójimo?

La parábola del Buen Samaritano es muy conocida. Sin embargo, hay más en el mensaje de lo que solemos pensar.

La historia del Buen Samaritano en Lucas 10 es tan representativa, que su personaje principal se encuentra registrado en los diccionarios. Sin embargo, en la parábola hay más de lo que nuestra interpretación común sugiere. Debemos recordar que la historia en sí era una respuesta a la pregunta: “¿Quién es mi prójimo?” Si bien la parábola tiene que ver con la ayuda a los maltratados, los indefensos y los olvidados, Jesús quiso enseñarnos más: cómo reconocer los múltiples rostros de nuestro “prójimo”. Él estaba ilustrando lo que era su amor, y diciendo que todos debían amar de la misma forma a los demás —no solo a aquellos que amamos por naturaleza, o que pensamos que merecen nuestra ayuda. He aquí algunos ejemplos de quien puede ser su prójimo:

Alguien que no me respete o no me entienda. Ya se trate de una persona o de un grupo al que podemos etiquetar como “enemigo”, la parábol…

¿Como quieres ser recordado?

Esta semana leía en alguna parte un artículo que hablaba de que la generación de hoy en día es la que menos sabe de la Biblia. Al leerlo sentía un cierto sentimiento de entre enojo e impotencia porque me doy cuenta que en parte es verdad.

La gente vive hoy en día a base de la experiencia popular, olvidándose de vivir según lo que Dios ha estipulado a través de su palabra, pero: ¿Cómo vivir según la voluntad de Dios, si no se lee la Biblia?

Es difícil tratar de ser guiados por Dios, mientras no forjemos en nosotros un hábito de lectura y especialmente de lectura de la Biblia. Y es que la generación de hoy en día podemos dedicar cuatro o cinco horas al Facebook, a Youtube, a Twitter u otra red social, pero jamás le dedicarías ese tiempo a la lectura de la Palabra de Dios y luego nos preguntamos, “¿Por qué las cosas no me salen bien?”.

Mientras escribo esto Dios me lleva a leer el siguiente pasaje:

“Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijo…

En su presencia

"Me levantaré e iré a mi padre..." (Lucas 15:18).

Cuán bendita es la visión que el Señor da de su palabra a través de su Cuerpo. No de un hombre en particular, que tiene una medida muy pequeña, sino del aceite que baja por todo el Cuerpo, y que baja de la Cabeza (Sal. 133). El capítulo 15 de Lucas nos habla principalmente del gozo del Señor, de la fiesta en el cielo cuando un Pecador se arrepiente, y de la alegría del Señor de que estemos en su presencia.

La parábola del hijo pródigo nos muestra, entre muchas otras perlas, dos que nos gustaría destacar hoy. La primera se refiere a nosotros los pecadores cuando nos alejamos del Padre. La segunda es la forma en que el Padre nos recibe cuando nos arrepentimos y volvemos a él.

El Espíritu nos revela por esta parábola dos formas en que nos alejamos del Padre, por el testimonio de los dos hermanos. A ambos les fue repartida la herencia, lo que ya era algo inusual, porque sólo el primogénito tenía derecho. Pero la parábola muestra …

¿Por cual camino?

Hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte. El inconstante recibirá todo el pago de su inconstancia, el hombre bueno, el premio de sus acciones. Proverbios 14:12,14
La sabiduría que viene de Dios es la única que ayuda a discernir el camino correcto. El cuenta cada paso que das, vigila con dedicación y amor todos tus movimientos y si te desvías en tu caminar, el Señor da de gritos, manda señales, te rodea de avisos para que no tropieces.

Es que todos tenemos la tendencia ha salir del camino, muy pronto nos hacemos ilusiones, caemos en la cuenta que lo visto en el horizonte, apartado de la senda justa, se ve más prometedor.

Entonces miramos lo que nos gusta, lo vemos con ambición, lo seguimos mirando y caemos en mirarlo cada vez mas cerca, demasiado cerca, han desaparecido los defectos, todo lo que esta alrededor se ha desvanecido, es oscuro, los sentidos están tapados, hay un solo punto, una sola meta: Salir del camino. Entonces ocurre el de…

Andando por fe

En el momento de la salvación recibimos a Jesucristo por fe. Creemos que Él existe y que perdona nuestros pecados si nos arrepentimos. Lamentablemente, muchos creyentes nuevos no están educados en lo que es vivir por fe. Estas personas tratan de obedecer un código legalista de obras, y pasan sus vidas angustiadas por no haber hecho lo suficiente para ganar la aprobación de Dios. Pero nunca fue la intención de que viviéramos la vida cristiana con nuestras propias fuerzas.

El apóstol Pablo enseñaba siempre el tema de andar por fe. Para él, eso significaba disfrutar de una relación personal con Jesucristo, lo cual implica confiar en Él en todas las circunstancias de la vida. Nuestra vieja conducta y nuestras viejas actitudes han quedado atrás. Al avanzar en compañerismo íntimo con el Salvador, Él crea en nosotros nuevos patrones de conducta y de pensamiento. En nuestra relación con Cristo tenemos todo lo que necesitamos para tener una vida de santidad.

Esto significa confiar cada día en …

Una historia de abnegación

Un joven con un récord académico excelente fue a solicitar un puesto directivo en una gran empresa. Pasó la primera entrevista, el director hace la última entrevista, y es quien toma la decisión final.

El director descubrió a partir del análisis del CV que los logros académicos del joven fueron excelentes en todo momento, desde la escuela secundaria hasta la investigación de postgrado, nunca había tenido un año en el que no obtuvo excelentes calificaciones.

El director le preguntó: "¿Obtuviste alguna beca en la escuela?" el joven respondió "ninguna".

El director le preguntó: "¿Fue tu padre quien pagó los honorarios de tu escuela?" El joven respondió: "Mi padre falleció cuando tenía un año de edad, fue mi madre la que pagaba todo".

El director le preguntó: "¿Dónde trabaja su madre?" El joven respondió: "Mi madre trabajaba lavando y secando ropa. El director pidió al joven mostrar sus manos. El joven mostró un par de manos lisas…

La viuda y el profeta

El relato de la viuda de Sarepta de Sidón (1 Reyes 17:8-24), ilustra muy bien cómo la iglesia, en su viudez, se relaciona con su Amado en este tiempo. Elías fue enviado por el Señor a una viuda de Sarepta, de Sidón. Era el período más duro de la sequía que azotaba el país.

Elías es aquí el Señor Jesucristo, en tanto la viuda es la iglesia. ¡Qué cuadro más solemne y conmovedor! ¡La iglesia sustentando a su Señor! ¿En qué sentido puede ella sustentarle? A la iglesia le es dado, como columna y baluarte de la verdad, sostener el testimonio del Señor.

Cuando el profeta llegó a Sarepta, encuentra a la viuda recogiendo leña. Pensaba preparar el último pan para ella y para su hijo, y luego se dejaría morir. Estaba al límite de sus fuerzas. Tan extrema era su situación que ni siquiera la sobrevivencia de su hijo lograba motivarla para seguir viviendo.

Al conocer su situación de boca de la mujer, y contra toda lógica, el profeta le pide que le prepare a él primero, y después haría para ella y s…

La soledad

"La soledad no hace acepción de personas: entra en el palacio y en la choza", ha dicho un autor cristiano. Es cierto. Mucha gente padece y sufre por su soledad – a veces una soledad crónica y depresiva. Muchos en su soledad han visto hundirse sus vidas. Sin embargo, muchos también, en su soledad, han buscado a Dios y le han hallado.

Es que la soledad aparta al hombre del ruido, del tráfago incesante, y le permite escuchar a Dios. Porque el ruido suele interferir entre el corazón y Dios. Un sabio antiguo decía: "Excusa cuanto pudieres el ruido de los hombres, que de verdad mucho estorba el tratar de las cosas del siglo". Hay afán y fatiga en el mundo que nos rodea.

Para los hijos de Dios, la soledad también es necesaria. "A menos que salgas del mundo, donde la voluntad propia y el placer personal reinan, nunca podrás vivir la vida en que el creyente busca solamente ser un sacrificio agradable a la voluntad de Dios", Esa soledad es como "ir al desierto…

El reloj de la oración

A la hora indicada, suena la alarma del reloj de pulsera y una pequeña aguja magnética se mueve lentamente, señalando la dirección correcta. Acto seguido, el que lleva el reloj se quita los zapatos, se acomoda el turbante, se arrodilla y comienza a orar, dirigiendo la mirada hacia La Meca, ciudad sagrada del Islam.

Ese reloj de pulsera es especial. Diseñado electrónicamente por una compañía japonesa, avisa puntualmente cinco veces al día que es tiempo de la oración litúrgica del Islam. Y tiene un compás que marca la dirección exacta hacia La Meca, que es hacia donde todo buen musulmán debe dirigirse al orar, ya sea un ejecutivo en París, o un inversionista en Nueva York, o un boxeador en Las Vegas, o un empresario en Buenos Aires, o un profesor universitario en Lima, o un médico en São Paulo o un abogado en el Distrito Federal de México. He ahí la electrónica al servicio de la religión.

Cada ser humano tiene el derecho inalienable de seguir su propia religión y de practicarla tal y co…

El tesoro escondido

Don Julio Gómez Arbizú hacía un viaje a caballo por el campo. Al ocultarse el sol, pidió posada en una casa que estaba a la vera del camino. La casa tenía aspecto de pobreza. No había muebles, y la alimentación era escasa. Todo daba la impresión de suma indigencia.

La señora de la casa era joven, y sin embargo en su rostro se veían las huellas de una vida llena de sinsabores. No era de extrañarse. Su esposo era un borracho empedernido que la maltrataba una y otra vez.

Mientras el visitante miraba el aspecto de aquel hogar, vio una vieja y olvidada Biblia que estaba en un rincón. Al despedirse, le dijo a la familia: «Hay en esta casa un tesoro que los puede hacer ricos.»

Después que el forastero partió, los dueños de la casa comenzaron a buscar lo que a su juicio tendría que ser una joya o una vasija llena de oro. Hasta hicieron hoyos en el piso, pero todo sin resultado.

Un día la señora levantó la Biblia olvidada, y encontró escrita en la guarda esta nota: «Lea Salmo 119:72.» En ese p…

La silla desocupada

Cuentan que la hija de un anciano le pidió al pastor de la iglesia cristiana de su localidad que fuera a orar por su padre. Cuando llegó el pastor, encontró al hombre acostado con la cabeza apoyada sobre dos almohadas. Al lado de la cama había una silla desocupada. El pastor supuso que la hija del anciano le había avisado de su visita.

—Supongo que me ha estado esperando —anunció.

—Yo no esperaba a nadie —respondió el anciano—. ¿Quién es usted?

El pastor se presentó y explicó:

—Vi la silla desocupada y pensé que usted me estaba esperando.

—Ah, sí, la silla —contestó el hombre postrado en cama—. ¿Me haría el favor de cerrar la puerta?

El pastor, algo desconcertado, cerró la puerta.

—Nunca le he dicho esto a nadie, ni siquiera a mi hija —le dijo el anciano—. Es que pasé casi toda la vida sin saber orar. Cuando iba a la iglesia, escuchaba al pastor hablar sobre la oración, pero no le hallaba sentido. Así que no llegué a orar sino hasta hace unos cuatro años, cuando mi mejor amigo me dijo…

La fiera siempre será fiera

Blanco con algunas rayas negras, elástico, sinuoso e inquieto, era la atracción principal del zoológico. Llevaba el nombre de la ciudad de la India donde había sido cazado, Lucknow. ¿Qué era? Un espléndido tigre blanco.

David Juárez, de cuarenta y cinco años de edad, el encargado de velar por el bienestar del tigre, entró ese día en la jaula para hacer la limpieza. En eso, la fiera, generalmente amistosa, saltó sobre él y lo mató.

El director del zoológico, refiriéndose a la fatalidad, dijo: «A la fiera la podemos sacar de la selva, pero no podemos sacar la selva de la fiera.»

David Juárez no es el primer cuidador de fieras que muere en las garras de alguna de ellas. Es algo que ocurre con cierta frecuencia en zoológicos, parques naturales y circos. La fiera sigue siendo fiera, aun detrás de barrotes de hierro.

Es cierto que no se puede quitar la fiereza que está dentro de los mamíferos carnívoros. Aun el gato doméstico, tan mimoso y dulce, de repente saca las uñas y causa dolorosas h…

Volviendo el corazón a los hijos

"E irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos" (Luc. 1:17).

Cuando el ángel Gabriel anuncia a Zacarías el ministerio de Juan, le predice que hará volver los corazones de los padres a los hijos. Y para hacerlo toma la profecía de Malaquías. Sin embargo, esta profecía decía: "Hará volver el corazón de los padres a los hijos, y de los hijos a los padres" (4:6). ¿Por qué el ángel cita la primera parte de la profecía, y no en la segunda? La razón parece ser simple. Cuando el corazón de los padres se vuelve de veras a los hijos, entonces necesariamente el corazón de los hijos se volverá a los padres.

Sin duda, la mayor responsabilidad es de los Padres. La primera generación determina la reacción de la segunda. La más grande pérdida en los hijos se ocasiona cuando los padres no saben sembrar en ellos la semilla de la verdad. Durante al menos quince años los hijos están a entera disposición de sus padres…

El aceite de Dios

El aceite tiene múltiples usos en las Escrituras, y todos ellos son representativos del Espíritu Santo: para las ofrendas, para ungir, para dar luz, para sanar; es símbolo de honra, alegría y prosperidad.

El aceite ocupaba un lugar prominente entre las primicias que se ofrecían; las ofrendas de harina frecuentemente se mezclaban con aceite. El aceite de la Santa Unción era confeccionado de especias escogidas; su fórmula era secreta, y nadie podía usarlo para fines profanos. Con ese aceite se ungían los utensilios del tabernáculo y a los Sacerdotes que Ministraban allí. Si se ungía a alguien extraño, éste moría inmediatamente.

Así, la Unción de Dios recaía sólo sobre los Sacerdotes, los que ministraban delante de Dios. Así ocurre también hoy. Sólo los Hijos de Dios –Sacerdotes en el Nuevo Pacto– tienen esta Unción, y su Presencia en ellos los distingue y los honra. Con aceite se ungía también a los Reyes, como David, y con ello el Espíritu de Dios venía sobre el Escogido, otorgándole S…