Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2012

Tomando decisiones sabias en la juventud

¿Camisa o polo? ¿Bus o colectivo? ¿Estudio o trabajo? ¿Soltería o casamiento? ¿Embarazo o aborto?... Decisiones, son muchas las decisiones que debemos tomar a diario, no es algo que nos proponemos o que podamos evitar, simplemente hay que hacerlas, pequeñas decisiones por asuntos muy simples o grandes e importantes decisiones con repercusiones de por vida.

Me cuesta creer la respuesta de algunas personas al ser entrevistadas respecto a "si hay algo de sus vidas que les gustaría cambiar o algo de lo que se arrepienten" y contestan con toda certeza: - "No, no cambiaría nada, no me arrepiento de nada".

Debo admitir que yo no podría dar esa respuesta. Cuando miro mi vida hacia atrás y recuerdo oportunidades preciosas que desaproveché ya sea por desidia, temor o flojera, o amistades o relaciones que me dañaron y que debería haber cortado, actitudes, frases, cosas que hice o dejé de hacer, etc., es imposible dejar de reconocer que hoy lo haría diferente, cambiaría muchas…

La armadura de Dios en la vida del cristiano

Una de las frases que más han impactado en vida, es la que escuche de un Pastor evangélico hace varios años quien decía que “la felicidad de un cristiano, no depende de las circunstancias sino de una continua y completa comunión con Dios”, en realidad esta frase aduce a una verdad absoluta, pues la paz interior solo se obtiene como resultado de esa comunión con Dios sin importar los problemas del mundo exterior; sin embargo no es muy frecuente que los Cristianos que saben de la importancia de mantener una comunión cerrada con Dios lo hagan así y esto se debe en gran manera a que se vive en pecado, aunque muchas veces no nos damos cuenta de ello.

Uno de los engaños favoritos de Satanás es hacernos creer que el pecado no trae mayores consecuencias, pues adicionalmente tenemos un Dios rico en paciencia y misericordia. Es un error pensar que seremos libres de las consecuencias del pecado, la Biblia dice en Gálatas 6:7-8 “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombr…

Fortaleza en medio de la soledad

La soledad es una de las experiencias más dolorosas de la vida. Puesto que Dios nos creó para relacionarnos, la falta de compañía puede ser muy angustiosa. Es probable que en algún momento, todos hayamos luchado con sentimientos de aislamiento. Es especialmente difícil cuando estamos atravesando una situación penosa, y no hay nadie que pueda darnos ánimo.

Lo que queremos en ese momento es compañía, apoyo y aliento, para que nuestro dolor emocional se vaya. Pero, a veces, la situación persiste, y el aislamiento parece que seguirá para siempre. En momentos así, necesitamos fortaleza para soportar.

¿Sabía usted que Dios puede usar la soledad? A veces, Él la permite para desarrollar el carácter divino en nosotros, enseñarnos a depender de Él, y llevarnos a una relación más estrecha con Él. Cuando estamos solos y otros no pueden o no quieren ayudarnos, Él es quien nunca nos deja.

El apóstol Pablo conocía el dolor de la soledad. Después de muchos años de fiel servicio al Señor, fue a parar…

El verdadero problema con la tentación

A veces creemos que somos incapaces de decir NO al pecado constante o que tenemos un enorme problema para decir NO en el momento preciso.

¿Les ha pasado que a veces terminan diciendo SI a lo que con cabeza fría hubieran dicho NO?, y es que es obvio que cuando comenzamos a permitir que la tentación se apodere de nuestra atención, lo más fácil siempre será decir SI, aunque realmente quisiéramos decir NO.

El verdadero problema no radica en tu decisión de decir SI o en tu decisión de decir NO, el verdadero problema radica en lo que antecede a tu decisión del SI o el NO.

Por ejemplo: Si una de tus debilidades es la pornografía, y te pasas mucho tiempo sin hacer nada productivo en la computadora o cualquier dispositivo con acceso a internet y solo sin personas que te interrumpan, es obvio que tarde o temprano serás tentado a ver esas imágenes o videos que en un principio no quisieras ver, tu problema allí no era que cuando te dieron ganas de ver esas imágenes o video no pudiste decir NO, t…

El árbol que da fruto

No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre. Juan 15:16 (Nueva Versión Internacional)

Cuando Dios nos entrega un don, ministerio o talento cumple con su parte de entregárnoslo bendiciéndonos con la oportunidad de desarrollarlo y crecer en ciertas áreas de nuestra vida, pero es responsabilidad únicamente nuestra mantenerlo y cuidarlo como si fuera una plantita que hay que cultivar para que crezca y con el tiempo poder dar fruto.

todos fuimos creados con un propósito., y todo lo que recibimos también lo tiene, los que conocemos a Dios sabemos que nada de lo que Él hace es casualidad, nada que te ha sido entregado lo es, Dios siempre tiene planes para ti, aun cuando en lo que tu has pensado tiene un limite, sus planes van mucho mas allá de los tuyos y lo que nadie puede ver en ti, Él lo ha visto, no ha esperado que seas perfecto para usarte, ha vis…

El agua estancada

El agua estancada como la que a veces nos toca ver en algún lugar con un color verdoso y hasta de mal olor, no es mas que agua que al no tener movimiento ha perdido sus propiedades como el oxigeno, lo que la hace inútil e inservible, porque se convierte en agua dañina para quien la quiere usar y ya no cumple con su función que de alguna manera es dar vida a los seres humanos y algunos animales.

A veces en nuestra vida espiritual ocurre lo que con el agua estancada, si no hay movimiento y corre hacia el rio de Dios, pronto acaba por perder su función que es ser de bendición para los demás, es decir, Dios manda lluvia a nuestra vida, y el agua esta ahí, llega viva, lista para que la uses bendiciendo a otros, pero si en lugar de fluir o dejar que corra decides que se quede almacenada, pronto pierde sus cualidades y su propósito.

Jesús dijo: “De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, correrán ríos de agua viva” Juan 7:38 (Nueva Versión Internacional), todos sabemos que un rio l…

Un mensaje seductor

Estás sentado en un teatro con las luces apagadas y disfrutando de un concierto, una obra o una película, cuando, de repente, se enciende la luz de un teléfono móvil mientras alguien lee un mensaje de texto que le llegó y, quizá, se toma un tiempo para responder. En su libro Superficiales: ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?, Nicholas Carr dice que, en nuestro conectado mundo, «la sensación de que tal vez tengamos un mensaje» está volviéndose cada vez más difícil de resistir.

Samuel era jovencito cuando oyó una voz que pronunciaba su nombre, y pensó que era del sacerdote Elí que estaba en el tabernáculo donde servía al Señor (1 Samuel 3:1-7). Cuando Elí se dio cuenta de que Dios estaba llamando a Samuel, le dijo cómo debía responder. Cuando el Señor lo llamó por tercera vez, «Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye» (v. 10). Esta actitud de alerta ante la voz de Dios se convirtió en un patrón en su vida, ya que «el Señor se manifestó a Samuel en Silo por la palabra del S…

La máscara de los caballos

Cerca de donde mi esposo y yo vivimos, hay una granja con muchos caballos. Durante ciertas épocas, estos animales tienen máscaras sobre los ojos. Por mucho tiempo, sentí pena por esos caballos que no podían ver, pero, después, me enteré de que mi suposición sobre esas máscaras estaba equivocada. Están hechas de una malla abierta y se puede ver a través de ellas. Estas mallas impiden el paso de las moscas que les enferman los ojos. Las máscaras no impiden que los caballos vean… ¡evitan que queden ciegos!

Los incrédulos suelen suponer cosas sobre la Biblia similares a lo que yo pensé de las máscaras. Piensan que es algo que Dios nos pone delante de los ojos para que no veamos toda la diversión que podríamos tener. Sienten lástima de los creyentes en Cristo porque creen que el Señor no nos permite disfrutar de la vida. Así como yo no sabía sobre las máscaras de los caballos, ellos desconocen de la Biblia. No obstaculiza que veamos todas las cosas buenas, sino que evita que nos infecten l…

Un corazón correcto

“Pero Dios quitó a Saúl y lo reemplazó con David, un hombre de quien Dios dijo: “He encontrado en David, hijo de Isaí, a un hombre conforme a mi propio corazón; él hará todo lo que yo quiero que haga.” Hechos 13:22 (Nueva Traducción Viviente).

David, un hombre conforme al corazón de Dios, nos muestra la manera en que debemos buscar agradar al Todopoderoso. A lo largo de su vida existieron altas y bajas, hubo abundancia y escases, existieron periodos de autoridad y reinado así como de persecución y agonía. Pero en todo momento solo hubo alguien que ocupaba el trono de su corazón: Dios. El anhelo de David era agradar a Dios en todas sus acciones, él conoció a Dios como pocos. Tanto así que tuvo el atrevimiento de montar un tabernáculo de adoración al Señor las 24 horas del día, esto implicó remover las secciones anteriores del tabernáculo de Moisés. David conoció el corazón de Dios como pocos, tanto que él supo que no recibiría castigo al comer de los panes consagrados a los sacerdotes …

El dolor de pecar

Es una realidad que todos tenemos luchas diarias, áreas de nuestra vida con las que tenemos años de venir luchando por tratar de cambiar, pero en muchos casos, no hemos avanzado mucho.

Si realmente eres nacido de nuevo, sientes un dolor muy profundo por fallar quizá en las mismas áreas todo el tiempo, te sientes mal, quizá lloras muchas veces al ver que no puedes sostener tu palabra de no volverlo a hacer.

Para aquellos que un día conocimos al Señor y tuvimos un encuentro real con Él, no es una sensación bonita la que se siente fallarle a Dios. De hecho cuando le fallamos sentimos como que todo se nos vino abajo, como que si Dios ya esta cansado de nosotros o como que si nunca fuésemos a cambiar.

¿Te ha pasado?, ¿Has experimentado esa sensación de saber que no tienes que hacer eso, pero a pesar de ello lo haces y luego te sientes muy mal contigo mismo?, y es que la mayoría de nosotros sabemos muy bien que no tenemos que actuar de ciertas maneras, quizá en ocasiones mientras has estado…

Cuando el corazón se quebranta

“A Dios clamé estando en angustia, y él me respondió”. Salmos 120: 1.

Esta es la expresión de un hombre de Dios cuyo corazón estaba quebrantado. Puede ser también la tuya atravesando momentos de sufrimiento o quebranto.

El sufrimiento es parte de la vida. Creo que todos los seres humanos lo necesitamos e indudablemente lo experimentamos en algún momento de nuestro transitar por este mundo. Es a través de él que entendemos que hay un ser Soberano, que entiende lo más profundo del corazón del hombre y de la mujer, Dios, y a quien podemos acudir en busca de auxilio. Es a través del sufrimiento que afloran nuestras asperezas, nuestras actitudes, nuestras motivaciones, nuestro egocentrismo. En el sufrimiento las lágrimas brotan de nuestros ojos, y son una expresión del alma por el dolor que sentimos. El sufrimiento puede arroparnos por varias causas: enfermedades terminales, discapacidades, muerte, abusos, rechazos, malas noticias, separación, desobediencia a la ley divina. Ante…

Glorificando a Dios con nuestra conducta

El fin del mundo se acerca. Por consiguiente, sean serios y disciplinados en sus oraciones. Lo más importante de todo es que sigan demostrando profundo amor unos a otros, porque el amor cubre gran cantidad de pecados. Abran las puertas de su hogar con alegría al que necesite un plato de comida o un lugar donde dormir. Dios, de su gran variedad de dones espirituales, les ha dado un don a cada uno de ustedes. Úsenlos bien para servirse los unos a los otros. ¿Has recibido el don de hablar en público? Entonces, habla como si Dios mismo estuviera hablando por medio de ti. ¿Has recibido el don de ayudar a otros? Ayúdalos con toda la fuerza y la energía que Dios te da. Así, cada cosa que hagan traerá gloria a Dios por medio de Jesucristo. ¡A Él sea toda la gloria y todo el poder por siempre y para siempre! Amén. (1 Pedro 4:7-11 / Nueva Traducción Viviente)

Fuimos creados por Dios, entre otras, es para glorificar su nombre. Dar Gloria a Dios es reconocer su grandeza, exaltar su hermosura, man…

Señor... a veces no se que hacer

Confía en el Señor con todo tu corazón, no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y Él te mostrará cuál camino tomar. No te dejes impresionar por tu propia sabiduría. En cambio, teme al Señor y aléjate del mal. Entonces dará salud a tu cuerpo y fortaleza a tus huesos…Proverbios 3:5-8 (Nueva Traducción Viviente)

Qué diferente sería nuestra vida si pusiésemos en práctica este sabio consejo. Tal y como lo dice el verso, nos daría salud y evitaría tantos dolores de cabeza y mortificaciones.

Dios nos ha dado la capacidad de poder escoger libremente lo que queremos hacer, eso es lo que se llama libre albedrio. Gracias a esta forma libre de poder actuar, hacemos lo que mejor nos parece, hacemos los que nos da la gana. Eso es bueno hasta cierto punto, porque hay que reconocer también que no todo lo que nos apetece es bueno, no todo lo que nos provoca hacer está de acuerdo con las leyes establecidas ni es del agrado de Dios.

Hay momentos y situaciones en l…

Debo ayudar sin esperar nada a cambio

“No te niegues a hacer el bien a quien es debido, cuando tuvieres poder para hacerlo. No digas a tu prójimo: Anda, y vuelve, y mañana te daré, cuando tienes contigo qué darle”. (Proverbios 3:27-28)

Una de las características visibles del cristianismo en sus comienzos, y que cambió radicalmente al mundo, fue el amor que se profesaban sus seguidores entre sí. Ellos compartían todo lo que poseían, cubriendo entre ellos mismos cada una de sus necesidades. Aquellos que eran más adinerados, vendían sus propiedades, a fin de poder ayudar a aquellos hermanos que eran económicamente más necesitados, trayendo como consecuencia un impacto social tremendo y con este amor que se profesaban entre ellos, el cristianismo crecía y se multiplicaba por todo el mundo.

Una de las formas como Dios nos enseño a amar fue dando, dando lo mejor de sí. Nuestro Señor Jesucristo lo dejó expresado, tal y como lo leemos en el evangelio del apóstol Juan: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hij…

Mi primer pensamiento es para tí, Señor

“Muéstrame tu misericordia por la mañana, porque en ti he puesto mi confianza. Muéstrame el camino que debo seguir, porque en tus manos he puesto mi vida. Señor, líbrame de mis enemigos, pues tú eres mi refugio. Tú eres mi Dios; enséñame a hacer tu voluntad, y que tu buen espíritu me guíe por caminos rectos”…Salmos 143:8-10 (Reina Valera Contemporánea)

Alguien en una ocasión dijo que los pensamientos que tenemos en las primeras horas de la mañana, cuando nos levantamos, son los que determinan nuestra conducta durante el resto del día. En este pasaje de este salmo de David, tenemos un ejemplo de que, aunque ciertamente David se encontraba en angustia; probablemente por la persecución que tenía de Saúl, o la de Absalón o por sus enemigos por el hecho de ser el rey de Israel (no se sabe a ciencia cierta que ocasionaba su angustia cuando escribió este salmo) le pide a Dios que le muestre su misericordia por la mañana.

A diario Dios nos muestra su misericordia, cuando al levantarnos podem…

Señor... trae paz a mi nación

“Los que confían en el Señor son semejantes al monte Sión, que jamás se mueve, que siempre está en su lugar. Son también semejantes a Jerusalén que está rodeada de montes: ¡la protección del Señor rodea a su pueblo desde ahora y para siempre! Jamás se impondrá el cetro de los impíos sobre el país de los justos, para que los justos no caigan en la maldad. Señor, bendice a los que hacen el bien, a los que son de recto corazón. Pero castiga, Señor, a los que se apartan de ti; ¡recházalos junto con los malhechores! ¡Que haya paz en Israel!” (Salmos 125 / Reina Valera Contemporánea)

Me encanta este salmo porque refleja el sentido de protección y seguridad que disfrutan aquellos, que como yo, somos cristianos y tenemos el corazón en armonía con Dios. Dios ha prometido que gozaremos de Paz y Prosperidad si lo ponemos a Él en primer lugar en nuestras vidas. El profeta Isaías lo dejó escrito en su libro: “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha co…

Aceptación de si mismo

El hombre, es corona de la Creación. El hombre refleja la imagen de Dios en él. El hombre es la máxima expresión del poder de Dios; aunque dañada y deteriorada la imagen del Señor sigue vigente en cada ser humano, sin importar que sea hombre o mujer, sabio o indocto, rico o pobre y sin importar el color de su piel.

El hombre ha sido coronado de honra. Posee un alma viviente= consciencia, inteligencia, sabiduría, voluntad, emociones y sentimientos, que ningún otro ser creado posee y, mucho menos los animales, los cuales actúan por instinto.

Dios tiene memoria de él. El Señor conoce a cada persona por nombre y su mirada está fija en él. También, está atento a sus necesidades; Dios nunca olvida a ninguna persona aunque ésta sí se olvide de él.

El Creador lo visita. Dios visita a la humanidad para colmarla de bendiciones abundantes, por eso los campos productivos, la inmensa gama de animales con los cuales el hombre se alimenta y el hombre disfruta la visita de Dios a nuestro mundo.

Ejerce se…

La puerta escondida

No fue la primera vez que sucedió en los deportes ni será, sin duda, la última, pero volver a mencionarlo quizá nos prevenga de cometer un error similar.

Un entrenador de una universidad (destacado por su carácter cristiano) renunció vergonzosamente al haberse descubierto que había quebrantado las claras reglas de la Asociación Nacional de Atletas Universitarios. El artículo de una revista concluía diciendo: «Su integridad era uno de los grandes mitos del fútbol universitario».

Sin duda, fue un momento embarazoso para el entrenador, pero esta es la parte más aleccionadora: Puede sucederle a cualquiera de nosotros. La tentación de escondernos detrás de la puerta de la privacidad de nuestra vida y hacer cosas que deshonran al Señor nos persigue a todos. Es más, todos somos capaces de convertir nuestra integridad en un mito; de tornar nuestro testimonio para Cristo en una farsa. Independientemente de cuál sea la tentación, todos somos vulnerables.

Así que, ¿cómo evitamos ceder? Reconocie…

Cuando pareciera que Dios no cumplirá

¿Han vivido momentos de su vida en donde pareciera que aquella promesa que Dios en su día les hizo nunca se cumplirá?, Yo sí.

A pesar que teóricamente sabemos que cuando Dios promete, cumple, ya en el campo a la hora de la practica, y al ver todo lo contrario a lo que quisiéramos ver, llegamos a pensar que Dios no cumplirá con su promesa.

Por años espere una promesa personal que Dios hizo a mi vida, desde el momento que puso en mi corazón esa promesa la tome como cierta, la esperaba con muchos deseos, quería ver cumplida su promesa, pero de pronto las puertas se comenzaron a cerrar, todo se comenzó a nublar, toda área de mi vida comenzó a desestabilizarse y de pronto comencé a creer que iba a ser difícil que Dios cumpliera lo prometido.

Mi ojos estaban viendo totalmente lo contrario a lo prometido, ver que las puertas se cierran y que los planes que tenias se vienen abajo es razón suficiente para creer humanamente que nada de lo que en su día creíste podría pasar o se podría cumplir.

Sé una voz de la verdad

“Jesús le contestó: —Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de mí.” Juan 14:6 (Nueva Traducción Viviente).

Hubo una época en mi vida donde busqué y busqué salvación y no podía encontrarla. Quebrantado y decidido a buscar un cambio verdadero no podía encontrar ese anhelado descanso para mi alma. El mundo se encargó de guiarme a lo que ellos creen que es la solución. Fui rociado con agua bendita, caminé kilómetros hacia un templo de ídolos, confesé a otro ser humano mis pecados y me le hinqué y pedí salvación a varias deidades sin poder. Hasta que un día por misericordia de Dios fue enviado mi hermano para compartirme de Jesús el Salvador, lo acepté en mi corazón e hizo en mí todas las cosas nuevas.

Actualmente en el mundo hay muchas voces que le guían y la mayoría de ellas llevan a perdición. Voces como brujería, magia y horóscopos (sortilegio como lo define la Biblia) además de las religiones sin Jesús están haciendo que mucha gente se pierda…

¿Por qué Dios no me escucha?

Venid, oíd todos los que teméis a Dios, y contaré lo que ha hecho a mi alma. A Él clamé con mi boca, y fue exaltado con mi lengua. Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad, El Señor no me habría escuchado. Mas ciertamente me escuchó Dios; atendió a la voz de mi súplica. Bendito sea Dios, que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia. (Salmos 66:16-20)

La palabra iniquidad significa, literalmente: “injusticia, la condición de no ser recto, ya sea en relación con Dios - en base a su norma inamovible de justicia y santidad - o en relación con los hombres, en base a lo que el hombre sabe que es justo por su propia conciencia.

La Biblia, en el Antiguo Testamento señala la iniquidad como condición interna del corazón del hombre (Salmo 58:2), aplicándose este término a los actos injustos cometidos (Salmo 36:12). Sin embargo; la diferencia entre pecado e iniquidad radica en que, Pecado es el acto en sí, mientras que Iniquidad es ese deseo humano, carnal, continuo y constant…

¡No tengo tiempo!

Bartimeo el ciego… estaba sentado junto al camino mendigando. Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!… Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama. Él entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús. (Marcos 10:46-50)

¿Cuántas veces ha dicho u oído esta frase? ¡No tengo tiempo! No tengo tiempo de reflexionar, de ayudar a mi amigo o vecino; no tengo tiempo de entrar en contacto con Dios, de leer las Sagradas Escrituras o de congregarme, no tengo tiempo de pensar en mi alma… ¿Acaso esto se debe a que las necesidades de su cuerpo, como comer, vestirse, hacer deporte, le preocupan demasiado? ¿O su mente es estorbada por numerosas cosas: televisión, música, estudios, salidas, etc.? Tome conciencia de que el enemigo de su alma quiere impedir que usted se detenga. ¿Ha pensado que algún día –lo quiera o no– llegará el tiempo de morir? ¿Está preparado para …

¡Todo está preparado!

Pocos días antes de su crucifixión, Jesús contó la historia de "un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo" (Mateo 22:1-14). Ella ilustra admirablemente la gracia de Dios que invita a gente de toda clase a compartir su gozo. Todo está preparado, no hace falta nada, solamente responder al llamado de Dios.

Normalmente no se rehúsa una invitación a una boda, y menos aún cuando se trata de una recepción real. Sin embargo, en esta parábola, los invitados inventan la peor excusa. Esa imprevista reacción ilustra lo que somos. Aceptamos con mucho gusto invitaciones por amistad o conveniencia, pero cuando Dios nos convida ponemos inconvenientes. Una invitación desinteresada nos parece increíble. Sin embargo, Dios lo hace. No rehusemos su invitación, como en la parábola, por pretextos de trabajo o de familia (v. 5). La sala de bodas se llenará con todos aquellos que hayan aceptado la invitación, cualquiera que sea su grado de culpabilidad a los ojos de los hombres puesto que todos habr…

Mentir

“Yo tenía 16 años y estaba viviendo con mis padres en el Instituto que mi abuelo había fundado a 18 millas en las afueras de la ciudad de Durban, en Sudáfrica, en medio de plantaciones de azúcar.

Estábamos bien adentro del país y no teníamos vecinos, así que a mis dos hermanas y a mi siempre nos entusiasmaba el poder ir a la ciudad a visitar amigos o ir al cine.

Un día mi padre me pidió que le llevara a la ciudad para atender una conferencia que duraba el día entero y yo salté a la oportunidad.

Como iba a la ciudad mi madre me dio una lista de cosas del supermercado que necesitaba y como iba a pasar todo el día en la ciudad, mi padre me pidió que me hiciera cargo de algunas cosas pendientes como llevar el auto al taller.

Cuando despedí a mi padre, él me dijo: -Nos vemos aquí a las 5 P.M. y volvemos a la casa juntos.-

Después de muy rápidamente completar todos los encargos, me fui hasta el cine más cercano. Me enfoqué tanto con la película, una película doble de John Wayne que me olvid…

Yo y lo mio

La vida de un siervo de Dios está llena de luces y sombras, de montes y de valles. Y no siempre son las luces y los montes los que más resaltan en su experiencia y su recuerdo. Especialmente cuando se mezcla algo de cansancio con ingratitud, algo de impotencia con crítica severa. Entonces, las manos decaen, el corazón se deprime, y se busca la soledad para mitigar el dolor.

Y vienen algunas preguntas: ¿Valdrá la pena seguirse esforzando? ¿Valdrá la pena dar tanto para ser igualmente incomprendido y criticado? Así se comienza a entrar en un túnel largo y oscuro. El corazón duele; los sentimientos chocan entre sí y se contraponen. Los días pasan...

¿Qué hacer? Casi no hay fuerzas para hacer nada. Pero de pronto el siervo deprimido abre la Biblia, en un intento desesperado por hallar algún socorro. Los ojos se pasean anhelantes, sin encontrar nada. Hasta que surge una pequeña luz, y un versículo se destaca sobre el resto: "Y yo con el mayor placer gastaré lo mío, y aun yo mismo me g…

No basta ser bueno

Imagen
Publio Clodio Pulcro, uno de los caudillos de la última república romana, estaba perdidamente enamorado de Pompeya, la esposa del Cónsul Máximo. Al no hallar otro medio para acercarse a ella, recurrió a la treta de disfrazarse de mujer y asistir así, en casa del César, a la fiesta de la Diosa Buena, donde no podían entrar los hombres. Con todo, el enamorado galán fue descubierto, pero logró escapar. Cuando el César se enteró de lo sucedido, decidió no acusar a Pompeya de complicidad, como si ella de antemano supiera del asunto, sino repudiarla con palabras que habrían de hacerse proverbiales. «A la mujer del César —dijo— no le basta ser honrada, sino que además tiene que parecerlo.» De allí el refrán que dice: «No basta ser bueno, sino parecerlo.»1

Esta anécdota de la insigne pluma del historiador Plutarco nos da a entender que se puede ser bueno y parecer malo, o ser malo y parecer bueno. Es decir, vale más lo que se percibe, que la realidad misma. Las impresiones que damos son tan p…

Manejando la ira

La ira ha llegado a representar muchos sentimientos fuertes y negativos en los seres humanos. (Agotamiento excesivo, vergüenza excesiva, frustración excesiva, rechazo).

No todo lo que se clasifica como ira es una violación de la ley de Dios. Efesios 4:26 dice: Airaos pero no pequéis, lo cual demuestra que hay una diferencia entre una emoción intensa y una hostilidad furiosa que se condena persistentemente en la Biblia.

La ira no es sólo algo emocional, sino también bioquímico.

Nuestra reacción al sentimiento de ira es más intencional y sensible al control de nuestra voluntad. Cuando repetimos el suceso perturbador una y otra vez, en nuestras mentes, y buscando oportunidades para vengarnos o estallamos de ira, hemos cruzado la línea y entramos en lo que es pecaminoso.

La Biblia habla del dominio propio y dependiendo del temperamento individual, algunos van a hacerlo mejor que otros, pero contamos con la ayuda del Espíritu Santo quien nos guía tiernamente en la dirección que él requier…