Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2012

La crisis del Mar Rojo

El Antiguo Testamento enumera muchos tiempos de prueba del pueblo de Dios. Tal vez el mayor ejemplo fue la crisis en el Mar Rojo. Esta crisis fue arreglada completamente por Dios y creada por las órdenes que dio al pueblo de Israel. La Escritura dice que fue Dios quien endureció el corazón del Faraón, causó que los egipcios persiguieran a Israel, y permitió que el ejército egipcio los alcanzara junto al mar.

Dios le dijo al pueblo que acampara entre Migdol y Pi-hahirot, un lugar situado entre dos puertos de montaña, con el mar al borde de un tercer lado (véase Éxodo 14). La única vía posible de escape era ir de nuevo al desierto y fue bloqueada por el ejército de Faraón que se acercaba. Los israelitas estaban horrorizados por su situación, pero ¡su Dios los había llevado allí!

Permítanme señalar algo: Dios podría haber golpeado las ruedas de los carros de los egipcios en cualquier momento, dejándolos varados y matándolos de hambre en el desierto. Pero, en cambio, esperó hasta que es…

La cosecha del Espíritu

"Aquel, pues, que os suministra el Espíritu, y hace maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley, o por el oír con fe?" (Gálatas 3:5).

Pablo dice que Dios nos da una medida del Espíritu Santo y que no lo hace de acuerdo a nuestras obras, sino según nuestra fe en Él.

Jesús es la única persona que tuvo el Espíritu Santo sin medida. Sin embargo, ha habido muchos hombres y mujeres a través de la historia a quienes les fue dada una gran medida del Espíritu. Tales creyentes siempre supieron que no tenían que esforzarse para llorar por un mundo perdido y destruido, porque el Espíritu Santo llora a través de ellos.

Nuestra parte es orar: "Espíritu Santo, Tú conoces a todos los que en mi círculo de influencia que están bajo convicción, porque Tú eres el único que les da convicción. Tú ves cada lágrima que cae en la tranquilidad de la noche y Tú conoces a todos aquellos que están desesperados y llorando por ayuda. Yo soy tu instrumento. Lléname con tu carga y gu…

Yo seré su Dios

”Y me serán por pueblo, y yo seré a ellos por Dios. Y les daré un corazón, y un camino, para que me teman perpetuamente, para que tengan bien ellos, y sus hijos después de ellos. Y haré con ellos pacto eterno, que no me volveré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí. Y me alegraré con ellos haciéndoles bien, y los plantaré en esta tierra en verdad, de todo mi corazón y de toda mi alma.” (Jeremias 32:38-41)

Amo el hecho de que Dios llama a esto un Pacto Eterno. Si yo pudiera impartir una cosa en tu vida, sería este mensaje de entendimiento, de entrar y disfrutar de la realidad que el que pacto de Dios con nosotros es un Pacto Eterno.

¿Puede ser quebrantado este Nuevo Pacto? Dios dice a través del profeta Jeremias que: “Así ha dicho Jehová, que da el sol para luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche, que parte el mar, y braman sus ondas; Jehová de los ejércitos es su nombre: Si faltaren estas leye…

Dureza de corazón

"El hombre que reprendido endurece la cerviz, de repente será quebrantado, y no habrá remedio" (Proverbios 29:1).

La palabra hebrea para reprendido en este versículo se refiere a la enseñanza correctiva y las palabras para decir sin remedio significan "sin cura, sin posibilidad de liberación." Este versículo nos dice, en primer lugar, que la dureza de corazón es el resultado de rechazar repetidas advertencias y hacer a un lado todo el galanteo de la verdad. En segundo lugar, nos dice que con el tiempo tal dureza se hace imposible de curar. Entonces, ¿quiénes son las personas que más a menudo escuchan estas advertencias? Supuestamente ellos son cristianos; son quienes se sientan en la casa de Dios cada semana a escuchar los sermones de reprensión.

Usted puede preguntar, "¿Qué es exactamente un corazón duro?" Es uno que determinadamente se resiste a obedecer la Palabra de Dios, es imposible de mover e inmune a la reprensión y advertencias del Espíritu San…

¡Hay de los que descienden a Egipto!

“¡Ay de los que descienden a Egipto por ayuda, y confían en caballos; y su esperanza ponen en carros, porque son muchos, y en jinetes, porque son valientes; y no miran al Santo de Israel, ni buscan a Jehová! (Isaías 31:1)

El profeta Isaías advirtió a Israel que no había posibilidad de victoria para ellos si intentaban luchar contra su adversario en su propia fuerza. Isaías 31 describe un cuadro perfecto de la futilidad de tratar de hacer batalla con el enemigo en nuestra capacidad humana. Yo creo que este capítulo es un tipo y sombra de la falta de efectividad de nuestros esfuerzos actuales para derrotar deseos, hábitos y pecados que nos acosan, confiando en ideas y ayudas humanas.

En el momento en que Isaías escribió este mensaje de advertencia, el Rey Senaquerib y el ejército Asirio ya habían marchado a través de Judá. Habían capturado la mayoría de las ciudades a su paso, y ahora planeaban sitiar Jerusalén. En Hebreo, la palabra Senaquerib significa “exitoso” y Asiria significa “…

¿Sigue siendo relevante el antiguo testamento?

Una vez escuché a un ministro decir a una audiencia, "El Antiguo Testamento no es relevante para nuestro tiempo así que no hay necesidad de estudiarlo más."

¡Qué equivocado estaba! Una razón por la que me encanta leer el Antiguo Testamento es porque explica el Nuevo Testamento en términos claros y sencillos. En el Antiguo Testamento, por ejemplo, Israel es un tipo de la iglesia y Egipto representa el mundo. El viaje de Israel por el desierto representa nuestro trabajo espiritual como cristianos. Además, el árbol que sanó las aguas de Mara es un tipo de la cruz de Cristo y la roca que produjo agua en el desierto es un tipo de nuestro Salvador.

La Escritura deja claro que todas las batallas físicas de Israel reflejan nuestras batallas espirituales de hoy: " Todo eso les sucedió para servir de ejemplo, y quedó escrito para advertencia nuestra, pues a nosotros nos ha llegado el fin de los tiempos." (1 Corintios 10:11). Incluso el tabernáculo y su mobiliario son ejemp…

Ellos nunca obedecieron

A los hijos de Israel le encantaba oír la poderosa predicación de Ezequiel, pero ellos nunca la obedecieron. "Y se acercan a ti en grupo, y delante de ti se sientan, como pueblo mío, para escuchar tus palabras, ¡pero no las ponen en práctica! Al contrario, se deshacen en elogios, pero su corazón sólo busca satisfacer su codicia. Para ellos, tú no eres más que un trovador romántico, de melodiosa voz y bien entonado. Oyen tus palabras, pero no las practican. "(Ezequiel 33:31-32).

Muchas personas se han acercado a mí después de un servicio, me abrazan y dicen: "Pastor, fue una palabra poderosa la que usted predicó". Pero a medida que se han alejado, el Espíritu Santo me ha susurrado: "¡Ellos no oyeron ni una palabra de lo que dijiste!"

El libro de Hebreos nos da una poderosa advertencia: "Como dice el Espíritu Santo, si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto" (Hebreos…

Arriesgarse por Jesús

… tened en estima a los que son como él; porque por la obra de Cristo estuvo próximo a la muerte… —Filipenses 2:29-30

Durante su entrenamiento, Desmond Doss irritó a su instructor y a los demás soldados. Pacifista por convicción, se negó a llevar un arma a la batalla, y esto hizo que sus compañeros dudaran de su valentía. Medico de oficio, el joven creyente no dudó en enfrentar el combate, pero su meta era salvar vidas.

Sin embargo, las dudas sobre Doss desaparecieron cuando su unidad militar entró en combate. Durante la Segunda Guerra Mundial, en la Batalla de Okinawa, eludió el fuego de las ametralladoras, para poner a salvo a los heridos. Oraba: «Señor, dame fuerza para salvar a otro soldado herido». A la larga, llevó al pie de una colina más de 70 hombres heridos, para una mejor atención médica. Por sus esfuerzos, le otorgaron la Medalla de Honor: el máximo reconocimiento en su país.

Las Escrituras hablan de otro cristiano que se arriesgó muchísimo para ayudar a los demás. Pablo e…

Cada dia

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. —Mateo 6:11

En 1924, un chico llamado Johnny, al que le encantaba jugar al baloncesto, terminó la escuela primaria en una pequeña escuela rural. Su padre, rico en amor, pero con poco dinero para hacerle un regalo en su graduación, le dio una tarjeta donde había escrito su credo personal de siete puntos y lo alentó a empezar a cumplirlo diariamente. Tres de esos puntos decían: Bebe profundamente de libros buenos; en especial, de la Biblia. Haz de cada día tu obra maestra. Ora pidiendo dirección y da gracias diariamente por tus bendiciones.

En lo que solemos llamar «el Padre nuestro» (Mateo 6:9-13), Jesús nos enseñó a acercarnos a nuestro Padre celestial todos los días. No es algo que se dice una vez y se terminó. Al orar, alabamos a Dios (v. 9), buscamos su reino y su voluntad (v. 10), confiamos en su provisión (v. 11) y le pedimos su perdón, poder y liberación (vv. 12-13).

En el transcurso de su vida, Johnny buscó la fortaleza del Señor para vi…

El vaso del dolor

Era el 25 de noviembre de 1915. Amado Nervo, el ilustre poeta mexicano, terminó de escribir estos versos y les puso por título: «El vaso»:

Pobre amigo, ya pronto se vaciará tu vaso.
No pienses que fue un vaso más grande que los otros.
Hay en el mundo tanto dolor, que toca mucho
a cada alma; la tuya recibió su porción
bien servida...; mas, ¡ay!, cuántas almas mejores
padecieron la dura preferencia de Cristo,
que sólo a los más grandes concede el privilegio
de los grandes dolores.1

Tal vez el poeta Nervo, al afirmar que el dolor es un privilegio, estuviera pensando en las palabras de Santiago en su epístola universal, de que debemos considerarnos dichosos cuando tengamos que enfrentarnos a diversas pruebas;2 o en la declaración de San Pablo de que «los sufrimientos ligeros y efímeros que ahora padecemos producen una gloria eterna que vale muchísimo más que todo sufrimiento».3 Y tal vez, al referirse al dolor que se padece alrededor del mundo, estuviera recordando las palabras de aliento…

Toda infracción indigesta

Era un pequeño restaurante, uno de esos que llaman «de comida rápida». El hombre, de treinta y ocho años de edad, entró a comer un sándwich de pavo. Comió bien, pero luego, además de no pagar, asaltó al cajero y le sacó ocho dólares.

El plan le salió tan bien que Guillermo Molina siguió haciendo lo mismo por tres meses. Comía comidas suaves y lo hacía rápidamente. Luego asaltaba al cajero, extrayendo el dinero que hubiera en caja, y se iba lo más campante.

Cuando lo arrestaron, el juez lo condenó a veinticinco años de prisión: un año por cada comida rápida que consumió y no pagó. De ahí en adelante, durante veinticinco años consecutivos, tendría comida, si no buena y abundante, por lo menos gratis: comida de cárcel.

¡Cuántas personas hay que comen cosas que parecen ser agradables, sin saber que se están indigestando! El hombre y la mujer que hacen el mal tienen la tendencia a encubrir sus faltas, y buscan justificar todo lo que hacen. Se juzgan a sí mismos y se declaran inocentes. Y s…

Estamos solo de paso

Por lo general, padre y madre viajan juntos cuando llevan consigo a sus hijos menores. Si viajan separados, es para sacarle partido a alguna circunstancia de la vida. No les cruza por la mente que, a la inversa de lo que ocurre normalmente, la vida misma pudiera sacarle partido a la circunstancia.

Eso fue lo que sucedió en la vida de dos familias diferentes, ambas residentes en Nueva York, que tenían como destino la República Dominicana. Los miembros de las dos familias que viajaron el lunes 12 de noviembre de 2001 en el vuelo 587 de American Airlines no llegaron. Los miembros restantes, que no hicieron el viaje ese día, no pudieron menos que preguntarle a Dios por qué había permitido que ellos se salvaran y que sus seres más queridos perecieran. Aquel trágico vuelo dejó como saldo 265 muertos en el barrio residencial de Nueva York donde se estrelló el avión, entre ellos 175 dominicanos.

El padre de una de las dos familias era Roberto Despradel, guardia de seguridad en un club nocturn…

El romance

… Le ha nacido un hijo a Noemí; y lo llamaron Obed. Este es padre de Isaí, padre de David. —Rut 4:17

En los tiempos bíblicos, las viudas solían vivir en la pobreza. Rut y su suegra Noemí enfrentaron esa situación después de la muerte de sus respectivos esposos. Pero Dios tenía un plan para brindarles seguridad, que además, incluía a Rut como parte vital de un diseño mucho más importante.

Booz, un acaudalado terrateniente, conocía y admiraba a esta mujer (Rut 2:5-12), pero una noche, se sorprendió cuando, al despertarse, la vio acostada junto a sus pies (3:8). Rut le pidió que extendiera su manto sobre ella para indicar que por ser un familiar cercano, estaba dispuesto a ser su «pariente que [la podía] redimir» (v. 9 nvi). No solo le pedía protección, sino que se casara con ella. Y él estuvo de acuerdo (vv. 11-13; 4:13).

¡Qué lejos de ser una típica historia romántica! Sin embargo, ¡la decisión de Rut de seguir las instrucciones de Noemí (3:3-6) desencadenaron una serie de acontecimien…

Sin temor al rechazo

He perdido la cuenta de las personas que he escuchado en distintas situaciones temiendo a ser rechazados, ya sea en el área espiritual, sentimental y natural, el sentimiento de miedo a ser rechazado llega a ser mas grande que la intención misma de hacer las cosas aun a pesar de saber que es lo correcto y lo que mas les conviene.

Y es que a veces es tanta nuestra necesidad de ser aceptados, nuestro miedo a ser criticados o a sufrir burlas, que preferimos callar antes de provocar el desagrado de las personas que nos rodean, es ahí donde por miedo a ser rechazados terminamos viviendo una vida que no es la que queremos nosotros, sino la que queremos que le agrade a los demás.

La Biblia habla sobre la llegada de Jesús al mundo en lo que fue una situación donde paso por el rechazo: A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Juan 1:11, parece difícil de creer que el Hijo del Creador absoluto del mundo fuera rechazado, menospreciado y duramente criticado, mas sin embargo, el mismo padeció…

¿Acreedores, merecedores o solamente beneficiarios?

Delgado, alto y desgarbado. Despectivo de “largo”. Tales las definiciones que los diccionarios de la Real Academia Española le asignan a la palabra “larguirucho”.

Pues bien; lejos del héroe de turno, aquél que todo –o casi todo– lo puede, ese que tiene las soluciones para todo, que administra justicia, que propina el justo castigo a los villanos… uno de mis personajes favoritos y con quien me siento profundamente identificado, es uno creado por nuestro querido García Ferré: “Larguirucho”. Y las definiciones con las que comienza el presente artículo, nunca tan a la medida del personaje.

Alto, delgado, algo torpe, desgarbado. De condición muy humilde, desventurado, inocente, confiado, y con un “touch” de ingenuidad rayano con la tontera; son algunas características que surgen a prima facie de su personalidad… ¡junto a una bondad y un corazón gigantes capaz de darlo absolutamente todo sin importar a quién a costa de quedarse sin nada!.

“-¡Larguirucho!” lo llaman sus amigos. “-¿Ueh? ¡Blá …

Dar gracias en todo

Leer la Biblia no siempre es fácil. Si alguna vez pensó así, pero le resulta vergonzoso decirlo, no crea que le ha pasado a usted solamente. En la Biblia hay, sin duda, muchas cosas que comprendemos fácilmente. Pero, algunas veces, nos encontramos con un pasaje que nos desconcierta, o peor aún, que nos enoja o incomoda. A veces, es porque simplemente no lo entendemos. Pero, a menudo, nos molesta porque no nos gusta lo que estamos leyendo. Es más fácil hacer caso omiso de esos versículos y pasar a temas más interesantes, que ponerse a discutir con Dios y hacer lo que Él dice. Leer la Biblia es difícil porque, al final, nos desafía a cambiar.

Primera a los Tesalonicenses 5.18 es uno de esos versículos que realmente pueden sacar a alguien de quicio: “Dad gracias en todo, porque ésta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”. Pero, ¿qué de esas situaciones difíciles y dolorosas? No es razonable estar agradecidos por el sufrimiento.

Si yo hubiera escrito la Biblia, diría: “…

El agua es esencial

"El que beba del agua que yo le daré no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna" (Juan 4:14).

La historia de este mundo comenzó con el agua. La Biblia nos dice que, en el principio, el mundo estaba oscuro, vacío y cubierto de agua.

Cuando creó la tierra seca. Dios todavía dejó una gran cantidad de agua porque es necesaria para sostener la vida. ¿Sabía que su cuerpo es agua en un 75%?

La Biblia nos dice que una vez hubo una inundación que cubrió todo el mundo. Aun después de que las aguas de aquella gran inundación se retira­ran, dos tercios de la superficie terrestre todavía estaban cubiertas de agua. Puede verlo en cualquier mapamundi. El color azul representa el agua que nunca se secó.

Pero, ¿sabía usted que solo el 5% del agua del mundo es potable? Cerca del 2,5% está congelada en los glaciares y los casquetes polares y el 93% restante es el agua salada del mar. Por lo tanto, el 5% potable es muy precioso …

La sepultura no es lo importante

Primero lo enterraron en la iglesia de Garrison, en Potsdam, Alemania, junto a su padre Federico Guillermo. De ahí, en la época de la Segunda Guerra Mundial, lo sacaron y lo llevaron al refugio secreto del Mariscal Herman Goering. De ese lugar lo trasladaron a una mina de sal en Turingia, Alemania Oriental, a casi cinco mil metros bajo la superficie de la tierra.

De ahí lo llevaron a una iglesia en el pueblo de Marburgo, en Alemania Occidental. Y por fin en agosto de 1991, después de doscientos cinco años de haber muerto, el cuerpo de Federico I, el Grande, rey de Prusia, fue sepultado donde él quería: en los jardines de su palacio de verano, en la ciudad de Potsdam.

Toda esa odisea nos lleva a preguntarnos: ¿Tiene, realmente, alguna importancia el lugar donde a uno lo entierran?

Los grandes de este mundo le dan tanta importancia al lugar donde van a vivir como al lugar donde serán enterrados. Piensan que las personas de ilustre cuna como ellos deben ser sepultadas en lugares de grand…

Dios también disciplina

Yo soy un fiel defensor que Dios es puro amor y misericordia, de hecho en cada mensaje que escribo trato de reflejar a Dios como ese Dios de amor, gracia y misericordia, pero eso no significa que en momento determinado ese mismo Dios lleno de Amor también por el mismo amor que nos tiene nos discipline.

La Biblia dice: “Hijo mío, no rechaces la disciplina del Señor ni te enojes cuando te corrige. Pues el Señor corrige a los que ama, tal como un padre corrige al hijo que es su deleite.” Proverbios 3:11-12 (Nueva Traducción Viviente). En pocas palabras Dios también puede corregirte y esa corrección a veces puede ser dolorosa y puede causar que nos enojemos o a veces la rechacemos, pero si Dios nos va a disciplinar o a corregir siempre será por nuestro bien.

Yo tengo dos hijos, Valentina de un año cuatro meses y Uziel de Cuatro años y cuatro meses. Uziel es muy buen portado, su comportamiento es ejemplar, pero aun con su buen comportamiento a veces he tenido que disciplinarlo, quizá no co…

Un hospital para pecadores

"Id, pues, y aprended lo que significa: 'Misericordia quiero y no sacrificios', porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento" (Mateo 9:13).

PROBABLEMENTE usted haya escuchado la expresión: La iglesia no es una casa de reposo para santos, sino un hospital para pecadores". Durante años, yo no entendía lo que eso significaba. Entendía, sí, que la iglesia no es una casa de reposo. Los que queremos ser santos no tenemos que pensar en la iglesia como en un lugar al que ir, sentarse en una mecedora y dejar que los demás se ocupen de uno. Nunca tenemos que abandonar el servicio cristiano. Pero no tenía claro por qué la iglesia es un hospital para pecadores. Pensaba que significaba que si alguien quiere pecar tiene que ir a la iglesia.

Pero no se trata de eso. Quien está enfermo va al hospital para que lo cuiden y lo curen mientras está ingresado y luego vuelve a hacer vida normal. La gente no se retira a descansar en los hospitales. Un hosp…

La Biblia es nuestro libro de texto

"Mi escondedero y mi escudo eres tú. En tu palabra he esperado" (Salmo 119:114).

ESTOY convencido de que el aspecto más importante de nuestra vida de oración personal es el arrepentimiento, Jesús prometió que enviaría el Espíritu Santo y lo primero que sentiríamos cuando viniese es que seríamos convencidos de pecado.

De hecho, hay bendiciones que vienen por el ayuno, otras por orar toda la noche y otras por dedicar cada mañana dos horas a la oración. Pero es posible que alguien sea capaz de hacer todas estas cosas y, sin embargo, no poner el corazón en ello. Las Escrituras advierten que es posible mantener una piedad formal y, a la vez, negar el poder que hay en ella (ver 2 Tim. 3:5). La prueba final de la oración efectiva es una vida cambiada. Jesús lo expresa de otra manera: "Así que por sus frutos los conoceréis" (Mat. 7:20).

Es posible que, en gran parte, la oración acabe por convertirse en un hábito según el cual oramos pidiendo cosas equivocadas o pedimos cos…

Tan simple como el ABC

"Oye, Jehová, una causa justa; atiende a mi clamor. Escucha mi oración hecha de labios sin engaño"(Salmo 17:1).

A veces no sabemos qué decir al orar. Esto es comprensible. Usted quiere hablar con el Señor y busca tiempo y un lugar para ello, inclina la cabeza y... no encuentra las palabras. La mente se le queda en blanco. Las manos empiezan a sudar y el pensamiento divaga. ¿Acaso piensa que es el único? En absoluto; esto nos sucede a todos de vez en cuando.

Al fin y al cabo, entramos en la sala del trono del Dios todopoderoso, Creador del universo. Después de leer las bellas oraciones de David y de Moisés y escuchar las conmovedoras oraciones del pastor y los ancianos, ¿qué podemos decir que sea digno de captar la atención y el tiempo del Señor?

Algunos pueden pensar que Dios es más propicio a las oraciones de unos que a las de otros. Vuelva a leer la lista de los dones del Espíritu: "A uno es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de conocimiento se…

La hora de la oración

"Claman los justos, y Jehová oye y los libra de todas sus angustias" (Salmo 34:17).

Al igual que podemos creer que hay una serie de palabras ideales para usar cuando oramos, también es posible que pensemos que conmovemos a Dios si nos pasamos toda la noche de rodillas. Si bien Jesús solía orar toda la noche y muchos grandes hombres y mujeres de Dios hicieron lo mismo, para que Dios nos preste atención, ¿es realmente necesario un maratón nocturno de oración?

Personalmente, no he sido capaz de encontrar ningún texto que enseñe que tenemos que orar durante un tiempo determinado ni a una hora específica del día para que Dios responda a nuestras oraciones. ¿Acaso Dios es más pro­picio a las oraciones elevadas a las tres de la madrugada que a aquellas que se pronuncian a las cinco de la tarde?
No cabe duda de que las reuniones de oración que duran toda una noche pueden traer grandes bendiciones. Jesús prometió estar presente cuando nos reunamos en su nombre, fuere cual fuere la ho…

Mareas reveladoras

"Así que, no juzguéis nada antes de tiempo, hasta que venga el Señor, el cual aclarará también lo oculto de las tinieblas, y manifestará las intenciones de los corazones; y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios" (1 Corintios 4:5).

Un hombre fue muerto a los márgenes del Lago Michigan y su cuerpo fue echado en las aguas. El asesino se fue, pero, tres días después, el cuerpo fue encontrado enfrente a su cabaña. El culpable, tomado por la conciencia, se entregó a las autoridades y confesó el crimen. "¡Sé que fueron las mareas que hicieron eso! ¡sé qué fueron las mareas qué hicieron eso!" era todo qué el asesino conseguía decir.

«Cuando las mareas de la memoria, conciencia y razón empiecen a llegar, en el día del juicio, todo cuanto está oculto será revelado.» (Howard W. Ferrin)

¿Qué las mareas de nuestra conciencia nos revelan? ¿Qué revelan a los qué nos rodean? ¿Qué revelan a Dios? ¿Nuestra vida ha sido transparente, verdadera, sincera, o hemos
mantenido muc…

Cuando "no" quiere decir "si"

"De cierto, de cierto os digo que todo cuanto pidáis al Padre en mi nombre, os lo dará" (Juan 16:23)

Un día Joni Eareckson decidió ir a nadar. Saltó de cabeza desde un embarcadero y se dio un fuerte golpe contra el fondo de la bahía. De pronto, dejó de sentir los pies. De hecho, no podía sentir nada. A partir de ese momento, su vida cambió. Pero no solo cambió la vida de Joni, sino también la de muchos otros, porque Dios respondió a sus oraciones de una manera que ella jamás imaginó.

Joni, su familia y sus amigos oraron pidiendo un milagro. Pidieron que, de algún modo, se recuperara y pudiera dar un testimonio por el Señor que alcan­zase a otros. En aquel momento, la respuesta pareció ser negativa; pero ahora, volviendo la vista atrás, se dan cuenta de que en realidad la respuesta fue: "Sí". Joni atestigua que gracias a su tetraplejia ha influido en más vidas que si hubiera recuperado la movilidad.

La manera en que llevamos nuestras peticiones más urgentes a Dios n…

Creer y esperar

"...el que creyere, no se apresure" (Isaías 28:16).

Siempre que enfrentamos una situación en este mundo, la propuesta es que apresuradamente tomemos una posición. El mundo no acepta esperar, él no soporta el tiempo, está siempre en competición, está siempre procurando superar las barreras del tiempo y el espacio, y constantemente nos incita a correr con ellos: "A éstos les parece cosa extraña que vosotros no corráis con ellos en el mismo desenfreno de disolución, y os ultrajan" (1ª Pedro 4:4).

El mundo hace oposición a los hijos de Dios, porque vive de lo que es aparente, de lo sensorial, y todo es para ahora, ya; pero los hijos de Dios, los justos, viven de la fe.

La prisa no es enemiga de la perfección, sino de la fe. La fe es un firme fundamento, un ancla segura y firme. La fe no es un sentimiento, sino la acción de esperar en un firme fundamento, de esperar en la Palabra de Aquél que no puede mentir: "La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y …

Una flor con la capacidad de renacer

Una vez escuche una historia sobre una flor plantada cerca de un camino, que en el constante transitar de las personas era maltratada, pues el estar a la vista y alcance de todos quienes pasaban por ahí era pisada, le cortaban sus pétalos y la lastimaban, me llamaba la atención que a pesar de todo lo que padecía cuando llegaba el tiempo de renovarse lo hacia con la misma belleza que tenia desde su inicio.

Muchas veces nos sucede lo mismo que a esa flor, puedes recibir maltrato o ser lastimada por alguien que a su paso logra herirte, o provocarte algún daño tal vez con intención, o tal vez sin ella, y es que a veces pasa que somos lastimadas incluso por gente que queremos, personas cercanas con las que convivimos o alguien que llegó a nuestra vida, causó daño y se fue, pero si una pequeña flor por naturaleza es un ejemplo de la capacidad de renovarse y renacer ¡Cuánto mas será de ejemplo que salgas de tu situación logres comenzar de nuevo!

Es verdad que es difícil reponerse de algo que…

Una palabra: Gracias

"... y sed agradecidos" (Colosenses 3:15).

Rudyard Kipling fue un poeta británico cuya obra bendijo muchas personas. Fue un escritor muy famoso hasta su muerte, y ganó mucho dinero con su trabajo. Cierto día, un reportero de diario fue a él y dijo: "Sr. Kipling, yo leí que el señor ganó, con su obra, más de 100 libras por palabra". Kipling levantó sus cejas y dijo: "¿Realmente? Yo no estaba ciente disto". El reportero, cínicamente, enfiló la mano en el bolsillo y, cogiendo una nota de 100 libras, la dio a Kipling, diciendo: "Aquí está una nota de 100 libras, Sr. Kipling. Ahora, me dé una de sus palabras de 100 libras". Rudyard Kipling miró por un momento para la nota, dobló-la, la colocó en su bolsillo y dijo: "Gracias."

Ésta es una palabra que vale más de 100 libras. Ella trae goce y alegría al corazón. Ella nos producen paz y la certeza de que las bendiciones recibidas continuarán.

Somos muy felices cuando aprendemos a decir "gr…

Comunidad del evangelio

El Espíritu Santo nos ha llamado a ser una "comunidad del evangelio". Muchas iglesias están tratando de tener comunidad, pero no tienen una auténtica comunidad bíblica porque el evangelio no está funcionando dentro de ellas; realmente no saben cómo amarse unos a otros porque están tratando de tener comunidad sin la Palabra de Dios.

En Lucas 8, leemos: "La madre y los hermanos de Jesús fueron a donde él estaba, pero no podían acercarse a él por causa de la multitud. Alguien le dijo: «Tu madre y tus hermanos están allí afuera, y quieren verte.» Pero él respondió: «Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios y la ponen en práctica.»"(Lucas 8:19 -21).

En ninguna parte de la Escritura se lee específicamente del evangelio de la comunión, o de pequeños grupos, o de la consejería, o de la adoración. Por lo tanto, usted puede preguntar, ¿qué es? Yo creo que Jesús nos estaba dando la definición de una comunidad del evangelio aquí en Lucas.

Jesús estaba dicien…

Quédese quieto y espere

Dios habla a su pueblo por la voz de su Espíritu: " Entonces oirán ustedes decir a sus espaldas estas palabras: «Éste es el camino; vayan por él. No se desvíen a la derecha ni a la izquierda.»" (Isaías 30:21).

La voz de su Espíritu viene a nosotros principalmente a través de las Escrituras. El puede mostrarnos un pasaje bíblico que será la clave para nuestra liberación. Pero antes de que podamos escuchar su voz de dirección, Dios requiere algo de nosotros: Debemos quedarnos quietos y esperar a que Él actúe.

Esta palabra no es una sugerencia sino un mandamiento. Es el secreto de nuestra victoria total y liberación. En efecto, el Señor mandó a su pueblo a detenerse en varias ocasiones.

En Josué 3 leemos de otro cruce que Israel tenía que hacer, en el río Jordán. Dios instruyó a la gente: "Cuando lleguen a la orilla del Jordán, deténganse." (Josué 3:8). Entonces el Señor añadió: "Tan pronto como las plantas de los pies de los sacerdotes... se asienten en las agua…