Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2013

Cantando descalzo sobre guijarros

“Bendeciré a Jehová en todo tiempo; su alabanza estará de continuo en mi boca” (Salmos 34:1)

He despertado esta mañana tarareando un viejo cántico que celebra la grandeza de Dios. Uno de esos himnos que solo los que nacieron en aquella generación en Cuba pueden recordar de la manera que hoy lo traje a mi memoria. Con mi modesta voz de barítono con registro de bajo, elevé mi adoración al Señor. Mi esposa y mis hijas me oyeron cantar felizmente: “Con mis labios y mi vida te alabo Señor, te alabo Señor. Porque tú has sido precioso para mí, precioso para mí, precioso para mí. Porque tú has sido precioso para mí, te alabo bendito Señor.” Canciones como esta ayudaban a nuestra fe en tiempos de gran estreches económica, persecución política y segregación social. Tiempos de grandes batallas y de grandes victorias. Momentos en los cuales, recordar el significado de Dios para nuestras vidas era vital para sostener nuestras vapuleadas creencias.

Que dulce meditación ha embargado mi mente hoy. ¡…

Cuando no hay que quedarse tanto tiempo

Cuenta un veterinario que unos clientes suyos le pidieron que examinara a su perro lobo irlandés llamado Bélker, que ya tenía diez años de edad. Los dueños de Bélker, Ronaldo y Lisa, junto con Shane, su pequeño hijo, lo querían mucho.

Terminado el examen, el veterinario les tuvo que decir a los tristes dueños del viejo perro que éste se estaba muriendo de cáncer. No había modo de salvarlo, así que les recomendó inducirle la muerte para evitarle una larga agonía. Pero no insistió en practicarle la eutanasia en su clínica, sino que se ofreció a hacerlo en casa.

Al tratar con el veterinario sobre los arreglos pertinentes, Ronaldo y Lisa le dijeron que les parecía que a su hijo Shane, que tenía apenas cuatro años, le haría bien estar presente cuando muriera Bélker. Tal vez la experiencia le enseñara una valiosa lección.

Antes de la hora cero, junto con su padre y su madre en apoyo de Bélker, el pequeño Shane mostraba una sorprendente calma mientras, por última vez, colmaba de caricias a s…

¿Prohibir o enseñar?

Diariamente leo comentarios, mensajes o correos electrónicos que las personas me envían preguntándome si es pecado esto o aquello, preguntas muchas veces que surgen de cierto modo de pensar de “autoridades espirituales” que tratan de imponer sus pensamientos creyendo en ocasiones que son la pura verdad.

Veo hoy en día muchas discusiones en temas que sinceramente no tienen tanta importancia, es decir que no son la base de la vida cristiana, ni del evangelio en si. Peleamos por como nos vestimos, por como nos peinamos y hasta por como nos comportamos, cosas tan superficiales que si bien tienen una raíz desde el corazón, no es realmente el punto central en el que deberíamos fijarnos.

Hablo de que no estoy de acuerdo con tratar que la gente obligadamente haga lo que yo quiero o piense como yo pienso.

“Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.”
1 Corintios 10:23-24 (Reina-Valera 1960)

Hoy leía una publicación de una chica que me preguntaba si era pec…

Sácales de la cárcel

“El Espíritu del Señor Soberano está sobre mí, porque el Señor me ha ungido para llevar buenas noticias a los pobres. Me ha enviado para consolar a los de corazón quebrantado y a proclamar que los cautivos serán liberados y que los prisioneros serán puestos en libertad.” Isaías 61:1 (Nueva Traducción Viviente).

Recientemente asistí a compartir la palabra de DIOS a una cárcel y entendí claramente este versículo. Todos hemos violado la ley de DIOS, unos en menor medida que otros, no obstante todos somos culpables hasta que aceptamos a Cristo en nuestro corazón. Y en este caso las personas que se encuentran en las cárceles están recibiendo las consecuencias de haber violado las leyes del Señor en mayor grado, no obstante también de ellos es la promesa de salir de su cautividad.

Les compartí a los reclusos que sin importar qué crímenes hayan cometido, si confesaren sus pecados y buscaran un arrepentimiento genuino, DIOS les absolvería de sus pecados y les daría un nuevo comienzo. En ese m…

Su sangre pagó mis pecados

“Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.” Isaías 53:6 (Reina-Valera 1960)

¿Quiénes éramos nosotros para merecer tan grande muestra de amor?, ¿Qué bueno hicimos como para merecer que Dios enviara a su Hijo a morir en nuestro lugar?, simplemente nada. Sin embargo Dios mostro su amor inmenso e incomparable para con nosotros al decidir enviar a su hijo a morir en nuestro lugar.

En algún momento de torpeza, cuando no conocía a Dios dije: “Yo no le pedí que viniera a morir por mi, así que yo no tengo porque agradecerle”. Y a pesar de lo tonto o torpe que pueda sonar esa frase tiene cierta verdad: “Yo no le pedí que vinera a morir por mi” y sin embargo Él decidió hacerlo.

Hoy con pleno conocimiento de Dios agradezco su decisión de venir y morir por mi, porque gracias a su sacrificio hoy puedo encontrar perdón de mis pecados.

“Dios amó tanto a la gente de este mundo, que me entregó a mí, que soy su únic…

Cristo es el fin

Pablo utiliza a Israel como un ejemplo para enseñar lo que es la verdadera justicia. “Hermanos, ciertamente el anhelo de mi corazón, y mi oración a Dios por Israel, es para salvación. Porque yo les doy testimonio de que tienen celo de Dios, pero no conforme a ciencia. Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios; porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.” (Romanos 10:1-4).

El texto de Pablo nos desafía con varias preguntas. ¿Ser justificado nos hace justos? Sí, en el sentido de que la justificación nos posiciona como justos. ¿Ser santificados nos hace justos? Sí, en el sentido de que la santificación es el proceso de experimentar la justicia de Cristo obrando en nuestras vidas diariamente. Jesús es nuestra fuente para la justificación y santificación, logramos ambas a través de Su don de gracia.

La mayoría de los cristianos dicen de la boca para afuera: “Jesús es mi fuente de todo…

El creyente que permanece

“Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.”(Juan 15:10). Jesús obedeció fielmente todos los mandamientos de Su Padre y le llama a esto: permanecer.

Algunos cristianos piensan que pueden seleccionar cuáles de los mandamientos de Cristo obedecer. Si no les gusta un mandamiento, simplemente lo ignoran o justifican su desobediencia diciendo: “Yo no lo veo de esa manera, no lo creo así.” Si a la gente no le gusta que un pastor haga un llamado a la santidad, simplemente lo dejan y van en busca de un pastor que acentúe lo positivo. Esa es la razón por la cual la terrible plaga de la apatía se está extendiendo por la iglesia hoy en día. Hemos tenido tanto miedo de las obras, nos hemos irritado tanto acerca del legalismo, que hemos desprestigiado la obediencia.

¿Cómo es posible que un pámpano en Él no permanezca? Jesús dijo: “El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y…

Los guardas sobre los muros

El Antiguo Testamento se cierra con esta asombrosa profecía de Malaquías: “He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible. El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición.” (Malaquías 4:5-6).

Esta profecía se cumplió en gran medida en el ministerio de Juan el Bautista. Un ángel se le apareció al padre de Juan y profetizó que su hijo iba a convertir a muchos en Israel al Señor, y que iría “delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos, y de los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto.” (Lucas 1:17).

Jesús, hablando a sus discípulos acerca de Juan el Bautista, dijo: “Y si queréis recibirlo, él es aquel Elías que había de venir” (Mateo 11:14). Y añadió: “El que tiene oídos para oír, oiga” (Versículo 15). Yo creo que Jesús estaba pi…

Una palabra inusual

Recientemente, el Espíritu Santo me dio una palabra inusual, una que no quería oír. Él me dijo: “Estás atado a una visión muy limitada de los océanos de ternura y amorosa misericordia del Señor. Has soportado mucha culpa, condenación y miedo porque no has permitido que el Espíritu Santo revele la inmensidad de Mis misericordias perdonadoras, sanadoras y reconciliadoras. ¡No me conoces por mi ternura!”

Dios me mostró que esa es una de las causas por las cuales muchos se están rindiendo y apartándose. Cuando un pecado ataca, cuando Satanás viene como una inundación, cuando caes en algún viejo hábito o pecado, el diablo crea esclavitud. Primero, la culpa viene como inundación, después el miedo llena tu corazón. Una sensación de total fracaso e impotencia embarga tu alma. En este punto, a la mayoría de los creyentes se les acaba la gracia, porque su visión de la misericordia de Dios es muy limitada.

Satanás viene a ti y te dice: “Has alcanzado tu límite. Has confesado su pecado vez tras…

Justificacion por la fe

Muchos cristianos hoy están desgastados en sus esfuerzos por rechazar el pecado, ellos vierten toda su energía en ello hasta drenar su última gota de gozo. La victoria que Cristo ha ganado para ellos se pierde en su obstinado esfuerzo personal por establecer una justicia propia.

La justicia que es perseguida por algo diferente a la fe siempre fallará. Nótese que no pueden establecerse a la vez la justicia de Dios y nuestra justicia. Eso significaría que hay dos evangelios: el de Dios y el nuestro. No podemos mezclar nuestra propia justicia con la santa justicia de Dios.

Tal vez usted se pregunte: "¿Pero no se supone que tenemos que poner algún esfuerzo? ¿No dice la Biblia que debemos evitar el pecado?". ¡La única manera de evitar el pecado es a través de Jesús! Él no es sólo una verdad que aceptar, Él es el Dios vivo y nuestro Santificador; su obra santificadora en nosotros no se detiene ni de día ni de noche.

Pablo responde a la pregunta sobre el esfuerzo propio en Roman…

Entronado como rey

El apóstol Pablo escribe que cuando Jesús regrese, "a su debido tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores," (1 Timoteo 6:15). Pablo está diciendo, en esencia: "¡Cuando Cristo venga, va a demostrar a todos que es el Señor!"

Dios el Padre entronó a Cristo como rey de todas las naciones y toda la naturaleza, y como el Señor de la iglesia. Pablo está diciendo: "No importa cómo luzcan las cosas en el exterior. Todo puede parecer fuera de control y puede parecer como si el diablo hubiera tomado el poder. Pero la verdad es que Dios ha puesto todas las cosas bajo los pies de Jesús y ¡Él sigue siendo el rey sobre todas las cosas!".

"Por él fueron creadas todas las cosas que están en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades: todo fue creado por él y para él" (Colosenses 1:16). "Él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia... …

Una cita final

Lleno de angustia y tristeza, pero sereno, el joven subió a su auto. Tenía una cita urgente. A las seis de la tarde, en la glorieta de la Fuente de Agua en la Avenida Palma de la Ciudad de México, tenía un último encuentro con su novia.

Lanzó su auto a toda velocidad. Corrió sin mirar el velocímetro, ni altos ni luces rojas. Al acercarse a la glorieta, divisó a la joven. El sólo verla acrecentó su dolor. Acelerando el vehículo a gran velocidad, se estrelló contra el monumento. El accidente fue horrible. El joven quedó muerto ahí mismo ante la mirada horrorizada de la mujer que lo había abandonado.

Las crónicas periodísticas traen de todo. Esta vez fue una historia romántica pero triste. Un joven, cuyo nombre no recogió la crónica, le pidió a su novia, que lo había dejado, una última cita. Una cita de despedida. Una cita que habría de ser la definitiva. Y, en efecto, fue la definitiva, porque incapaz de soportar el desengaño, el joven, en la forma más drástica, puso fin a sus días.

Muc…

Es cuestión de decidirnos

«El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano.» Proverbios 18:24 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Muchas personas quisieran saber mas de Dios, y muchas personas quisieran recibir mas de Dios, pero no saben como, y ante su situación y su desconocimiento, tienden a mistificar las cosas y tener una relación con un Dios que parece ajeno y que parece saber mejor que nosotros lo que hace, por tanto dice confiar en Él, a pesar de que esto no sea siempre cierto.

Cuando le digo "dice confiar en Él", lo digo con mis reservas, ya que el confiar en alguien o simplemente algo que va a intervenir en nuestra vida y no saber que es eso que va a hacer, no es parte de nuestra naturaleza, es decir, no funcionamos de esa manera, no lo sabemos hacer y siempre tomamos nuestras precauciones de manera instintiva, aun cuando digamos confiar en Dios o en alguien más.

Esto que le cuento no es malo, simplemente es natural, nadie arriesgaría su propia seguridad y su …

Ignorando la Palabra de Dios

Estoy seguro de que Josafat estaba convencido de que estaba actuando con justicia cuando se comprometió a unirse a Acab en la guerra. De hecho, la Escritura dice: “…dijo Josafat al rey de Israel: Te ruego que consultes hoy la palabra de Jehová” (2 Crónicas 18:4). Él dijo: "Vamos a pedir al Señor Su consejo sobre el asunto. ¡No haremos nada hasta que oigamos de Él!"

Dios les hizo saber con claridad Su palabra a Josafat y a Acab, sin dejar duda alguna en cuanto a lo que Él pensaba sobre este asunto: “¡La suerte está echada! Vayan a su propio riesgo. Nada más que muerte y derrota les esperan en el campo de batalla” (Ver 2 Crónicas 18: 16).

En este punto, Josafat parecía dispuesto a obedecer una verdadera palabra profética y a hacer todo lo que Dios le dijera. Sin embargo, durante siglos, los eruditos bíblicos se han maravillado de lo que sucedió después: ¡Cuando llegó la palabra clara, Josafat la ignoró!

Amados, podemos presumir todo lo que queramos acerca de amar a Dios y d…

Provisión ilimitada

El apóstol Pablo clamó a Dios: "Señor, por favor ¡líbrame de este aguijón en mi carne!". Pero el Señor le respondió: "Mi gracia es suficiente para ti" (2 Corintios 12:9). Dios le estaba diciendo a su siervo: "Pablo, vas a tener que vivir con ese aguijón. Pero en medio de tu dolor, Yo te daré toda la gracia que necesites. ¡Tengo una provisión ilimitada para ti!"

El Señor quiere que sepamos que Su gracia es más fuerte que cualquier liberación que Él pueda traer a nuestras circunstancias. ¿Por qué? ¡Su gracia contiene la revelación completa de quién es Él! En pocas palabras, la gracia de Dios es Jesucristo, revelado plenamente en toda santidad, pero con un corazón tierno y compasivo.

Nuestro Padre celestial ve cada parte de nuestro sufrimiento y nos hace estas maravillosas promesas:

"Pero la salvación de los justos es de Jehová, y él es su fortaleza en el tiempo de la angustia" (Salmos 37:39)."Él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de man…

El ve cada paso

Multitudes de cristianos se levantan cada mañana enfrentando problemas indescriptibles, dolores físicos, sufrimiento emocional, problemas económicos. Muchos están tan acosado por los problemas que se preocupan: "Todo esto es demasiado para mí, ya no tengo la fuerza para luchar contra estas cosas. ¿Cómo voy a lograrlo?"

Nuestro ministerio recibe muchas cartas de santos que soportan circunstancias extremadamente difíciles todos los días. Una mujer de Dios escribió: "He estado casada por más de treinta y cinco años, y soy una abuela; pero ahora mi familia está siendo destruida por mi marido adúltero. Él fue lleno del Espíritu Santo y fue usado por el Señor, pero ahora es un mujeriego amargado, lleno de lujuria. Por favor, oren por mí. Él ha extraído todo el amor de mí, y soy tan infeliz. No creo que pueda soportar por más tiempo."

Nuestro Padre celestial ve cada paso de nuestra vida y a pesar de todas nuestras crisis y dificultades, nos manda una y otra vez en las E…

Moldelado por la gracia de Dios

Considera lo que Dios nos dice sobre la oración. En primer lugar se nos dice: "Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano" (Isaías 55:6). A continuación, la Biblia dice: "No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios" (Romanos 3:11). En la Escritura es un hecho que no vamos a buscar al Señor como deberíamos.

Una y otra vez se nos muestra estándar de perfección y nuestra incapacidad de alcanzarlo. ¿Por qué? Es para que podamos evitar el destino de los fariseos. Se levantaban muy temprano y hacían oraciones largas. Hicieron reglas para mantener una apariencia de conducta santa. Pero Jesús señala que, si bien parecían limpios por fuera, sus corazones estaban oscuros y podridos. "Vosotros los fariseos limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de rapacidad y de maldad" (Lucas 11:39).

Dios está buscando un trabajo más profundo en nosotros, más profundo de lo que podríamos lograr por nuestr…

La suerte está echada

“Alea Jacta Est” en latín. Es una expresión emitida por el historiador y biógrafo romano Suetonio (70-126 ddC.), y generalmente atribuida a Julio César al cruzar el río Rubicón, entre Italia y la Galia Cisalpina, cuando se rebelaba contra el Senado romano y daba comienzo así a una larga y cruenta guerra civil.

Hay quienes suponen que en realidad dijo “¡Echad la suerte!”, que no es lo mismo. Aún cuando un sentido u otro hacen referencia a “librar algo al azar”, personalmente creo que un abogado, político y formidable militar como Julio César difícilmente haya sido capaz de librar al azar una decisión tan importante y de consecuencias tan perdurables.

Cuando decide rebelarse contra la autoridad del Senado, ya tenía enemigos que en algún momento habían puesto precio a su vida. Ahora tendría muchos más. Asumía grandes riesgos, pero calculados. Había diseñado puntillosamente el destino de sus ejércitos y con extremo cuidado las estrategias a desarrollar durante las campañas. Si algo resul…

¿Por que no te perdonas?

Es increíble como un error del pasado puede afectar en gran manera tu presente y aun más tu futuro. Conozco personas que cometieron un error hace muchos años y aun hoy en día siguen sintiéndose culpables y a pesar que le han pedido perdón a Dios en muchas ocasiones, siguen sintiéndose mal consigo mismo y en muchos casos pensando que Dios no los ha perdonado.

Humanamente hablando a nosotros nos cuesta perdonar a aquella persona que nos hizo un mal, pero no es el caso de Dios, cuando nosotros le pedimos perdón a Dios con un corazón sincero y arrepentido, Él nos concede el perdón automáticamente, no tienes que hacer más nada, no tienes que caminar descalzo diez kilómetros para que te perdone, no tienes que tirarte al suelo y hacer penitencias para que Él te otorgue su perdón, lo único que necesitas es reconocer que fallaste, estar arrepentido genuinamente y pedirle perdón a Dios, expresarlo con tu boca y entonces Dios te concede sin preguntas ni reproches su perdón.

¿Qué es lo que no te …

Evaluadores de ángeles

La iglesia del primer siglo en Corinto tenía pecados graves y problemas perpetuos. Grupos de interés especial en peleas trascendían la unidad de la iglesia; una relación amorosa incestuosa se estaba llevando a cabo mientras la iglesia se hacía la vista gorda. Muy pocos de nosotros querrían ser parte de tal comunidad eclesiástica. Sin embargo, tenían otro problema más: los pleitos judiciales.

A fin de lidiar con esto, Pablo presentó un argumento inesperado: «¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¡Cuánto más asuntos de esta vida!» (1 Corintios 6:3).

¿Qué quiso decir Pablo con eso de que «hemos de juzgar a los ángeles»? Algunos creen que eso se refiere a los santos redimidos que estarán acordando con Dios en cuanto a la condenación de los ángeles caídos en el juicio ante el gran trono blanco (Judas 6; Apocalipsis 20:7-15). Ciertamente esto es una posibilidad. Pero hay otra interpretación que podría tener más sentido.

La palabra griega que se usa para juzgarsignifica «separar, se…

Espera grandes cosas

Que por fe […], sacaron fuerzas de debilidad… —Hebreos 11:33-34

Guillermo Carey era un hombre común con una fe extraordinaria. Nacido en el siglo xviii en un hogar de clase obrera, se ganaba la vida como zapatero. Mientras trabajaba, leía teología y diarios de exploradores. Dios usó su Palabra y las historias sobre descubrimientos de nuevas poblaciones para generarle una pasión por el evangelismo mundial. Fue como misionero a la India, y no solo se dedicó a la evangelización, sino que también aprendió dialectos nativos a los cuales tradujo la Palabra de Dios. Así expresó su pasión por la obra misionera: «Espera grandes cosas de Dios y emprende grandes cosas para Él». Carey puso en práctica sus palabras, y su ejemplo ha inspirado a miles para dedicarse al servicio misionero.

La Biblia habla de muchos cuya fe en Dios produjo resultados asombrosos. Hebreos narra sobre aquellos «que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuego…

Están observando

Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres. —Tito 3:2

Hace varias décadas, un evento en la escuela secundaria me destrozó. Practicar deportes era sumamente importante para mí. El que más me gustaba era el básquetbol, y pasaba horas y horas practicando. Así que, no calificar para el equipo en mi último año, después de haber jugado desde el principio, me hizo trizas.

Decepcionado y confundido, seguí adelante. Acompañaba al equipo y llevaba el registro de los lanzamientos y los rebotes de mis amigos, hasta que llegaron a la semifinal del campeonato estatal… sin mí. Para ser sincero, jamás pensé que ellos estaban observando mi reacción. Simplemente, lo había enfrentado lo mejor posible. Por eso, hace poco, me sorprendió oír que varios de mis compañeros le dijeron a mi hermano que mi reacción había sido para ellos una lección de cristianismo… una imagen de Cristo. Mi idea no es decirte que hagas lo mismo, ya que no est…

Amigos que oran

Hermanos, orad por nosotros. —1 Tesalonicenses 5:25

Me encontré para almorzar con mi amiga Ángela después de varios meses sin haberla visto. Cuando estábamos por despedirnos, sacó una hoja de papel con notas de nuestro último tiempo juntas. Era una lista con mis pedidos de oración por los que ella había estado orando desde aquel entonces. Fue leyendo cada uno y preguntándome si Dios ya había contestado o si tenía que actualizar algo. Después, hablamos de sus peticiones. ¡Qué alentador es tener un amigo que ora!

El apóstol Pablo mantenía una relación de oración con las iglesias a las que servía; entre ellas, la de Tesalónica. Le agradeció a Dios por la fe, el amor y la esperanza de sus miembros (1 Tesalonicenses 1:2-3). Anhelaba verlos, y le pedía al Señor «de noche y de día» poder visitarlos otra vez (3:10-11). También oraba para que Dios los hiciera «crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos» (v. 12), y para que sus corazones fueran irreprensibles delante de Él (v…

Dar gracias en todo

Dad gracias en todo… —1 Tesalonicenses 5:18

Mi hija es alérgica a los cacahuetes. Es tan sensible, que el solo hecho de comer un mínimo fragmento de este fruto pone en riesgo su vida. Por lo tanto, revisamos cuidadosamente las etiquetas de los alimentos. Dondequiera que vamos, llevamos una jeringa con medicina para contrarrestar las reacciones alérgicas. Y cuando salimos a comer, llamamos con anticipación y averiguamos qué platos incluye el menú del restaurante.

A pesar de estas precauciones, no dejo de preocuparme por su seguridad, tanto ahora como en el futuro. Me cuesta estar agradecida por esta situación. No obstante, la Palabra de Dios desafía: «Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús» (1 Tesalonicenses 5:18). No hay vuelta que darle. Dios desea que oremos dando gracias cuando el futuro es incierto, cuando se nos rompe el corazón y cuando escasean las provisiones.

Es difícil estar agradecido en medio de las dificultades, pero no e…

Mirando a Jesús

He estado cargado por aquellos de ustedes que actualmente pasan por pruebas, luchas o confusión del alma. Quiero que usted sepa que Dios ve exactamente dónde está y Él no le ha olvidado; de hecho, ha estado caminando junto a usted a través de su situación. Él quiere que sea consciente de Su gran amor y quiere que este conocimiento disipe cualquier temor aferrado a su corazón.

No debemos tener miedo de enfrentar valles en nuestra vida porque Dios está con nosotros. En medio de esas situaciones, Él nos pide que hagamos una sola cosa: buscarle. Él es nuestra roca, nuestra torre fuerte y nuestra salvación. Sólo en Él podemos esperar, todo lo demás falla, pero Él es seguro por toda la eternidad.

Recientemente tuve el privilegio de ministrar en una prisión de Luisiana, junto al Pastor Jim Cymbala de Tabernáculo de Brooklyn. Aunque esos presos no están en una situación ideal, escuchamos testimonio tras testimonio de vidas que han sido redimidas. A pesar de que en lo natural no tienen liber…

¿Es Jesús el único camino?

El rabino Schmuley Boteach dice: «Estoy absolutamente en contra de cualquier religión que diga que una fe es superior a la otra. No veo cómo eso sea en alguna forma diferente al racismo espiritual. Es una manera de decir que estamos más cerca de Dios que ustedes, y eso es lo que lleva al odio.»

Algunas personas consideran a Hechos 3:14-20 y Juan 14:6 como arrogancia, estrechez mental y un epítome de fanatismo. En una época de pluralismo y tolerancia religiosos, esta afirmación de exclusividad es políticamente incorrecta. La profesora Rosemary Radford la rotuló de «absurdo chovinismo religioso», mientras qu un rabino judío la llamó una «dictadura espiritual» que promueve el tipo de actitud petulante y superior que puede llevar al odio y a la violencia hacia personas que tienen una fe distinta.

Así que, ¿sobre qué base creemos que la afirmación de Jesús en Juan 14:6 sea cierta?
• Jesús es único en Su clasificación. Pedro proclamó a Jesús como el «Santo y Justo» (Hechos 3:14), el «Autor …

Dios no se guardará ningún bien para ti

“El rey se alegra en tu poder, oh Jehová; Y en tu salvación, ¡cómo se goza! Le has concedido el deseo de su corazón, Y no le negaste la petición de sus labios.” Salmo 21:1-2 (Reina-Valera 1960)

DIOS es misericordioso y bondadoso. Tanto que concedió salvación al mundo entero. ¿Qué será aquello que el SEÑOR nos pueda negar, si ya nos ha dado todo en Cristo Jesús?

El creyente en ocasiones se desanima al no obtener lo que esperaba de parte de DIOS, y esto puede ocasionar confusión en su interior. Y cuestionamientos acerca de la voluntad del Creador para bendecirle. No obstante en esos momentos éste debe recordar todas las bendiciones que ha recibido de parte de Él, comenzando por la salvación.

La única razón por la cual DIOS no concede una petición es porque ello no le sirve en Su propósito, o porque le causaría daño al creyente. Pues la bendición del SEÑOR es la que enriquece y no añade tristeza con ella.

Cuando existan cuestionamientos en tu corazón acerca de peticiones que no han sido …

Entrega el peso del pecado, es facil

“Vengan, pongamos las cosas en claro — dice el Señor —. ¿Son sus pecados como escarlata? ¡Quedarán blancos como la nieve! ¿Son rojos como la púrpura? ¡Quedarán como la lana!” Isaías 1:18 (Nueva Versión Internacional).

El pecado separa a los creyentes del SEÑOR. Pecados acumulados y no confesados a DIOS merman la vida del cristiano. El creyente puede pasar días enteros llevando el peso del pecado sin darse cuenta, no obstante ello le entristecerá.

Cada vez que un creyente reconoce sus faltas, éste recibe ayuda de DIOS para avanzar firme en Su voluntad. Por el contrario no confesar nuestras faltas será cada vez más pesado. Si bien es cierto que la relación Padre e hijo de DIOS y los suyos no cambia cuando éstos pecan, también es cierto que confesar sus pecados en una necesidad para mantener una conciencia limpia y sin culpa ante DIOS. Jesús sabía esto por eso comparó el lavado de los pies de las personas como confesar pecados al Padre, es decir no tener que ser lavados de nuevo por Su s…

Dale a tu prójimo una nueva oportunidad

“El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel;” Isaías 61:1 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Dentro de los creyentes fue depositado poder que es la vida misma. Hablo del Espíritu Santo. Él es poder que transforma las debilidades temporales en poder eterno. El Espíritu de Dios libera las almas de los cautivos para convertirles en seres trascendentes. En cada creyente de Jesucristo fue depositada la respuesta a toda aflicción propia o ajena, no obstante debe creerse en el poder del Espíritu Santo para obtener la mejor solución.

El creyente debe comprender la gran dadiva que ha recibido en el Espíritu Santo y compartirla. Con aquellos vecinos que día a día viven amargados, con los enfermos que son puestos a su paso, con aquellos que viven en cautividad, en fin, con aquellos que anhelan una nueva oportun…

¿Qué le ofreces a Dios?

Si consideramos a Dios como Padre y como Señor nuestro tendremos a bien ofrecer siempre lo mejor de nosotros o de lo que hagamos. Pero, ¿Qué pasa cuando lejos de ofrecer lo mejor le ofrecemos lo que sobra o lo peor?

La Biblia narra un suceso en el que Dios responde a su pueblo por la clase de ofrenda que éste le está ofreciendo:

“El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre? En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo. Y dijisteis: ¿En qué te hemos deshonrado? En que pensáis que la mesa de Jehová es despreciable. Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos.”
Malaquías 1:6-8 (Reina-Vale…

¿Quién dice que no puedes?

A veces somos tan prestos para asimilar lo negativo y no lo positivo. Se nos hace muy fácil creer que no vamos a poder hacer algo y muy difícil pensar que sí lo podemos lograr.

Y es que en ocasiones pareciera que creemos más las mentiras que el enemigo lanza a nuestra mente que las verdades escritas e inspiradas por Dios que se encuentran en las Sagradas Escrituras.

Hay un versículo en la Biblia que es de los mas populares, sin embargo muchas veces lo olvidamos fácilmente, este versículo dice: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Filipenses 4:13.

¿Qué es lo que crees que no puedes lograr?, ¿Quién dijo que no lo puedes hacer?, ¿En que momento se te olvido que Dios es quien te da las fuerzas para lograr todo?

Hay algo que debemos tener muy claro, nada de lo que logramos lo hacemos por nuestra propia cuenta, todo lo que logramos es porque Dios nos permitió y nos dio la capacidad para hacerlo, independientemente que creamos que así fue o no.

A veces nos jactamos de que logramos esto…