06 abril 2013

De luna de miel en el desierto

«Pero he aquí que yo la atraeré y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón.» Oseas 2:14 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Hace unos días escuché una frase que me fascinó, que realmente me movió el tapete, alguien dijo "Dios quiere llevarnos de luna de miel al desierto", wow!, que frase!, ahora si pudiera dejar de lado mi actitud grinch y ser cursi junto con Dios!

Sé que muchas personas se preguntarán si en realidad estoy siendo sarcástico al decir que me emociona el hecho de que Dios pretenda llevarnos de luna de miel al desierto, pero no, realmente entiendo este hecho, o bien esta verdad como un gesto de amor, como un detalle tierno, como una muestra del amor que Dios nos tiene, y si me los permite, le explicaré porqué.

La Biblia está llena de símbolos, los cuales nos ayudan a entender mejor a Dios y a sus planes para con nosotros, quiero entender que es mas fácil el que se nos "pegue" una imagen gráfica que un texto largo y aburrido con una explicación, de modo, que cuando leemos la Biblia y nos encontramos con ciertos ejemplos, podemos entender perfectamente lo que Dios nos quiere decir.

Creo que lo que mas les cuesta a las personas es el tener una fe auténtica, es decir el pasar de creer lo que ellas quieren creer a creer en lo que Dios necesita que creamos, es por eso que nos puso las cosas sencillas en la Biblia, para que identifiquemos que es lo que viene de Dios y que no.

En la Biblia, el agua representa a la palabra de Dios, todo lo que sale de la boca de Dios, todo lo que está escrito en la Biblia y es capaz de generar vida, por tanto cada vez que Dios menciona el agua, menciona la necesidad del conocimiento de la palabra de Dios, ya que sin esta, las personas solo se perderían en sus necesidades y en sus pensamientos, sin tener un parámetro de lo correcto o de lo justo.

El desierto por su parte, es un ambiente hostil, es un territorio seco, donde todo menos la palabra de Dios abunda, hace unos meses le recordaba en estas líneas, que el desierto es como un campo de pruebas, en donde Dios pone a prueba todo aquello que sabemos, entendemos y creemos de Él y acerca de Él, es un lugar donde solo los jugadores de alto rendimiento son invitados, un lugar para probar armas de alto calibre, ya que el desierto tiene un ambiente propicio para estas pruebas, pero el hecho de que en el desierto no abunde la palabra de Dios, no quiere decir que Dios no habite ahí, o si?

Muchas personas entienden por desierto una situación adversa, y creo que es una buena definición, hay personas que entienden por desierto esas épocas en las que la oración nomás no se nos da, y creo que es una muy buena muestra de lo que es el desierto, o bien el desierto puede ser una época rica de oportunidades atractivas con cara de buenas, pero con motivos o fundamentos cuestionables, en donde solo lo que creemos y entendemos de Dios nos pueden sacar adelante, en otras palabras es el tiempo o el lugar en donde nuestra fe es puesta a prueba.

En otras palabras, Dios nos permite pasar por desiertos y no tanto para ponernos a prueba, sino para que aprendamos a aplicar ese famoso término de "abandonarnos" en Él, es decir, nos lleva a un ambiente seco, hostil, sin su palabra (agua), donde probablemente el orar no nos sea fácil, para que aprendamos a depender solo de Él, en el que no nos quede de otra mas que rendirnos y caer inevitablemente en sus brazos, en donde no tengamos otra cosa que nuestra fe, y cuando digo fe, no me refiero a la certeza de que nos va a sacar de ahí, sino fe en todo lo escrito por Dios, donde Él sigue siendo Rey de Reyes y Señor de Señores, y nosotros seguimos siendo sus hijos y nuestros propósitos no han cambiado, solo que nos falta la entrega y el abandono a nuestras necesidades y gustos para que terminemos por depender de Él, y salir victoriosos de la mano de ese lugar y de ese sentimiento.

No le parece emocionante?, el desierto es un lugar para entrar solos y salir acompañados, es un lugar para entrar confusos y salir llenos de fe, es un lugar para tener miedo y salir victoriosos, es un lugar para abandonarnos y ganar el universo, creo que no hay mejor lugar al que Dios nos pudiera querer llevar, no lo cree?, Dios si que es todo un romántico que nos quiere halagar y nos quiere llenar de sus favores, solo tenemos que recordar que este juego se juega a su modo y no al nuestro.

Es por esto que podemos entender que Pablo el Apóstol se alegraba en las tribulaciones, las veía cada una de ellas como un desierto, las veía a cada una de ellas como una oportunidad de profunda intimidad con Dios, él si aprendió a ver a Dios y a su plan antes que a sí mismo, como muchos dicen y como muchos pretenden hacernos creer.

Por tanto si usted esta en medio de un desierto, por favor deje de pensar que tiene que ver con su pecado o con un castigo por parte de Dios, por el contrario, alégrese, ya que Dios le está invitando a encontrarse con Él en una luna de miel en el desierto, de la cual regresará victorioso, engrandecido, lleno de favores y de privilegios.
Rene Giesemann