04 abril 2013

La importancia de entender los tiempos

«Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.» Eclesiastés 3:1 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Pensar en Salomón el Rey me emociona, pensar que un solo hombre pudo transformar un Reino y llevarlo a ser el mas grande Reino sobre la tierra, solamente por tomar las decisiones correctas, ufff!!, que genial no?

Y me pongo a pensar el hecho de que no solamente el que haya pedido sabiduría le haya contado para lograr todo lo que logró, sino el hecho de estar dispuesto a ponerla en práctica, ya que una cosa es ser sabio y otra muy distinta es el estar dispuesto a hacer siempre lo correcto y siempre lo mejor, no lo cree usted?

Ya que la sabiduría es algo que no es tan escaso entre las personas, pero la disposición a dejar de hacer lo que nos gusta y lo que nos acomoda por hacer lo bueno, lo que es justo y es correcto si lo es, a pesar de saber que hacer, las personas toman decisiones en contra de lo que saben que tienen y deben hacer, inaudito, no lo cree?

Es por eso que la Biblia nos recuerda que aquel que sabe hacer lo que es correcto y no lo hace, le es tomado por pecado, es decir, el fingir demencia por conveniencia, es lamentablemente uno de los pecados mas comunes.

Es por eso que Salomón escribió libros que en lo personal los caracterizo dentro de los mas emocionantes de la Biblia, ya que son el reto y la garantía del éxito en cualquiera de las áreas de nuestra vida, el trabajo, las relaciones, el matrimonio, la fe e incluso la intimidad de pareja, Salomón no solo recibió y aplicó la sabiduría, sino que dejó un legado para que todos podamos ser beneficiados de eso que tan atinadamente se le ocurrió pedirle a Dios.

Una de las cosas que Salomón supo mejor hacer, fue hacer las cosas en el tiempo y en el lugar correctos, ya que entendió que el orden es el principio y el fundamento de toda bendición y de toda vida exitosa, por ello siempre separó lo importante de lo urgente, lo santo de lo común y cada uno de sus roles, para poder ejecutarlos con gran eficacia y fue un ejemplo de ello.

Si nos ponemos a pensar que la sabiduría que Salomón tuvo y usó para reinar lo llevaron al punto de cobrar entrada a la ciudad de Jerusalén y llegaban a recaudar hasta 16,000 kilos de oro diarios solo por el concepto de entradas a la ciudad, a cualquiera le dan ganas de pedirle sabiduría a Dios, no lo cree?, pero tenemos que tener en cuenta que había cosas que Salomón no recibió las cosas por magia, ni por gracia, el orden y la disciplina eran parte de su vida antes de la sabiduría, ya que ellas le llevaron a la presencia de Dios y le aseguraron el oído de Dios y fue por su constante orden y disciplina y su constante presencia delante de Dios que Dios escuchó y concedió aquello que había pedido.

Salomón luego escribió que para todo hay un tiempo y me encanta la descripción que usa en los versículos que le siguen a la cita de hoy, ya que muchas veces hacemos cosas fuera de tiempo y no nos damos cuenta que chocamos con el esquema y el plan de Dios, solo por no observar los tiempos.

Es curioso que la Biblia empiece describiendo tiempos, lo ha notado?, si no fueran importantes lo tiempos, la Biblia solo relataría todo lo que Dios hizo, pero probablemente no haría tanto énfasis de en que día hizo que y que significa da día.

Desde el principio Dios designa un día para que dejemos de hacer todo y lo dediquemos a Él, pero que interesante que nos entendemos mas inteligentes que Dios, ya que hay quienes aprovechan que irán a la presencia de Dios o simplemente a la iglesia y aprovechan para pedir y obtener todo lo que puedan de Dios y si no, cuando menos desahogarse y sacar todo lo que hay en ellos, siendo que Dios diseñó un día para que tengamos intimidad con Él, pero intimidad con Él no significa pedir, no significa ir a la iglesia, significa dejar todo lo que es importante para nosotros y hacer y enfocarnos en lo que es importante para Él.

Últimamente he visto muchos comentarios y muchas imágenes e incluso videos acerca de lo incómodo que es convivir con alguien que no puede soltar su teléfono móvil ni por un minuto para poder convivir adecuadamente con las personas de su entorno, pues con Dios no es diferente, imagine sus necesidades y sus problemas y va a "visitar" a Dios y no hace mas que ver sus problemas y sus necesidades, de la misma manera que hacen muchos con su teléfono móvil, por mas bueno que sea Dios, esa "visita" no surtirá efecto alguno.

Dios creó el "Día del Señor" para que le honremos, para que vayamos a su presencia y sea Él el halagado, el convencido, el consentido, nuestro objetivo de ese día y no alguien a quien hablamos sin mirar a los ojos y sin levantar la cabeza siquiera, que tremendo, no?

Cuando decidimos dejar nuestros problemas en casa y dedicamos un día y si no, cuando menos un horario especial para hacer y cumplir con lo que Dios demanda de nosotros en el día de reposo, es cuando se desata el poder del Reino de los Cielos sobre nosotros a causa de nuestra obediencia, es cuando verdaderamente recibimos el favor de Dios y nada de lo que suceda a nuestro alrededor debe de afectarnos, pues ahora si estamos verdaderamente en manos de Dios, de acuerdo al tiempo que marcó.
Rene Giesemann