13 mayo 2013

Gracia y perdón suficientes

A diferencia de los otros sumos sacerdotes, él no tiene que ofrecer sacrificios día tras día, primero por sus propios pecados y luego por los del pueblo; porque él ofreció el sacrificio una sola vez y para siempre cuando se ofreció a sí mismo. —Hebreos 7:27

En Levítico capítulo 16 se describe la ceremonia del día del perdón. Lo que el pueblo judío llama “Yom Kippur”. Esta ceremonia se realizaba de manera anual. En ella todo el pueblo confesaba los pecados que había cometido en el año que había transcurrido y ellos eran perdonados. Los pecados del pueblo eran confesados sobre un chivo expiatorio el cual era enviado al desierto, lejos, y en ese momento el pecado era disipado ante los ojos de DIOS. Y según la tradición judía los nombres de aquellos que eran perdonados se incluían un año más por el SEÑOR en el libro de la vida. No obstante esos sacrificios no acababan con el pecado de ellos siendo que año con año debían volver a hacer lo mismo. Fue cuando DIOS lo hizo. Él envío a Jesucristo a la humanidad para ofrecer el perdón de pecados definitivo a todo aquel que crea en Él.

A diferencia de los sacrificios de animales que no satisfacían la justicia de DIOS, Jesucristo se entregó a sí mismo para lavar la culpa y maldad de toda la humanidad, esto de aquellos que lo crean. Jesús es DIOS mismo y con Su sangre compró la plenitud de todo el que lo crea. Él borró la mancha del pecado de los suyos y desapareció sus pecados. No existe necesidad de ningún otro sacrificio, mas solo creerlo.

Si tú has aceptado a Jesús como Señor y Salvador, nadie puede condenarte por tus pecados. El enemigo no tiene potestad para restregarte tus pecados, él fue derrotado en la cruz. Jamás te condenes por algo que DIOS ya perdonó y olvidó. Por el contrario vístete a diario de la justicia que Jesús te ha regalado por medio de Su sacrificio (Romanos 5:17).

Si has sido perdonado por DIOS, nadie puede deshacer lo que Él ha hecho. (Isaías 43:13).

En Cristo se recibe el perdón y gracia suficientes, Él es la fiesta del perdón. Valóralo.
Richy Esparza