Entradas

Mostrando entradas de junio, 2013

La marca del creyente maduro

La marca de un creyente maduro es la negativa a ser “llevados por doquiera de todo viento de doctrina” (Efesios 4:14). Tales creyentes no pueden ser manipulados por ningún maestro. Ellos no tienen necesidad de correr de aquí para allá, porque están dándose banquetes en verdes pastos, están creciendo en Cristo. Ellos han aprendido a Cristo. No serán cautivados por la música, amigos, personalidades o milagros, sino por un hambre de la Palabra de Dios pura.

Pablo dijo: “para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.” (Tito 2:10). ¿Cuál es la doctrina de Cristo? La gracia de Dios nos enseña que “renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente” (Tito 2:12). La doctrina de Cristo te conformará a la imagen de Cristo y expondrá todo pecado oculto y todo anhelo de maldad.

¿Está tu maestro reprendiendo con autoridad, hablándote y exhortándote a abandonar el pecado y a derribar todos los ídolos como se indica en Tito 2? ¿Est…

Llegar a conocer a Jesús

Después de su encuentro con los diez leprosos (ver Lucas 17:11-19), Jesús y los apóstoles probablemente comieron algo y estaban lejos del pueblo. De pronto, oyeron un bullicio detrás de ellos y cuando miraron atrás, vieron a un hombre correr hacia ellos, que ¡gritaba y agitaba sus brazos! Uno de sus discípulos dijo: “¡Es uno de los diez leprosos del pueblo!” A medida que se acercaba, le oyeron gritar: “¡Gloria a Jesús! ¡Alabado seas!”.

¡Era el leproso samaritano! Cuando vino a Jesús, ¡se postró a sus pies y prorrumpió en alabanza y gratitud! Desde su interior derramó adoración para el Hijo del Dios viviente: “¡Tú eres el Hijo de Dios, Gloria!”.

Jesús lo miró y dijo: “¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?” (Lucas 17:17). Él preguntaba: “¿Por qué sólo tú? ¿Dónde están tus amigos, los otros que sané?”.

Amados, ¡ésa es la pregunta que Jesús sigue haciendo hoy! De las muchas multitudes que Él ha sanado y limpiado, ¡tan sólo un remanente es atraído de vuelta a…

El himno de victoria

¡Los hijos de Israel estaban en una situación imposible!

El Mar Rojo estaba delante de ellos, las montañas a su izquierda y su derecha, y Faraón con sus carros de hierro se acercaban por detrás. El pueblo de Dios parecía desamparadamente atrapado, como presa fácil esperando ser cazada. Sin embargo, lo creas o no, Dios deliberadamente los había conducido a este lugar precario.

Había pánico en el campamento de Israel. Los hombres temblaban de miedo, y las mujeres y los niños lloraban mientras se agrupaban alrededor de los abuelos y otros parientes. De repente, Moisés fue rodeado por airados jefes de familia que gritaban: “¡Sin duda este es el fin! ¿No había suficientes sepulcros en Egipto para enterrarnos allí? ¿Tenias que sacarnos hasta aquí para morir? Te dijimos en Egipto que nos dejes tranquilos. ¡Era mejor ser esclavos allí que morir en este miserable desierto! “ (Ver Éxodo 14:10-12)

Me pregunto si incluso Moisés tuvo un momento de turbación acerca de sus circunstancias. Sin emb…

Su misericordia

Hemos de predicar sobre la misericordia del Señor a toda la humanidad. David dijo: “He publicado tu fidelidad y tu salvación; no oculté tu misericordia y tu verdad en grande asamblea.” (Salmo 40:10).

David no sólo se apropió de este maravilloso mensaje para sí mismo, él sabía que era sumamente necesario para toda la congregación y para un mundo que sufre. David estaba agradecido de Dios por tan grande amor, porque estaba rodeado de sus propios fracasos: “Me han alcanzado mis maldades” (Salmo 40:12). No importa cuán gravemente la gente haya pecado, Dios aun los ama. Por eso envió a Su Hijo. ¡Y eso es lo que deberíamos estar predicando al mundo!

¿Puedes decir con David: “No oculté tu misericordia en grande asamblea”?

Tal vez uno de los versículos más citados y cantados en toda la Palabra de Dios es éste: “Porque mejor es tu misericordia que la vida; mis labios te alabarán.” (Salmo 63:3). Te puedes preguntar, “¿Qué quiere decir con que Su misericordia es mejor que la vida?” ¡La vida e…

Dios está trabajando

Un mensaje clave para los creyentes hoy en día es que Dios tiene todo el futuro pre-programado. Él sabe el momento exacto en que Cristo regresará, y la Gran Tribulación, el Juicio Final y la Batalla de Armagedón están todos en Su calendario.

El Dios que controla todo el cielo y la tierra, dijo: “He aquí que las naciones le son como la gota de agua que cae del cubo, y como menudo polvo en las balanzas le son estimadas…Como nada son todas las naciones delante de él; y en su comparación serán estimadas en menos que nada.” (Isaías 40:15, 17).

Dios quiere que nos mantengamos trabajando hasta el regreso de Cristo. Eso simplemente significa que tenemos que trabajar como si el fin no viniese nunca, y vivir como si éste fuese mañana.

Dios todavía lleva la cuenta de los cabellos de nuestra cabeza. Él todavía está contando los gorriones que caen a tierra, todavía está escuchando las peticiones antes de que se le pida, y todavía sigue respondiendo antes de que le llamen. Él todavía está dando …

La carrera fatal

La palabra carrera indica competencia y en Hebreos 12:1 al pueblo de Dios se le compara con corredores en una carrera de larga distancia. Hoy, la carrera se ha corrompido y el premio se ha vuelto carnal.

Si pudiéramos pasar tan sólo unos minutos en cielo, nunca más volveríamos a competir en una carrera carnal. ¡Si sólo pudiéramos experimentar un breve caminar en las puertas de la ciudad de Dios, bebiendo de su paz, de su belleza, del esplendor celestial; si oyéramos los grandes coros de ángeles cantando las glorias del Señor; si camináramos entre los patriarcas, los mártires, los apóstoles, los que salieron de la gran tribulación; si visitáramos a nuestros seres queridos que ya partieron; si sintiéramos el brillo de la luz santa de Dios; y más que todo, si vislumbráramos el rostro del resucitado Cordero de Dios y sintiéramos la gloria, el calor y el sentido de seguridad brillando desde Su presencia!

¿Volveríamos alguna vez a esta Tierra a retomar esta carrera fatal otra vez? ¡Nunca!…

Muéstranos tu gloria

Pedro y Juan estaban caminando hacia el templo cuando se encontraron con un mendigo cojo. Al oír sus ruegos pidiendo limosna, Pedro respondió: “No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.” (Hechos 3:6).

¡El mendigo fue sanado instantáneamente! Fue un milagro que tuvo un efecto impactante: “Y teniendo asidos a Pedro y a Juan el cojo que había sido sanado, todo el pueblo, atónito, concurrió a ellos al pórtico que se llama de Salomón” (3:11). Acá también vemos otra asombrosa escena de la manifestación de la gloria de Dios.

El cojo que había sido sanado “se asió” de Pedro y de Juan. Ésta es la figura de alguien sujetándose por su propia vida, agarrado sin ninguna vergüenza. Es como si este hombre dijera: “¡La presencia de Dios es real! He estado sentado en este lugar durante años, rogando que me ayuden, pero nunca he experimentado algo como esto. ¡Él ha movido mi alma más que cualquier cosa que haya conocido!

Dios ama un cor…

Considera los fracasos

¿Consideras que Moisés era un fracaso? ¡Difícilmente! Él fue a Israel lo que Washington y Lincoln juntos fueron para América y aun más. Pero mira de cerca la vida de este gran legislador. Su carrera comenzó con un asesinato, seguido de cuarenta años escondiéndose de la justicia.

Moisés era un hombre con temor e incredulidad. Cuando Dios lo llamó para sacar a los israelitas de la esclavitud, él suplicó: “nunca he sido hombre de fácil palabra…porque soy tardo en el habla” (Éxodo 4:10). Toda su vida Moisés deseó entrar en la Tierra Prometida, pero sus fracasos le impidieron entrar. Aun así, en Hebreos 3:1-2, Dios compara la fidelidad de Moisés con la de Cristo. Los fracasos de Moisés no le impidieron entrar al Salón de los Campeones de Dios.

Generalmente pensamos en Jacob como el gran guerrero de oración que luchó con el ángel del Señor y prevaleció. Sin embargo, la vida de este hombre estaba llena de evidente fracaso. Cuando joven Jacob engañó a su padre ciego con el fin de robar la h…

Siete dias en una cueva

La familia la formaban tres personas: Daniel Stolpa, joven de veintiún años de edad; su esposa Jennifer, de veinte años; y el hijito de ambos, Clayton, de cuatro meses.

Andaban juntos de turismo en Canadá. Sin rumbo específico, transitaban por un camino serpenteado hacia las alturas de una montaña. Y era invierno.

Todo iba bien, hasta que el automóvil se dañó. Tuvieron que abandonar el vehículo y andar a pie por la sierra nevada en busca de auxilio. Cuando menos pensaron, se hallaron en medio de una terrible tormenta de nieve.

Daniel halló una cueva en la montaña y pensó pasar esa noche en ella. Pero la tormenta arreció, y aunque estaban sin agua, sin comida y sin más protección que la ropa que traían puesta, no podían moverse de allí.

Pasaron siete días aguantando el intenso frío. Y por fin, Daniel dejó a su esposa y a la criaturita para buscar auxilio. Caminó veinticinco kilómetros hasta hallar asistencia, y al fin todos fueron rescatados. Aunque la baja temperatura congeló parte de…

Diario de una joven asesina

Era su librito de apuntes diarios, apuntes que iba haciendo, cada día, una joven de catorce años de edad. ¿Qué cosas podría escribir en ese diario? Cosas juveniles: impresiones de muchachos, actividades de colegio, paseos, fiestas.

Pero un día, justamente el primero de enero, la joven escribió: «Querido diario: Es principio de año, y ya no aguanto más. Tengo que quitarme de encima una carga que ya no puedo llevar. Yo maté a mi hermanita.»

El diario sigue narrando: «Fui hasta su cuarto y le dije que la quería mucho. Cubrí, entonces, su boca, y la sofoqué. Tú, mi querido diario, eres a quien primero le cuento. Gracias. Ahora me siento mejor.»

Ya hacía cinco meses que esta adolescente había matado a su hermanita de cuatro años de edad. Cuando hallaron el cuerpo de la chiquita, el médico forense determinó que era «muerte por asfixia traumática». La investigación no produjo ningún resultado. Pero sucedió que los padres de la hija mayor descubrieron su diario.

Por más que queramos callar la…

La obediencia es adoración

Nació en Cartagena en 1784. Sólo tenía ocho años de edad cuando su padre lo mandó a Cádiz para que se educara con sus influyentes tíos. Allí en Cádiz se relacionó con bastantes jóvenes americanos de distinción, entre ellos José de San Martín.

Cuando murió su padre, retornó a Santa Marta, adonde su padre se había trasladado a raíz de los sucesos del 11 de noviembre de 1811. Quiso la suerte que allí el bárbaro de Labatut, suponiendo que el joven era realista como su padre, lo mandara preso para Cartagena y lo metiera en la Inquisición.

Con el cambio de los vientos políticos, quedó en libertad y se fue para Jamaica, desde donde partió para Londres a fin de trabajar como secretario en pro de la causa de la independencia.

Poco después, el general San Martín, que lo recordaba y apreciaba sus habilidades, se lo llevó para Chile, donde en breves meses lo nombró Ministro de Relaciones Exteriores. De allí San Martín se lo llevó para el Perú para que fungiera primero como Ministro de Gobierno, y…

Algo peor que una caída

Me senté en mi automóvil llorando, pensando que yo era un terrible fracaso. Había sido expulsado sin contemplaciones de un tribunal después de que pensé que estaba siendo guiado por Dios para testificar a siete asesinos adolescentes. Me estremezco al pensar de cuánta bendición me habría perdido si me hubiera rendido en esa hora oscura. Cuán alegre estoy hoy en día de que Dios me enseñó a enfrentar mi fracaso y pasar a los siguientes pasos que Él tenía para mí.

Conozco a dos destacados hombres de Dios, quienes habían ministrado a miles de personas, que cayeron en el pecado que David cometió con Betsabé. Un ministro decidió que no podía seguir y hoy en día bebe y maldice al Cristo del que alguna vez predicó. El otro hombre se arrepintió y volvió a empezar. Ahora dirige un programa de misiones internacionales que llega a miles para Cristo. Su fracaso ha quedado atrás y él sigue avanzando.

En mi trabajo con adictos e incorregibles, he observado que la mayoría de los que vuelven a sus vi…

¿Seguidores o discípulos?

“—A ustedes se les ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos; pero a ellos no. Al que tiene, se le dará más, y tendrá en abundancia. Al que no tiene, hasta lo poco que tiene se le quitará.” Mateo 13:11-12 Nueva Versión Internacional (NVI)

Siempre me hania preocupado que muchas de las personas a las que les he compartido del Señor e incluso lo han aceptado como su Señor y Salvador, con el paso del tiempo y por diferentes razones, decepciones de personas o de Iglesias, se han alejado del Señor, de sus pastores y amigos en la iglesia e incluso han vuelto a su antigua vida y aun a cosas peores, hasta que leí una vez más la Parábola Del Sembrador, que Jesús les conto a sus discípulos y pude comprender que realmente no es mi culpa que algunos se aparten y otros prosperen en el camino, que unos escuchen y apliquen en sus vidas y otros no; al final es la decisión de cada cual, pues aprender a tomar las decisiones correctas no es fácil y más bien es un regalo del Espíritu San…

Gafas de sol

Días atrás, noté en mis gafas de sol como un pequeño y molesto pelito de escasos dos o tres milímetros de largo. Cuando examiné detenidamente el cristal con la intención de extraer el pelillo, descubrí que en realidad se trataba de una trizadura. Con el transcurrir de los días y del uso, la pequeña e imperceptible rotura fue extendiendo su longitud hasta que un día fui a extraer los anteojos de su estuche para ponérmelos y el cristal ya se había espontáneamente partido en dos. El técnico dijo que por el tipo de diseño y armado del marco no se podía extraer el cristal para reemplazarlo.

¡Qué pena! ¡Amaba esas gafas! ¡Y cómo las necesitaba! De modo que no hubo más remedio que dejar esos anteojos que me habían acompañado poco menos de quince años y adquirir unos nuevos.

Estrenar las gafas de sol nuevas, me hizo recordar la primera vez que usé lentes para sol. Era un niño de unos once, tal vez doce años cuando usé gafas de sol por primera vez. Me las había traído mi padre. Algún pasajero…

Una meta tangible

Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. —Filipenses 3:14

El hombre fue hecho y se ha acostumbrado a vivir cumpliendo metas y alcanzando sueños, no solo los sueños y metas "estándar" como casarse, tener hijos y formar una familia, sino todo tipo de sueños y metas desde pequeños hasta grandes.

Hablando de sueños y metas estándar, es interesante platicar con las personas al respecto, hay quienes aún no tienen planes de casarse o de formar una familia, pero tienen la certeza de que llegará el día que lo hagan y sus ojos se llenan de un un brillo que reflejan la certeza de que así sucederá aunque no saben aún cómo es que esto sucederá y es de algo similar de lo que le quiero hablar.

Todas las personas tienen una consciencia y tienen la idea de que deben de tener una mejor relación con Dios, sin embargo, la mayoría de las personas no tienen una idea de cómo es esto y siempre lo posponen, aquí es donde ese brillo que genera la certeza de cumpli…

Esperando todo y contentandome siempre

“He aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación” (Filipenses 4:11b)

No estoy seguro de por qué algunos se empeñan en predicar un evangelio paradisiaco, triunfalista, ausente de penalidades y vicisitudes. No hay que tener un Doctorado en Divinidad para darse cuenta de que la aflicción, el fracaso y las penurias de esta humanidad caída repercuten en cada individuo, sea éste creyente o no. Los cristianos se enferman como cualquier otra persona, tienen sinsabores, desventuras y se mueren como cualquier otro ser humano. Eche un vistazo a su alrededor y dígame qué ve.

Algunos se han propuesto vendernos un paraíso anticipado, fantasioso. “¡Cree y todo estará bien!”, exclaman con peculiar acento. Como si la fe pudiera ir por encima de lo que la Biblia dice y ella es clara cuando sentencia: “En el mundo tendréis aflicción” (Juan 16:33a). ¿Qué Biblia están leyendo que no se han enterado de lo que ella en realidad dice? La Palabra de Dios está más al día que el periódico de esta ma…

Sin fuerzas pero luchando

Hay momentos en la vida en donde nos encontramos sin fuerzas, quizá nuestras fuerzas se fueron perdiendo en la batalla, hemos tratado de subsistir a pesar de cualquier circunstancias y eso tiene un gran merito.

Hay personas que se rinden al sentirse sin fuerzas, en cambio hay muchos más que a pesar de sentirse sin fuerzas siguen luchando. Y es que a veces pareciera que lo más fácil es rendirse, sin embargo rendirse jamás será la mejor opción.

El apóstol Pablo dijo en una ocasión:
“perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;”
2 Corintios 4:9 (Reina-Valera 1960)

Pablo estaba expresando el sentimiento que muchos de nosotros tenemos en momentos en donde nos sentimos sin fuerzas. Y es que muchas nos sentimos así: derribados.

Quizá los últimos días te has sentido sin fuerzas, sientes como todo se va poniendo en tu contra y hasta hoy has lucha a pesar de todo, pero por alguna razón sientes que ya no puedes, hoy a ti que hoy te identificas con estas palabras te digo: ¡Si…

El verdadero George

George Washington está viniendo a casa — en cierto modo. Tres nuevos «George» están adornando el hogar de Washington en Mount Vernon, Virginia, desde el año 2006. Los investigadores estaban ocupados creando un trío de réplicas de tamaño natural del primer presidente de los Estados Unidos para un nuevo centro educativo y museo de $85 millones.

El desafío era encontrar imágenes y descripciones que ayudaran a los especialistas a crear cómo se veía el Presidente Washington. Estaban apuntando a tres edades: 19, George como topógrafo y hombre de la frontera joven; 45, como General del Ejército Continental; 57, como el Primer Presidente.

Encontrarás a un George Washington de aspecto sombrío en cada billete de US dólar. Él comenzó a perder los dientes entre los 20 y 30 años de edad, y mantenía su boca cerrada para esconder su poco atractiva dentadura postiza.

Los diseñadores del museo, armados con láseres, computadoras, y otras herramientas modernas, pudieron crear versiones de aspecto autént…

Error trágico

… Y su fama se extendió lejos, porque fue ayudado maravillosamente, hasta hacerse poderoso. —2 Crónicas 26:15

En literatura, un error trágico es un defecto de carácter del personaje que causa la caída del héroe de una historia. Así sucedió con Uzías, quien fue coronado rey de Judá a los 16 años de edad. Durante muchos años, buscó al Señor; y mientras lo hizo, Él le dio grandes victorias (2 Crónicas 26:4-5). Pero las cosas cambiaron cuando «… su fama se extendió lejos, porque fue ayudado maravillosamente, hasta hacerse poderoso. Mas cuando ya era fuerte, su corazón se enalteció para su ruina…» (vv. 15-16).

Uzías entró en el templo del Señor para quemar incienso en el altar (v. 16), con lo cual desafió abiertamente la orden divina. Quizá su orgullo lo convenció de que las reglas de Dios se aplicaban a todos, menos a él. Cuando se enfureció contra los sacerdotes que le dijeron que estaba equivocado, el Señor lo castigó y se volvió leproso (vv. 18-20).

En la literatura y en la vida, vemos…

Palabras sabias

Las palabras de los sabios son como aguijones; y como clavos hincados son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un Pastor. —Eclesiastés 12:11

Ahora que tengo más de 60 años, pienso en los sabios líderes espirituales que impactaron positivamente en mi vida. En el seminario bíblico, Dios utilizó a mi profesor del Antiguo Testamento para hacer que su Palabra cobrara vida. El profesor de griego aplicaba implacablemente sus elevados estándares para incitarme a estudiar el Nuevo Testamento. Y el pastor principal de la primera iglesia donde tuve un ministerio me pastoreó para que desarrollara ministerios vitales que ayudaran a otros a crecer espiritualmente. Cada uno me animó de diferentes maneras.

El rey Salomón señaló sabiamente algunas formas en que los líderes espirituales pueden ayudarnos a crecer: «Las palabras de los sabios son como aguijones; y como clavos hincados son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un Pastor» (Eclesiastés 12:11). Algunos maestros…

Cuando Dios se pone de manifiesto

Cuando niños se nos enseña a odiar las cosas quebradas o rotas — los juguetes rotos, los huesos rotos, las promesas rotas. Pero ésa no es la manera como Dios lo ve. Dios s deleita en el quebrantamiento, porque es en nuestro quebrantamiento que Él puede comenzar a hacer en nuestras vidas todas las cosas que anhela hacer.

¿Has estado alguna vez quebrantado? El quebrantamiento no sólo dice «Dios, te necesito», sino también «Dios eres todo lo que necesito.» El quebrantamiento es tener desesperación por Él. Es estar con las manos vacías delante de Dios. No tiene demandas, ni hace peticiones. El quebrantamiento es caer en los brazos de tu Padre amoroso y encontrar que Él es suficiente. El quebrantamiento es decirle no a la voz de tu carne que clama a gritos, no al orgullo y a la confianza en ti mismo que te ha hecho impaciente e infeliz por tanto tiempo, y decirle sí al anhelo por Dios que se encuentra en lo profundo del alma de cada persona.

Si quiero que Dios obre en mí, ¿qué exactamente …

El norte geográfico

Muchos automóviles nuevos están equipados con opciones de alta tecnología. Se informa que mientras se enciende los limpiaparabrisas, inadvertidamente se puede apagar la brújula interna en algunos de estos vehículos, haciendo que el automóvil pierda su sentido de dirección. Para corregir el problema, se tiene que manejar en un círculo completo —haciendo que el vehículo termine apuntando hacia el norte— y luego volver a fijar la brújula.

Creo que ésta es una figura de lo que significa adorar a Dios. Cada vez que nos reunimos para adorar, estamos volviendo a fijar nuestra brújula interna. Establecemos el norte geográfico en nuestra alma, recordando quién es Dios, lo que Él ha hecho, y lo que Su verdad proclama.

Apocalipsis 4:8–5:14 es el pasaje que mejor resume esta idea de adoración. Al principio de las tres secciones principales de adoración que aparecen en este pasaje está la idea de la dignidad de Dios o de Jesús.

Adorar a Dios es reconocer quién es Él —santo y eterno (4:8), y lo que…

Con el rostro en tierra

Ezequiel cayó rostro en tierra. Había una buena razón para esta postura horizontal. Él había visto algo tanto emocionante como aterrador.

En el año 597 a.C., Ezequiel y muchos otros judíos habían sido exiliados a Babilonia. Mientras estuvo en ese país extraño, Dios se le apareció y le dio palabras, tanto de condenación como de restauración. Dios llamó a Ezequiel para que fuera un profeta.

Junto con ese llamado vino una experiencia asombrosa. He aquí las propias palabras del profeta de lo que vio en una visión: «Tal era el aspecto de la semejanza de la gloria del SEÑOR. Cuando lo vi, caí rostro en tierra» (Ezequiel 1:28).

Eso es reverencia.
Al igual que Ezequiel, hemos sido llamados a «ofrecer a Dios un servicio aceptable con temor y reverencia» (Hebreos 12:28). El libro de Hebreos nos da varias razones por las que debemos ser reverentes:

Dios es trascendente. No es alguien que vive en la casa de al lado. Su residencia está en el cielo (v. 25). Su «otredad» debe hacernos temblar.

Dios e…

Tratando con la duda

Si tú no tratas con tus dudas, serás entregado a un espíritu de murmuración y queja. Vivirás y morirás de esa manera. Tus dudas no pueden simplemente ser suprimidas, deben ser arrancadas de raíz.

Mira a Israel, tan sólo tres días después de su liberación de Egipto. Habían estado cantando, tocando sus panderetas y testificando del poder y la fuerza de un Dios poderoso, gloriándose de que Él los guiaba y protegía. Entonces llegaron a Mara, que significa: “aguas amargas”. Éste habría de ser el lugar de prueba para ellos.

Simplemente, Dios permite crisis sobre crisis, hasta que finalmente aprendamos la lección. Si no resistimos a aprenderla, llega el momento en el que Él nos entrega a nuestra amargura y murmuración. "…y anduvieron tres días por el desierto sin hallar agua...entonces el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Qué hemos de beber?" (Éxodo 15:22, 24).

El domingo, los israelitas lo estaban pasando muy bien, cantando, danzando y alabando. Luego llegó el miércoles y t…

Servicio

El orgullo es repelido ante la idea del servicio. Hoy, todos quieren ser cualquier cosa menos siervos. Un popular juego de niños en Estados Unidos se llama “Los Amos del Universo”. Pero esto también se está volviendo la teología de muchos cristianos.

Mencionamos esta escritura: “Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo” (Gálatas 4:7). Lo que realmente Pablo está diciendo es que un hijo al que se le ha enseñado correctamente, sabe que legalmente es el hijo del rey con todos los derechos, pero ama tanto a su padre que elige el rol del siervo. Pablo dijo también que él era “siervo de Jesucristo” (Romanos 1:1) y Santiago se llamó a sí mismo “siervo de Dios y del Señor Jesucristo” (Santiago 1:1).

Un siervo no tiene voluntad propia; la palabra de su señor es su voluntad. La cruz representa la muerte de todos mis planes, ideas, deseos, esperanzas y sueños. Y principalmente, significa la muerte absoluta de mi propia voluntad. Ésta es la v…

Una bala en la cabeza

Llevaba diez años de sufrir dolores de cabeza. Primero pensó que era exceso de trabajo. Después le dijeron que podría ser migraña. Un médico le diagnosticó sinusitis. Pero Bruce Levón no hallaba alivio de ninguna manera, y por fin le sacaron una radiografía. El resultado fue interesante. Bruce tenía una bala incrustada en la base del cráneo.

Diez años atrás, en un baile, alguien había disparado al azar. Bruce recibió el plomo en la cabeza, aunque sólo sintió un rasguño. Más temprano, camino al baile, Bruce había tenido un accidente de automóvil, y él siempre pensó que el rasguño había sido el resultado de algún vidrio del parabrisas.

No es nada común vivir diez años con una bala en la cabeza, aunque es cierto que casos como éste se encuentran en los archivos médicos. El cuerpo es un mecanismo maravilloso que se adapta a muchas interferencias, pero vivir diez años con una bala en la cabeza es extraordinario.

Sin embargo, hay miles de personas que sí llevan algo en la cabeza y en el cor…

No descartes lo sobrenatural

“Jesús los miró y les dijo: —Humanamente hablando es imposible, pero para Dios todo es posible.” Mateo 19:26

DIOS es sobrenatural. Significa que las leyes naturales no le aplican a Él. La ley natural indica que un enfermo terminal seguramente perecerá, no obstante lo sobrenatural de DIOS asegura que ya ha sido sanado por la obra de Jesús en la Cruz (Isaías 53:4-5). Cuando Jesús fue requerido para pagar Sus impuestos lo natural indicaba que Él no tenía con qué pagarlos, pero lo sobrenatural de DIOS hizo que Pedro atrapara un pez con una moneda dentro de sí como provisión para los impuestos de su Señor (Mateo 17:24-27). En otra ocasión más de cinco mil creyentes estaban fatigados y sin alimento después de escuchar predicar al Maestro, ahí Jesús sorprendió a la multitud con lo sobrenatural al alimentarles a todos con tan solo cinco peces y dos panes (Mateo 14:13-21). Aun cuando pareciera que no se tiene suficiente tiempo para ganar una batalla, DIOS puede detener el tiempo y entregarle l…

Honra tu ministerio

Me dirijo ahora a ustedes, los gentiles. Como apóstol que soy de ustedes, le hago honor a mi ministerio —Romanos 11:13

El llamamiento y los dones (dadivas, presentes, regalos, gracia) de Dios son irrevocables. (Irreversibles, que no se pueden quitar, una vez dados) ¡Oh Dios. Que maravilloso eres! A Dios no lo podemos ver pero si le hemos conocido porque Jesucristo, su Hijo lo ha hecho conocer y Su Palabra, habla de sus hechos, maravillas y prodigios. ¿No deberíamos nosotros de estar inmensamente agradecidos y humildemente reconocer que aun siendo pecadores, insignificantes y efímeras criaturas, Dios nos haya alcanzado a través del Evangelio de Paz, con su inconmensurable amor y gracia, salvando nuestras vidas, sacándonos de tinieblas y trayéndonos a la luz? Y como si esto fuera poco, nos ha bendecido con toda bendición desde los cielos y nos ha colmado de dones, dadivas, virtudes y nos ha adornado con habilidades, inteligencia y nos ha hecho participes de su sabiduría, revelándono…

Agua estancada

En el estado donde vivo, los ingenieros durante los últimos dos siglos lograron convertir una zona árida de desierto montañoso en un verdadero oasis de vida. Si hay algo que llama poderosamente la atención a visitantes y turistas de diversas partes del mundo, son las “acequias” o “cunetas” que corren a ambos lados de las calles en plena ciudad. Son pequeños canales que llevan el agua de riego proveniente de diques y reservorios para la abundante arboleda de la ciudad. También cumplen la función de escurrir rápidamente el agua de las calles cuando llueve, cosa que ocurre pocas veces en el año.

Esta ingeniosa manera de transportar y aprovechar el agua de deshielo proveniente de los ríos de montaña, sumada a otras complejas obras son los medios de aprovisionamiento de agua para la ciudad y sus habitantes. Es lo que hace que una zona árida y desértica se transforme en un frondoso oasis.

Pero el agua de riego es buena mientras fluye. Se pudre, hiede, cuando permanece estancada cierto tiemp…

«Saldado queda»

Hacía poco que el general San Martín había llegado al Perú con el ejército patriota y con el ánimo de acabar con el dominio español en aquella región andina. Y hacía poco que fray Matías Zapata había llegado a Chancay para ejercer las funciones de cura interino de aquella parroquia. Tan pronto se enteró de la llegada de San Martín, el padre Zapata, que era defensor de la autoridad absoluta de la monarquía española, comenzó a atacar desde el púlpito al generalísimo:

«Carísimos hermanos: Sabed que el nombre de ese pícaro insurgente San Martín es por sí solo una blasfemia, y que está en pecado mortal todo el que lo pronuncie, no siendo para execrarlo. ¿Qué tiene de santo ese hombre malvado? ¡Llamarse San Martín ese sinvergüenza...! Confórmese con llamarse sencillamente Martín.... Sabed, pues, hermanos y oyentes míos, que declaro ex­comulgado vetando a todo el que gritare “¡Viva San Martín!”...»

Semanas después las fuerzas patriotas ocuparon Chancay, y el infeliz franciscano cayó en poder…