Enoc: el hombre que caminó con Dios

"Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios" Génesis 5:24

Solamente dos hombres no murieron nunca: Elías y Enoc.

Ambos eran profetas de Dios; ambos advirtieron a los malvados del juicio que llegaría; ambos se fueron al cielo sin experimentar la muerte física.

Elías sobrevivió hasta que Dios envió un carro de fuego para transportarle a su hogar eterno.

Enoc sin ver muerte fue arrebatado repentinamente al cielo. Enoc nos muestra un ejemplo de una fe firme y una obediencia libre de compromisos.

En nuestros días sabemos lo difícil que puede ser luchar contra la tentación durante 60 u 80 años. Pero quienes querían tener una vida piadosa en la era prediluviana tenían que luchar contra el pecado y soportar su impacto durante cientos de años. Enoc caminó con Dios durante tres siglos. Enoc lidió con las mismas tentaciones, temores y debilidades que han plagado a todos los hombres y mujeres desde la Caída. Enoc era un pecador que fue salvo por gracia y capacitado por el Espíritu Santo para vivir mediante una fe obediente .Caminó Enoc con Dios y despareció porque le llevó Dios.

Caminar con Dios incluye al menos tres componentes. Comienza con el perdón del pecado, consiste en la fe en el Señor y resulta en frutos de justicia.

Para que las personas pecadoras puedan tener comunión con un Dios santo, primero deben reconciliarse con Él a fin de arreglar su alienada condición pecaminosa. Sus pecados deben ser perdonados así como sus corazones limpiados y hechos nuevos.

Aunque el pecador debía morir, en tiempos de Enoc, se mataba un animal como sustituto para ocupar su lugar.

El sacrificio de Abel, como ocurría en tiempos de los sacrificios del Antiguo Testamento, señalaba a la Cruz, donde Jesucristo murió una vez para siempre a fin de hacer la única expiación plena y satisfactoria por el pecado .Gracias a la muerte de Cristo en su lugar, los pecadores pueden recibir perdón y ser declarados justos por Dios independientemente de cualquier bondad moral que haya en ellos.

La relación de Enoc con el Señor comenzó cuando sus pecados fueron perdonados y fue cubierto por la justicia del Salvador que llevaría los pecados de Enoc en la cruz y pagaría el castigo completo de todos ellos. El testimonio de Enoc fue de salvación por gracia mediante la fe.

Como Noé caminó con Dios escapó del juicio. Como Abraham caminó con Dios, recibió bendición. Como Enoc caminó con Dios, evitó la muerte.

"Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios. Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan" (Hebreos 11:5-6)

Aquí el énfasis está en la base espiritual del caminar de Enoc, es decir, la fe en Dios: "Porque por gracia sois salvos por medio de la fe ; y eso no de vosotros , pues es un don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe"(Efesios 2:8-9)

Dios es un galardonador exuberante de todos aquellos que ponen su fe en Él.

Él concede perdón a los pecadores, les viste con justicia y crea en ellos un nuevo corazón.

Enoc puso su confianza en el perdón inmerecido de Dios y su justicia imputada, sabiendo que su esperanza en el Señor no sería defraudada. La fe es la base de la vida redimida.

Una de las principales evidencias de una salvación genuina, verdadera, es un deseo sincero, por parte del convertido, de conocer íntimamente a Dios y obedecerle por completo. Enoc entendió que caminar con Dios incluye vivir en obediencia: "Si anduvieres en mis decretos y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por abra..andaré entre vosotros , y seréis mi pueblo" (Levítico 26:3,12). Caminar en comunión con Dios es:"Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas" (Marcos 12:30). Como dijo Jesús:"Si me amáis guardad mis mandamientos"(Juan 14:15)." vosotros seréis mis amigos si hacéis lo que yo os mando")Juan 15:14)

Dios está viendo a quienes caminan fielmente con Él:"Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen un corazón perfecto para con Él" (2 Crónicas16:9)

La advertencia de Enoc, subrayó el hecho de que la ira de Dios tenía un propósito correcto, que era ejecutar juicio sobre todos los impíos. Aquellos que han menospreciado la ley de Dios, demostrando activamente la depravada naturaleza de su corazón, serán castigados justamente a manos del creador.

Los que caminan cerca de Dios advierten con pasión a los pecadores del juicio de Dios para ellos.

En el pasado Dios inundó el mundo con agua, pero finalmente esta tierra será destruida por fuego (2Pedro3:10-12). El Señor Jesucristo ciertamente regresará con las huestes celestiales; y cuando lo haga, castigará a los impíos que ni creen en Él ni obedecen su evangelio(2TEsalonicenses1:7-10)

Un día durante su año365, Enoc de repente desapareció. Se fue de esta tierra sin dejar rastro.

Emprendió un camino con Dios y nunca regresó. Se alejó de la tierra, más allá del universo, y entró al cielo (Hebreos 11:15)

Es significativo saber que el increíble arrebato de Enoc al cielo serviría como anticipo del rapto que los creyentes experimentarán cuando Cristo venga a buscar su novia: la iglesia. Ene se momento, todos los serán transportados milagrosamente para reunirse con el Señor en el aire, y luego serán escoltados por Él al cielo.

Asombrosamente en el rapto de la iglesia habrá toda una generación de Enoc: aquellos que no gustaron la muerte porque fueron arrebatados por Dios. En ese momento, en un "abrir y cerrar de ojos", oirán la voz del arcángel y la trompeta de Dios, y recibirán sus cuerpos de resurrección(1Corintios 15:52)Como Enoc, no morirán, sino que desaparecerán de la tierra antes de que se desate el juicio.

El "abrir y cerrar de ojos" no es un parpadeo, sino lo que tarda un rayo de luz en reflejarse en el ojo. Esa es la velocidad con la que los creyentes se irán de la tierra para reunirse con su Salvador, y seguro fue la velocidad con la que Enoc partió de este planeta para irse al paraíso.

La vida de Enoc es notable no por lo que hizo, sino por cómo la gloria y la grandeza de Dios se mostraron a través de él.

Enoc tuvo comunión con Dios constantemente .Resistió la corrupción del mundo, buscó diligentemente al Señor y vivió en obediencia a Él.

Como personas que hemos puesto nuestra fe en Jesucristo, caminando con Él en total perdón e íntima comunión, podemos descansar seguros en que hemos recibido la vida eterna.

Aunque muramos, el aguijón de la muerte ha desaparecido, reemplazado por la esperanza de la vida resucitada. Para nosotros, estar ausentes del cuerpo es estar presentes de forma instantánea y eterna con el Señor (2Corintios 5:8; Filipenses1:21)

En la eternidad disfrutaremos de una gloriosa comunión con nuestro salvador, al adorar y servir en la infinita maravilla de su incomparable presencia.
Jorge Segura