No es ropa exterior

La ropa interior no es ropa exterior — al menos no en mi opinión. Pero existe muy poca distinción entre ambas al mirar la cultura de la moda de hoy. Y desafortunadamente, cuando se trata de moda y pudor (o la falta de él), existe muy poca distinción entre el mundo y la iglesia.

Ombligos que se muestran, pantalones de mezclilla apretados como una piel, escotes que se hunden, y faldas que están a la altura de los muslos — ¿acaso incluso ya no sabemos lo que quiere decir el pudor? Tal vez el problema comienza con la palabra pudor. Ésta trae a la mente imágenes de faldas que van hasta el suelo, cuellos de tortuga, y vestidos que parecen costales. Pero, ¿qué significa en realidad el pudor?

El pudor es «vivir sabiendo que fuimos hechos a la imagen de Dios.»

¿Qué dicen nuestras ropas acerca de nuestra relación con Jesús y nuestro deseo de vivir como Él vivió? Tenemos que dejar de ver el pudor como una lista de cosas que no se deben hacer y en vez de ello, ver el valor inherente de nuestros cuerpos. Entender el valor que Dios nos ha dado significa guardar nuestros cuerpos — en vez de hacer de ellos un escaparate para que todos lo vean, formado por la voluntad de la cultura.

La nación de Israel era conocida por su corazón que deambulaba y su adulterio flagrante con otros amantes (Ezequiel 16:35-37). Hoy, puede que estemos ignorando nuestro propio «adulterio» al haber adquirido participación en la idea de que el pudor no interesa y que recibimos poder al vernos sexy. Irónicamente, vivimos en una cultura donde se nos trata más como objetos como nunca antes, y la escurridiza promesa de recibir poder por medio de la exposición de nuestro cuerpo sólo ha traído esclavitud. Nuestra desnudez ha quedado expuesta al amante que hemos buscado y a los ídolos de la cultura que
hemos adorado.

Aunque, demasiado a menudo, más bien encajaríamos y estaríamos a la moda en vez de ser «extranjeros y peregrinos en el mundo» (1 Pedro 2:11), que se niegan a transar por buscar su aprobación. Como seguidores de Jesús, ¿valoramos el pudor por encima de los dictados de la moda de la cultura popular? Existe un llamado más elevado que va más allá de «verse bien.» El pudor exige que comprendamos para qué fueron creados nuestros cuerpos — para adorar más que para ser adorados.
Ministerios RBC