Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2013

¡Señor, rescátame de todo mal!

Pero el Señor estuvo conmigo y me fortaleció, a fin de que por mí se cumpliera cabalmente la proclamación del mensaje  y que todos los gentiles oyeran. Y fui librado de la boca del león. El Señor me librará de toda obra mala y me traerá a salvo a su reino celestial. A Él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén. 2 Timoteo 4:17-18

Hace años en la noche, salí a nuestra puerta de la oficina y comencé a caminar hacia mi coche, que estaba aparcado en la última plaza de estacionamiento. Casi al instante, había un hombre tratando de agarrar mi bolso, gritando y persiguiéndome a mi coche. No tenía cerraduras automáticas en mi coche hace muchos años, por lo que sólo por la gracia de Dios dio la llave en la cerradura, pero el ladrón estaba luchando contra la puerta del coche tratando de agarrarme y tomar mi bolso. ¡Sí, se me olvidó la regla, darle el bolso! Era más fuerte y ganó. Él tomó mi bolso en un campo y sacó lo que quería. Me metí en mi coche y me fui a la tienda 7-11 justo detrá…

La nobleza del amor

El amor… no se irrita, no guarda rencor. —1 Corintios 13:5.

Sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. —Efesios 4:32.

Una palabra ofensiva, el amor propio herido son temas que se machacan; hablamos fácilmente de ello a otros. Al final, no aguantamos más y explotamos diciendo palabras duras y descontroladas que producen terribles estragos. Pero el verdadero amor no se irrita y nos protege de tales reacciones.

La única indignación justificada es cuando vemos a un desdichado maltratado, o cuando se contradice la Palabra de Dios. La indignación según Dios nunca resulta de algo que sea hecho contra nosotros. Cuando Jesús limpió el templo estaba indignado a causa de la profanación de la casa de su Padre (Mateo 21:12), pero cuando fue atacado o humillado, jamás se enojó ni se defendió.

El amor no hace cuentas, porque no da lugar al resentimiento ni al rencor. Si Dios borró nuestros numerosos pecados, si no nos i…

Profeta improbable

A manera que nos acercamos al Domingo de Resurrección, los Evangelios mencionan a muchos que estuvieron involucrados en los eventos que llevaron a la crucifixión.  Los que primero se vienen a la mente son Jesús, sus discípulos, María, Pilato y los soldados.  Mis pensamientos no fueron de Caifás, el sumo sacerdote, pero en la lectura del Evangelio de Juan, yo veo que el represento un papel importante en esta historia. “En el año quince del gobierno del emperador Tiberio, Poncio Pilato era gobernador de Judea, Herodes gobernaba en Galilea, su hermano Felipe gobernaba en Iturea y Traconite y Lisanias gobernaba en Alilinia.  Anas y Caifás eran los sumos sacerdotes.  Por aquel tiempo, Dios hablo en el desierto a Juan, el hijo de Zacarías.”  Lucas 3:1-2. Una historia con la cual todos estamos familiarizados es con la resurrección de Lázaro.  Jesús supo cuando a Él le dijeron que Lázaro estaba enfermo, que Lázaro moriría y Él lo llamaría para devolverle la vida.  Hubo muchos judíos que esta…

Para que te conozca

Dios le dio a Moisés una directiva aterradora: “Anda, sube de aquí, tú y el pueblo que sacaste de la tierra de Egipto, a la tierra de la cual juré a Abraham, Isaac y Jacob, diciendo: A tu descendencia la daré; y yo enviaré delante de ti el ángel…pero yo no subiré en medio de ti, porque eres pueblo de dura cerviz, no sea que te consuma en el camino.”(Éxodo 33:1 -3).

El pueblo de Dios estaba desenfrenado debido a la lujuria y la idolatría (Éxodo 32:25). El oro se había convertido en su dios. Querían bailar, jugar y seguir sus apetitos lujuriosos. Sólo los hijos de Leví defendieron la santidad de Dios.

Luego siguió la terrible revelación de que el Señor ya no estaba en medio de ellos, Él se había apartado para que no los matara. Pero aún así se les ordenó seguir para reclamar su herencia. Dios dijo: “Les daré lo que prometí”. Podían reclamar todos sus derechos y Su protección, pero no Su presencia.

Hoy vemos el triste espectáculo de multitudes del pueblo de Dios continuar en su búsqueda …

El abandono

Yo soy Dios, el Dios tuyo… Porque mío es el mundo y su plenitud. —Salmo 50:7, 12.

Dame, hijo mío, tu corazón. —Proverbios 23:26.

Cierto día un misionero estaba predicando en medio de una tribu indígena. Hablaba de Jesús, el buen Pastor que vino al mundo para buscar y salvar lo que se había perdido. También contaba cómo el Salvador oró en Getsemaní, cómo estuvo expuesto a las burlas, a los malos tratos, y cómo expió nuestros pecados en la cruz, abandonado por Dios.

Entonces un indígena de noble aspecto se acercó al misionero y le preguntó muy emocionado: –¿Jesús también murió por mí, un nativo pobre? Verdad es que no tengo ninguna tierra para dar a Jesús, pero quiero darle mi perro y mi monedero.

El misionero le dijo que el Señor Jesús esperaba de él otra cosa. –Entonces le doy mi perro, mi monedero y mi manta de lana. Soy un hombre pobre y no puedo darle más. Le doy todo lo que tengo.

El predicador le dio la misma respuesta. Entonces el hombre bajó tristemente la cabeza y reflexionó. …

Veneno para las relaciones afectivas

Las obras de la naturaleza pecaminosa se conocen bien: inmoralidad sexual, impureza y libertinaje; idolatría y brujería; odio, discordia, celos, arrebatos de ira, rivalidades, disensiones, sectarismos (Gálatas 5:19, 20).

Saúl tuvo celos de David y quiso matarlo. Los dirigentes judíos tuvieron celos de Jesús y por eso lo mataron. ¿Por qué los principales sacerdotes, los ancianos, los fariseos y otros estaban celosos de Jesús y, más tarde, de sus discípulos?


Tenían mucha autoridad, pero el pueblo común les tenía poco respeto. Sin embargo, a Jesús lo respetaban por causa de su ejemplo, su amor por los seres humanos y su modo de hablar.El deseo de aprobación de los líderes judíos repelía a las multitudes, mientras que la humilde sinceridad de Jesús y de los apóstoles atraía grandes masas.Los líderes religiosos no podían realizar milagros en el nombre de Dios, pero Jesús y los apóstoles daban evidencias constantes de que los poderes sobrenaturales del Omnipotente actuaban por medio de ellos…

Montón de quejas

Háganlo todo sin quejas ni contiendas, para que sean intachables y puros, hijos de Dios sin culpa en medio de una generación torcida y depravada. Filipenses 2:14-15

La Biblia compara a las mujeres quejumbrosas con las “goteras constantes”. Parece ser que muchas mujeres hoy están dentro de dicha categoría. Quejarse es la incapacidad que tenemos para sumar las bendiciones y restar los momentos poco gratos.

Las mujeres quejumbrosas escogen caminar en la oscuridad, aunque frente a ellas haya un camino de luz. Se quejan del trabajo, del esposo, de los hijos, de la casa en que viven, de las personas que las rodean, en fin, tienen una actitud negativa la mayor parte del tiempo. Además, muchas de ellas contagian a otras personas de su mismo espíritu.

Si tú, querida amiga, te encuentras sin darte cuenta en dicha condición, te invito a meditar en las palabras del apóstol Pablo: “He aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y  lo q…

El amor supremo de Dios

¡Por Jehová y por Gedeón! —Jueces 7:18.

El Señor mismo dirigió la mente de Gedeón en la adopción de un plan…

Dividió a sus trescientos hombres en tres grupos. A cada hombre se le dio una trompeta y un cántaro, con una lámpara encendida. Entonces colocó a sus hombres de tal manera que rodearan el campamiento entero de Madián.

Anteriormente se les había instruido sobre cómo proceder, y a la medianoche, a la señal de Gedeón, los tres grupos tocaron sus trompetas, descubrieron sus lámparas y quebraron los cántaros a la misma vez, mientras clamaban: “¡Por la espada de Jehová y de Gedeón!” La luz de trescientas lámparas que rasgaba la oscuridad de la medianoche y el fuerte clamor de trescientas voces despertó súbitamente al ejército durmiente. Al creerse a la merced de fuerzas abrumadoras, los madianitas se llenaron de pánico. Siguió una terrible escena de confusión.

En su terror, huían en todas las direcciones, y al confundir a sus propios compañeros por enemigos, se mataban unos a otros.

Verdad en acción

Quien vive en piedad responde al mal con bien.  Cuando se le insulta bendice; y cuando se le hace sufrir nunca responde con amenazas.

La gente consagrada a la santidad de Dios dice "no" a las exigencias de la carne y vive según la voluntad de Dios.

Reconoce que Jesús nos dio un ejemplo de sufrimiento. Conoce que tú debes sufrir también.

Rehúsa vengarte de aquellos que te atacan Nunca amenaces a quienes te hagan sufrir

Bendice siempre a aquellos que te insultan.

Dedícale tu vida completamente a Dios, y sé santo cual Dios demanda. Vive como extranjero en este mundo. Sé honesto, sincero y puro en todas tus acciones. Ora con dedicación, sabiendo que el tiempo es corto. Amaos unos a otros fervientemente.

Vive de acuerdo con la voluntad de Dios dejando de pecar.

Vive una vida sin manchas. No te desvíes de la ruta hacia la semejanza con Cristo. Sé cuidadoso con las enseñanzas que escuchas. Mídelas por medio de la Palabra de Dios.

Comprende que el poder de Dios provee todo lo que ne…

Despójate de la carga y alaba a Dios

“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.” —Mateo 22:37

Cuando el creyente es expuesto a pruebas desagradables y no ha obtenido lo que esperaba de parte de DIOS, puede desarrollarse endurecimiento en su corazón. Y así su alabanza es silenciada. Aquellos labios que antes bendecían se convierten en un manantial de quejas. Lejos de reconocer todo el bien que recibe de parte de DIOS esta persona se enfocará en lo que aparentemente está mal en su vida. Mirará obstáculos y problemas en donde el SEÑOR quiere actuar. Y su corazón dañado mirará oscuridaddonde hay luz.

Cuando el creyente cambia sus palabras de alabanza por palabras de pesimismo y queja, éste se separa de DIOS. Y a pesar de que el SEÑOR le ayude con lo que está batallando dentro de sí existirá inseguridad por la barrera que ha interpuesto con sus palabras. Por el contrario cuando éste reconoce sus faltas y comienza a cultivar la gratitud, se acercará a DIOS.

Las Escrit…

Una mirada fugaz al corazón de Jesús

“¿Quién de vosotros, teniendo un siervo que ara o apacienta ganado, al volver él del campo, luego le dice: ‘Pasa, siéntate a la mesa’? ¿No le dice más bien: ‘Prepárame la cena, cíñete y sírveme hasta que haya comido y bebido. Después de esto, come y bebe tú’?” (Lucas 17:7-8).
No tenemos ningún problema en identificarnos con el sirviente en su deber hacia su amo. Ningún problema en ponernos nuestro delantal y servir al Señor una mesa llena de alabanzas – un buen banquete de adoración. ¡Amamos alimentar a nuestro Señor! Es nuestro mayor gozo, nuestra realización suprema – ministrar al Señor.
Pero tenemos dificultad con la última parte – la parte del Señor. “Después de esto, come y bebe tú”. Eso es demasiado para nuestro entendimiento. No sabemos cómo sentarnos después de haberlo servido – ¡para permitirle el mismo gozo a él que nosotros experimentamos al servirle! Le robamos a nuestro Señor el gozo de ministrarnos.
Creemos que nuestro Señor recibe suficiente placer de lo que hacemos po…

El ve cada paso

Multitudes de cristianos se levantan cada mañana enfrentando problemas indescriptibles, dolores físicos, sufrimiento emocional, problemas económicos. Muchos están tan acosado por los problemas que se preocupan: "Todo esto es demasiado para mí, ya no tengo la fuerza para luchar contra estas cosas. ¿Cómo voy a lograrlo?"

Nuestro ministerio recibe muchas cartas de santos que soportan circunstancias extremadamente difíciles todos los días. Una mujer de Dios escribió: "He estado casada por más de treinta y cinco años, y soy una abuela; pero ahora mi familia está siendo destruida por mi marido adúltero. Él fue lleno del Espíritu Santo y fue usado por el Señor, pero ahora es un mujeriego amargado, lleno de lujuria. Por favor, oren por mí. Él ha extraído todo el amor de mí, y soy tan infeliz. No creo que pueda soportar por más tiempo."

Nuestro Padre celestial ve cada paso de nuestra vida y a pesar de todas nuestras crisis y dificultades, nos manda una y otra vez en las Esc…

La fascinación de agradar a todos

“Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo” (Gálatas 1:10)

Como cualquier ser humano me muevo en varios ámbitos que atrapan mi atención y etiquetan mis horarios. Soy pastor de una congregación, imparto conferencias, enseño en una facultad de teología y me encanta escribir. Intentó desarrollar cada área con meticulosa diligencia. Me esfuerzo por darle tiempo y calidad a cada empresa que tengo por delante. Hubo un tiempo, en mi temprana juventud, cuando creí que aquello que quería hacer sería útil y provechoso para todas las personas. ¡Cuánta inocencia, cuánta candidez! Llegaría un poco más tarde a la conclusión de que aún las obras filantrópicas más significativas pueden ser interpretadas de las más disímiles maneras. Entendí que no importa lo que hagas, siempre tendrás, al menos, dos públicos: los que aprecian lo que haces y los que incomprenden tu trabajo, o tus motivo…

Provisión ilimitada

El apóstol Pablo clamó a Dios: "Señor, por favor ¡líbrame de este aguijón en mi carne!". Pero el Señor le respondió: "Mi gracia es suficiente para ti" (2 Corintios 12:9). Dios le estaba diciendo a su siervo: "Pablo, vas a tener que vivir con ese aguijón. Pero en medio de tu dolor, Yo te daré toda la gracia que necesites. ¡Tengo una provisión ilimitada para ti!"

El Señor quiere que sepamos que Su gracia es más fuerte que cualquier liberación que Él pueda traer a nuestras circunstancias. ¿Por qué? ¡Su gracia contiene la revelación completa de quién es Él! En pocas palabras, la gracia de Dios es Jesucristo, revelado plenamente en toda santidad, pero con un corazón tierno y compasivo.

Nuestro Padre celestial ve cada parte de nuestro sufrimiento y nos hace estas maravillosas promesas:
"Pero la salvación de los justos es de Jehová, y él es su fortaleza en el tiempo de la angustia" (Salmos 37:39).
"Él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; de manera…

«También el amor se aprende»

«No tuvo más que aparecer en el pescante para que todo el mundo se diera cuenta de que Bayardo San Román se iba a casar con quien quisiera. Era Ángela Vicario quien no quería casarse con él. “Me parecía demasiado hombre para mí,” me dijo. Además, Bayardo San Román no había intentado siquiera seducirla a ella, sino que hechizó a la familia con sus encantos. Ángela Vicario no olvidó nunca el horror de la noche en que sus padres y sus hermanas mayores con sus maridos, reunidos en la sala de la casa, le impusieron la obligación de casarse con un hombre que apenas había visto.... El argumento decisivo de los padres fue que una familia dignificada por la modestia no tenía derecho a despreciar aquel premio del destino. Ángela Vicario se atrevió apenas a insinuar el inconveniente de la falta de amor, pero su madre lo demolió con una sola frase: “También el amor se aprende”.»1

Esta cita textual de la excepcional novela del Premio Nobel Gabriel García Márquez titulada Crónica de una muerte anun…

Él me enseñó cómo es Jesús

Yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra (Mateo 5:39).

Podemos aprender un poco mejor este difícil mandato mediante una historia reciente de las actividades misioneras en zonas remotas. John Selwyn, quien fuera obispo de una misión en Indonesia, en el Pacífico Sur, había sido un famoso boxeador en sus días de estudiante en el Colegio de Eaton y la Universidad de Cambridge.

Un día el obispo tuvo que reprender a un isleño que sufría un ataque de mal genio.

Enojado por lo que Selwyn dijo, el isleño cerró los puños y le propinó al obispo un tremendo puñetazo en el rostro. Este, que todavía estaba bastante fuerte, podría haber dejado fuera de combate al isleño con un gancho de izquierda, pero no lo hizo. En cambio se quedó mirando el rostro de su atacante con serenidad. El agresor estaba tan avergonzado, que escapó a la selva.

El incidente pasó casi inadvertido. Pocos años después, cuando Selwyn había regres…

Llena lo que está vacío

El temor del Señor conduce a la vida; da un sueño tranquilo y evita los problemas. Proverbios 19:23

Hay gente que cree haber perdido el sentido de la vida. Aseguran sentir un gran vacío existencial que les quita las fuerzas y los deseos de vivir. Arguyen que las metas y los proyectos que no han podido alcanzar son los responsables de la condición en que está su vida. Cuando se pierde el interés y el gozo de vivir, corremos un grave peligro. Los sentimientos que preceden a esta condición son de impotencia, incapacidad, derrota y desaliento. La persona se hace vulnerable y es muy posible que caiga en un estado de postración física, emocional y espiritual, en el cual ya nada importa. Con el desánimo a cuestas, algunos no saben a dónde ir, ni qué hacer.

La vida es uno de los dones más preciados que Dios nos ha dado. Cuando nos la proveyó, también puso dentro de nosotros la capacidad de gozar, de amar, de luchar, de buscar lo mejor y lo superior. No somos seres incapacitados e inútiles par…

Intérprete de sueños

Yo he tenido un sueño, y no hay quien lo interprete; mas he oído decir de ti, que oyes sueños para interpretarlos. —Génesis 41:15.

Cuando José interpretó los sueños del panadero y el copero, rogó al copero que se acordara de él cuando lo reinstalaran en su cargo; pero a este se le olvidó, y José pasó dos años más en la prisión.

Pero una persona más exaltada que el jefe de los coperos tuvo un sueño, y cuando no se pudo hallar a nadie que lo interpretara, José vino a la memoria del copero. “Entonces Faraón envió y llamó a José. Y lo sacaron apresuradamente de la cárcel, y se afeitó, y mudó sus vestidos, y vino a Faraón. Y dijo Faraón a José: Yo he tenido un sueño, y no hay quien lo interprete; mas he oído decir de ti, que oyes sueños para interpretarlos. Respondió José a Faraón, diciendo: No está en mí; Dios será el que dé respuesta propicia a Faraón” (Gén. 41:14-16).

Gracias a la sabiduría que le había sido otorgada por Dios, José pudo ver el verdadero significado del sueño. Vio los de…

¿Quién puede borrar nuestros errores?

Frente a un pasado cargado de graves faltas, o de malas tendencias, conviene tomar la resolución de vivir diferentemente. ¿Pero se puede hacer borrón y cuenta nueva, así nomás?

Decir que se ha pasado página ya es reconocer sus errores y sus faltas; pero hay páginas de nuestro pasado culpable que no pueden ser suprimidas; ellas permanecen. No es pasando algunas páginas y tomando la resolución de obrar mejor que el escolar puede hacer desaparecer los errores que hizo en la víspera. Un comerciante en una situación difícil no arregla nada suprimiendo las deudas que se hallan anotadas en su libro de cuentas; debe pagarlas.

Entonces, en nuestra vida, ¿cómo pagar esas deudas que, aunque tengan poca importancia a los ojos de los hombres, pesan sobre nuestra conciencia, nos molestan y nos turban?

Mediante su Palabra Dios nos enseña que está dispuesto a perdonar nuestras faltas y nuestros pecados. Es necesario reconocerlos ante él y aceptar el medio que él da al ser humano para borrarlos y para…

No estamos solos

Cristo les dijo a sus discípulos: "No os dejaré huérfanos" (Juan 14:18). La palabra griega “huérfanos”, significa "de duelo, sin padre."

A veces te puedes sentir como los discípulos después se sintieron: que estás solo y Dios no está obrando en ti. No ves ninguna evidencia de Su cuidado y Satanás te miente, diciéndote que el Espíritu de Dios te ha dejado por un tiempo.

Un milagro increíble que no podemos olvidar es la promesa de Jesús a todos sus seguidores: "Yo no los voy a dejar huérfanos. ¡He pagado un precio por ustedes y son míos!"

No importa lo que estés pasando, tu Padre celestial nunca ha abandonado ni un solo pensamiento de ti y nunca lo hará. Escucha su promesa inquebrantable y eterna:

"Pero Sion dijo: Me dejó Jehová, y el Señor se olvidó de mí. ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti. He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpid…

Modelado por la gracia de Dios

Considera lo que Dios nos dice sobre la oración. En primer lugar se nos dice: "Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano" (Isaías 55:6). A continuación, la Biblia dice: "No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios" (Romanos 3:11). En la Escritura es un hecho que no vamos a buscar al Señor como deberíamos.

Una y otra vez se nos muestra estándar de perfección y nuestra incapacidad de alcanzarlo. ¿Por qué? Es para que podamos evitar el destino de los fariseos. Se levantaban muy temprano y hacían oraciones largas. Hicieron reglas para mantener una apariencia de conducta santa. Pero Jesús señala que, si bien parecían limpios por fuera, sus corazones estaban oscuros y podridos. "Vosotros los fariseos limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de rapacidad y de maldad" (Lucas 11:39).

Dios está buscando un trabajo más profundo en nosotros, más profundo de lo que podríamos lograr por nuestra …

El arado ablanda

Don Roberto, hombre muy rico, tenía de todo en abundancia. Podía comprar lo que se le antojara. Una tarde tomó en sus brazos a Margarita, su pequeña hija de diez años de edad, y después de juguetear con ella por un momento le preguntó:

—¿Has pensado en lo afortunada que eres por ser hija del hombre más rico de esta ciudad?
—Sí, papá, todos te envidian. ¡Cómo quisieran tener ellos tu felicidad!

Todo le iba bien a don Roberto. Pero la vida tiene sus giros imprevistos, y a los pocos meses Margarita murió en un horrible accidente. Esto era más de lo que Roberto podía sobrellevar, así que se dio a la bebida, al juego y a la vida licenciosa. Con el tiempo perdió todos sus bienes.

Quebrantado de espíritu, dejó la ciudad donde había sido tan popular, y se fue peregrinando en busca de paz y consuelo.

Al pasar por una población, vio que un hombre revolvía el trigo con una gran pala.

—¿Por qué no dejas en paz esos granos? —le preguntó.
—Para que no se pudran —fue la respuesta.
Pasando luego por …

Libre mas no libertinamente

Santos serán a su Dios, y no profanarán el nombre de su Dios, porque las ofrendas encendidas para Jehová y el pan de su Dios ofrecen; por tanto, serán santos. —Levítico 21:6 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
En el antiguo testamento los hombres no tenían acceso a Dios, todo lo hacían por medio de un Sumo Sacerdote quien iba y expiaba los pecados de los hombres en el lugar santísimo delante de la presencia de Dios, para esto había toda una serie de requisitos, este Sumo Sacerdote tenía que ser un hombre impecable, intachable y por demás apartado, y a pesar de todo esto, ponía su vida en riesgo cada vez que entraba ala presencia de Dios, ya que la santidad de Dios le podía matar, ya que cualquier impureza física, moral, emocional o de cualquier tipo le provocarían la muerte, por tanto el entrar en la presencia de Dios era cosa seria, y aunque era un privilegio el ser nombrado Sumo Sacerdote, también era un trabajo que no muchos aspiraban.
La figura del Sumo Sacerdote surgió como una necesidad…

Talismanes para practicar la religión

En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» de manera anónima en nuestro sitio www.conciencia.net y nos autorizó a que lo citáramos, como sigue:

«[Vi] por televisión una propaganda donde ofrecían [un amuleto] y decían que me iban a ayudar para defenderme de todo mal.... Me atendió un guía espiritual, y... le dije... que un vidente [me había dicho] que yo nací con mala suerte.... El guía me escuchó y... me sugirió que volviera en seguida con tres velas blancas. Yo me negué.... Entonces [me dijo]: “Venga el martes....” Me presenté [ese día].... Me hizo tomar [el amuleto] y decir unas palabras. Luego... dijo: “Lo suyo es muy grave. Puede tener un ataque cardíaco o derrame cerebral.... Vuelva mañana.”

»Yo no volví al lugar, y me desprendí [del amuleto y] de unas piedras energéticas. ¿Qué me sugieren?»
Este es el consejo que le dimos:

«Estimado amigo:
»Ha habido adivinos en este mundo durante miles de años. Aparecen en la historia del rey Saúl, el primer rey …

Mejor que Pentecostés

¡Juan el Bautista nunca llegó hasta Pentecostés! Él no vio las lenguas de fuego ni escuchó el estruendo del viento recio. Él no vio a Jerusalén sacudirse ni a las multitudes convertidas. ¡Pero Juan dijo que su gozo fue cumplido! Él había escuchado algo mejor que el viento recio – mejor que buenas noticias – mejor que la risa de una novia feliz. Él había escuchado la voz del Salvador.

“El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido” (Juan 3:29).

Juan disfrutó del gozo más grande que cualquier seguidor de Jesús pudiera conocer. Él dijo, “Me quedé quieto y lo escuché hablarme. Su voz hizo saltar mi corazón. Él me habló personalmente. Yo escuché a mi Señor y ese es mi gozo. Sólo escuchar su voz.”

Juan podía decir, “Oh sí, yo lo amo. Yo he adorado postrado a sus pies, y le he dicho cuán indigno yo soy. Pero mi gozo no está en lo que le dije, ¡mi gozo está en que él me…

Ahora que se obtuvo la victoria

Como cristianos sabemos que Jesús ganó la victoria para nosotros en el Calvario. Él venció a la muerte, a Satanás y al poder del pecado. La pregunta que queda para los creyentes es: "¿Y ahora qué? Sé que Jesús ganó mi victoria en la cruz, pero ¿qué pasa con mis luchas en el presente? ¿Dónde está Su victoria de la batalla que se está llevando a cabo en mi vida en este momento?"

Ésta es una pregunta importante y La Palabra tiene una respuesta para cada cristiano. Comienza con esta escena: "Los filisteos juntaron sus ejércitos para la guerra…en Soco, que es de Judá"(1 Samuel 17:1). Esta imagen presenta una verdad espiritual que nunca cambia: Las fuerzas de la oscuridad están en contra el pueblo de Dios.

Cuando Jesús vino a ser tu Salvador, Él te hizo una nueva creación y aunque tú has cambiado, el mundo no lo hizo. A causa de ello, hay poderes que se alinean en tu contra: el mundo, el diablo e incluso tu propia carne, que batalla contra tu espíritu.

Algunas veces, tus…

«Como si fuera el padre biológico»

En este mensaje tratamos el caso de un hombre que «descargó su conciencia» en nuestro sitio www.conciencia.net. Lo hizo de manera anónima, como pedimos que se haga; así que, a pesar de que nunca se lo había contado a nadie, nos autorizó a que lo citáramos, como sigue:

«Conocí a una mujer, madre soltera de un hermoso niño de dos años... Llevamos ya tres años.... Yo amo mucho a su niño.... Lo trato como si fuera su padre biológico.... Mi temor es lo siguiente: El niño no sabe nada al respecto.... Temo que él me rechace a pesar de que le brindo todo mi amor. En cuanto al padre biológico, no se sabe nada de su paradero.»

Este es el consejo que le dio mi esposa:

«Estimado amigo:
»... No hay duda alguna de que este asunto es muy importante para usted. Sin embargo, a pesar de que el temor que ha manifestado es muy común, su ansiedad se debe a una idea equivocada de lo que de veras les importa a los niños. Usted cree que ese niño pudiera rechazarlo por no ser su padre biológico, pero los niño…

Todo tiene que ver con el propósito

Pero no hallándolos, trajeron a Jasón y a algunos hermanos ante las autoridades de la ciudad, gritando: Estos que trastornan el mundo entero también han venido acá. —Hechos 17:6 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Hay quienes piden bendición todo el tiempo, hay quienes pasan gran parte de su día orando y pidiendo y muchas de esas personas reciben poco, pues se conforman con el hecho de pensar que Dios tiene un mejor plan o que no es voluntad de Dios aquello que piden, pero en realidad pocas les consta que verdaderamente sea la voluntad de Dios por aquello que pasan.

En lo personal las llamo oraciones estériles, ya que jamás darán fruto, y no me refiero a que habrá quienes nunca reciban respuesta, sino a oraciones que nacen muertas, ya que desde su concepción carecen de propósito, son oraciones que solo satisfacen el alma de quien las expresa, pero no tienen la intención de reflejar el Reino de los Cielos y no tienen la más mínima intención de trascender, por tanto, su fruto jamás será.

Consid…

A salvo en cada situación

La Biblia dice: “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” (2 Timoteo 1:7).

¿Será que la actual recesión se convertirá en una profunda y larga depresión? ¿Será esta la tormenta económica de la que tantos ministros y economistas han advertido? ¿O se tratará simplemente de otro ajuste breve de la economía?

Francamente, ningún ser humano en la tierra lo sabe. Los economistas dan terribles previsiones opuestas, y los llamados “profetas” están enviando todo tipo de advertencias confusas.

Hace varios años, cientos de cristianos preocupados me escribieron acerca de una profecía que decía que la mayor parte de Florida sería inundada por un maremoto. Muchos cristianos huyeron de Florida en la fecha prevista para unas llamadas “vacaciones”, sólo en caso de que la profecía fuese correcta. ¡Florida todavía está bien!

Nadie sabe cuándo, cómo o dónde Dios enviará juicio. Los tiempos y las épocas están todas en sus manos. Dios ha tratado conmig…

¿Qué es la Soteriología?

Doctrina de la Obra de Cristo
El término soteriología se deriva de la voz griega "soter" que quiere decir salvador. Es pues, la Soteriología aquella división de la Teología General que trata de la obra principal de Cristo o sea la redención obrada por Su sacrificio.

I. La Muerte de Cristo fue un Sacrificio.

La muerte de Cristo no fue un accidente inesperado, pues, estaba ordenado así desde la eternidad. (Apoc. 13:8) Si bien es cierto que fueron los hombres quienes lo mataron, también debemos hacer claro que fue "por determinado consejo y providencia de Dios". (Hech. 2:23) La muerte de Cristo fue un sacrificio con las mismas características de los sacrificios del Antiguo Testamento. ¿Cuáles eran los elementos esenciales del sacrificio antiguo testamentario? A los menos tres: el tabernáculo, el sacerdote y la víctima. Los dos últimos elementos coinciden en la persona de Cristo. El es el sacerdote y la víctima al mismo tiempo. (Juan 1:29; Heb. 7:27, 9:6-14) Con respect…