Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

Aprender de un dolor de muelas

Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos… —Hebreos 12:7

«Cuando era niño, solía tener dolor de muelas —escribió C. S. Lewis en su clásico libro Mero Cristianismo—, y sabía que si se lo decía a mi madre, ella me daría algo que calmara el dolor durante esa noche para que me pudiera dormir. Pero no recurría a ella… al menos, no hasta que el dolor era muy fuerte […]. Sabía que, al día siguiente, me llevaría al dentista […]. Yo quería que mi dolor se aliviara de inmediato, pero no podía conseguirlo hasta que me arreglaran el diente en forma permanente».

De manera similar, tal vez no siempre queremos dirigirnos a Dios de inmediato cuando tenemos un problema o luchamos en una determinada área. Sabemos que podría aliviar al instante nuestro dolor, pero a Él le interesa más ocuparse de la raíz del problema. Quizá temamos que nos revele cuestiones para las que no estamos preparados o que no queremos resolver.

En momentos así, es útil recordar que el Señor nos «trata como a hijos» …

Mantener la calma y seguir

… Nosotros somos siervos del Dios del cielo y de la tierra… —Esdras 5:11

«Mantén la calma y llama a mamá», «mantén la calma y pon el agua a hervir», «mantén la calma y avanza a paso firme». Estos dichos se originaron en la frase «mantén la calma y sigue adelante», que apareció por primera vez en Gran Bretaña en 1939, al comenzar la Segunda Guerra Mundial. Los oficiales británicos la imprimieron en carteles para quitar el pánico y el desánimo de la gente durante esa época.

Al volver a su tierra, tras un período de cautiverio, los israelitas tuvieron que vencer sus temores y la interferencia del enemigo cuando empezaron a reconstruir el templo (Esdras 3:3). Después de terminar los cimientos, sus enemigos «sobornaron además contra ellos a los consejeros para frustrar sus propósitos» (4:5). También escribieron cartas acusadoras a los funcionarios del gobierno, y consiguieron retrasar el proyecto (vv. 6, 24). A pesar de todo, el rey Darío finalmente promulgó un decreto que les permitió ter…

Enseñar con el ejemplo

… a vuestros hijos, […] criadlos en disciplina y amonestación del Señor. —Efesios 6:4

Mientras esperaba que me hicieran una prueba de la vista, me asombró una frase que vi en el consultorio del oculista: «El 80% de lo que los niños aprenden durante sus primeros doce años de vida es a través de los ojos». Comencé a pensar en todo lo que procesan visualmente mediante la lectura, la televisión, las películas, los eventos, el entorno y el comportamiento de los demás; en especial, el de sus familiares. Cuando celebramos el día del padre, solemos pensar en la poderosa influencia de un papá.

Pablo exhortó a los padres a no frustrar a sus hijos hasta el punto de hacerlos enojar, sino «[criarlos] en disciplina y amonestación del Señor» (Efesios 6:4). Piensa en el ejemplo impactante de un padre cuyo comportamiento y constancia generan admiración de parte de sus hijos. Él no es perfecto, pero se mueve en la dirección correcta. Se ejerce un beneficio poderoso cuando nuestras acciones reflejan el …

Papá conoció a Jesús

… fui recibido a misericordia […] para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna. —1 Timoteo 1:16

Mi abuelo, mi padre y mis hermanos eran hombres duros a los que, comprensiblemente, no les gustaba que los demás les «impusieran su fe». Cuando a mi padre, Howard, le diagnosticaron un cáncer rápido y letal, yo estaba tan preocupado que aprovechaba cada oportunidad para hablarle del amor de Jesús. Inevitablemente, él terminaba la charla con un cortés, pero firme: «Sé todo lo que necesito saber».

Prometí no volver a plantear el tema y le regalé unas tarjetas que hablaban del perdón que Dios ofrece, las cuales podía leer cuando quisiera. Entregué a mi papá en manos de Dios y oré. Un amigo también le pidió al Señor que lo mantuviera con vida lo suficiente como para que conociera a Jesús.

Una tarde, me llamaron para avisarme que mi padre había fallecido. Cuando me encontré con mi hermano en el aeropuerto, me dijo: «Papá quería que te dijera que le pidió a Jesús que perdonara …

Recuerdos olvidados

Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides ninguno de sus beneficios. —Salmo 103:2

Hace poco, un amigo de mi juventud me mandó una foto de nuestro equipo de atletismo de la escuela secundaria. La difusa foto en blanco y negro mostraba un grupo vagamente conocido de jóvenes, con nuestros dos entrenadores. De inmediato, retrocedí en el tiempo al evocar aquellos momentos felices cuando participaba en carreras de 800 y 1.600 metros. Sin embargo, aunque me encantó recordar aquellos días, también pensé en la facilidad con que los había olvidado y me había ocupado de otras cosas.

A medida que avanzamos en la vida, es fácil olvidarse de lugares, personas y acontecimientos que fueron importantes para nosotros. El tiempo pasa, los ayeres se desvanecen y nos obsesionamos con las preocupaciones del momento. Cuando esto sucede, también podemos olvidar lo bueno que Dios ha sido con nosotros. Quizá por eso, David recordó esto al escribir: «Bendice, alma mía, al Señor, y bendiga todo mi ser su santo n…

Te presento a Shrek

… yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré. —Ezequiel 34:11

Shrek era una oveja desertora. Se alejó de su rebaño y estuvo perdida durante seis años. La persona que la encontró viviendo en una cueva en un lugar alto y escarpado de Nueva Zelanda, no se dio cuenta de que era una oveja. «Parecía una especie de bestia bíblica», declaró. En cierto modo, lo era. Shrek era un cuadro de lo que les sucede a las ovejas que se separan de su pastor.

Tuvieron que bajarla de la montaña, porque tenía la lana tan larga y pesada (27 kilos) que no podía caminar sin ayuda. Para aliviarla del peso de su rebeldía, la colgaron cabeza abajo, para que se quedara quieta y no se lastimara cuando el esquilador le cortaba el pesado vellón.

La historia de Shrek ilustra la metáfora que utilizó Jesús cuando se autodenominó el Buen Pastor (Juan 10:11), y cuando Dios se refirió a su pueblo como sus ovejas (Ezequiel 34:31). Tal como Shrek, no tomamos buenas decisiones cuando lo hacemos a solas, y el peso de l…

La luz del cordero

La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. —Apocalipsis 21:23

Durante innumerables generaciones, la gente ha dependido del sol y de la luna para iluminar el día y la noche. Ya sea para alumbrar nuestro camino o proveer la luz necesaria para que crezcan las semillas y los nutrientes necesarios para nuestro cuerpo, ambos son parte de la maravillosa provisión de Dios. El libro de Génesis relata que Dios hizo «la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche» (Génesis 1:16).

Pero, un día, Dios brindará una clase diferente de iluminación. Juan escribe sobre la eterna ciudad celestial: «La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera» (Apocalipsis 21:23). Es interesante observar que la palabra que aquí se traduce «lumbrera» lleva en sí la idea de una lámpara. En su est…

Hablar con Dios

Solamente citaré dos casos como ejemplo:
1a de Samuel 10:6 “Entonces el Espíritu del Señor vendrá sobre ti (Saúl) con poder …”

1ª de Samuel 1:6 “Cuando Saúl escuchó la noticia , el Espíritu del Señor vino sobre él con poder..”

1ª de Samuel 16: 13 “…Entonces el Espíritu del Señor, vino con poder sobre David , y desde ese día estuvo con él..”

Es interesante darse cuenta que Dios, el Espíritu Santo, no habla con cualquiera, ni por cualquier cosa.
Saúl y David, cuando requerían consultar al Señor, debían hacerlo por medio de algún profeta. Estos señores, a pesar de estar llenos del Espíritu Santo, no podían consultar a Dios directamente.

Hay pasajes bíblicos donde se echaban suertes para tomar alguna decisión, porque Dios no les hablaba.
Incluso, para sustituir a Judas Iscariote, Dios no les habló a los apóstoles. Ellos propusieron dos candidatos, y oraron  y echaron suertes  para que Dios decidiera entre los dos: Hechos 1:23-26

Así las cosas, no debemos de estarle creyendo a cualquiera  …

¿Ama Dios al pecador?

Que DIOS ama al pecador, es un asunto realmente indiscutible.

Juan 3:16 lo expresa con total claridad: “Porque de tal manera amó DIOS al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en ÉL cree, no se pierda, más tenga vida eterna”.

Romanos 5:8: “Más DIOS muestra su amor por nosotros, en que siendo aún pecadores, CRISTO murió por nosotros”.

1 Timoteo 1:15: “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que CRISTO JESÚS vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero”.

Se concluye de estos versículos, que la máxima expresión de amor de DIOS PADRE, que fue entregar a su único HIJO, lo hizo por amor a los pecadores.

No obstante, el amor de DIOS por el pecador parece no ir más allá de la redención y salvación.

No nos referimos al pecador ocasional. Al que sufre una caída de vez en cuando. Todos somos esta clase de pecadores. El que dice no tener pecado es mentiroso y hace a DIOS mentiroso dice la Escritura.

Aquí nos referimos al que practica …

¡La muralla de Jericó ha caído!

¿Qué circunstancias imposibles estas afrontando hoy? ¿Qué tan seguido te sientes atacado por el enemigo? Josué tenía la tarea de llevar al pueblo Israelita a la Tierra prometida aun cuando había enemigos rodeándolos por todos lados. El Señor tu Dios quiere que llegues a la tierra prometida de tu Matrimonio restaurado. Dios escogió a Josué para esta especial tarea. ¿Aceptaras la tarea que el Señor te está dando de mantenerte firme en esta prueba y orar por la restauración de tu Matrimonio? Nunca te des por vencido de tu Matrimonio por las circunstancias, Dios es más grande.

Tu estas en una guerra espiritual en contra del Enemigo de este mundo, Satanás que está destruyendo matrimonios alrededor de todo el mundo. Él ha estado atacando tu matrimonio, atacando a tu conyugue, convenciéndolo, diciéndole mentiras y posiblemente atacándote con sentimientos y emociones, diciendo que tú no puedes orar. Decide el creer y esperar al Señor para restaurar tu Matrimonio.

Te voy a sugerir escribir o m…

La vejez

He estado en estos últimos días, meditando sobre la vejez. Tal vez, porque estoy  próximo  a cumplir 69 años.

Sobre todo, lo hacía porque yo no me siento viejo. Si no fuera por mi apariencia física, podría creer que tengo 20 años.

Al respecto me he puesto a pensar que los seres humanos somos espíritus eternos que estamos, por disposición de Dios, limitados a vivir en un cuerpo por determinado espacio de tiempo. Como seres eternos que somos, la vejez, en realidad no existe. Lo único que se envejece o va perdiendo ciertas facultades, es el cuerpo en el cual vivimos por un muy corto período de tiempo.

Por lo tanto, como seres humanos espirituales eternos, no debemos sentirnos viejos por el hecho de que nuestro cuerpo vaya sufriendo paulatinamente  cierto deterioro. Nuestro estado emocional y espiritual no tiene por qué sufrir cambios negativos como consecuencia del transcurso del tiempo.

Al observar nuestro estado físico reflejado en un espejo o el percibir la pérdida de determinadas fac…

Mi esperanza está en ti, señor

El creyó en esperanza contra esperanza, a fin de llegar a ser padre de muchas naciones, conforme a lo que se le había dicho: ASI SERA TU DESCENDENCIA. Y sin debilitarse en la fe contempló su propio cuerpo, que ya estaba como muerto puesto que tenía como cien años, y la esterilidad de la matriz de Sara; sin embargo, respecto a la promesa de Dios, Abraham no titubeó con incredulidad, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, y estando plenamente convencido de que lo que Dios había prometido, poderoso era también para cumplirlo. Por lo cual también su fe LE FUE CONTADA POR JUSTICIA. Y no sólo por él fue escrito que le fue contada, sino también por nosotros, a quienes será contada: como los que creen en aquel que levantó de los muertos a Jesús nuestro Señor. Romanos 4: 18-24

¿Has perdido toda tu esperanza para lo que enfrentas hoy? ¿Has estado orando y esperando? ¿Tal vez para un cónyuge para que  venga a sus sentidos y vuelva a casa a su familia? ¿Tú estás esperando para que tu …

La vida cristiana

Nosotros los cristianos, estamos sometidos a grandes cantidades de enseñanzas. Asistimos con regularidad a una iglesia, y escuchamos y leemos diversos mensajes. Oímos mensajes por la radio, y por la televisión. Aquí mismo, por Internet, nos envían muchos mensajes.

Hablando de mi situación personal, y compartida por algunos de mis familiares, nos hemos dado cuenta que esos bellos mensajes producen un impacto positivo de muy corto plazo en nuestras vidas. Es muy emocionante escucharlos. Sin embargo, 24 o 48 horas después ya no queda casi nada en nuestra mente.

En mi caso particular, cuando enfrento alguna situación difícil, casi nunca encuentro en mi mente palabras de poder procedentes de esos mensajes que me puedan ser de utilidad.

La palabra de poder, confianza, aliento, etc, que me permiten salir adelante de todas estas situaciones difíciles, provienen directamente del estudio, meditación y MEMORIZACIÓN de la Palabra de DIOS.

Obviamente, no pretendo manifestar que no debamos oír este…

¿Adoraras al Señor siempre?

Adorad al SEÑOR en vestiduras santas; temblad ante su presencia, toda la tierra. Decid entre las naciones: El SEÑOR reina; ciertamente el mundo está bien afirmado, será inconmovible; El juzgará a los pueblos con equidad. Salmo 96: 9-10

Adora al Señor hoy, independientemente de las circunstancias que enfrentas todos los días. Nuestro Señor nos ha creado para adorar y alabar Su Santo Nombre. La adoración requiere reverencia. Pon a un lado todas tus pruebas y tribulaciones y piensa en el increíble, poderoso, Dios santo que tú y yo servimos.

Exaltad al SEÑOR nuestro Dios, y postraos ante el estrado de sus pies; Él es santo. Salmo 99: 5

Como el Creador de los cielos y la tierra, tenemos que aprender a confiar en el poder de Dios en nuestra vida diaria. Tienes que aprender a entregar cada momento de tu vida a Su voluntad y camino. Proclama su grandeza diariamente para que Él se dé a conocer a los demás. Oremos de acuerdo en que en nuestra nación y todo el mundo, todas las personas vendrán a…

Encomienda al Señor tu camino

Encomienda al SEÑOR tu camino, confía en El, que El actuará; hará resplandecer tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía. Salmo 37:5-6

¿Conoces y entiendes que Dios quiere que tu "compromiso total" a Él todos cada día? ¿Estás dispuesto a encomendar todo lo tuyo al Señor por completo? ¿Has dicho "sí" rápidamente, pero ahora estás dando marcha atrás con respecto a las diferentes áreas o cosas en tu vida? Hoy, piensa en ello. ¿Qué te detiene? ¿Por qué tienes miedo a comprometerte con el Señor? ¿Tienes miedo de encomendar tu matrimonio al Señor? Mira lo que el Señor dice:

Encomienda tus obras al SEÑOR, y tus propósitos se afianzarán. Proverbios 16:3

¿Qué significa encomendar? El American College Dictionary dice: dar en fideicomiso o cargo; confiar; consignar.

¿Hiciste un compromiso, una promesa ante Dios y a tu cónyuge el día de tu boda? ¿Por qué está tratando de salir de ello? ¿El adulterio? El mejor camino de Dios es orar y luchar para que tu matrimonio …

Sediento

“Así como un venado sediento desea el agua de un arroyo, así también yo, Dios mío, busco estar cerca de ti.” Salmos 42:1 Traducción en lenguaje actual (TLA)

Cuando sin darte cuenta vas dejando la comunión que en algún momento de tu vida tuviste con Dios, comienza a haber en ti una sed espiritual tremenda que no es detectada a simple vista, sino que es reflejada a través de tu comportamiento distinto al que un día tuviste.

Y es que cuando dejamos la comunión con Dios todo cambia, nuestro comportamiento, nuestra manera de pensar y de ver las cosas, nuestra manera de hablar, entre muchas otras cosas. Y es que cuando Dios deja de ser lo primordial en nuestra vida caemos en un hoyo que de no salir nos puede causar muchos problemas espirituales.

Personalmente he pasado por esos momentos en donde he descuidado mi relación personal con Dios, esos periodos en donde sin darme cuenta voy remplazando mi tiempo con Dios por otras cosas, esos momentos en donde mi percepción de las cosas va cambiand…

La prueba

Los hijos de Israel estaban absolutamente indefensos: padres, madres, príncipes, líderes, ninguno sabía a dónde ir. No había camellos cargados con provisiones. No había frutas secas, pescado seco, pan, higos, dátiles, uvas ni nueces. Sin duda, habían visto perecer la caravana de provisiones de Faraón, ¡grandes carros cargados de comida flotando en el Mar Rojo! Su pensamiento lógico seguramente era: "Dios sabía el día y la hora en que saldríamos de Egipto. Si Moisés habla con Dios, ¿por qué no nos dijo que trajéramos alimentos para seis meses? Incluso los dioses de Egipto tratan mejor a sus soldados. ¿Para qué nos hicieron tomar todo este oro, plata y joyas? “¡No podemos comer esto, no vale nada aquí!”

No se veía ni siquiera una brizna de hierba, no había animales para cazar, no había árboles frutales ni extranjeros con quienes hacer comercio. No podían volver a Egipto, incluso si hubieran querido, ¡porque el Mar Rojo bloqueaba su retirada! Y aun si hubieran podido rodear el mar, …

Levanta tu escudo

“Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno.” Efesios 6:16 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

La parte de la armadura de DIOS que protege el corazón del creyente, es el escudo de la fe. Y consecuentemente es guardado el rumbo que de antemano el Señor planeó para él. El escudo de la fe es la parte de la armadura que nadie más que el mismo creyente debe usar; nadie más puede activar su fe más que él mismo.

En la vida del creyente existirán muchas ocasiones en las que al esperar promesas de DIOS el escudo (la fe) del creyente se desgastará, y con ello el pesimismo puede anidarse en su corazón. Tanto que existirá desánimo y falta de visión. Pero al hacer esto, éste se hace vulnerable ante los ataques del enemigo y se corre el riesgo de comenzar a escuchar y a creer sus mentiras. Entonces en lugar de tener una visión alineada a las promesas de DIOS en fe, el creyente pone su fe en lo negativo y pesimismo; para así deshacerse del escudo que re…

Evitar distracciones

… pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra… —Mateo 13:22

El dueño de un restaurante en la aldea de Abu Ghosh, en las afueras de Jerusalén, ofrecía un cincuenta por ciento de descuento a los clientes que apagaran sus teléfonos celulares, ya que considera que estos han afectado negativamente el compañerismo y la conversación en las comidas y desviado la atención para navegar en la web, enviar y recibir mensajes de texto y hacer llamadas de negocios. Afirma: «La tecnología es muy buena, pero, cuando estás con tu familia o amigos, puedes desconectarte media hora, y disfrutar de la comida y la compañía».

Con cuánta facilidad podemos distraernos por diversos motivos, ya sea en nuestra relación con otros o con el Señor.

Jesús dijo a sus seguidores que la distracción espiritual comienza en un corazón adormecido, en oídos que no quieren oír y en ojos que están cerrados (Mateo 13:15). Mediante una ilustración de un granjero que esparcía semillas, Jesús comparó aq…

La lección de alabanza

Alabad a Dios… —Salmo 150:1

El Salmo 150 no es solamente una hermosa expresión de alabanza, sino también una lección sobre cómo alabar al Señor. Nos dice dónde, por qué y cómo ofrecer alabanzas, y quién debe hacerlo.

¿Dónde alabamos? En el «santuario» de Dios y en la «magnificencia de su firmamento» (v. 1). Cualquier parte del mundo donde nos encontremos es un lugar apropiado para alabar a Aquel que creó todas las cosas.

¿Por qué alabamos? Primero, por lo que Dios hace: «sus proezas». Segundo, por lo que Él es. El salmista alababa al Señor por «la muchedumbre de su grandeza» (v. 2). El Creador todopoderoso es el sustentador del universo.

¿Cómo alabar? En voz alta, en silencio, con suavidad, con entusiasmo, con ritmo, con denuedo, de manera inesperada, sin temor. En otras palabras: podemos alabar a Dios de muchas formas y en diversas ocasiones (vv. 3-5).

¿Quién debe alabar? «Todo lo que respira alabe al Señor» (v. 6): jóvenes y ancianos, ricos y pobres, débiles y fuertes, toda criatura…

Cuidemos el espíritu, el alma y el cuerpo

El espíritu: Por fe y por gracia, Jesucristo nos ha reconciliado con el Padre por medio de su sacrificio en la cruz y su resurrección, nos ha concedido el favor de vivir eternamente para Él; es decir, nuestro espíritu cobró vida por medio del Espíritu de Dios que nos fue dado al creer en Jesucristo nuestro Señor.  Por lo tanto, ya no hay condenación para los que pertenecemos a Cristo Jesús; y porque pertenecemos a Él, el poder del Espíritu que da vida nos ha libertado del poder del pecado. Ahora, ya no seguimos a nuestra naturaleza pecaminosa sino que seguimos al Espíritu de Dios, y muestra de ello son los frutos que su divina presencia produce en nuestra vida: amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio.

Su Espíritu se ha unido a nuestro espíritu para confirmar que somos hijos de Dios. Así que como somos sus hijos, también somos sus herederos. De hecho, somos herederos junto con Cristo de la gloria de Dios; pero si vamos a participar de su …

Llamado a la consolación

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación. —2 Corintios 1:3

En su libro Dear Mrs. Kennedy [Querida Sra. Kennedy], Jay Mulvaney y Paul De Angelis observan que durante las semanas siguientes al asesinato del presidente estadounidense John Kennedy, su viuda, Jacqueline, recibió casi 1.000.000 de cartas de personas de todo el mundo. Algunas eran de parte de jefes de estado, famosos y amigos cercanos. Otras provenían de personas comunes y corrientes, que las dirigían a la «Señora Kennedy, Washington» o la «Sra. Presidenta, Estados Unidos». Todos escribían para expresar su dolor y condolencias por la gran pérdida de esta mujer.

Cuando los demás sufren y queremos ayudar, es bueno recordar la imagen que describió Pablo del «Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo», como el «Padre de misericordias y Dios de toda consolación» (2 Corintios 1:3). Nuestro Padre celestial es la fuente suprema de toda misericordia tierna, palabra amab…

La travesía de Jordyn

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. —Filipenses 4:13

Jordyn Castor nació ciega, pero esto no le impide tener una vida plena y productiva. El documental Can You See How I See? [¿Puedes ver como yo?] cuenta su historia. Se destaca en la escuela y, con algo de ayuda, disfruta de andar en bicicleta y esquiar en la nieve.

Respecto a su vista, Jordyn declara: «Si pudiera deshacerme de mi ceguera, no lo haría. Creo que Dios nos hizo como somos por una razón […] y estoy convencida de que mi ceguera es parte de lo que haré con mi vida». Actualmente, estudia en la universidad para especializarse en tecnología informática. Su sueño es ayudar a desarrollar programas de computación que ayuden a los ciegos.

¿Cómo puede esta joven tener una visión tan positiva de la vida? Como seguidora de Cristo, entiende que Dios tiene el control de toda circunstancia. Esto le da seguridad para aprovechar oportunidades que otros podrían considerar imposibles. Sin duda, la vida de esta muchacha ilustra esta v…

Ampliar la imágen

Así como el águila revolotea […] y anima a sus polluelos a volar, […] el Señor [lo] guio [a Jacob]… —Deuteronomio 32:11-12 (RVC)
Durante tres meses, tuve un asiento en primera fila, o debería decir una vista de pájaro, de la obra asombrosa de Dios. En el Jardín Botánico Norfolk, a 27 metros del suelo, instalaron una videocámara que enfocaba el nido de una familia de águilas calvas, que permitía que los espectadores miraran por Internet.

Cuando se rompieron los cascarones, la mamá y el papá águilas atendían con cuidado a sus crías, y se turnaban para ir a buscar comida y proteger el nido. Pero un día, cuando los aguiluchos todavía parecían pompones peludos con picos, ambos padres desaparecieron. Me preocupó pensar que algo podía dañar a los pequeños.

Sin embargo, mi preocupación era infundada, ya que el operador de la cámara amplió el cuadro, y allí estaba la mamá águila posada en una rama cercana.

Mientras reflexionaba en esta «ampliación» del cuadro, pensé en ocasiones cuando temí qu…

Satisfecho con muy poco

¡Dios tiene tanto para darte! Su deseo es expresado así: “Abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde" (Malaquías 3:10). Él está de pie en un almacén lleno, diciendo: "Soy un Dios dadivoso, pero tan pocos reciben de Mí. ¡No me permiten ser Dios para ellos!"

Claro, debemos agradecer a Dios por todo lo que Él ha hecho y ha dado ya. ¡Pero no debemos estar satisfechos con lo que pensamos que es mucho! Muchos cristianos están satisfechos con sentarse en la iglesia y ser bendecidos por la presencia de Dios. Tales personas no son más que “esponjas satisfechas” Empapando todo, pero limitando a Dios en sus vidas, ¡cuando Él quiere ungirlos tanto para el servicio! Cuando los discípulos se maravillaron de los milagros de Cristo, Jesús contestó: "¡Dios tiene una obra aun mayor para ustedes!" La mayoría de nosotros somos como los discípulos. Vemos un milagro y estamos satisfechos de hablar al respecto por el resto de nuestr…

Metí la pata

“Metí la pata”, “metí la gamba”; es una expresión típica de mi país y no significa literalmente “metí la pata de la mesa en su lugar” o “introduje una pierna dentro de algo”. Lo que quiere decir es algo así como “me equivoqué”, “hice algo indebido”, “provoqué un perjuicio” o “no debí haberme comportado así”. Si algún lector  busca a alguien así, estoy disponible, esa es mi “especialidad”, soy experto.

Parece que Pablo conocía bien este “oficio” “Porque lo que hago,  no lo entiendo;  pues no hago lo que quiero,  sino lo que aborrezco,  eso hago.” (Romanos 7:15 RV60)

Abraham tuvo temor de hombres y circunstancias e implícitamente cierta desconfianza en Dios cuando hizo pasar a Sara su esposa por su hermana en dos oportunidades, ante Faraón (Gén. 12:13) y más tarde ante Abimelec (Gen. 20:2). Elías se deprimió y quiso morir cuando Jezabel puso precio a su cabeza y creyó que ya todo estaba perdido (I Reyes 19:4). Jacob estafó a su hermano mayor y a su padre con los privilegios de primogeni…

Camino angosto

Jesús nunca dijo: “Vengan en pos de mi que el camino será muy pero muy fácil”. Al contrario siempre nos previno que el camino no será fácil pero que Él siempre iba a estar con nosotros, que no había nada que temer si Él estaba de nuestro lado.

Jesús dijo lo siguiente: “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” Mateo 7:13-14 (Reina-Valera 1960).

La realidad es que a veces sentimos que ya no podemos transitar más por este camino angosto, sentimos que las fuerzas se nos acaban, que nuestro animo mengua, que las circunstancias que nos rodean cada vez se ponen más en nuestra contra y a veces llegamos a meditar en el hecho de rendirnos.

Pero hay algo que nunca nos deja que nos rindamos y es el Espíritu Santo de Dios en nuestra vida, quien nos redarguye, quien nos fortalece en medio de la b…

Resultados del pasado

Recuerdo que cuando era pequeño, mi madre tenía una gran habilidad para tejer con dos agujas. Pasaba mucho de su tiempo tejiendo y sus prendas no sólo resultaban abrigadas para los fríos inviernos de esta parte del planeta, sino también de gran belleza estética y prolijidad en sus terminaciones. A veces, como no podía comprar lana nueva, destejía alguna prenda que ya me quedaba chica para tejer una nueva con la lana así recuperada y reciclada. En alguna oportunidad me tocó ayudarle a desenredar y ovillar alguna complicada madeja de lana. Rara vez ocurría esto, pero a veces se equivocaba y cuando recién se daba cuenta de ello, era a la hora de unir dos partes de tejido terminado que no encajaban o no daban con la medida o forma adecuada. Debía ponerse, entonces, a destejer las porciones mal hechas y reanudar el tejido para hacerlo esta vez, bien. No podía terminar de armar una prenda con partes defectuosas. En ciertas oportunidades, los nudos del tejido estaban muy apretados o eran dem…

Ama las espinas o no aceptes las rosas

Hace unos años, para el aniversario de nuestra boda, llamé a una de las florerías más “top” de nuestra ciudad e hice enviarle a mi esposa un ramo de bellísimas rosas rojas. ¡No es necesario que abunde en los detalles de la sorpresa y la intensa emoción de mi esposa, cuando salió a atender al delivery que aguardaba en la puerta de casa con el enorme y fino arreglo floral!

Durante unos cuantos días, el grato e intenso aroma de las rosas se hizo sentir en toda la casa. Sin embargo, cuando quise tomar una de ellas, mis dedos sangraron con dolor por causa de las espinas.

“Aprende a amar las espinas o no aceptes rosas” es un antiguo dicho popular, y un conocido cantante de habla hispana lo incluyó en la letra de una de sus canciones.

Significa entre otras cosas, que por más éxito que tengamos, por más hermosa que sea esa persona de la cual nos enamoramos, por excelente que sea nuestro trabajo, por más buenas que sean nuestras relaciones con la familia, los vecinos, los compañeros de trabajo…

A veces solo necesitamos decir no puedo

Una de las preguntas más recurrentes que me hacen es el como orar, es decir, las personas están en la constante búsqueda de la receta secreta para orar adecuadamente y para recibir respuesta a sus peticiones.

El detalle es que para Dios no son importantes los protocolos, ni los modos en los que las personas oren, ya que antes de pretender una manera adecuada de acercarse, pretende tener una relación con cada uno de sus hijos y esta será 100% única y diferente, no hay manera de replicar lo que pasa entre una persona y Dios y lo que sucede con otra persona, es decir, nadie puede aprender por medio de un método para orar, ya que Dios observa la intención del corazón más allá del modo de acercarse a Él.

Contrariamente a lo que las personas piensan, Dios no pretende que seamos “buenos” para poder acercarnos a Él, ni pretende que llevemos una vida de recato para poder “estar bien” con Él y así pueda bendecirnos, ya que el primero que está consciente que el requisito para que podamos permane…