Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2014

Las cosas que nos tragamos

Yaroslav Petuchov ejercía su profesión en Praga, en la antigua Checoslovaquia. Llevaba mucho tiempo aprovechándose de su profesión para coleccionar cosas interesantes. No era un coleccionista «de primera» sino «de segunda», pero esto no se debía a que esas cosas se encontraran en almacenes de antigüedades sino a que él mismo las encontraba en el estómago de sus clientes. Como médico cirujano, Yaroslav Petuchov no desperdiciaba nada de lo que pudiera sacarles a sus pacientes.

Ahora bien, ninguno de esos pacientes jamás hubiera acusado al excéntrico médico de desatenderlo. Al contrario, lo único que el doctor Petuchov trataba con cierta indiferencia eran las cosas más comunes que extraía del estómago de ellos, tales como botones, monedas y agujas, ya que éstas no despertaban el interés de nadie en comparación con las cosas raras y excepcionales que llegaron a conformar su curiosa colección. Entre estas cosas preciadas había boquillas de cigarrillos, relojes de pulsera, medallones con ca…

¿Sensibles o insensibles?

“»Jeremías, dile al pueblo: “Esto dice el SEÑOR: »‘Cuando una persona se cae, ¿acaso no vuelve a levantarse? Cuando descubre que está en un camino equivocado, ¿acaso no da la vuelta? Entonces, ¿por qué esta gente continúa en su camino de autodestrucción? ¿Por qué los habitantes de Jerusalén rehúsan regresar? Se aferran a sus mentiras y se niegan a volver. Escucho sus conversaciones y no oigo una sola palabra de verdad. ¿Hay alguien que esté apenado por haber hecho lo malo? ¿Alguien que diga: “¡Qué cosa tan terrible he hecho!”? ¡No! ¡Todos corren por el camino del pecado tan veloces como galopa un caballo a la batalla!” Jeremías 8:4-6 (Nueva Traducción Viviente)

Hay momentos en donde realmente necesitamos que nuestro espíritu se sensibilice delante de Dios y es que no vamos a negar que hay momentos en donde pareciera que nuestro espíritu, nuestro corazón y todo nuestro ser está endurecido por alguna razón.

Y es que a veces la falta de una comunión diaria con Dios puede ocasionar la per…

Manteniendo el espíritu encendido

1 Tesalonicenses 5:19 Reina-Valera 1960 (RVR1960)No apaguéis al Espíritu.

En muchas ocasiones nos preguntamos “qué parte le toca hacer a Dios y qué parte me toca hacer a mi?”, y sabe, es una de las preguntas más importantes que nos haremos en toda nuestra vida, ya que de ello dependerá la manera en la que entremos a la siguiente.

La tradición y lo que nos enseñaron a la mayoría es que Dios es todopoderoso, lo cual nuestra generación mal entendió como que es Él quien tiene que hacerlo todo por nosotros y para nosotros, sin ver ni entender que Él ya lo hizo todo al dar su vida y dejarnos al Espíritu Santo para que llene nuestra vida de poder, es decir y en otras palabras, nos cedió la estafeta y nos dio la enmienda de establecer su Reino en esta tierra, para prepararlo todo para cuando Él venga de nuevo.

Es por eso que nos es tan importante el nacer de nuevo, pues con ello recuperaremos nuestro espíritu, aquel que nos permite escuchar la voz de Dios y entender cuales son sus propósitos,…

¿Sin importancia?

Porque los que menospreciaron el día de las pequeñeces se alegrarán… —Zacarías 4:10

Suelo conocer personas que sirven en lugares y de maneras que consideran insignificantes. A menudo, las desanima la soledad y sienten que lo que hacen vale muy poco. Cuando las escucho hablar, pienso en uno de los ángeles del libro de C. S Lewis Más allá del planeta silencioso, que dijo: «Mi pueblo tiene una ley sobre no hablar de tamaños ni de números […]. Eso hace que reverencies las pequeñeces y pases por alto lo verdaderamente grande».

A veces, la cultura afirma que lo grande es mejor; que el tamaño es la verdadera medida del éxito. Una persona debe ser fuerte para resistir esta tendencia; en especial, si trabaja en un lugar pequeño. Pero nosotros no debemos «[pasar] por alto lo verdaderamente grande».

No es que lo números no importen (después de todo, los apóstoles contaban cuántos se habían convertido con ellos; ver Hechos 2:41). Los números representan seres vivientes con necesidades eternas. To…

Llenos del Espíritu Santo

“Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios” (Hechos 4:31)

La primera vez que el vocalista Steve Green cantó en el Brooklyn Tabernacle, nos reunimos en mi oficina con los pastores asociados para orar justo antes que comenzara la reunión. Nuestra oración al unísono fue que Dios vendría a nosotros ese día.

Cuando abrimos nuestros ojos, Steve tenía una mirada extraña en su rostro. “¿Qué fue esa vibración que sentí?”, preguntó. “¿Hay algún tren que pasa cerca de aquí, o es que realmente...?”

Le expliqué que, hasta donde yo sabía, el estruendo no fue causado por el poder del Espíritu Santo; más bien, fue el paso de un tren del metro que corre directamente debajo de nuestro edificio.

Para la iglesia primitiva en Jerusalén, sin embargo, el estruendo que sentían era únicamente producido por el Espíritu. En esa reunión de oración el poder de Dios vino de una manera fresca, nueva, más pro…

La peor huelga de todas

El primer día fue cuestión de chistes. La ciudad entera se rió del suceso. El segundo día siguieron los chistes, aunque menguaron. El tercer día y el cuarto el asunto comenzó a tomar otro cariz. Al sexto día los chistes dieron lugar al miedo. Y ya para el octavo día la situación era insoportable.

La ciudad de Bilbao, España, sufría una huelga de basureros. Los recolectores de desperdicios no daban su brazo a torcer, y miles de toneladas de basura comenzaban a heder y a difundir gérmenes letales. Parecía que la ciudad se ahogaría antes que surgiera alguna solución. Pero al fin las diferencias se resolvieron y Bilbao quedó limpia y sana otra vez.

Si hay una huelga que en verdad afecta una ciudad, es la huelga de recolectores de basura. Una huelga de choferes de autobuses paraliza por un tiempo la ciudad, pero no la asfixia. Si los obreros de una empresa de periódicos hacen huelga, no hay noticias, pero nadie se ahoga. En cambio, si los encargados de recoger los desperdicios se declaran …

Con poder del espíritu

Una de las últimas cosas que hizo Elías antes de que fuera llevado al cielo por Dios fue preguntar a Eliseo qué podía hacer por él. Cuando Eliseo respondió que quería que una doble porción del espíritu de Elías estuviera sobre él, Elías dijo a Eliseo que había pedido una cosa difícil.

Pero, ¿para quién exactamente sería difícil esta tarea? ¿Sería difícil para Dios? ¿Sería difícil para Elías, un hombre que había levantado a muertos y bajado fuego del cielo? ¡No!...¡iba a ser difícil para Eliseo! Esto era algo que él tendría que obtener por sí mismo porque Elías no tenía la capacidad de darle a su siervo una porción del espíritu que residía dentro de sí mismo. Solamente Dios puede impartir Su Espíritu al hombre.

Pero, Elías respondió: "…si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no" (Versículo 10). Es importante notar que las palabras “cuando” y “fuere” en este versículo, no aparecen en el original hebreo. Ellos fueron insertados después en el texto…

¡Te queda bien!

Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras. —Hebreos 10:24

Un día, después de ponerme mis anteojos de sol mientras conducía, mi hija los tomó y dijo: «Mamá, estos no son anteojos de sol; son solo lentes que están de moda». En broma, agregó: «Ya sé. Te los compraste porque te quedaban bien».

Está bien; debo admitir que mi hija me conoce bastante. Ni siquiera había pensado en los rayos ultravioleta ni en que esas gafas bloquearan el sol. En realidad, me gustó cómo me quedaban.

A la mayoría nos gusta lucir bien. Queremos dar la impresión de que «tenemos todo bajo control»… sin luchas, temores, tentaciones ni angustias.

Tratar de mantener una fachada de perfección en nuestra peregrinación espiritual no nos ayuda ni a nosotros ni a nuestros compañeros de viaje. Sin embargo, compartir con otros miembros del cuerpo de Cristo lo que nos sucede nos beneficia a nosotros y a ellos. Cuando somos un poco más transparentes, podemos hallar personas que están luchand…

Dios mi provisión

Abraham llamó a aquel lugar Yahveh-jireh (que significa «el Señor proveerá»). Hasta el día de hoy, la gente todavía usa ese nombre como proverbio: «En el monte del Señor será provisto». Génesis 22:14 Nueva Traducción Viviente (NTV).

El SEÑOR no solamente da provisión a los suyos, sino que Él es la provisión. Donde está Él ahí hay provisión y más. El Todopoderoso es el Proveedor de todo. Por medio de su poder Él ha provisto para toda su creación desde el inicio, y su provisión no se agotará. Él provee energía a las estrellas durante su existencia, provee aire para todo ser vivo y alimento para todo el que lo necesite. El SEÑOR da su tierra y semilla a los que siembran, y a su debido tiempo envía lluvia a los que trabajaron la tierra. No solamente provee para lo necesario sino que su misericordia nos da mucho más.

El SEÑOR nos dio a su Hijo y con Él todas las cosas, incluyendo plenitud, salud y grandes sueños (Isaías 53:4-5, Jeremías 29:11). El Padre Eterno tiene especial cuidado de sus…

En el punto de quiebre

Algunos pastores me han escrito para expresarme su preocupación por los muchos feligreses que simplemente se están rindiendo. “Cristianos buenos y honestos están tan agobiados con culpabilidad y condenación que causa desesperación. Cuando no pueden vivir de acuerdo a sus expectaciones, cuando caen de vuelta en pecado, ellos deciden rendirse”.

Un número creciente de cristianos están en el punto de quiebre. Algunos cristianos no se atreverían a albergar pensamientos de abandonar su amor por Jesús, pero en la desesperación, ellos consideran rendirse y ya no intentar más.

Hoy en día, algunos ministros continuamente predican sólo un mensaje positivo. Según ellos, cada cristiano está recibiendo milagros, cada uno está recibiendo respuestas instantáneas a sus oraciones; cada uno está sintiéndose bien, viviendo bien y todo el mundo brilla y es perfecto. Me encanta escuchar esa clase de prédicas porque yo realmente deseo todas esas cosas buenas y saludables para el pueblo de Dios. Pero las cos…

¿Fábulas o aventuras?

Pero tú eres el mismo, y tus años no se acabarán. —Salmo 102:27

A mi abuelo le encantaba contar historias, y a mí, escucharlas. Tenía de dos clases: las «fábulas», con un dejo de verdad, pero que cambiaban cada vez que las contaba; y las «aventuras», las cuales habían sucedido realmente y donde los hechos nunca se modificaban al volver a relatarlas. Un día, me contó una historia que parecía demasiado disparatada para ser cierta. Yo dije: «Es una fábula», pero él insistía en que no. Aunque lo que narraba nunca cambiaba, yo simplemente no podía creerlo, ya que era muy extraño.

Entonces, un día, mientras escuchaba un programa de radio, el locutor relató una historia que confirmó la verdad de lo que contaba mi abuelo. De pronto, la «fábula» se convirtió en una «aventura». El recuerdo de aquellos momentos se tornó en una experiencia conmovedora que hizo que mi abuelo fuera aun más confiable para mí.

Cuando el salmista escribió sobre la naturaleza inmutable de Dios (102:27), nos ofreció el …

Volviendo a la fogata

Sientes que todo se pone en tu contra, se te van las ganas de orar, poco a poco vas perdiendo el sabor de ser cristiano y disfrutar de tu estatus como tal. Tu vida se vuelve monótona, pareciera que todo se vuelve una rutina y aquella relación que un día tuviste con Dios de a poco se fue apagando.

Y es que es triste cuando se llega a un momento en donde las cosas ya no tienen el mismo valor, cuando lo espiritual ya no capta tu atención y en donde lo secular te cautiva. Esos momentos en donde le estás dando más importancia a aquello que no edifica en lugar de a aquello que te edificaba.

Y es que aun el leño más encendido de la fogata al ser retirado de ella se apaga. Así mismo ocurre en la vida espiritual, por muy buen cristiano que fuiste, por muy buena relación con Dios que tuviste o por mucho que antes orabas o leías la Biblia, si poco a poco te vas retirando de esos buenos hábitos, tarde o temprano te apagaras.

Hay personas que dicen que ya no se sienten igual que antes, que declara…

Los procesos no son mas que una excusa

1 Juan 1:6Reina-Valera 1960 (RVR1960)Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad.

Por alguna razón a las personas les encanta pensar y decir que se encuentran en medio de un proceso de parte de Dios o bien que Dios está tratando con ellas, y pareciera que Dios está queriendo convencerlas de que “se porten bien”, para que las pueda bendecir.

La verdad es que todos sabemos lo que está mal en nuestras vidas y las cosas que tenemos que hacer, pero no todos estamos dispuestos a hacerlas, por ello nos justificamos y nos queremos convencer a nosotros mismos de estar en un proceso que en realidad no existe.

Piénselo de esta manera, cuanto tiempo le toma a Dios el perdonar nuestros pecados?, verdad que su perdón es absoluto como inmediato?, de la misma manera Dios puede transformarnos y hacer cambios en nosotros, pues todo lo que necesitamos es estar dispuestos a que lo haga y así sucederá, no necesitamos el pasar por un proceso.

Es como…

El machismo y el SIDA

La mujer apenas podía contener las lágrimas. Estaba contándoles su historia a oficiales del Seguro Social. Era la misma historia de muchas mujeres como ella, una historia que es drama y que es, a la vez, tragedia.

Se llamaba Rosario Servín, y tenía treinta y nueve años de edad. Vivía en una de las grandes capitales de América Latina, era viuda y tenía seis hijos. Su esposo había muerto de SIDA, y ella también estaba infectada. Rosario acababa de perder su casa, que era la única herencia, además de la enfermedad, que le dejó su esposo.

Tales casos representan una epidemia. Miles y miles de mujeres pueden contar la misma historia. Casadas con un hombre machista, deben aguantar pacientemente todo lo que él haga.

El esposo, que tiene todas las mujeres que quiere, vive en completo abandono y se enferma de SIDA. La mujer no se atreve a decir una sola palabra, ni a preguntar cuántas mujeres tiene ni a ensayar la menor protesta. Lo aguanta todo pacientemente, pidiéndole a Dios que su esposo c…

La mayor satisfacción de Saprissa

«En vida, Ricardo Saprissa Aymá recibió un sinnúmero de homenajes reconociendo su trayectoria deportiva. Estando todavía en España, el deporte catalán realizó una serie de encuentros de tenis, fútbol, hockey sobre pasto y béisbol en su honor. Ya en suelo costarricense, si bien el más significativo se produjo en los primeros meses de 1966, cuando el Presidente de la República, Francisco J. Orlich, le nombró Insigne Deportista, y tres años después fue incorporado a la Galería del Deporte Costarricense como miembro fundador, para don Ricardo el máximo reconocimiento recibido en toda su vida había sido que el estadio [en San José, Costa Rica] llevara su nombre. Ese era su mayor orgullo....

»Aunque la obra no llegaría a terminarse del todo por falta de recursos, se convertiría en uno de los principales estadios de Centroamérica.... Para don Ricardo era importante que el estadio no tuviera pista olímpica, que los aficionados estuvieran prácticamente encima de los jugadores para meterle pres…

Lealtad verdadera

Si es necesario gloriarse, me gloriaré en lo que es de mi debilidad. —2 Corintios 11:30

Se estima que, en el mundo entero, los viajeros frecuentes han acumulado más de catorce billones de millas en vuelos. Todo empezó a principios de la década de 1980, cuando las aerolíneas lanzaron el primer programa de viajeros frecuentes para alentar a los clientes a seguir volando, al ofrecer recompensas por su lealtad. Las millas acumuladas podían intercambiarse por viajes, artículos y servicios gratuitos. Al poco tiempo, muchos comenzaron a planificar sus viajes tanto por las recompensas personales como por los precios u horarios.

El apóstol Pablo era un viajero apasionado del siglo i, pero no lo hacía por las «millas de viajero frecuente». Su meta era alcanzar a todos los que pudiera con la buena noticia del perdón y la vida eterna mediante la fe en Jesús. Cuando algunos corintios cuestionaron su autoridad, escribió una carta en la que describía el precio que había pagado para llevar el evangel…

Un verdadero ganador

Los niños se estaban divirtiendo jugando fútbol. No tenían más de seis años de edad, pero el juego era en serio, con uniformes, padres, árbitro y jueces de línea. Los dos equipos estaban parejos.

En el primer tiempo ninguno de los niños marcó gol. Eran torpes en el movimiento del balón. Se caían sin ningún contacto con el contrario, pateaban al aire y tropezaban al encontrarse con la pelota. Pero no les importaba porque era divertido.

En el segundo tiempo el director técnico del equipo azul, a fin de que pudieran jugar los que estaban calentando la banca, sacó a todos los titulares menos uno, el mejor, a quien dejó en la portería. En cambio, al director técnico del equipo rojo sólo le importaba ganar, así que dejó que siguieran jugando sus titulares a expensas de los suplentes contrarios.

El equipo rojo marcó un gol y luego otro a pesar de los valientes esfuerzos del portero azul. Lanzándose con abandono, logró tapar dos tiros más que iban para gol. Ya desesperado, comenzó a gritarles…

Grano en la cumbre

Será echado un puñado de grano en la tierra, en las cumbres de los montes… —Salmo 72:16

He estado en varias cumbres de montañas, y puedo decir que allí no crecen muchas plantas. Las superficies son rocosas y están cubiertas de líquenes. Por lo general, no es un lugar donde abundan los granos.

Pero Salomón, quien escribió el Salmo 72, le pidió a Dios que hubiera «…un puñado de grano […] en las cumbres de los montes» (v. 16) para que eso caracterizara su reinado. Si el grano en las montañas es algo tan inusual, ¿qué está sugiriendo Salomón? ¿Que el poder de Dios puede producir resultados aun en los terrenos menos prometedores?

Quizá te consideres una persona insignificante, con poco para ofrecer al reino de Dios. No te desanimes: el Señor puede producir una cosecha abundante a través de ti. Esta es una de las ironías de la fe: Dios utiliza lo insignificante para llevar a cabo grandes cosas. Nosotros, en su mayoría, no somos ni sabios ni nobles, sino anónimos y alejados de lo extraordina…

Dios quiere hacer obras mayores

Segunda de Reyes 2, contiene uno de los pasajes más espectaculares en todo el Antiguo Testamento. Este capítulo nos cuenta la historia milagrosa del envejecido profeta Elías y su siervo Eliseo. Cuando nos adentramos en el relato, vemos que Dios ha informado a Elías que su ministerio en la tierra ha terminado. Ahora él está por cruzar el río Jordán para ir a cierto lugar, donde un carro celestial lo va a levantar y trasladar a la gloria.

Cuando Elías y Eliseo llegaron a destino, Elías se volvió a su siervo y dijo: “Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti” (Versículo 9). Sin vacilar, el hombre más joven respondió, “Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí” (Mismo versículo).

A primera vista, Elías se sorprendió por la respuesta de Eliseo. Diciendo: “Cosa difícil has pedido…” (Versículo 10). Pero Elías comenzó a instruir a Eliseo diciéndole que debía observar cuidadosamente lo que Dios estaba por hacer, para que no se lo pierda ni vuelva a ca…

El tesoro escondido

Don Julio Gómez Arbizú hacía un viaje a caballo por el campo. Al ocultarse el sol, pidió posada en una casa que estaba a la vera del camino. La casa tenía aspecto de pobreza. No había muebles, y la alimentación era escasa. Todo daba la impresión de suma indigencia.

La señora de la casa era joven, y sin embargo en su rostro se veían las huellas de una vida llena de sinsabores. No era de extrañarse. Su esposo era un borracho empedernido que la maltrataba una y otra vez.

Mientras el visitante miraba el aspecto de aquel hogar, vio una vieja y olvidada Biblia que estaba en un rincón. Al despedirse, le dijo a la familia: «Hay en esta casa un tesoro que los puede hacer ricos.»

Después que el forastero partió, los dueños de la casa comenzaron a buscar lo que a su juicio tendría que ser una joya o una vasija llena de oro. Hasta hicieron hoyos en el piso, pero todo sin resultado.

Un día la señora levantó la Biblia olvidada, y encontró escrita en la guarda esta nota: «Lea Salmo 119:72.» En ese p…

Nuestro papel como profetas

Deuteronomio 18:18 Reina-Valera 1960 (RVR1960)Profeta les levantaré de en medio de sus hermanos, como tú; y pondré mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo le mandare.

A veces quisiéramos comernos a Dios esperando que haga algo o bien que nos responda aquello que le hemos consultado y pareciera que todo se torna lento cuando las cosas no pasan o cuando las respuestas no llegan, le ha sucedido?

A  veces todo lo que quisiéramos es poder subir al 3er. Cielo donde Dios habita y hacerle como decimos en México “manita de puerco” y forzarlo a que nos desatore o nos libere de la duda o de nuestras circunstancias.

De hecho, tengo semanas meditando acerca de las personas que piden al orar, ha notado que todos los que pedimos cuando oramos, no recibimos el 90% de las cosas que pedimos (por favor seamos honestos) y claro, puede llegar a ser porque pedimos inadecuadamente (por favor vea Santiago 4:3), pero por lo general tiene mas que ver con quien es que tiene que hacer las cosas …

¿Te sientes encadenado?

… he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. —Filipenses 4:11

Boecio vivió en Italia en el siglo vi y se desempeñó como un político sumamente habilidoso de la corte real. Desafortunadamente, cayó en desgracia delante del rey al ser acusado de traición y fue encarcelado. Mientras esperaba su ejecución, solicitó materiales para poder escribir sus reflexiones. Más tarde, estas se convirtieron en un perdurable clásico espiritual sobre la consolación.

Mientras estaba preso, reflexionando sobre su panorama desalentador, su fe en Cristo le infundió esta perspectiva: «Nada es miserable a menos que así se lo considere; por el contrario, toda situación es feliz si quien la experimenta está contento». Boecio estaba convencido de que nuestra visión de las circunstancias cambiantes y el contentamiento eran una elección personal.

El apóstol Pablo reforzó la idea de que nuestra manera de ver las circunstancias es más importante que los hechos en sí. Mientras él también estaba preso…

Jesús lo hará

“Pero una mujer que desde hacía doce años padecía de flujo de sangre, y había sufrido mucho de muchos médicos, y gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor” (Marcos 5:25-26).

Considera la desesperada situación de esta mujer. Con el tiempo su condición iba de mal en peor. Sin embargo, cuando escuchó que Jesús iba pasando, “decía: ‘Si tocare tan solamente su manto, seré salva’” (5:28).

Escondida en su corazón estaba la fe de una semilla de mostaza, del tipo que crece hasta llegar a ser una planta grande y productiva. Su fe era tan grande que no necesitaba que Jesús viniera a ella, todo lo que ella necesitaba era alcanzarlo y tocarlo. Nota la última frase en su pensamiento: “seré salva”. Ella no solamente pensaba: “Jesús puede hacerlo si quiere”. Ella estaba convencida: “esto va a ocurrir porque Él es Dios”. Su fe era una roca sólida, real, la clase de fe que le cree a Dios por milagros basados en Su bondad.

Imagina lo que la condición de esta mujer le había h…

No somos un pueblo sin esperanza

Cuando se forma un clamor profundo en los corazones del pueblo de Dios, ¿Cuál es la respuesta del Señor? Creo que la respuesta se encuentra en el libro de Primera de Samuel. Dios permite que una desesperación santa venga no sólo a la nación, sino a los corazones de aquellos que Él usará para llamar a la gente de nuevo hacia Si mismo. En este caso, se trataba de una mujer estéril llamada Ana.

“Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová no le había concedido tener hijos. Así hacía cada año; cuando subía a la casa de Jehová, la irritaba así; por lo cual Ana lloraba, y no comía. Y Elcana su marido le dijo: Ana, ¿por qué lloras? ¿por qué no comes? ¿y por qué está afligido tu corazón? ¿No te soy yo mejor que diez hijos? Y se levantó Ana después que hubo comido y bebido en Silo; y mientras el sacerdote Elí estaba sentado en una silla junto a un pilar del templo de Jehová, ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente” (1 Samuel 1:6-10).

Aquí vemos a…

Una fe osada

Nada honra más a Dios que confiar en Él frente a las dificultades. En el Salmo 106 vemos a Israel contemplando un milagro increíble, esto es, el Mar Rojo cayendo sobre el ejército egipcio, ahogando a cada soldado. "Los salvó de mano del enemigo, y los rescató de mano del adversario. Cubrieron las aguas a sus enemigos; no quedó ni uno de ellos. Entonces creyeron a sus palabras y cantaron su alabanza" (versos 10-12). Y las palabras siguientes son: "Bien pronto olvidaron sus obras" (verso 13). ¡Cuán rápido olvidamos de los milagros y de las bendiciones pasadas!

No podemos basar nuestra fe en las experiencias pasadas, somos muy olvidadizos y las experiencias pasadas por sí solas no serán suficientes para fortalecernos en las dificultades actuales. Necesitamos una fe fresca, anclada en una provisión diaria de la Palabra de Dios, ¡en una Palabra fresca de Dios!

Confía en Dios cuando enfrentes dificultades y Él te confiará más de Su gracia, Su plenitud y Su fortaleza.

Con…

La fascinación con el dinero

—¡Feliz cumpleaños, querida! —dijo el esposo.

—Muchas gracias, amor —respondió la esposa.

El regalo era un auto Ferrari Testarrosa, que vale una fortuna. Y eso no era todo. Dentro de la guantera había un diamante de un valor fabuloso. La fiesta se hacía en un hotel de increíble lujo, en la ciudad de Melbourne, Australia, con ciento diez invitados, todos amigos de la pareja.

El Ferrari Testarrosa se sumó a otros dos Ferrari, cinco Mercedes Benz, tres Rolls-Royce, un Jaguar, un Aston Martin y un Porsche. Danilo Ortiz, de cuarenta y cinco años de edad, y su esposa Sara, de cuarenta y tres, parecían nadar en dinero.

Sin embargo, había un problema. Ese dinero provenía de transferencias ilegales que Danilo había hecho durante diez años en una compañía de metales preciosos donde era empleado. El total del desfalco era siete millones, novecientos mil dólares.

Esa pareja se enriqueció demasiado rápido. Hacían grandes obras de caridad. Poseían muchas casas lujosas. Viajaban por todo el mundo. S…

Porque és una persona

Juan 15:26 Reina-Valera 1960 (RVR1960)Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.

Es interesante pensar que normalmente podemos tener una relación con Dios Padre, e incluso podemos tener conversaciones con Dios Hijo (Yeshúa/Jesús), pero en pocas ocasiones o nunca hemos tenido una relación o una conversación con el Espíritu Santo, lo ha pensado?

Por alguna razón las personas entienden al Espíritu Santo como una fuerza e incluso hay quienes le han llamado una “cosa” que Dios puso a nuestra disposición para que nos ayude, siendo que en realidad el Espíritu Santo no es otra cosa que la 3er. persona de Dios y debemos de entenderla de esa manera.

Gracias a la ilustración que alguien hizo alguna vez acerca de el Espíritu Santo como una paloma, las personas han perdido esa oportunidad de relacionarse con la persona del Espíritu Santo, y lo hacen porque relacionan la analogía que el autor d…

La carga del dolor

De una manera u otra, todos sentimos dolor. Toda persona en la Tierra lleva su propia carga de dolor.

Cuando uno está profundamente dolido, nadie en la Tierra puede apagar los temores internos ni las más profundas agonías. Ni el mejor amigo puede entender la batalla que uno está pasando o las heridas infringidas.

¿Existe algún bálsamo para un corazón quebrantado? ¿Hay sanidad para esas heridas internas profundas? ¿Se pueden juntar los pedazos y hacer que el corazón sea aun más fuerte? ¡Sí! ¡Absolutamente sí! Si no se pudiera, entonces la Palabra de Dios sería una trampa y Dios mismo sería un mentiroso. ¡Eso no puede ser!

Dios no te prometió un estilo de vida sin dolor. Él te prometió una “salida”, te prometió ayudarte a llevar tu dolor; fuerzas para ponerte otra vez de pie cuando la debilidad te hace tambalear.
Nuestro Padre amoroso dijo: “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que …

El verdadero consuelo

“Como aquel a quien consuela su madre, así os consolaré yo a vosotros, y en Jerusalén tomaréis consuelo. Y veréis, y se alegrará vuestro corazón, y vuestros huesos reverdecerán como la hierba; y la mano de Jehová para con sus siervos será conocida, y se enojará contra sus enemigos. (Isaías 66:13-14).

Déjame hacerte una pregunta: ¿Por cuánto tiempo un maestro seguirá al lado de un estudiante testarudo, obstinado y que se niega a seguir consejo? ¡No mucho! El profeta Isaías toma uno de los mejores ejemplos posibles en la humanidad: el amor de una madre por su hijo; y nos muestra algo acerca del amor que nuestro Padre tiene por nosotros.

Una madre de nuestra iglesia ocupa un día entero para visitar a su hijo en una prisión al norte del estado. Se sube a un autobús y viaja por horas, sólo para verlo por un tiempo breve. Esta madre mira a su hijo en ese uniforme de prisión y ve la agonía en sus ojos, y en cada viaje ella muere un poco más por dentro, pero nunca se rinde. ¡Él sigue siendo s…

Estamos en problemas

¡Yo digo que estamos en dificultades y ya es tiempo que despertemos! Con algunas excepciones, somos como la iglesia de Laodicea. A decir verdad, hemos institucionalizado tanto el laodiceanismo que pensamos que tibio es normal. Cualquier iglesia que este ganando más de unos pocos para Cristo se considera “sobresaliente”.

Las palabras severas de Jesús se aplican tanto a nosotros como a los cristianos de fin del primer siglo: “[No] eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad” (Ap. 3:15—17). En otras palabras, estaban expresando una maravillosa “confesión positiva”. Estaban proclamando victoria y bendición. El único problema es que Jesús no estaba impresionado. Él respondió:

“Y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo... Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepién…

¿Quién se queda con el hijo?

Se cuenta que un hombre rico y su hijo sentían gran pasión por el arte. Tenían de todo en su colección: desde Picasso hasta Rafael. A menudo se sentaban juntos a admirar aquellas grandes obras.

Lamentablemente, el hijo perdió la vida en una guerra. Murió en una batalla mientras rescataba a otro soldado. Al padre le dolió profundamente la muerte de su único hijo.

Pasado un mes de recibir la trágica noticia, el padre oyó que alguien tocaba a la puerta.

—Señor, usted no me conoce —explicó un joven que traía un gran paquete en las manos—; yo soy el soldado por quien su hijo dio la vida. Él salvó a muchos ese día; a mí me estaba llevando a un lugar seguro cuando una bala le atravesó el pecho y lo mató al instante.

»Su hijo hablaba con frecuencia de usted y de su amor por el arte. Sé que esto no es mucho —continuó, y le entregó el paquete—. No soy un gran artista, pero creo que a su hijo le hubiera gustado que usted recibiera esto.

El padre abrió el paquete y vio que era un retrato de su h…