Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2014

Por ocultar la evidencia

Visitación Irizarri, joven vasca, llegó al aeropuerto de Barcelona, procedente de París. Iba acompañada de un amigo, un joven chileno. Cuando comenzaron a revisarle el equipaje, no mostraba ningún nerviosismo. «Padezco de diabetes, y necesito tomar insulina. ¿Me permiten hacerlo?» preguntó en la aduana.

Le dieron permiso para aplicarse ella misma una inyección de insulina ante el personal de seguridad. Después de aplicarse la insulina, sacó un frasquito de su bolso. «Es un medicamento —aclaró— que debo tomar junto con la insulina.»

Vertió el contenido del pequeño frasco en una cuchara grande, y se lo bebió todo de un trago. Acto seguido, volvió a la fila de pasajeros. Pero a los pocos momentos sufrió un vahído y cayó desplomada al suelo. Había sido víctima de un colapso cardíaco porque lo que había bebido era cocaína pura, valorada en diez mil dólares. La combinación de la cocaína y la insulina le había paralizado el corazón.

¡Es increíble lo que algunos son capaces de hacer para pasa…

En lo bueno o en lo malo

¿Se te olvida quien te trajo hasta aquí?, ¿Se te olvida que fue Dios quien te dio todo lo que ahora posees?, no trates de poner excusas, no puede seguir, servir o alabar a Dios cuando todo se da a favor de ti.

La vida cristiana no se demuestra en la bonanza, se demuestra en la prueba, ser cristiano no es solo pasarla bien, es pasar por pruebas difíciles y mantenerse firme en la fe.

Quizá has experimentado tiempo atrás de años maravillosos, llenos de bonanzas y bendición, pero desde hace un tiempo todo ha cambiado, hoy estás enfrentando prueba tras prueba y hasta ha llegado un momento en donde te has permitido pensar en que si Dios existe realmente o no.

Es fácil alabar a Dios en medio de la bendición, es fácil ser agradecido cuando recibimos todo lo que pedimos, pero no lo es tanto cuando pedimos lo que creemos necesitar y no lo recibimos, o cuando nos enfrentamos a una racha negativa de tropiezos tras tropiezos.

Yo he pasado por eso, he vivido la escases y la prueba, he visto como Di…

Mi refugio

Todo se puede poner en tu contra, las olas pueden levantarse muy altas, la tormenta puede arreciar, pero aun con todo eso todavía te queda un refugio, ese refugio que encuentras en Dios.

A través de mis dieciséis años de caminar por los senderos del Señor he pasado por momentos en los cuales me he sentido desesperado, en medio de tormentas que en su momento considere no poder soportar, en medio a veces de desiertos largos en donde parecía que todo se ponía en mi contra. Experiencias que sin duda pusieron a prueba mi fe y que sin duda también me hicieron crecer. Pero a través de cada momento difícil que pasaba encontré en Dios y en su presencia el refugio perfecto para poder salir victorioso.

En cada momento de prueba, de angustia, de soledad, de desanimo, Dios ha sido mi refugio, la medicina perfecta para soportar cualquier cosa que venga en mi contra. Los salmistas sabían lo que escribían cuando citaban a Dios como su refugio.

El rey y salmista David escribía: “El Señor es un refugio…

Terremoto

La palabra “terremoto” tiene raíces del latín: terra «tierra» y motus «movimiento». Literalmente movimiento de la tierra. Los movimientos telúricos también son denominados “sismos” o “seísmos”, según la palabra de raíz griega ??????? «temblor»; «temblor de la tierra». La característica predominante del fenómeno es la sacudida brusca de la corteza terrestre en forma de ondas producida por la liberación de la energía acumulada. El suelo se mueve bajo tus pies. Generalmente, la ruptura o el proceso de acomodamiento de fallas geológicas, la fricción entre bordes de las placas tectónicas  y la actividad volcánica son los detonantes más comunes de un movimiento sísmico.

A escasos cinco km de la Ciudad de Mendoza, Argentina; lugar donde tengo el privilegio de vivir, desde cualquier punto de la ciudad, sólo basta echar una mirada hacia el oeste para encontrarse con el imponente y bellísimo fondo de la Cordillera de Los Andes. En días claros y de gran visibilidad se pueden observar a simple vi…

Primavera para que florezcas

“Mi amado habló, y me dijo: levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven. Porque he aquí ha pasado el invierno, se ha mudado, la lluvia se fue; se han mostrado las flores en la tierra, El tiempo de la canción ha venido, y en nuestro país se ha oído la voz de la tórtola”. (Cantares 2:10-12)

El libro de Cantares es sin duda exquisito. Una obra literaria hermosa que nos habla del verdadero amor que produce apasionamiento entre un matrimonio. Los personajes principales son la sulamita y Salomón. En este libro se nos relata el amor tan profundo, intenso y fuerte que tiene la sulamita por su amado y viceversa.

Es un amor dulce, transparente, delicado y fuerte. Como el que debe existir entre un matrimonio. Y espiritualmente debemos pensar entonces que nosotros somos la sulamita que espera ansiosamente el retorno de su amado. Que vive soñando y pensando en él. Que se desvela imaginando cómo será ese retorno y encuentro. Y Jesús es nuestro amado idóneo, perfecto, humilde, galante, hermoso, varo…

La maldita manzana deliciosa

Era una simple manzana, una manzana roja, dulce, de piel aterciopelada, como todas las deliciosas manzanas que se producen en la provincia de Río Negro. Así que la pequeña Yesica Isabel Vilte, de Salta, Argentina, se la comió. Sus pequeños y filosos dientes se hincaron en la sabrosa pulpa... pero sólo para morir envenenada. Alguien —¡vaya a saber quién!— había inyectado en la fruta un poderoso veneno.

¿Quién iba a pensar que estaba saturada de veneno? Otros niños, incluso sus dos hermanitos, comieron manzanas del mismo canasto. Esas no estaban envenenadas. Alguien envenenó, adrede, esa singular manzana.

¿Qué enfermedad mental podría tener quien actuó de ese modo? ¿Qué resentimiento u odio le tendrá a la vida? ¿De dónde salen ideas tan destructivas? ¿Qué le está pasando a la raza humana?

¿Habrá alguna comparación entre esta fruta envenenada y aquella otra de la cual habla la Biblia? Nuestros primeros padres comieron una fruta que la tradición dice haber sido manzana. Como quiera, era u…

«La Lucrecia Borgia de Montserrat»

A Mercedes Bolla de Murano sus amigos y vecinos la consideraban una mujer rica. Vivía en Buenos Aires, Argentina, y siempre andaba ostentando dinero. Prefería tomar un taxi para hacer sus visitas diarias a los amigos. Asistía fielmente a las iglesias, donde dejaba buenas limosnas para los santos. Y vestía bien, calzaba bien y vivía bien.

Sin embargo, a Mercedes le pusieron el apodo de «La Lucrecia Borgia de Montserrat» por envenenar a no menos de siete personas, a todas ellas con cianuro. Según descubrieron los investigadores, la mujer pedía demasiado dinero prestado. Como no podía pagar, optaba por eliminar a sus acreedores, dándoles a beber cianuro alcalino.

Fue así como Mercedes asesinó a una prima, a cuatro amigas y a un matrimonio. A los siete les debía grandes sumas de dinero, y todos le tenían la suficiente confianza como para aceptarle un vaso de refresco en el que ella había disuelto la sustancia mortal.

He aquí una noticia como las que se publican en nuestros periódicos todo…

Un curioso funeral

Desde que la tuvo en sus brazos por primera vez, la amó con toda la fuerza de su corazón. Le hizo las más delicadas ropitas. Le hizo también, con sus propias manos, una cunita preciosa, y le dio un nombre. La llamó Missy, un nombre inventado por ella misma.

Así la tuvo con ella durante cincuenta años. Cuando Missy llegó al fin de su existencia, casi destrozada por un perro, Lola Schaeffer, que la había amado tanto, le hizo un funeral que costó mil cuatrocientos dólares. Pero Missy no era una persona. No era ni siquiera un perro o un gato. Era una muñeca que Lola había recibido de regalo en la Navidad de 1941.

Casos como éste nos llevan a varias reflexiones. La primera es que todo amor desinteresado tiene algo de bueno y de noble. El amor de Lola Schaeffer por su muñeca fue uno de éstos. Como el amor es la esencia de la vida, todo amor puro es bueno.

La segunda reflexión es que parece un derroche inútil de dinero hacer un funeral tan caro sólo para una muñeca. Podrá decirse que el dine…

«Sí»

Su mundo fue un mundo de silencio. Desde el vientre materno estuvo privada del oído. Nació sorda, y vivió sin poder tampoco aprender a hablar. Los sonidos para ella no existían. Desde muy pequeña su único lenguaje era el de los signos. Así Sandra Smith, de Sudáfrica, vivió sin oír y sin hablar.

Un día el amor llamó a su puerta. Sandra se enamoró de Kenneth Conrad, compañero de estudios en la universidad. Como soñaba con el día en que Kenneth le propondría matrimonio, mentalmente ensayó decir con la voz y con los labios: «Sí.» El día llegó. Kenneth, arrodillado, le preguntó por señas: «¿Quieres casarte conmigo?» Y Sandra, por primera vez en su vida al oído de otro, aunque no podía oírlo ella misma, pronunció un sonoro «sí».

Esta no es sólo una historia de romance. Es también una historia de tesón, de determinación, de esperanza, de fe. Es una historia del mágico poder que tiene el amor. Sandra, joven universitaria de veinte años de edad, sabía que era sordomuda. Pero se preparó mentalm…

Ser valiente

Ser realmente valiente no es pelear con cualquier que se te ponga en frente, no es ofrecer unos cuantos golpes a alguien, ni mucho menos hacer lo que muchos te animan a hacer cuando eso es incorrecto delante de los ojos de Dios.

La valentía que Dios demanda de nosotros no tiene que ver con una fuerza física, sino mas bien con un deseo y una decisión de ser fieles a Él.

Y es que hay que ser valiente para tomar la decisión de ser fiel a Dios en medio de un mundo infiel. Hacia donde veamos hay gente que hace el mal y también muchas tentaciones que nos invitan a hacer lo contrario a lo que nuestras convicciones espirituales nos dictan.

Y es que hay que reconocer que es muy fácil hacer lo malo, es fácil ir y satisfacer nuestros deseos más bajos, pero no lo es el abstenerse de hacer lo incorrecto o ser fiel a Dios, porque eso solo los realmente valientes lo pueden lograr.

Dios le daba un consejo a Josué y le decía: “Sólo te pido que seas muy fuerte y valiente. Así podrás obedecer siempre to…

¡Ve, soy yo quien te envía!

“El Señor lo encaró y le dijo: -Ve con la fuerza que tienes y salvarás a Israel del poder de Medián. Yo soy quien te envía”. (Jueces 6:14)
A menudo se presentan situaciones en nuestras vidas donde por momentos nos turbamos porque nos preocupamos y queremos hacer algo. Y hay momentos específicos donde Dios nos encara y nos hace un llamado para que actuemos con valentía y firmeza. Gedeón estaba preocupado por la situación que estaba enfrentando no solo su familia sino que también su pueblo. Dios le hace un llamado afirmando que es el momento de actuar y pelear por su pueblo.

Gedeón iba a ir protegido por Dios pues él era quien le había echo el llamado y encomendado la misión. Pero no solo eso, sino que Dios le estaba dando fuerzas para que cumpliera con la tarea que le había asignado. Me impacta cuando le dice: “y salvarás a Israel del poder de Medián”. Porque en tiempos actuales podemos comparar o simbolizar a Medián con las garras del enemigo. Dios quiere que vayamos y proclamemos lib…

La verdad indestructible

Podrán existir en el mundo muchas opiniones, diversas religiones que dicen ser el camino correcto para acercarse a Dios, diferentes creencias ejercidas con una falsa fe que se supone válida por el simple hecho de procurar el bien de los demás; y así, distintos argumentos que sustentan el no importar en qué o quién se pone la fe, con tal de decir que se cree en un ser supremo, en Dios. Estas y otras justificaciones, se convierten en la tesis de aquellos que dicen creer en Dios pero en realidad dudan y al mismo tiempo niegan su existencia. Nada más que una verdad a medias, en pocas palabras, una gran mentira que surge de la confianza que el hombre pone en sí mismo y en lo que el mundo le ofrece a través de la ciencia o teorías netamente moralistas y religiosas. “Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de muerte”. Proverbios 16:25 (RV1960).

Ningún argumento podrá jamás anular la única y absoluta verdad que por la gracia y la misericordia que Dios nos otorga, muchos…

Sentarse a la mesa

“Ora de la siguiente manera: Padre nuestro que estás en el cielo, que sea siempre santo tu nombre. Que tu reino venga pronto. Que se cumpla tu voluntad en la tierra como se cumple en el cielo. Danos hoy el alimento que necesitamos, y perdona nuestros pecados, así como hemos perdonado a los que pecan contra nosotros. No permitas que cedamos ante la tentación, sino rescátanos del maligno.”

Mateo 6:9-13 Nueva Traducción Viviente.

Cuando el Señor Jesús reveló a los creyentes la oración del Padre nuestro, dio a conocer la voluntad del Padre en cuanto a la comunión con Él. Primeramente reconocer que Él es nuestro Padre, relación que no puede cambiar a pesar de que pequemos. Después reconoce su dominio en el cielo y en la tierra, y que su nombre es santo. Luego los suyos deben pedirle al Padre el pan/sustento para cada día. Posteriormente se le debe pedir perdón al Padre por nuestros pecados y se reconoce que debemos perdonar a aquellos que pecan contra nosotros. Por último se nos enseña que…

Planes de bien

Buscando un verso de la Biblia para leer me encuentro directamente con el siguiente verso el cual he leído muchas veces pero es lo que Dios quiere que escriba este día, el verso es el siguiente:

“Mis planes para ustedes solamente yo los sé, y no son para su mal, sino para su bien. Voy a darles un futuro lleno de bienestar.”
Jeremías 29:11 TLA

Reflexiono sobre nuestros planes, sobre lo que nosotros consideramos que tienen que ser. Y es que en ocasiones queremos tomar el papel de Dios, trazando los planes que se tienen que llevar a cabo si o si y cuando vemos que esos planes que según nosotros tienen que ser así, no se cumplen de la manera como lo hemos pensando, imaginado o trazado, es cuando nos encontramos en un conflicto interno, preguntándonos por qué las cosas “no son cómo tendrían que ser”.

En ocasiones he trazado planes que según yo se tienen que llevar a cabo al pie de la letra, pero de pronto me encuentro frente a un panorama que no estaba trazado en ningún de mis planes, veo …

¡Levantate y anda!

el pueblo le vio andar y alabar a Dios. Y le reconocían que era el que se sentaba a pedir limosna a la puerta del templo, la Hermosa; y se llenaron de asombro y espanto por lo que le había sucedido”. Hechos 3:1-10 (RV1960).

En determinados momentos nos comportamos como este hombre, quien equivocadamente enfocó su mirada en las necesidades físicas y materiales que tenía. Es usual que por nuestra debilidad también nosotros pongamos los ojos en las necesidades que tenemos, y que de hecho, a veces vemos más grandes que la misma oportunidad de hacerles frente. Como aquel hombre, también nosotros cuando estamos en dificultad quedamos a la expectativa de encontrar a alguien que nos pueda suplir lo que creemos es nuestra principal necesidad; incluso, en ocasiones confiamos en personas que carecen de lo mismo que necesitamos, qué irónico. Sin embargo, el Señor nos recuerda por medio de Pedro y Juan, cuál es nuestra verdadera y vital necesidad, y a quién debemos confiarla.

Notemos que este homb…

Un forastero llamado Jesús

“¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no has sabido las cosas que en ella han acontecido en estos días?”

(Lucas 24:18)

De Jerusalén a Emaús había unos once o doce kilómetros de distancia. Un trecho relativamente corto en la época de Jesús, aun si ibas caminando, dado lo experimentado que eran los israelitas en largas caminatas. No sabemos por qué dos de los allegados al grupo de Jesús se dirigían hacia allí después de su muerte, quizás Jerusalén les traía demasiados recuerdos como para permanecer allí mucho más tiempo. Lucas cuenta en su evangelio que mientras andaban, charlaban sobre lo que había ocurrido recientemente, incluso discutían sobre el tema. Iban tan tristes que su pesar no se podía esconder, era visible para otros transeúntes. Su conversación fue interrumpida por un viajero desconocido, no parecía de por allí, los discípulos no le reconocieron ni por su aspecto, ni por su voz. Lucas dice que sus ojos estaban velados para que no lo conociesen. Saltándose el protoco…

¿Todavia habla Dios?

Samuel escuchó claramente la voz de Dios, tan claramente que: "Jehová estaba con él, y no dejó caer a tierra ninguna de sus palabras" (1 Samuel 3:19). "Y Jehová volvió a aparecer en Silo; porque Jehová se manifestó a Samuel en Silo por la palabra de Jehová. Y Samuel habló a todo Israel" (1 Samuel 3:21 - 4:1). David oyó hablar a Dios y, en respuesta, ¡él habló con Dios! La voz de Dios era su alegría y su vida. "Dios ha dicho en su santuario: Yo me alegraré" (Salmos 60:6).

Muchos, hoy en día, no creen que Dios todavía habla a los hombres. Dicen que Él sólo habla a través de Su Palabra, que todo lo que Dios quiere o necesita decir está encerrado en el Canon de las Escrituras. Ciertamente, Dios nunca dirá una palabra contraria a la Escritura, pero " Dios…en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo" (Hebreos 1:1-2). ¡Y Su Hijo todavía sigue hablando con sus hijos! Él dijo que Sus ovejas conocen Su voz y que no prestarán atención a la voz de ot…

De vuelta a casa

Hoy en día un teléfono celular básico puede tener la función GPS (Global Position System) sofisticado sistema satelital de posicionamiento global que equivale a la brújula magnética que los antiguos navegantes usaban para orientarse en alta mar.  Sin embargo, tanto el más sofisticado de los sistemas electrónicos de posicionamiento, una red de equipos, una impresora de esas que utilizamos en casa, en la escuela o en el trabajo, o un teléfono móvil, tienen una función en común denominada “feedback”. Es literalmente el “mecanismo de retorno”. Cuando un sistema envía una señal, debe venir un “rebote”, un retorno con la información de estado de destino que sirve para testear las condiciones de la entrega “del paquete”. Quienes utilizamos una impresora, a menudo recibimos advertencias en pantalla que nos indican si hay papel, si no lo hay, o si se encuentra atascado; si los cartuchos de toner o tinta tienen la suficiente cantidad para imprimir los documentos enviados a la impresora. Cuando …

Cuando una pareja se divorcia

Fue un momento sumamente emotivo. Los médicos, las enfermeras y el personal de la clínica se hallaban conmovidos. Richard Livingstone, de veintisiete años, estaba donando uno de sus riñones a Jane, su joven esposa, de veintiuno. La operación fue un éxito, y a Jane la salvaron. Algún tiempo después, hubo otro momento conmovedor. Tras siete años de matrimonio, Richard y Jane se estaban divorciando. ¿La causa? Infidelidad de la esposa. El juez, los abogados y los miembros del tribunal estaban asombrados. Richard le estaba reclamando a Jane la devolución de todas las cosas que él tenía desde antes del matrimonio, incluso el riñón que le donó. «Es un caso difícil, que no tiene precedentes», dijo el juez.

Siempre es muy triste la disolución de un matrimonio. Siempre se parece a un naufragio, a un incendio, a un huracán, a un accidente. Un accidente en que se pierden vidas. Siempre es penoso ver cómo esposo y esposa, que una vez se juraron amor eterno, pelean ahora por los bienes materiales:…

Desesperada por tu presencia

Desesperada por tu presencia vengo ante ti Señor.

Mi alma clama con deseo ferviente porque anhelo cada día poder conocerte más. Hay una sed que solo puede ser mitigada por el agua que brota de esa fuente que eres tú. Hay una hambre que solo puede ser saciada por el maná que contiene tu presencia y tus palabras.

Yo quiero por siempre vivir para ti, sentir a mi lado cercano tu amor. Escuchar tu voz aún en medio del desierto.

Es que me urge conocer tus secretos y entender muchos misterios.
Es que soy adicta de ti, me eres indispensable para poder vivir.
Es que ansío el toque de tu gloria, es que quiero ser saturada por completo de esa esencia que solo puedes impregnar tú.

Es la petición que mi corazón anhela, ser repleta por completo de tu gracia y amor. Y en sencillas palabras te lo escribo porque se que me entiendes hasta entre las entre líneas. Sé que escuchas aún lo que no digo. Mi plegaria es por siempre contigo estar.

¡Amén que así sea!

Brendaliz Avilés

Una verdadera amistad con Cristo

Se pasa bien compartiendo con los amigos, y un verdadero amigo es mejor que un hermano. —Proverbios 18:24

Amistad: Confianza y afecto desinteresado entre las personas. Este es uno de los significados del diccionario español.

Nuestra amistad con Dios está basada en el sacrificio de Cristo Jesús en la cruz, si no hubiera sido por éste sacrificio, no tendríamos entrada al trono de la gracia, al lugar Santísimo; y no podríamos ser llamados sus amigos (Juan 15:15) puesto que Jesucristo es el camino (al Padre), es la verdad (la Palabra), y es la vida(eterna) (Juan  14:6).(lo que está en el paréntesis es mío)

Nuestro Eterno Dios busca de nosotros una amistad, caracterizada por un amor sincero, integro y honesto; basada en el conocimiento y meditación de las sagradas Escrituras, y como un medio para conocer a ese amigo maravilloso que es nuestro Señor Jesucristo; es allí podemos entender la dimensión de su amor, de su entrega, de su obediencia, de su gracia, de su paciencia y de su infinita …

El primer hispano en el salón de la fama

A lo largo de dieciocho temporadas como beisbolista profesional, en 9.454 turnos al bate conectó exactamente tres mil hits o imparables, con un promedio de bateo de .317. Durante trece de esas temporadas, superó el promedio de .300. En calidad de jardinero, tuvo un promedio defensivo de .972 y acumuló un total de 269 asistencias en las que eliminó a los corredores del equipo contrario. En su última temporada, no cometió ni un solo error defensivo. De ahí que durante su carrera recibiera doce veces el prestigioso Guante de Oro, y que los aficionados lo eligieran para que participara en el Partido de las Estrellas en catorce temporadas, doce de ellas de forma consecutiva.

En 1971, condujo a su equipo los Piratas de Pittsburgh al triunfo en su segunda Serie Mundial. Fue la estrella indiscutible, conectando doce imparables, por lo menos uno en cada uno de los siete partidos contra los Orioles de Baltimore, logrando así un extraordinario promedio de bateo de .414 y adjudicándose el título …

Comida medieval

¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca. —Salmo 119:103

Hace poco, asistí a una conferencia sobre la Edad Media. En uno de los seminarios, preparamos varias comidas propias de la época medieval. Usamos morteros para triturar la canela y fruta para hacer jalea. Cortamos cáscara de naranja y la asamos con miel y jengibre para obtener una colación dulce. Machacamos almendras con agua y otros ingredientes para preparar leche de almendras. Por último, cocinamos un pollo entero para servirlo con arroz, como plato principal. Mientras probábamos todo, disfrutamos de una sabrosa experiencia culinaria.

Cuando se trata del alimento espiritual para el alma, Dios nos ha dado un menú variado para masticar y saborear. Al hacerlo, nos llenamos y nos sentimos satisfechos. Los libros históricos, los poemas, la literatura sapiencial, la profecía y otras partes de la Biblia nos fortalecen, nos dan sabiduría y ánimo, y nos nutren para el diario andar (Salmo 19:7-14; 119:97-10…

Una sola palabra

Dios nos habla todos los días y sin embargo son pocas las veces que obedecemos o atendemos a su voz. Y es que para que Dios nos hable no necesita elevar una voz audible desde los cielos para que podamos estar seguros que Él nos habla. Al contrario, Dios no necesita dar un gran show para hablar a nuestra vida, lo hace a veces de manera sutil, de tal forma que nosotros podas entender que es Él hablando a nuestra vida.

Dios nos habla a través de situaciones cotidianas, a través de una charla, de un mensaje que leímos, de una alabanza que escuchamos, de una predicación que presenciamos, de una cita bíblica que leímos “sin querer”, pero que llego en el momento justo que lo necesitábamos.

Yo puedo decir con toda certeza de que Dios nos habla a diario, y es que personalmente Dios me habla a través de las situaciones que menos pensé recibir una palabra suya, pero sin embargo cuando lo hace quebranta mi corazón y me hace reconocer lo que él me está diciendo a través del medio que lo haga.

A ve…

La consciencia de la santidad

Deuteronomio 28:1 Reina-Valera 1960 (RVR1960) Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.

Qué interesante es el pensar en cuantas veces hemos visitado la presencia de Dios, o lo que nosotros entendemos como tal y hemos ido a presentar nuestra necesidad, nuestra plegaria o nuestra súplica y salimos de ese lugar sin habernos percatado ni de la Majestad de Dios y sin haber escuchado su voz, lo ha pensado?

De hecho lo he repetido constantemente en los grupos donde predico o donde enseño, que nos reunimos a hablar o a escuchar de Dios, sin la verdadera consciencia de que habita en medio de nosotros cuando hablamos de Él, inaudito, no?, nos reunimos a hablar acerca de un Dios que ignoramos al momento hacerlo!
Lo más interesante de todo, es que después de eso nos preguntamos qué es lo que tenemos que hacer para ser bendecid…

¡Necesitamos más alborotadores!

¡Mi oración es que cada miembro del cuerpo de Cristo se convierta en un alborotador! ¡Necesitamos un ejército de alborotadores tan llenos del Espíritu Santo que agiten la ciudad de Nueva York y las demás ciudades de todo el mundo, que remuevan las instituciones impías; que desafíen a las iglesias tradicionales muertas; que perturben a los líderes, los alcaldes, los consejos municipales y los líderes de la comunidad! En otras palabras, necesitamos alborotadores que se muevan en el Espíritu Santo, proclamando el reinado de Cristo con tanta eficacia, que ciudades enteras se alboroten.

¡Pablo y Silas fueron dos de los mayores alborotadores del mundo! La Biblia habla de “hombres que han [arriesgado] su vida por el nombre de nuestro Señor Jesucristo” (Hechos 15:26). Pablo, Bernabé, Silas y Timoteo eran tales hombres, caminando en el poder del Espíritu. Como se ve en Hechos 16, cuando el Espíritu Santo les prohibió hablar de la Palabra en Asia, ellos obedecieron. Cuando intentaron ir a Bitin…

Los juicios de Jehová son verdad

El amor de David por el Señor nunca se enfrió porque él tenía respeto a cada palabra. "El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; los juicios de Jehová son verdad, todos justos. Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; y dulces más que miel, y que la que destila del panal. Tu siervo es además amonestado con ellos; en guardarlos hay grande galardón" (Salmo 19:9-11). “¡Con ellos tu siervo es amonestado!” ¿Quién va a advertir a aquellas ovejas engañadas, cuyos pastores no les dicen la verdad? Ellos la llaman: Predicación negativa del juicio, falsas profecías. En cambio, David y los profetas la llamaron: ¡Dulce miel!

Lo más dulce y misericordioso que Dios está haciendo por Su pueblo hoy es enviar una vez más, profetas y atalayas sin miedo, para despertar a la iglesia e inculcar el temor de Dios ¡Qué dulce suena: "Huye de la ira de Dios”, dulzura! ¡"Sin santidad nadie verá a Dios", dulzura! ¡“Si no te arrepientes, morirás en tus pec…

Conociendo a Dios a lo grande

Salmos 121:1-2 Reina-Valera 1960 (RVR1960) Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra.

Le tengo que ser honesto, aún me sorprendo cuando conozco personas que verdaderamente creen que el dicho ¨”Ayúdate que yo te ayudaré” es algo que verdaderamente Dios dijo, siendo que quien crea esto, tiende a no reconocer la omnipotencia del Creador y deja de lado un montón de principios bíblicos, solo por su propia desesperación y su no querer dejarle sus asuntos a Dios.

Piense en esto, nos la pasamos “ayudándole” a Dios porque queremos que las cosas se hagan a nuestro modo y luego cuando no vemos claro, tenemos la idea de que vamos a su presencia y le “dejamos” las cosas en sus manos y “confiamos” en que Él las hará y si ni sucede “por algo” Dios no lo hizo, y nos la vivimos con una fe mística que todo el tiempo se conforma con un “por algo” después de haberle impedido a Dios ser Dios.

Y no es ni una ni otra cosa, y me fas…

Contaminación electromagnética

Takeo Juruna hacía su recorrido habitual por la enorme planta. Era el guarda nocturno de una fábrica electrónica de Tokio, Japón. Estaba rodeado de maravillas electrónicas como los robots, que siguen haciendo perfectamente su trabajo aunque ningún operario los maneje. Juruna se sentía orgulloso de trabajar allí.

De pronto un enorme brazo de hierro realizó un movimiento totalmente fuera de orden. Tomado por sorpresa, el hombre no pudo esquivar el golpe. Quedó muerto en medio de los robots. ¿Qué había pasado? Una interferencia electromagnética había afectado al robot y lo había llevado a realizar un movimiento totalmente desordenado.

«Fue una niebla electrónica —explicaron los técnicos—, una contaminación electromagnética que afectó al robot.»

He aquí una nueva contaminación, de las muchas que ya hay en la tierra. La «niebla electrónica» o «contaminación electromagnética» se produce por el funcionamiento de juegos de video, amplificadores caseros, teléfonos portátiles y muchos aparatos ele…

Advertencias repetidas

Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para seguir un evangelio diferente. —Gálatas 1:6

«Cuidado, la pasarela termina. Cuidado, la pasarela termina». Si alguna vez usaste una pasarela deslizante en un aeropuerto, tal vez hayas oído con frecuencia este anuncio.

¿Por qué los aeropuertos repiten este aviso una y otra vez? Para reforzar la seguridad y evitar la responsabilidad civil si alguien se accidenta.

Los anuncios repetidos pueden ser molestos, pero también son importantes. Es más, el apóstol Pablo pensaba que repetir una advertencia era tan vital que así lo hizo en el libro de Gálatas. Pero su declaración era mucho más importante que el peligro de trastabillar en el aeropuerto. Les advirtió que no escucharan ni les creyeran ni a él ni a ningún ángel del cielo si predicaban «otro evangelio» que no fuera el que ya habían oído (1:8). En el versículo siguiente, volvió a decirlo. Valía la pena repetir la advertencia. Los gálatas e…

Fuego en el corazón

Hace algo más de un mes atrás, envié un mail a uno de los pastores de la iglesia donde me estuve congregando por los últimos ocho o nueve meses. En dos líneas, en forma respetuosa pero tajante, le decía que ya no continuaría congregándome en su iglesia y que ya no quería saber más nada con ninguna iglesia. Y en ese momento era muy sincero con lo que decía. Un torbellino mezcla de temor, desesperanza, frustración, resentimientos no digeridos, se arremolinaba en torno del corazón.

No hubo respuesta alguna. Hasta que Dios nos puso nuevamente en el camino. Un curso de capacitación para profesionales y especialistas en recursos humanos hizo que nos volviéramos a encontrar y poder acordar una próxima reunión informal. Finalmente, concretamos nuestro encuentro. Unas tres horas de conversación sirvieron para sincerar posiciones, exponer causas, dolores y alegrías, victorias y derrotas. Evidentemente mi mail había generado preocupación, pero hubo alivio al saber que nuevamente estaba congregán…