Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2014

La historia de Rodrigo... "el perfecto"

No estoy preocupado por la muerte. Tengo la seguridad de que cuando un doctor con su impoluta bata blanca y bolígrafo caro certifique mi fallecimiento, ese momento estaré más vivo que nunca. Me preocupa cómo vivir, cómo hacer para que mi existencia sea agradable a Dios, edificante para mi familia y útil a los hombres.  Pienso en esto todo el tiempo. Quiero hacerlo bien, Dios es merecedor de ello. Existo con propósito, con destino, soy parte de un plan eterno. Debo comprender esas cosas y recordármelas cada día, o corro el riesgo de olvidar que la vida es asombrosa. El tedio y las rutinas querrán robarme la emoción de un nuevo amanecer y las circunstancias intentarán ensombrecer el llamado de Dios en mí a lo extraordinario. Debo ser vigilante para no ser distraído por lo banal e intrascendente. He de ser cuidadoso, o el miedo y el afán me quitarán la esperanza de ver en mis jornadas diarias lo sobrenatural.

No podemos vivir por las emociones, que cambian sin nuestro consentimiento. Son…

¿Como vivir antes de morir?

No estoy preocupado por la muerte. Tengo la seguridad de que cuando un doctor con su impoluta bata blanca y bolígrafo caro certifique mi fallecimiento, ese momento estaré más vivo que nunca. Me preocupa cómo vivir, cómo hacer para que mi existencia sea agradable a Dios, edificante para mi familia y útil a los hombres.  Pienso en esto todo el tiempo. Quiero hacerlo bien, Dios es merecedor de ello. Existo con propósito, con destino, soy parte de un plan eterno. Debo comprender esas cosas y recordármelas cada día, o corro el riesgo de olvidar que la vida es asombrosa. El tedio y las rutinas querrán robarme la emoción de un nuevo amanecer y las circunstancias intentarán ensombrecer el llamado de Dios en mí a lo extraordinario. Debo ser vigilante para no ser distraído por lo banal e intrascendente. He de ser cuidadoso, o el miedo y el afán me quitarán la esperanza de ver en mis jornadas diarias lo sobrenatural.

No podemos vivir por las emociones, que cambian sin nuestro consentimiento. Son…

Por el camino de Emaús

Difícil conocer a dos mil años de los acontecimientos, dónde se encontraría el emplazamiento presente de la aldea de Emaús de Lucas Cap. 24, cuyo nombre significaba algo así como “aguas calientes” o “fuentes tibias”. De los que saben, muchos coinciden en situarla a unos 11 km al NO de Jerusalén, aunque su ubicación sigue siendo incierta.

En aquella ocasión, Jesús el día de su Resurrección, se manifestó a dos de los discípulos que caminaban hacia Emaús. Con algo de dificultad puedo imaginar la situación en el marco del presente.  Los hombres que caminaban por el polvoriento camino no lo estarían haciendo con entusiasmo, felicidad o algarabía justamente. Quien hasta hacía poco había afirmado categóricamente cosas como “la verdad os hará libres”; “Yo Soy el camino, la verdad y la vida…”, “Yo Soy el agua de vida…”; ahora ya no se encontraba entre ellos.  A quien le habían escuchado decir “yo he venido para que tengan vida y en abundancia” fue el mismo  de quien presenciaron su triste y do…

Un amigo auténtico

Mejores son dos que uno… —Eclesiastés 4:9

En la novela Shane, se entabla una amistad entre Joe Starrett, un granjero norteamericano, y Shane, un hombre misterioso que se detiene para descansar en la casa de Starrett. El primer vínculo se establece mientras trabajan juntos para remover el tocón de un árbol gigante en la propiedad. La relación se profundiza cuando Joe rescata a Shane de una pelea y este ayuda a su amigo a mejorar y proteger su granja. Los hombres comparten un sentimiento de respeto mutuo y lealtad que refleja este concepto de las Escrituras: «Mejores son dos que uno […]. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero…» (Eclesiastés 4:9-10).

Jonatán y David también representaban este principio. Las circunstancias probaron su amistad cuando David sospechó que el rey Saúl quería matarlo. Jonatán dudaba, pero David creía que era cierto (1 Samuel 20:2-3). Finalmente, David decidió esconderse en un campo mientras Jonatán le preguntaba a su padre sobre el asunto. Cuando se…

Alabanza inmerecida

No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento. —Lucas 5:32

Antes de poder comprar un horno autolimpiante, me las arreglaba para mantenerlo en condiciones. Incluso las visitas comentaban al respecto cuando venían a casa: «Vaya, ¡qué limpio está tu horno! Parece nuevo». Yo aceptaba el elogio aunque sabía que no lo merecía… la limpieza no tenía nada que ver con que yo lo restregara, sino que no lo usaba muy seguido.

Me pregunto cuántas veces soy culpable de aceptar un reconocimiento inmerecido por mi vida «limpia». Es fácil dar la impresión de ser una persona virtuosa; simplemente, no hacer nada difícil, controversial o que desagrade a la gente. Pero Jesús dijo que debemos amar a los que disienten con nosotros y no comparten nuestros valores, e incluso a quienes les resultamos desagradables. El amor exige que no estemos ajenos a las dificultades en la vida de otras personas. A menudo, el Señor tenía problemas con los líderes religiosos que se preocupaban más de mante…

Alguien que entiende

… El Señor escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos… —1 Crónicas 28:9

El esposo de mi amiga estaba en las últimas etapas de la demencia senil. Cuando le presentaron a la enfermera que lo iba a cuidar, le tomó el brazo para detenerla y le dijo que quería que conociera a su mejor amigo: alguien que lo amaba profundamente.

Como no había nadie más en la sala, la enfermera pensó que estaba delirando; sin embargo, resultó ser que estaba hablando de Jesús. Ella se conmovió muchísimo, pero tuvo que irse de inmediato para atender a otros pacientes. Cuando volvió, la oscuridad lo había envuelto otra vez y ya no estaba lúcido.

Aunque este hombre había vuelto a descender a las tinieblas de su enfermedad, sabía que el Señor era su mejor amigo. Dios mora en las profundidades insondables de nuestra alma, y puede traspasar la mente más perdida y confirmarnos su cuidado tierno y amoroso. Sin duda, las tinieblas no nos esconden de Él (Salmo 139:12).

No sabemos lo qu…

«¿Quién me librará de este cuerpo de carne?»

«... un hombre tiene madre, mujer y un chico. Una noche matan misteriosamente a la madre. Las investigaciones de la policía no llegan a ningún resultado. Un tiempo después matan a la mujer; la misma cosa. Finalmente matan al chico. El hombre está enloquecido, pues quiere a todos, sobre todo al hijo. Desesperado, decide investigar los crímenes por su cuenta. Con los habituales métodos inductivos, deductivos, analíticos, sintéticos, etcétera, de esos genios de la novela policial, llega a la conclusión de que el asesino deberá cometer un cuarto asesinato, el día tal, a la hora tal, en el lugar tal. Su conclusión es que el asesino deberá matarlo ahora a él. En el día y hora calculados, el hombre va al lugar donde debe cometerse el cuarto asesinato y espera al asesino. Pero el asesino no llega. Revisa sus deducciones: podría haber calculado mal el lugar: no, el lugar está bien; podría haber calculado mal la hora: no, la hora está bien. La conclusión es horrorosa: el asesino debe estar ya e…

Juntas por toda la eternidad

Nacieron juntas y vivieron juntas durante nueve años. Eran hermanas siamesas, unidas por el vientre. Cada una tenía sus propios órganos internos, excepto que compartían un solo corazón. Cuando nacieron, los médicos pronosticaron: «Tendrán a lo sumo una semana de vida.» Pero vivieron nueve años.

Estas eran las hermanitas Ruthie y Verónica Collins, de Johannesburgo, Sudáfrica, quienes sabían de seguro que iban a morir. Aunque sus padres jamás les hablaron de la muerte, ellas espontáneamente decían: «Nosotras moriremos pronto, pero sabemos que nos iremos con el Señor.» En efecto, murieron a los nueve años de edad con una diferencia de media hora. Su muerte fue pacífica, y la calma de ellas trajo calma a todos los que las rodeaban.

Nacieron juntas, vivieron juntas, y juntas pasaron a la eternidad. ¿Cómo podían ellas saber que irían a estar con el Señor? ¿De dónde viene una fe tan inamovible? ¿Cómo se puede tener esa seguridad?

Sus padres, Peter y Marlene Collins, tenían una relación íntim…

La compasión es contagiosa

“Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían pastor” (Marcos 6:34)

En Oslo, Noruega, nuestro ministerio se asoció con una gran iglesia luterana. Fue una de las pocas iglesias que estuvieron dispuestas a ayudarnos. Sus jóvenes estaban profundamente comprometidos con el Señor, pero fueron sorprendidos por nuestros métodos de evangelismo. Los cristianos europeos son gente tranquila y humilde, que por lo general mantienen su fe para sí mismos. La idea de predicar en una esquina de la calle en medio de un barrio los sacó de su zona de confort. Al principio no querían ir con nosotros, pero un par de semanas después no podíamos detenerlos. Desarrollaron un fuego consumidor por el evangelismo, una verdadera obsesión por las almas.

Muchos de ellos viajaban dos o tres horas en tren cada mañana para ayudarnos, y después viajaban de nuevo a casa tarde en la noche. Y eso no era suficiente. Estaban sedientos de aprender más de nuestros jóvenes que…

Él te eligió

La Biblia dice:

“No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé.”
Juan 15:16 (Reina-Valera 1960)

Es increíble pensar que Dios fue quien me eligió, es maravilloso pensar en que también te eligió a ti, ¿Quiénes éramos?, sin embargo Él vio algo bueno en nosotros, porque nos vio con ojos de amor, con planes a futuro, vio en nosotros esa capacidad de amarlo y servirle y entonces nos eligió.

Quizá estos días te has sentido inservible, quizá has pensado que no eres bueno para algo, sin embargo eres más que eso, eres UN ELEGIDO DE DIOS, Él mismo te eligió, Él te busco y trazo un plan maravilloso para que te encontrarás con Él, planeo ese día especial en el que tu corazón se iba a decidir por Él, porque Él te había elegido para algo especial.

Tú eres hijo o hija de Dios y eso es mucho, nunca te creas poca cosa, nunca creas que no vales …

Después de la tormenta

“Siempre que llovió, paró” decía un conocido humorista de mi país. Era el remate de esa escena de su sketch y era muy gracioso cómo y cuándo lo decía. Es más, cada vez que veíamos esa parte de su programa creo que todos estábamos esperando el momento en que pronunciaba esa frase. Hoy ya no está entre nosotros, pero dejó un legado muy grande. Muchos humoristas y conductores aún lo imitan y aprenden de lo que este hombre dejó.

En realidad, “siempre que llovió, paró” es un dicho popular que se refiere a que no importa cuán grande ni larga sea la tormenta; en algún momento termina. El mismo Gran Diluvio de los días de Noé (Génesis caps. 6; 7 y 8), no fue eterno. Estuvo acotado por un principio y un final.

Más allá de toda interpretación o simbolismo teológico, veo en este terrible evento que afectó a la humanidad de esos días, un acto de profilaxis universal por parte de Dios. Las cosas estaban en un extremo tan degeneradas que fue necesaria una limpieza radical en gran escala.

El evento …

Su fe provocó un milagro

“Pero una mujer que desde hacía doce años padecía de flujo de sangre, y había sufrido mucho de muchos médicos, y gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor, cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud, y tocó su manto. Porque decía: Si tocare tan solamente su manto, seré salva. Y en seguida la fuente de su sangre se secó; y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote”. Marcos 5:25-29

El milagro original no era para ella, sino para la hija de Jairo. Sin embargo, para aquella mujer, Jesús era su única y última esperanza. Sin salud, dinero, ni amigos; con la condición de ser inmunda y enajenada del mundo en que vivía, de las personas que la rodeaban.

Su corazón reclamaba a gritos, ella necesitaba que algo pasara. Estaba cansada y afligida vivir así. Entonces acudió y utilizó su último recurso: LA ESPERANZA. Ella se movió con una fe superior a sus fuerzas y circunstancias. Realmente su panorama era triste y desesperante, pero ella no se…

Una señal de amor

Cuando los esposos Pérez tuvieron su primer hijito, habían pasado meses de impaciencia en una optimista apuesta. Mientras Manuel aseguraba que sería varón, Laura insistía en que sería mujer. Por fin llegó el esperado día y nació un varoncito. Estaba sano y robusto, pero tenía en su carita una ligera desviación en la mandíbula inferior, un pronunciado estrabismo y una baba incesante, marcadas señales de retraso mental.

Fue muy duro el golpe para los pobres esposos Pérez, pero Laura no se dio por vencida, sino que de ahí en adelante dedicó todo su tiempo al cuidado de su hijito. Pasaron los años y los Pérez llevaron una y otra vez a su hijo a lugares de diversiones para ver si reaccionaba. Pero todo fue en vano.

Una tarde llegó la madre de Laura, y al ver con qué esmero y paciencia ésta atendía a su pobre hijo que ahora tenía quince años de edad, le dijo:

—Laura, ¿cómo es posible que después de tanto tiempo de cuidarlo, aún conserves tu paciencia como si fuera un recién nacido? ¿Cómo pu…

Cinco veces resucitada

Es un impresionante informe médico. A la una de la tarde: paro cardíaco. Los médicos aplican electrochoques. A las dos de la tarde: nuevo síncope. Reviven a la persona mediante tremendos golpes eléctricos. Quince minutos después, el monitor no da ninguna señal. Los médicos trabajan frenéticamente y vuelven a salvar a la persona.

Tras un respiro de cinco horas: nuevo síncope, nuevo paro y nuevo milagroso retorno a la vida. Y a las ocho de la noche, cuarenta y cinco minutos después: otro paro, otros electrochoques y otra resucitación.

Al día siguiente, a las seis de la mañana, Geraldine Fletcher, de cincuenta y dos años de edad, toma tranquilamente su desayuno. Llega a ser la primera persona que muere cinco veces en un solo día, y es resucitada las cinco veces científicamente.

Para todo hay récords en este mundo. Geraldine Fletcher, mujer morena, fuerte y animosa, batió el récord de muertes y resucitaciones. Cinco veces, en el lapso de pocas horas, su corazón dejó de latir, y las cinco …

Le veremos

“Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.” (Hechos 1:11).

Un cuerpo de carne y hueso fue colocado en la tumba, y fue un cuerpo de carne y hueso resucitado el que tocó Tomás (ver Juan 20:26-29). Él tocó sus manos y puso su mano en su costado. ¡Este era realmente un hombre glorificado, que ascendió al Padre! Jesús no se evaporó delante de ellos, Él fue levantado en una nube hasta que se perdió de vista. Qué increíble momento debe haber sido: Jesús brillando, radiante de gloria, con su rostro hacia el cielo, siendo levantado lentamente sobre ellos. ¡Los apóstoles deben haber caído de rodillas!

Vieron todo el advenimiento con sus ojos fijos en Él: “Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo” (Hechos 1:10). ¡No sucedió que ellos pestañearon y Jesús se había ido! Es cierto que seremos cambiados en un abrir y cerrar de ojos: “todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta” (1 C…

Primera respuesta

Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios […]. Y la paz […] guardará vuestros corazones… —Filipenses 4:6-7

Cuando llevaron a mi esposo al hospital para operarlo de urgencia, empecé a llamar a mis familiares. Mi hermana y su esposo vinieron de inmediato para estar conmigo, y oramos mientras esperábamos. La hermana de mi marido escuchó la ansiedad de mi voz por el teléfono y, al instante, dijo: «Cindy, ¿puedo orar contigo?». Cuando llegaron mi pastor y su esposa, él también oró por nosotros (Santiago 5:13-16).

Oswald Chambers escribió: «Tendemos a usar la oración como último recurso, pero Dios quiere que sea nuestra primera medida defensiva. Oramos cuando no queda otra cosa por hacer, pero el Señor desea que oremos antes de hacer cualquier otra cosa».

En esencia, orar es simplemente conversar o hablar con Dios, esperando que Él oiga y conteste. No debe ser un último recurso. En su Palabra, el Señor nos insta a comprometerlo en oración (Filipenses …

«Queremos cantar»

Medía casi trece metros de largo y pesaba novecientos treinta kilos. Estaba hecha de maderas finas, y tenía corazón eléctrico. Sus venas eran de metal, y se estiraban a más de doce metros. Tomó un año escolar entero construirla, y llegó a ser el orgullo de sus inventores.

Cuarenta estudiantes, ufanos y triunfantes, la condujeron al escenario de su escuela. Todos los presentes admiraron la habilidad de esos jóvenes.

Era una enorme guitarra eléctrica, la más grande del mundo, según sus fabricantes. Al mostrársela a profesores, padres de familia, y al público en general, lo hicieron poniendo sobre ella un gran cartel que decía: «Queremos cantar».

Esa guitarra en sí mostraba mucho acerca de la imaginación y de la habilidad de aquellos jóvenes. Pero el mensaje que pusieron sobre ella también mostraba mucho acerca de ellos. Querían cantar, y la enorme guitarra era una dramática expresión del deseo que tenían ellos y tienen todos los jóvenes del mundo. Los jóvenes quieren cantar.

Podemos ima…

Sólo Jesús llena ese vacío

Todas las personas intentan ponerle nombre. Con sus mejores intentos le han puesto: pareja, salud, riquezas, éxito laboral, auto del año, viajar por el mundo, tener un hijo/a, sexo desenfrenado, vanidad, espiritismo, encontrar la paz interior; en fin, encontrar la felicidad. Hablo de esa búsqueda incansable del ser humano por encontrar la trascendencia y llenar su vacío existencial. Millones de personas invierten sus vidas en buscar aquello que les sacie, no obstante parten a la tumba sin encontrarle.

Dicha búsqueda se acaba cuando aceptamos a Jesús en nuestros corazones. Él es con quien DIOS creó todas las cosas (en la Biblia Jesús es descrito como el Verbo Creador de todo), por lo que también sabe exactamente cómo funcionamos mejor y nuestro propósito.

Jesús arregla toda vida que esté descompuesta, solamente Él puede saciar el alma, es Él quien da verdadera libertad y llenura. Jesús es quien aumenta las capacidades y talentos de una persona cuando ésta vive su verdadero propósito.

J…

La fascinación por agradar a todos

“Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo” (Gálatas 1:10)

Como cualquier ser humano me muevo en varios ámbitos que atrapan mi atención y etiquetan mis horarios. Soy pastor de una congregación, imparto conferencias, enseño en una facultad de teología y me encanta escribir. Intentó desarrollar cada área con meticulosa diligencia. Me esfuerzo por darle tiempo y calidad a cada empresa que tengo por delante. Hubo un tiempo, en mi temprana juventud, cuando creí que aquello que quería hacer sería útil y provechoso para todas las personas. ¡Cuánta inocencia, cuánta candidez! Llegaría un poco más tarde a la conclusión de que aún las obras filantrópicas más significativas pueden ser interpretadas de las más disímiles maneras. Entendí que no importa lo que hagas, siempre tendrás, al menos, dos públicos: los que aprecian lo que haces y los que incomprenden tu trabajo, o tus motivo…

Tu historia se está escribiendo

Este día mientras buscaba unos documentos importantes encontré un viejo cuaderno mío en el que escribía muy seguido experiencias que vivía en ese momento, reflexiones y frases, son de hace casi diez años, pero al momento de leerlos pude notar como desde ese entonces ya escribí cosas idénticas a las que hoy en día escribo.

Leer esas frases y algunas vivencias me hizo recordar todo el camino que he tenido que recorrer para llegar a este momento de mi vida, en ese momento aun estaba soltero y ni siquiera conocía a la que llegaría ser mi amada esposa, mucho menos imaginaba que tendría un par de hijos tan hermosos e inteligentes.

En algunos de esos escritos narraba emociones o sentimientos que me inundaban en ese momento, situaciones que me era difícil enfrentar o cosas que yo anhelaba que un día se cumplieran. Pero en especial hubo una frase que escribí hace casi diez años que hoy en día es parte de mi predicación: “Dios cumplirá sus planes perfectos en mi”.

Siendo un joven soltero tenía …

Preparándonos para salir a recibirle

“Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo? Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.” (Hechos 1: 6-7, 9-11).

Jesús reunió a los que fueron escogidos para verlo ascender al Padre: “Y estando juntos” (Hechos 1:4). Alrededor de 120 fueron llamados por el mismo Jesús al monte de los Olivos. No creo que ellos sabían o comprendían lo que iba a suceder. Jesús había tratado de prepararlos para su retorno al Padre: “[Yo] voy …

El deseo determina el destino

Soy el pastor de la Iglesia Nueva Vida en la costa sur de Montreal en Canadá. Comenzamos nuestra iglesia con un puñado de personas en una pequeña habitación en un edificio que alquilamos de un consejo escolar. Hoy en día, más de 3.500 personas vienen a la iglesia cada semana, algo que nunca había sucedido antes en Quebec. Menos del dos por ciento de la población es evangélica. La iglesia evangélica típica en nuestra nación ha existido por más de cincuenta años, con una asistencia media de menos de ochenta personas.

¿Cómo podemos explicar esta cosecha inusual? ¿Por qué hemos sido bendecidos con más de veinte años consecutivos de crecimiento en uno de los ambientes más hostiles y seculares en América del Norte? No llevamos a cabo esfuerzos de evangelización y no hemos probado los últimos métodos “de vanguardia” y las estrategias de los gurús del crecimiento de la iglesia moderna. Hemos pasado de un programa de construcción a otro; tenemos múltiples servicios el domingo; y crecemos más y…

Isla bastante pequeña

Que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres. —Tito 3:2

Singapur es una pequeña isla; tan pequeña que casi no se distingue en un mapamundi. (Si todavía no sabes dónde está, intenta encontrarla). Como está densamente poblada, es importante considerar al prójimo. Un hombre le escribió a su novia, que iría por primera vez: «Hay poco lugar. Por eso, […] siempre debes pensar en lo que te rodea. Debes apartarte para no bloquear a nadie. La clave es la consideración».

El apóstol Pablo le escribió a Tito, un joven pastor: «Recuérdales a todos que deben mostrarse obedientes […]. Siempre deben estar dispuestos a hacer lo bueno: a no hablar mal de nadie, sino a buscar la paz y ser respetuosos, demostrando plena humildad en su trato con todo el mundo» (Tito 3:1-2 nvi). Se ha dicho: «Nuestra vida quizá sea la única Biblia que algunos lean». El mundo sabe que, supuestamente, los cristianos deben ser diferentes. Si somos amargados…

Padres que están en las nubes

¡Qué imponente se veía él en el horizonte! Desde su envidiable posición en el cielo, divisó el hermoso cuerpo de una mujer. Como se le antojó hacerlo, dejó que cayera una gota de agua sobre aquel cuerpo femenino, y se alejó flotando en busca de otras aventuras.

Pasaron nueve meses, y la mujer dio a luz mellizos. Éstos no le ofrecieron mayor problema hasta que crecieron y le preguntaron quién era su padre.

—­Mañana por la mañana —les dijo ella—, miren hacia el oriente. Allá lo verán, erguido en el cielo como una torre.

Una vez que creyeron haberlo reconocido en la distancia, los mellizos atravesaron tierra y cielo hasta llegar al lugar donde se encontraba. Pero él, acostumbrado a tales peregrinaciones, les exigió pruebas de que eran hijos suyos. Uno de ellos lanzó a la tierra un relámpago, y el otro un trueno, pero no lograron convencerlo hasta que atravesaron una inundación y salieron intactos. Eso era para él prueba concluyente de su paternidad, así que les hizo un lugar a su lado, a…

No se trata de hacer sino de entender

Salmos 19:14 Reina-Valera 1960 (RVR1960)Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.

Por alguna extraña razón todo el tiempo tenemos esa extraña necesidad de validarnos, es decir, alguien tiene que ver y saber que somos buenos y que no hay nada malo en nosotros de modo que automáticamente si no somos malos, esto prácticamente quiere decir que somos “buenos” aunque en el fondo sabemos que no es así.

A veces pretendemos que las cosas que pasan en nuestra mente o que suceden cuando nadie nos ve, no son realmente malas, porque nadie las sabe o porque nadie se entera de quienes somos en realidad, como si lo pudiéramos ocultar, siendo que no es de esa manera, a menos que pretendamos ignorar al Dios de la Biblia, que está en todo lugar y que todo lo sabe, aún lo que pareciera que guardamos en nuestra mente y en nuestro corazón.

Y esto no significa que Dios esté a un lado nuestro como policía o como gendarme asegurando que…

Pan de carretera

Es bueno despertar y saborear un delicioso y completo desayuno: pan fresco, café, leche, manteca, yogurt, jugo, huevos y frutas. Compramos estos productos cerca de casa, en la panadería o en el supermercado. En el rótulo, descubrimos que, a veces, vienen de ciudades distantes, tras una larga cadena de producción, y llegan por las carreteras de nuestro país.

Todos saben que la profesión de camionero es predominantemente masculina; no obstante, las mujeres ya comienzan a ocupar buena parte de los puestos de trabajo disponibles en esta área. Sin duda, la economía de un país depende de quienes conducen camiones.  Pero, en las últimas décadas, la desvalorización de esta profesión los hizo vulnerables a diversos factores de riesgo.

El situación social preocupa: la falta de reconocimiento se suma a la baja remuneración, los largos períodos lejos de casa, el exceso de trabajo, la falta de infraestructura en las carreteras y la exigencias de entrega en horarios desconsiderados. Estos  factores…

Todos juntos

Cantad alegres al Señor, toda la tierra; levantad la voz, y aplaudid, y cantad salmos. —Salmo 98:4

Durante años, el piano de mi esposa y mi banjo no se llevaban bien, y rara vez se relacionaban. Al tiempo, después de que ella me regaló una guitarra nueva para mi cumpleaños, dijo que tenía interés en aprender a ejecutar mi antiguo instrumento. Ella es muy talentosa para la música, así que, poco después, tocábamos canciones de alabanza con nuestras guitarras. Me gusta pensar que una nueva clase de «conexión de alabanza» ha llenado nuestro hogar.

Cuando el salmista fue inspirado para escribir sobre la adoración a Dios, comenzó con esta exhortación: «Cantad alegres al Señor, toda la tierra; levantad la voz, y aplaudid, y cantad salmos» (Salmo 98:4). Nos convocó a cantar «salmos al Señor» con instrumentos tales como arpas, trompetas y bocinas (vv. 5-6). Ordenó a todos los habitantes de la Tierra que cantaran «alegres al Señor» (v. 4). En esta poderosa orquesta de alabanza, el mar embraveci…

¡Jesus viene con voz de mando!

“Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.” (1 Tesalonicenses 4:16-18)

En griego, la expresión “voz de mando” significa incitar con palabras a despertar, entusiasmar, estimular a la acción. La voz del arcángel será oída por todos los vencedores. “¡Él está a la puerta! ¡Ven, amada! Aquel a quien amas ha venido a llevarte”. Esto no es una venida discreta, que se hace silenciosamente en un rincón. ¡No! Jesús viene con sonar de trompeta, con ejércitos de ángeles, con voz de mando, con voz de arcángel. Los muertos en Cristo resucitarán primero para encontrarse con Él en el aire. Ellos lo van a abrazar primero. ¿Crees que van a estar silencios…

Su venida será una gran fiesta

Para nosotros que formamos la novia del Señor, no debe haber ningún temor cuando Él se manifieste: “sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría” (1 Pedro 4:13). 
Nunca olvides que Él no va a tomar por sorpresa a los que le esperan, quienes están “esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios” (2 Pedro 3:12). Los que están buscando y esperando Su venida están “aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos” (Efesios 5:16). ¡No están sentados delante de la televisión, envueltos en sueños egoístas y ambiciones insensatas! Ellos están ocupados preparándose como una novia ataviada, ocupándose hasta que Él venga. Ese día no va a “sorprender” a los que están preparados. ¡Él no vendrá como un ladrón en la noche para los que están expectantes! 
También será el día del gozo del Señor, porque Él está ansioso por estar con Su novia: “Yo soy de mi amado, y conmigo tiene su co…

¿Donde esta Dios?

Eran enormes pilas de cartas, y cada día entraban nuevas. Llegaban entre cincuenta y cien cartas diarias, principalmente de Europa y América, aunque también del resto del mundo. Su destino era el correo de Jerusalén, y las autoridades no sabían qué hacer con ellas. Eran cartas que iban dirigidas a «Dios en Jerusalén».

Una carta iba dirigida así: «El Señor del mundo. Trono de gloria. Séptimo cielo. Jerusalén.» Algunas de esas cartas contenían peticiones de ayuda, especialmente de solteras que buscaban esposo. Otras venían de niños que habían sido abandonados. El jefe de correos se vio obligado a tomar la decisión de quemar todas esas cartas. «No podemos hacer otra cosa con ellas», concluyó.

Esta noticia de un número crecido de cartas enviadas a Jerusalén y dirigidas a Dios debe hacernos reflexionar. Que haya tanta gente en el mundo urgentemente necesitada y que no sabe cómo hallar a Dios es sumamente triste.

Que haya necesidad de dirigirse a Dios es evidente. Que este haya sido el anhe…