Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

La batalla por no perder la cordura

Imagen
“Escucharé lo que hablará Jehová Dios; porque hablará paz a su pueblo y a sus santos, para que no se vuelvan a la locura”. (Salmos 85:8)

¿Ha oído la expresión “este es un mundo de locos”?. Yo la he escuchado muchas veces. Cuando cerca de mí se comenta sobre un acto violento e inverosímil escucho la frase. Cuando estalla una nueva guerra en alguna parte del globo terráqueo ahí reaparece el dicho. Cuando las personas actúan con fría y calculada inhumanidad alguien suele sellar el hecho repitiendo: “este es un mundo de locos”. ¿Debemos creer a tal afirmación? Por pesimista que pueda parecer debo decir que sí, que esta expresión muy bien puede denotar el estado actual de un mundo que no parece mejorar. Encienda la televisión, vaya a cualquier canal de noticias y qué ve, locura por todas partes: violaciones, homicidios, extorsiones, robos, enojo, fanatismo religioso, suicidio, pobreza, racismo, y la lista será tan larga que no podrá soportarla toda en un mismo escrito. Es como para volver…

Viviendo la vida de Cristo

Imagen
“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios…. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad” (Juan 1:1,14).

¿Cuánto de la Palabra se hizo carne? ¡Todo! “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad” (Colosenses 2:9). Así que, ¿Cómo podemos vivir de toda palabra que sale de su boca? ¿Tomamos libreta y lápiz, anotamos cada mandamiento de Jesús, y luego nos disciplinarnos para abordar cada uno hasta que dominemos todos ellos? ¡Amado, incluso después de todos estos años de predicar, todavía no sé todos los mandamientos preciosos del Señor!

Perder el rumbo

Imagen
Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe… —1 Timoteo 6:10

Una encuesta realizada a través de Internet por un estudio de abogados de Nueva York revela que el 52% de los negociadores, corredores de bolsa, banqueros inversionistas y otros profesionales de servicios financieros está involucrado en actividades ilegales o cree que tal vez necesitaría hacerlo para tener éxito. Concluye diciendo que estos líderes financieros «han perdido su brújula moral» y «aceptan las maniobras corporativas como un mal necesario».

La medida de fe

Imagen
Los Evangelios dejan claro que cualquiera que sea la medida de fe que recibimos, depende de nosotros.

“Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús. Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos. Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino” (Juan 2:1-3).

¿Alguna vez se te acabó algo? ¿Quizás la paciencia para con tu hijo rebelde? ¿La esperanza para tu matrimonio? En esta boda en Caná, la madre de Jesús, María, vio que se había acabado el vino en la fiesta. Así que fue a Jesús a decirle: “Haz algo”.

Silencios prolongados

Imagen
descifrar la forma correcta de salir de tanto problema que hoy enfrentas pero que sin embargo no le encuentra solución.

Y es que hay momentos en la vida en donde pareciera que todo se pone en tu contra, esas rachas en donde todo se pone de mal en peor y en donde surge una pregunta desesperada: “¿Dónde está Dios?”, y es que pareciera que Dios se esconde, y es que su silencio a veces se siente hasta doloroso.

Sé lo que se siente, yo mismo he estado parado allí en ese mismo momento en donde todo se pone en contra, en donde tratas de analizar qué hiciste mal o tratas de razonar el por qué de las cosas sin encontrar una respuesta. Esos momentos en donde pareciera que Dios se ha ocultado y a pesar que clamas no recibes una respuesta.

Final feliz

Imagen
Vi un cielo nuevo y una tierra nueva… —Apocalipsis 21:1

La «trama» de la historia bíblica termina más o menos como comenzó. La relación rota entre Dios y los seres humanos finalmente se ha subsanado, y la maldición de Génesis 3 ya no tiene vigencia. Apocalipsis toma prestadas imágenes del Edén para describir un río y un árbol de la vida (22:1-2). Sin embargo, en esta oportunidad, el huerto es reemplazado por una gran ciudad, llena de personas que adoran a Dios. La escena jamás será empañada por la muerte ni la tristeza. Cuando despertemos en el cielo nuevo y la tierra nueva, por fin tendremos un final feliz.

La muerte vino de abajo

Imagen
Los seis jóvenes subieron al auto, alegres, despreocupados, chispeantes, divertidos. Eran tres parejas de novios que celebraban su graduación.

Subieron al auto y emprendieron una loca carrera por los caminos del sur de Francia. Pero había demasiado alcohol en el cerebro del conductor.

En una curva del camino el auto se salió de la vía. Cayó en una acequia de tres metros de profundidad que estaba llena de agua. El auto quedó encajonado en la acequia y les fue imposible abrir las puertas. El agua comenzó a subir, y lentamente los cubrió a todos. Esos últimos momentos fueron de horror. Los golpes sufridos por el accidente, junto con la asfixia, cobraron seis vidas jóvenes al mismo tiempo.

Dame tu palabra

Imagen
Muchos cristianos de hoy son lo que yo llamo: creyentes "pan", viven sólo de pan, siempre pidiéndole a dios que demuestre Su fidelidad. Tienen un hambre interior y creen que saben lo que puede saciarlo.

Durante la mayor parte de mis primeros años en el ministerio, yo fui un cristiano "pan". Tenía una profunda hambre, impulsado por una necesidad inexplicable. Cuando pensaba que necesitaba una nueva iglesia, ¡la recibía! Cuando pensaba que necesitaba un programa de televisión, ¡lo obtenía! Cuando necesitaba multitudes, ¡las tenía! Estas eran todas, cosas buenas en sí mismas, pero pasaron años, en los que yo oraba: "¡Dios, demuéstrame tu poder! Tengo deudas, ¡así que envíame dinero! ¡Bendíceme, Señor! ¡Bendice mi ministerio! ¡Responde mis oraciones! Quiero mostrar al mundo que Tú tienes todo el poder. ¡Sana a los enfermos para demostrar que eres el mismo hoy!"

Lucha contra la adicción

Imagen
… fiel es Dios… —1 Corintios 10:13

Enrique era consciente de que luchaba contra una adicción. Sus amigos y familiares lo animaban para que la abandonara, y él estaba de acuerdo en que era lo mejor para su salud y sus relaciones interpersonales, pero no podía. Cuando otros le contaban cómo habían dejado sus malos hábitos, contestaba: «Me alegro por ti, pero ¡yo no puedo! Ojalá nunca hubiera caído en la tentación. Quiero que Dios me quite ya mismo las ganas de seguir cayendo en esto».

Dios va frente a tu batalla

Imagen
“Entonces Eliseo oró: “Señor, ábrele a Giezi los ojos para que vea”. 2 Reyes 6:17

Una tropa siria se disponía a capturar a Eliseo. Su siervo Giezi atemorizado exclamó: “¡Ay mi señor! ¿Qué vamos a hacer?” Eliseo muy sereno y confiado responde: “No tengas miedo. Los que están con nosotros son más que ellos”. Entonces oró para que su siervo pudiera ver e inmediatamente después de la oración Giezi pudo ver que la colina estaba llena de caballos y carros de fuego alrededor de él.

Malabares

Imagen
número con unas antorchas encendidas! Las teas volaban alto y con una precisión y sincronización admirables eran recibidas abajo y vueltas a lanzar hacia arriba en una exhibición de habilidad y destreza verdaderamente increíble que se podía ver desde varias cuadras de distancia.

Si el extraordinario espectáculo que se ofrecía en aquella esquina de mi ciudad a cambio de unas pocas monedas, que acaparaba todas las miradas, ya era de por sí interesante; no eran menos dignas de observar las caras de transeúntes y automovilistas, con una expresión mezcla de estupor, sorpresa, admiración… ¡y terror!  Imagínense el desastre que podría provocar no sólo para el propio malabarista, sino también para automovilistas y transeúntes un mínimo error o desincronización, la caída de una antorcha encendida sobre un auto, o aterrizar sin más ni más sobre la cabeza de alguien.

Esperanza al sufrir

Imagen
En [esta esperanza] os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas. —1 Pedro 1:6

Cuando abrí la Biblia para leer Jeremías 1 al 4, el subtítulo del pasaje me llamó la atención: «Esperanza en tiempos de angustia». Casi me puse a llorar. El momento era oportuno, ya que estaba atravesando un período de tristeza por la muerte de mi madre.

Algo parecido había sentido el día anterior al escuchar el mensaje del pastor de mi iglesia. El título era «Gozo en el sufrimiento», basado en 1 Pedro 1:3-9. Tomó una ilustración de su propia vida: el aniversario de la muerte de su padre, ocurrida hacía un año. Para muchos, el mensaje fue significativo, pero, para mí, fue un regalo de Dios. Estos y otros hechos confirmaban la verdad de su Palabra: no me abandonaría en mi angustia.

La calidez del sol

Imagen
Me he consumido a fuerza de gemir; todas las noches inundo de llanto mi lecho, riego mi cama con mis lágrimas. —Salmo 6:6

Un día de noviembre de 1963, dos integrantes de los Beach Boys escribieron una canción bastante diferente a la música que solían interpretar. Era una triste pieza sobre el amor perdido. Uno de ellos declaró: «A pesar de lo difícil de una pérdida así, lo bueno que eso deja es haber estado enamorado alguna vez». La titularon The Warmth of the Sun [La calidez del sol].

Que la tristeza sea un catalizador para escribir canciones no es nada nuevo. Algunos de los salmos más conmovedores de David se escribieron en momentos de profunda pérdida personal, incluso el Salmo 6. Aunque no se nos dice qué impulsó su escritura, la letra está llena de angustia: «Me he consumido a fuerza de gemir; todas las noches inundo de llanto mi lecho, riego mi cama con mis lágrimas. Mis ojos están gastados de sufrir…» (vv. 6-7).

Dios susurra: «Un pez»

Imagen
… desde ahora serás pescador de hombres. —Lucas 5:10

Hace varios años, mis hijos y yo disfrutábamos de unos días juntos, paseando por un río y pescando, con dos guías de pesca que también conducían los botes.

El guía que conseguí era un hombre que había vivido toda su vida junto al río y sabía dónde había truchas grandes. Era callado y habló apenas una docena de palabras durante todo el tiempo que estuvo con nosotros, pero lo que dijo me animó.

Amargura duradera

Imagen
… si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. —Colosenses 3:13

Durante la Segunda Guerra Mundial, la familia de Corrie ten Boom tenía una empresa de fabricación de relojes en Holanda, y trabajaban activamente para proteger a familias judías. Con el tiempo, todos los ten Boom fueron enviados a un campo de concentración, donde el padre de Corrie murió después de diez días. Su hermana Betsie también falleció allí. Mientras estas hermanas estaban juntas en el campo, la fe de Betsie ayudó a fortalecer la de Corrie.

Iluminan la pantalla

Imagen
Una de las mayores sorpresas para un nuevo creyente que comienza a leer y estudiar la Biblia es descubrir que los hombres y mujeres de las Escrituras son tan increíblemente humanos, que no hay maquillaje ni trucos en la narrativa de la Biblia, no hay guiones al estilo Hollywood, ni alguna frase “demasiado buena para ser cierta”, ni héroes irreales y sin defectos.

Una de las razones por la cual la Biblia es el libro más vendido de todos los tiempos alrededor del mundo es que los hechos y los personajes que se encuentran en sus páginas son simplemente fascinantes. La Biblia es el libro más leído en el mundo porque los sesenta y seis libros que componen las Escrituras son, en realidad, un espejo en el que todos encontramos un reflejo de nosotros mismos, tarde o temprano. Aunque los hombres y mujeres del Antiguo y Nuevo Testamento están muy distantes de nosotros en el tiempo, el espacio, los contextos, las costumbres y realidad cultural, a su vez están ahí, tan increíblemente cerca de no…

Vivir de prestado

Imagen
Durante dos años y medio se dio la gran vida. Compró ropa fina en la tienda Harrod's de Londres, una de las más caras del mundo. Cuando voló en avión, lo hizo siempre en primera clase. Visitó todos los lugares turísticos de Europa. Se alojó sólo en hoteles de cinco estrellas y pagó fiestas suntuosas para todos sus amigos.

Sin embargo, a los dos años se le acabó de golpe esa gran vida. Mark Aklon, de dieciocho años de edad, tuvo que rendir cuentas a la justicia por haber hurtado la tarjeta de crédito de su padre, un millonario inglés. Debía a la tarjeta nada menos que setecientos cincuenta mil dólares. Locamente había «vivido de prestado».

Ejemplo de rectitud, integridad y justicia

Imagen
El espectáculo era apasionante, al extremo de ser morboso. Unas cincuenta personas lo contemplaban ávidamente. Se trataba de una joven de dieciséis años de edad, de la ciudad Ho Chi Min, en la antigua Saigón. Ella intentaba suicidarse, arrojándose de un alto puente al río que corría abajo. Las cincuenta personas, sin corazón, le gritaban: «¡Tírate! ¡Tírate!» Y en un momento dado, la adolescente, en efecto, se lanzó al agua.

Nueve personas corrieron al borde del puente para verla caer al agua. El peso acumulado rompió el frágil puente, y las nueve cayeron al abismo. Pero, cosa curiosa, la joven suicida se salvó, pues lograron rescatarla, mientras que los nueve mórbidos curiosos perecieron en las aguas.

Una revolución casera

Imagen
«Hablando del Buenos Aires de fines de siglo, recuerdo que mi madre me contaba acerca de la participación de mi abuelo en la Revolución del 90, una revolución un poco casera. Mi abuelo salía todas las mañanas de su casa, en Tucumán y Suipacha, y se iba caminando hasta la “revolución”, que quedaba en la plaza Lavalle. Después, a la noche, volvía a comer. Y a la mañana siguiente (a la noche se iban todos a dormir) volvía a la “revolución”. Supongo que todos no se irían, algunos quedarían. Pero me imagino a mi abuelo yéndose y a los revolucionarios saludándolo: “Hasta mañana, don Isidro.”»1

Si bien en esta anécdota personal el poeta argentino Jorge Luis Borges pone en tela de juicio la revolución argentina de 1890, más razón tenemos nosotros para cuestionar las otras tantas llamadas revoluciones de los últimos siglos que ni siquiera se han propuesto llegar al fondo de la verdadera problemática social. Esto se debe a que el problema de toda sociedad consta de la suma de las partes de cad…

Rogamos por los niños

Imagen
Rogamos por los niños
que lo embarran todo de chocolate, que quieren que se les haga cosquillas, que chapotean en los charcos y salpican y se manchan los pantalones, que comen helado a escondidas antes de la cena, que borran hasta el papel en sus problemas de aritmética, que nunca encuentran sus zapatos.

Y rogamos por los
que se quedan mirando a los fotógrafos detrás de las cercas de alambre, que nunca han jugado en una cancha con unos tenis nuevos, que oyen a otros niños cantar: «Los pollitos dicen: “Pío, pío, pío”», y se identifican con los pollitos que tienen hambre y tienen frío; que nacen en lugares donde nadie debiera ni morir; que nunca van al circo, que viven en un mundo adecuado sólo para adultos.


El beso de la muerte

Imagen
Era un caso de vida o muerte, y había que actuar rápido. Si no, el pequeño animal moriría. Así que Paul La Fonte, francés de treinta y siete años de edad y amante de los animales, procedió a hacer la resucitación boca a boca.

Pero el animal moribundo no era un cariñoso gatito. Era una pequeña cobra recién traída de la India. Había sido pisada por un automóvil al sacarla de la jaula, y por no dejarla morir, Paul sopló aliento en los pulmones del ofidio.

La cobra revivió, y lo primero que hizo fue clavar sus colmillos en los labios de su salvador. Los diarios de Avignon, Francia, al comentar el caso, concluyeron: «El beso francés entraña peligros, pero el de este hombre fue el más mortal de todos.»

El horno de la aflicción

Imagen
Eran seis hombres, los seis dominicanos, que querían escapar del horno de la aflicción. No tenían trabajo. No tenían dinero. No tenían esperanzas. Así que se metieron dentro de un cajón de mercancías de un barco que partía de Santo Domingo hacia Miami, Florida.

Esperaban llegar en menos de veinticuatro horas. Pero tardaron tres días. La temperatura dentro del cajón subió y subió hasta llegar a 54 grados centígrados. Cuatro de los hombres murieron de deshidratación. Pero Daniel Fernández, de diecinueve años de edad, y su amigo Raúl Mesa, de veinticuatro, sobrevivieron.

En medio de ese infernal horno le habían rogado a Dios: «Por favor, Señor, ¡ayúdanos a sobrevivir! ¡No nos dejes morir así!»

Porque Dios no tiene la culpa

Imagen
Oseas 5:7 Reina-Valera 1960 (RVR1960) Contra Jehová prevaricaron, porque han engendrado hijos extraños; ahora en un solo mes serán consumidos ellos y sus heredades.

En ocasiones me llama la atención como muchas personas tienen relaciones no existentes con otras personas, es decir tienen relaciones por así llamarlas “platónicas” en las cuales solo una persona sabe que tiene una relación con la otra, de modo que todo es imaginario, incluyendo el carácter de la contraparte porque en realidad no hay un conocimiento de aquella persona con la que se dice tener una relación.

Esto que le cuento es más que común creo que la mayoría de las personas pasamos por alguna relación platónica en algún momento de nuestra vida, todos alguna vez imaginamos el carácter o las actitudes de alguien e incluso llegamos a desencantarnos al conocer la verdadera personalidad de esa persona y al conocer sus verdaderos modos y maneras de actuar, no lo cree?

Lamentablemente las relaciones platónicas son cosas que mu…

Descansar en Dios

Imagen
Tampoco dudó, […] plenamente convencido de que [Dios] era también poderoso para hacer todo lo que había prometido. —Romanos 4:20-21

Eran nuestras últimas vacaciones en familia antes de que nuestro hijo mayor fuera a estudiar a la universidad. Mientras nos sentábamos en el banco trasero de una pequeña iglesia junto al mar, se me llenó el corazón de amor al ver uno al lado del otro a mis cinco hijos, bastante bien arreglados. Pensando en las presiones y los desafíos que enfrentaría cada uno, oré en silencio: Señor, por favor, protégelos espiritualmente y que se mantengan cerca de ti.

El último himno tenía un coro impactante, basado en 2 Timoteo 1:12: «… yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día». Eso me generó una sensación de paz, al asegurarme que Dios guardaría sus almas.

Los recursos del cielo

Imagen
Cuando se trata de los recursos del cielo, el profeta Zacarías habla una poderosa y aún misteriosa palabra: “En aquel día el Señor defenderá al pueblo de Jerusalén. ¡El más débil entre ellos será tan poderoso como el rey David! ¡Y los descendientes reales serán como Dios mismo, como el ángel del Señor que va delante de ellos!” (Zacarías 12:8, NTV).

Zacarías estaba mirando la historia futura de nuestros días. Debido a la obra de Cristo por nosotros, incluso el cristiano más débil será tan fuerte como David, el rey más grande que tuvo Israel, y el creyente más fuerte va a “ser como Dios”, es decir, como Cristo. Todo esto suena disparatado, sin embargo en esta profecía Dios nos da una imagen de los recursos que Él ha puesto a disposición de Su Iglesia. Las reservas del banco del cielo tienen el propósito de ser derramadas en nosotros para Su gloria, especialmente en nuestras pruebas.

«Caidos en el cumplimiento del beber»

Imagen
Era todo un monumento, pero un monumento vivo, hecho de seres humanos. No era un monumento de mármol, ni de piedra, ni de bronce ni de hierro; era de carne y hueso.

El escultor, oriundo de México, conocido sólo como don Pedro, había colocado a diferentes artistas en poses representativas, formando así su monumento. No pretendía darles perpetuidad, al modo de una estatua de mármol, pero sí procuraba dar un mensaje elocuente con un significado profundo.

Por lo general, un monumento presenta a personajes de gran renombre y heroísmo. Pero éste presentaba a varias personas en diferentes estados de embriaguez. Unas estaban caídas; otras, recostadas contra paredes; otras, abrazadas a un árbol; otras, tiradas en cunetas. De ahí que a su obra el artista le puso por título: «Caídos en cumplimiento del beber.»

Milagro a medianoche

Imagen
Los discípulos hicieron sólo cuanto se  les dijo. Jesús les mandó que entraran en el bote y así lo hicieron. No discutieron, simplemente obedecieron. Pudieron haber objetado la orden. Después de todo, era tarde y la oscuridad les caería en pocos minutos. Pero Jesús les dijo que entraran en el bote y ellos entraron.

¿Cuál fue el resultado de su obediencia? La categórica descripción de Juan se lo dirá:” Al llegar la noche, los discípulos de Jesús bajaron al lago, subieron a una barca y comenzaron a cruzarlo en dirección a Capernaum. Era completamente de noche, y Jesús todavía no había regresado. En esto se levantó un fuerte viento que alborotó el lago.”.

Qué frase más desalentadora. “Y Jesús todavía no había regresado”. Atrapados en la tormenta del” todavía  no”. Hicieron exactamente lo que Jesús les dijo, y mira en lo que se encontraron.Una noche en el mar agitado por la tormenta con su Maestro en algún punto de la orilla.

Nada más que la verdad

Imagen
La mujer se pone de pie frente al juez y el jurado. Coloca una mano sobre la Biblia y levanta la otra, y presta juramento. Por los próximos minutos, con la ayuda de Dios, “dirá la verdad, toda la verdad, y nada más que la verdad”.

Es un testigo. Su trabajo no es ampliar o diluir la verdad. Su tarea es decir la verdad. Déjele a los legisladores interpretarla. Déjele al jurado resolver el caso .Déjele al juez aplicarla. Pero, ¿la testigo? La testigo habla la verdad. Si se le permite hacer más que eso, o menos, contamina el resultado.  Pero déjesele hacer eso, decir la verdad, y la justicia tiene una oportunidad.

Rahab: la prostituta que Dios usó (Parte II)

Imagen
Y Josué, hijo de Nun, envió secretamente desde Sitim a dos espías, diciendo: Id, reconoced la tierra, especialmente Jericó. Fueron, pues, y entraron en la casa de una ramera que se llamaba Rahab, y allí se hospedaron. Y se le dio aviso al rey de Jericó, diciendo: He aquí, unos hombres de los hijos de Israel han venido aquí esta noche para reconocer toda la tierra. Entonces el rey de Jericó mandó decir a Rahab: Saca a los hombres que han venido a ti, que han entrado en tu casa, porque han venido para reconocer toda la tierra. Josué 2:1-3

Nunca dudes, ni camines en la incredulidad de lo que Dios puede hacer en la reconciliación de tu matrimonio. Dios había estado tocando y preparando corazón de Rahab para recurrir al único Dios verdadero. Rahab, que era una prostituta conocida, estaba dispuesta a tomar un riesgo enorme al esconder a los espías israelitas. Lee cuidadosamente lo que Rahab pidió a los espías hacer por su familia. ¡Qué atrevimiento!

Rahab: la prostituta que Dios usó (Parte I)

Imagen
No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Lucas 6:37

¿Juzgas a los demás? ¿Eres un crítico, tienes espíritu crítico? ¿Juzgas a tu cónyuge y su vida con frecuencia? Mi oración es como Stander, que has comenzado a aprender a caminar en el perdón, caminar en fe, mostrando el amor incondicional y creyendo que el Señor tocara y transformara la vida de tu esposo / esposa, cambiando su corazón endurecido. Sé que mi matrimonio se veía y parecía muerto. ¡Estás pensando lo mismo con respecto a tu matrimonio y crees que no tiene remedio! Pero, ¿qué es el Señor te dice? El Señor puede dar vida a tu matrimonio muerto y puede ser resucitado a la vida otra vez.

¿Eres de dura cerviz?

Imagen
Duros de cerviz, es una palabra que se encuentra 18 veces en el Antiguo Testamento (NIV) para describir al pueblo de Dios, los hijos de Israel. (Resulta interesante esta palabra específica, de dura cerviz, es rara o inexistente en otras traducciones pero sinónimos se utilizan en su lugar.) Se utiliza cuando los israelitas no estaban siguiendo o caminando con Dios. Señaló arrogancia, ser terco o ser obstinado. En otros usos (no necesariamente bíblicos), denota ser distante, arrogante o incluso pomposo. Los antónimos incluyen humilde, no arrogante, y sin pretensiones. De interés, ese adjetivo se puede aplicar a personas y / o grupos de personas, incluso en los tiempos modernos. Veamos un par de Escrituras del Antiguo Testamento para ver cómo en su aplicación a los israelitas.