Dios va frente a tu batalla

“Entonces Eliseo oró: “Señor, ábrele a Giezi los ojos para que vea”. 2 Reyes 6:17

Una tropa siria se disponía a capturar a Eliseo. Su siervo Giezi atemorizado exclamó: “¡Ay mi señor! ¿Qué vamos a hacer?” Eliseo muy sereno y confiado responde: “No tengas miedo. Los que están con nosotros son más que ellos”. Entonces oró para que su siervo pudiera ver e inmediatamente después de la oración Giezi pudo ver que la colina estaba llena de caballos y carros de fuego alrededor de él.



¿Cuántas veces nos ha sucedido como a Giezi? El problema que tenemos en frente se ve tan grande que no vemos lo que hay más allá. Nos confundimos ante la opresión del enemigo o nos intimidamos ante el ejército que está en frente de nosotros. Es entonces cuando necesitamos de alguien con la suficiente visión de Dios que ore con nosotros y nos ayude a fijar nuestra mirada bien para que veamos el ejército que Dios ha enviado a nuestro favor. Pero si aún así no existiera nadie a tu lado para hacértelo saber, sigues teniendo a Dios y él es mayoría.

Hoy declaro que la pared que tienes delante de ti y que no te permite ver que Dios está contigo se cae. Las murallas se derrumban, las puertas se abren y las bendiciones han de derramarse sobre tu vida. La montaña se moverá conforme a tu fe, a lo que creas, confieses y declares. Porque mayor es el que está contigo, que envía sus ángeles para que te protejan y te guarden. Que te da fuerzas cuando te sientes cansado y cuando caes con el mismo amor te vuelve a levantar.

¡No, hermano(a) el mal no prevalecerá contra ti!

El que abre caminos en el desierto y ríos en la soledad te acompaña, te protege y por siempre te guarda.

Brendaliz Avilés
Via www.devocionaldiario.com