02 febrero 2015

En venta: «tal como está»

… porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios… —Apocalipsis 5:9

Que una casa se presente para la venta «tal como está» significa que el vendedor no puede o no quiere gastar dinero para repararla o hacerla atractiva. Una vez completada la transacción, todos los arreglos o las mejoras deseadas son responsabilidad del comprador. En una lista de propiedades, la frase «como está» equivale a decir: «Cuidado, comprador. La casa podría requerir una inversión adicional significativa».

Qué notable es que, cuando Jesús murió, pagó el precio más alto por cada unos de nosotros, a pesar de nuestra condición. Apocalipsis 5 describe una escena en el cielo, donde solo «el León de la tribu de Judá, la raíz de David» fue considerado «digno de abrir el sello y leerlo» (vv. 3-5). Tiene el aspecto de un Cordero y se convierte en el objeto de la alabanza de un nuevo cántico: «… porque tú fuiste inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra» (vv. 9-10).



De manera voluntaria, Jesucristo nos compró con su sangre para Dios. Cada uno fue comprado «tal como está», incluidos los errores, los defectos y la necesidad de una renovación. Por la fe, ahora somos posesión suya, y estamos en proceso de remodelación para la gloria de Dios. ¡Qué maravilla que el Señor nos conociera, nos amara y nos atrajera hacia Él tal como somos!

Dios nos conoce por dentro y por fuera; ninguna renovación es demasiado grande para él.

David C McCasland
Via Web