21 marzo 2015

De regreso a nuestro Sabbath

Marcos 2:27 Nueva Traducción Viviente (NTV) Después Jesús les dijo: —El día de descanso se hizo para satisfacer las necesidades de la gente, y no para que la gente satisfaga los requisitos del día de descanso.

Me emociona cómo es que Dios hace las cosas tan claras de manera que no podamos equivocarnos, todo lo que tenemos que hacer es poner atención.

Espero que lo haya leído en alguna ocasión cuando menos, Dios hizo la creación en 5 días y tomó tiempo especial para crear a un ser especial, lo creó a su imagen y con la capacidad de expresar su naturaleza (semejanza) y cuando terminó de hacerlo, creó un día para encontrarse con él y para enseñarle a hacer las cosas como Él las hace, por tanto reposaron juntos.



Qué increíble, no?, muchas personas creen que para los asuntos de Dios hay que esforzarse y hay que cumplir con un montón de requisitos, siendo que en realidad todo lo que Dios espera que tomemos algo de tiempo para reposar y descansar con Él.

Dios llamó a este día Sabbath y este término viene del vocablo hebreo Savát que significa “detener”, ‘cesar” y “guardar”, es decir, Dios creó un día entero para que nos detengamos por un momento, que cesemos de pensar en todas las cosas que nos agobian y que guardemos (santifiquemos) nuestro corazón sólo para Él, si lo vemos detenidamente se ve mucho más atractivo que lo que la gente nos hace creer, no?

Del mismo modo, Dios creó toda su naturaleza reflejando el mismo método, piénselo, cuando nacemos, todo lo que tenemos que hacer es reposar, dormir, y descansar, para poder estar fuertes y crecer adecuadamente, sin embargo, normalmente decimos hacer las cosas al revés todo el tiempo.
Hoy en día vivimos tan estresados y tan apurados por tantas cosas que no sabemos cómo resolveremos y son esos “cómo’s” los que nos quitan el sueño y que nos roban nuestros tiempos de Sabbath, nuestros tiempos de intimidad y nuestros tiempos en donde recuperamos nuestra identidad a imagen y semejanza del Creador.

Si lo observa detenidamente, en la Biblia, Dios siempre habla al hombre acerca de “qué” es lo que habrá de hacer y lo que habrá de suceder, pero nunca habla de los “cómo’s”, ya que esa es la parte que le toca a Él, cuando tomamos tiempo de santidad (el tiempo en el que nos apartamos para Dios) es cuando vamos a su presencia y somos transformados de regreso a su imagen y semejanza y nos preparamos a ser sorprendidos de cómo es que Él hará aquellas cosas imposibles y milagrosas en nosotros, pero nos habla de ellas para que tengamos fe y sepamos perseverar en las cosas de las cuales nos habla.

Por tanto el Sabbath no fue hecho para que el hombre cumpliera con el, sino para el Sabbath fue hecho a causa del hombre para ayudarlo a cumplir con su propósito por medio de su reposo y de ayudarle a organizar sus prioridades y darse cuenta que lo espiritual estará siempre por encima de lo físico y lo terrenal.

Es ahora que entendemos que cuando Dios nos convoca a su iglesia (Ecclesia) cada Sabbath lo hace con la intención de que podamos alcanzar nuestro propósito y tengamos todo lo necesario para lograrlo, que no pasemos un solo día de nuestras vidas pensando que Dios “por algo” hace las cosas y que podamos vivir día a día conforme a nuestro propósito (Romanos 8:28) y efectivamente recibamos beneficios tangibles de cada cosa que nos suceda.

En nuestra vida diaria anhelamos un tiempo fuera y un tiempo donde podamos solo descansar un momento y Dios anticipándose a esto, creó un tiempo una vez a la semana donde nos garantiza ese descanso y nos promete en ello una dirección para tomar nuevas fuerzas y la directriz de cómo proseguir para vivir una verdadera vida de Reino y llena de los beneficios de ser Hijos del Rey de Reyes y Señor de Señores, como ve?
Rene Giesemann