Una palabra de esperanza para todos los padres

La Escritura indica claramente que si uno cría a sus hijos con la autoridad de la Palabra de Dios, ellos no se apartarán de dicha enseñanza en sus años postreros. Quizás den unas vueltas por un tiempo, inclusive por unos años, pero finalmente serán traídos de regreso a la verdad. "Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él" (Proverbios 22:6).

La Biblia ofrece una palabra de esperanza a todos los padres que lloran por un hijo apartado. He aquí una promesa de pacto que todo padre debe memorizar. Es aplicable tanto a los hijos que están lejos y perdidos como a aquellos que están actualmente bajo su cuidado: "Ahora pues, oye, Jacob, siervo mío, y tú, Israel, a quien yo escogí. Así dice Jehová, Hacedor tuyo, y el que te formó desde el vientre, el cual te ayudará: No temas, siervo mío Jacob, y tú, Jesurún, a quien yo escogí. Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos; y brotarán entre hierba, como sauces junto a las riberas de las aguas" (Isaías 44:1-4).



Esta palabra de promesa para Israel, es también para nosotros hoy. Sus palabras de consuelo son dadas a todos los escogidos (ver el versículo 1), quiere decir, a todos los que están en Cristo.

El Señor comienza por decirnos en los versículos 1 y 2: "Yo soy el Señor que te creó, y Yo conozco tu dolor. Te voy a ayudar ahora. No tienes que temer". La palabra Jesurún en este versículo, significa "justo". En otras palabras, Dios hace estas promesas a sus "justos", promesas gloriosas, vinculantes, de pacto. Las promesas son:

  1. Dios proveerá agua para saciar nuestra sed: "Yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida" (versículo 3). ¿Te ha traído el Señor Su Palabra que quita la sed? ¿Ha venido a ti en tus momentos de sequía para inundarte con Su Espíritu? ¿Estás bebiendo el agua pura de Su Palabra?
  2. "Mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos; y brotarán entre hierba, como sauces junto a las riberas de las aguas" (versículos 3-4).

David Wilkerson