Construyendo un altar

Encontrémonos con Abraham de nuevo. Él tiene un mensaje para nosotros, nos va a enseñar sobre la fe para reconstruir y recuperar, en respuesta al llamado y las promesas de Dios: “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré” (Génesis 12:1-2). Abraham hace algo especial y extremadamente importante: construye un altar al Señor (Ver Génesis 12 y 13).

El altar era un testimonio, un compromiso público, un voto. Era como si Abraham dijera: "Esta es la expresión de mi fe. Quiero que cada persona que vea este altar sepa que no me avergüenzo de proclamar que pertenezco a Dios. Creo en Él; mi fe está en Sus promesas".

Este concepto de un "altar al Señor" era muy intenso, serio y vinculante en la cultura de Abraham y los judíos de aquella época. De hecho, "la construcción de un altar" indicaba la veracidad, honestidad y seriedad con Dios; ser sincero y tomar decisiones con todo el corazón delante de Dios con verdad y compromiso.



Sé muy bien que muchos de leen este devocional caminan con este tipo de corazón hacia Dios. No es para presumir o para hacer alarde; realmente deseas agradar a Dios, obedecerle y ser fiel a Su voluntad y Su Palabra. Eres genuino y tu consagración es auténtica.

Has construido un altar de fe, oración, adoración, generosidad, perdón y santificación delante de tu Dios. Eres vivificado con la fe de que dice: "el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo" (Filipenses 1:6). Más allá de los elogios, los éxitos de la carrera o promociones que puedas lograr en esta tierra, vives cada día para escuchar Su voz dándote la bienvenida a las puertas de la otra vida con estas palabras: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor” (Mateo 25:21).

¡Has construido un altar delante de Dios!

Claude Houde
__________
Claude Houde es el pastor principal de la Iglesia de la Nueva Vida (Eglise Nouvelle Vie) en Montreal, Canadá; y es un orador frecuente en conferencias para pastores y líderes dirigidas por World Challenge en todo el mundo. Bajo su liderazgo la Iglesia de la Nueva Vida se ha incrementado de ser un puñado de personas, a más de 3500 miembros, en una parte de Canadá donde pocas iglesias protestantes han alcanzado éxito.