Dios es quien te sostiene

“No tengas miedo, que yo estoy contigo; no te desanimes, que yo soy tu Dios. Yo soy quien te da fuerzas, y siempre te ayudaré; siempre te sostendré con mi justiciera mano derecha.” Isaías 41:10 (RVC).

El creyente muy a menudo es desgastado por el peso del plan de DIOS para su vida. Los pensamientos y caminos del SEÑOR siempre serán más altos que los propios. Por lo que se requerirá más de lo esperado para cumplirles. Los esfuerzos del creyente y su capacidad no serán suficientes para conquistar los sueños del SEÑOR, sino que Él pondrá todo lo que falte. Pero el creyente pudiera cometer el error de pretender llevar sobre sí el peso del cumplimiento del plan de DIOS, y esto les asfixiaría y robará su gozo. Convirtiendo el bueno y perfecto plan de DIOS en un pesar.



Cuando uno se encuentra dentro de la voluntad de DIOS Él se encarga de sustentar todo lo necesario. Él es la provisión que los suyos necesitan cuando todo se mira difícil o escaso. El Todopoderoso es el poder que los creyentes necesitan cuando sus fuerzas escasean.

Sin importar lo que miren los ojos del creyente DIOS es fiel para sostener a quienes le han honrado andando en su voluntad, pues el en momento preciso Él abre caminos donde antes no los había. Así como el pueblo de Israel se encontraba atrapado entre los egipcios y el mar rojo después de haber obedecido a DIOS, parecía que todo había acabado para ellos, no obstante el SEÑOR les abrió camino entre el mar y sepultó a sus enemigos (Éxodo 14). O como cuando Pedro en un acto de fe caminó sobre las aguas y Jesús le sostuvo con su mano (Mateo 14:22-33). Y que hay de Pablo, quien después de haber sido apedreado casi hasta la muerte fue sustentado por DIOS para continuar su obra (Hechos 14:19).

A pesar de los errores del creyente el SEÑOR le sostiene llevándole a donde estaba planeado. Después de haber pecado con Betsabé, David siguió reinando y formó a su hijo Salomón. De igual manera Pedro, después de haber negado a nuestro Señor fue vindicado como líder de los Apóstoles y continuó la obra que se la había encomendado.

Si tú has elegido andar en la voluntad de DIOS, debes relajarte y disfrutarle, pues sea lo que sea que te aflija da por seguro que DIOS te sostendrá. Él lo ha prometido y es fiel a su Palabra.

Descansa en DIOS, pues solo Él te sostiene.

Richy Esparza