La motivación es Dios

He escrito estas líneas para quienes hoy están desmotivados o desanimados por lo que últimamente han vivido, escuchado, sufrido, padecido y por alguna razón han estado pensando desistir de lo que tanto trabajo y esfuerzo les ha costado, solamente porque algo llego a desmotivarlos.

Resulta complicado y en ocasiones doloroso hacer cosas que pocos valoran, llevar ministerios o actividades que solo dan para critica o juicio sin razón alguna, pensar en el hecho de que hay cosas y personas que llegan a nuestra vida solamente para ser tropiezo o causar desanimo es algo duro y que no debería ser, más sin embargo, no es algo que se pueda cambiar, simplemente siempre y a lo largo d nuestra vida mientras estemos haciendo algo vamos a recibir alguna desmotivación.



La cuestión no es ver de dónde es que provienen todas esas cosas que nos desalientan, o nos hacen querer desistir, sino “que estamos haciendo al respecto”, algo que yo con mucho trabajo he logrado comprender es que no importa lo que sucede a nuestro alrededor sino cual es nuestra reacción.

Tal vez hoy te sientes desanimado o desmotivado por comentarios, críticas y demás, pues trabajar y esforzarse tanto para alguien simplemente venga y juzgue o se le reste valor a lo que haces, tal vez has pensado en dejar las cosas así y mejor alejarte porque ahora piensas que tal vez tengan razón, que lo que haces no es ni bueno ni suficiente, pero hoy es día que sepas o si ya lo sabias recuerdes, que lo que tú tienes, todo absolutamente son cosas que Dios te ha dado y es a Él a quien debes resultados y que es Él tu verdadera motivación.

Cuando nos olvidamos de quien y para quien son las cosas que hacemos, olvidamos nuestra verdadera motivación, y es que el motivo y la razón principal por la que hacemos todo es Dios, Él es quien nos llena de gracia y de favor, de dones, ministerios y talentos, dejarse desmotivar por alguna cosa o persona distinta a Dios es haber perdido el enfoque, pues cuando hacemos de Dios nuestra motivación todo lo demás pasa a segundo plano.

No te dejes vencer por malos comentarios, no dejes que lo que sea que hay a tu alrededor te desanime y quite tu deseo de servicio y acción, la motivación es Dios ¿podrás imaginar un día a Dios pidiéndote cuenta de los talentos que te dio y tu respuesta sea “los enterré porque algo me desanimo”?  la verdad si alguien me dijera eso a mí, me haría pensar que esos motivos eran más importantes que yo. ¿no será algo parecido lo que pensaría Dios?

Tu enfoque, tu visión, tu dirección, tu motivación, está en quien hizo todo por ti y para que tuvieras todo lo que tienes, y si lo que tienes Dios te lo ha dado, ¿Quién podrá quitártelo? No importa lo que veas o escuches, sino lo que TU creas.

No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal. Romanos 12:12, no te dejes vences por desmotivaciones, véncelas tú con cada arma, don y  talento que Dios te ha dado, tan sabio y amoroso es Dios, que nos dio domino propio sobre la cobardía y autoridad sobre toda circunstancia. Tú decides si lo tomas o lo dejas, pero recuerda, LA MOTIVACION ES DIOS.

Maite Leija