Sin temor al rechazo

He perdido la cuenta de las personas que he escuchado en distintas situaciones temiendo a ser rechazados, ya sea en el área espiritual, sentimental y natural, el sentimiento de miedo a ser rechazado llega a ser mas grande que la intención misma de hacer las cosas aun a pesar de saber que es lo correcto y lo que mas les conviene.

Y es que a veces es tanta nuestra necesidad de ser aceptados, nuestro miedo a ser criticados o a sufrir burlas, que preferimos callar antes de provocar el desagrado de las personas que nos rodean, es ahí donde por miedo a ser rechazados terminamos viviendo una vida que no es la que queremos nosotros, sino la que queremos que le agrade a los demás.



La  Biblia habla sobre la llegada de Jesús al mundo en lo que fue una situación donde paso por el rechazo: A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Juan 1:11, parece difícil de creer que el Hijo del Creador absoluto del mundo fuera rechazado, menospreciado y duramente criticado, mas sin embargo, el mismo padeció de todo eso mientras estuvo aquí en la tierra, vivió la decepción de un rechazado, el dolor de la burla,

Aun así, parece que a veces olvidamos que no podemos ser del agrado de todas las personas, vivir para agradar a todo el que esta a nuestro alrededor a parte de ser algo imposible, es también lo mas desgastante y cansado qu podemos hacer, mientras a unas pocas personas les damos gusto con

Todos sabemos que el miedo y el temor paralizan e impiden que lleguemos a la meta que nos hemos trazado,  comenzamos a perder de vista el verdadero objetivo para el que fuimos llamados, cuando le damos mas importancia a lo que la gente habla de nosotros, y es eso lo que provoca que no nos decidamos a hacer cosas nuevas porque siempre estamos con el temor a que la gente nos rechace por pensar o actuar distinto a lo que ellos quieren.

Cuantas veces hemos tenido un deseo en nuestro corazón por agradar a Dios y terminamos dejándolo de lado por el famoso “Que dirán”, nos levantamos unas barreras enormes cada que pensamos en si a las personas les parece como hablamos, como nos vestimos y cada cosa que hacemos, y terminamos por apagar nosotros mismos esa llama, y dejamos de vivir para Dios por querer  comenzar a vivir para el agrado de las personas.

El miedo al rechazo no es mas que una barrera mas que intenta impedir que seas bendecido y bendigas a otros, siempre habrá alguien que no esté de acuerdo con lo que haces, si esperas a que todos estén de acuerdo en lo que quieres hacer, nunca podrás hacerlo, por eso es importante que busques la aprobación y el agrado de Dios antes que el de cualquier otra persona.

Hoy quiero hablarte a cualquier área de tu vida donde sientes temor a ser rechazado, porque cada una de esas áreas esta en manos de Dios, a Dios le interesa darte victorias en todos los aspectos de tu vida que consideres importantes, en cada uno de ellos Él está contigo, te ha enviado a conquistar montes, a que sean entregados en tus manos, a veces no es fácil, eso yo lo sé, pero si de algo puedes estar seguro, es que no habrá nada que te sea imposible siempre que Dios vaya a tu lado.

Jesús fue rechazado en muchas ocasiones, la gente no estaba de acuerdo con lo que hablaba, no le parecía como decía las cosas, tampoco como vivía, como se expresaba, pero eso no impidió que cumpliera con su misión, tenia tan claro su objetivo que los comentarios y opiniones no afectaban su labor, Él continuó hasta el final y logró agradar a quien realmente importaba agradar, a Dios.

Mientras los apóstoles eran perseguidos por predicar la palabra de Dios, los presentaron ante el sumo sacerdote y ante la molestia de este,  solamente se limitaron a responder lo que claramente era mas importante para ellos: Pedro y los demás apóstoles respondieron: Nosotros primero obedecemos a Dios, y después a los humanos.   Hechos 5:29

La mejor manera de vencer el temor al rechazo es recordando siempre cual es la prioridad en tu vida ¿Qué tan presentes tienes tus objetivos?, ¿está puesta tu mirada en el propósito de Dios para ti, o en los pensamientos que tienen los demás acerca de lo que haces?, sinceramente creo que no sirve de nada ganar la aprobación de quienes son solamente espectadores y perder la del autor de la obra de tu vida, porque es Dios quien conoce realmente tu situación y puede mas que opinar, hacer algo al respecto.

Confíale a Dios tus temores, tus inseguridades, tus miedos, Él te ha dado un espíritu de valentía y no de cobardía, de poder para vencer, de amor para soportar y perdonar, y de dominio propio para que te sientas seguro de ti mismo.

Maite Leija
www.devocionaldiario.com