Misterios sellados

En Marcos 4:2 se nos dice: “Y les enseñaba por parábolas muchas cosas”. Imagínate lo que sucedió con la mayoría de las personas después que se fueron a casa. Los vecinos se amontonaban a su alrededor, ansiosos por saber lo que había dicho Jesús: “¿Qué mensaje trajo? Cuéntanos lo que aprendiste”. Posiblemente aquellos que le escucharon fueron capaces de repetir Sus parábolas, pero sus palabras deben haber sido muertas, sin vida, sin impacto o poder para cambiar vidas.

Yo creo que sucede lo mismo en la iglesia de Cristo hoy en día. La palabra que sale de muchos púlpitos es letra muerta, sin revelación del Espíritu Santo o poder para libertar del pecado. Entonces, cuando la gente se va a casa, muchos de ellos solo repiten la palabra que escucharon sin la vida del Espíritu. Que contraste con los hambrientos discípulos y los otros seguidores de Cristo que se quedaron en esta escena. Esta gente representa a todos aquellos que tienen hambre de la Palabra de Dios y que, para obtenerla, buscan a Jesús a cualquier precio. Ellos componen “La Compañía de la Reina de Sabá”: siervos que quieren una revelación de Cristo que cambia vidas.


¿Cómo responde Jesús a su búsqueda? Él dice: “A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; mas a los que están fuera, por parábolas todas las cosas” (Marcos 4:11). La palabra griega para misterio aquí significa secretos. En resumen, Cristo solo revela Sus secretos a aquellos que tienen hambre de la verdad transformadora de vidas. Él está diciendo: “Si quieres respuesta a tus preguntas difíciles, búscame. Pasa tiempo conmigo. Te revelaré Mi Palabra, y te mostraré verdad que otros no pueden ver.”

Así, que ¿Quiénes son aquellos que “están fuera” (4:11)? Jesús se está refiriendo a las multitudes que no están dispuestas a esperar en Él, que no dejarán su comodidad para hacer lo que es necesario para entrenar su oído para escuchar Su voz. Puede que vayan a la iglesia regularmente y busquen del Señor para que supla todas sus necesidades humanas, pero no están interesados en conocer Su voz más allá de Su habilidad de proveer para ellos. Su verdad libertadora sigue siendo una incógnita para ellos, una serie de misterios sellados.

David Wilkerson 
www.worldchallenge.org