Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

La batalla es acerca de la fe

La amenaza del diablo contra la iglesia hoy va más allá de la inundación de suciedad que está siendo derramada sobre la tierra. Va más allá del materialismo, adicciones o seducciones intensas. Nuestra batalla es una de fe. Mientras más dispones tu corazón para buscar a Jesús, más feroz se hace el ataque de Satanás contra tu fe.

En los últimos meses, he escuchado confesiones de santos piadosos que hablan de horribles ataques en sus mentes. Están plagados por dardos de dudas y persistentes preguntas acerca de la fidelidad de Dios. Muchos tan solo avanzan cojeando, con su fe vacilante, pensando: “No sé si que pueda seguir.”

Termina el año y no hay respuesta

Se llega el fin de año y aun hay preguntas sin responder, dudas e inquietudes que llevamos a lo largo de varios meses tal vez, cosas que nos gustaría comprender y situaciones que aun estamos esperando que se resuelvan, nos sucede a todos, tal vez cada que se acerca el ultimo día del año pensamos mas de una vez en todo lo que nos esta quedando pendiente, y es que muchas veces aunque sabemos que Dios tiene la respuesta en el tiempo correcto, no sentimos paz porque por momentos nuestros pensamientos nos traicionan, nos hacen ver cosas que no son, como que ya el momento ha pasado, la oportunidad se perdió o la respuesta no llegó.

Una cosa que no nos ha quedado lo suficientemente clara tal vez es que Dios no lleva nuestro calendario como nosotros,  no descansa cada dia festivo o deja inconcluso lo que no respondió este año, eso lo hacemos mucho nosotros, nos basamos tanto en nuestro tiempo, en que si es Domingo es de buscar a Dios en  la iglesia, si es sábado no queremos hacer nada, si es …

«Viviendo en un chiquero»

Todo el día era un concierto de gruñidos, chillidos y chapoteos en el barro. El ambiente era malsano, el aire estaba emponzoñado, y los alrededores, grises y malolientes. No se podía esperar nada mejor de lo que era un enorme chiquero, con docenas de puercos semisumergidos en el fango.

Una niña hermosa de siete años de edad estaba allí. La habían atado a un poste con una cuerda. Apenas le daban mala comida, y la tenían medio desnuda a la intemperie. Todo esto ocurría en el caserío El Canito de Maracaibo, Venezuela. Sólo la oportuna intervención de una religiosa que vio a la niña en ese lugar la salvó de una horrible muerte segura.

Maravillados por su amor

Debemos tomar en serio esta palabra de la parábola de Cristo: “Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné… ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?” (Mateo 18:32-33).

La pregunta para cada cristiano es esta: “¿Perdono a mis hermanos? ¿Soporto sus diferencias?” Si me niego a amarlos y a perdonarlos, como yo he sido perdonado, Jesús me llamará ‘siervo malvado’”.

Fascinado con Dios

“Me sedujiste, oh Jehová, y fui seducido; más fuerte fuiste que yo, y me venciste” (Jeremías 20:7)

Tengo la impresión de que hay personas que no se han enterado de mis auténticos motivos para ser cristiano, para asistir a la iglesia y servir al Señor en todo aquello que me es posible. Lo he explicado, créanme, pero parece ser un lenguaje extraño para algunos. Los entiendo y no los juzgo, tendré que seguir intentándolo. No soy cristiano por tradición, ni voy a la iglesia para acallar una conciencia culpable. Mucho menos sirvo a Dios para alcanzar realización personal. Sé que todos ellos son motivos razonables para muchos, pero no para un cristiano verdadero, no para mí. No necesito un libro para explicar aquello que me hace estar en Cristo, aunque bien podría escribirse uno. Lo diré en una frase, la razón por la que profeso mi fe con entusiasmo, acudo a la iglesia con regularidad y estoy en el ministerio a tiempo completo es porque: estoy fascinado con Dios. Sí, así es, lo que Dios es …

Diez años sin poder tragar

Graciela Cruz Murillo, hondureña de veintisiete años, se dispuso a comer su pudín de crema. Tomó el primer bocado, que paladeó deleitosamente. Retuvo un momento el alimento en la boca, y lo tragó con gran satisfacción. Sus ojos se llenaron de lágrimas, su boca se plegó en un sollozo, y su corazón dio gracias emocionadas a Dios.

Era la primera vez en diez años que Graciela podía tragar comida sólida. Cuando tenía catorce años de edad y vivía en Honduras, su país, tragó accidentalmente ácido corrosivo. Su esófago quedó arruinado. Debió ser alimentada por un tubo insertado en el estómago.

«Abraham y el hambre espiritual»

El hambre empeoraba y Abraham comenzó a alejarse de su altar. Échale un buen vistazo, porque Abraham nos representa a ti y a mí en uno u otro momento de nuestro caminar cristiano. Tú dices: “Tengo algo perdido: mi pasión por la oración, mi paz, mi adoración, mi gozo, mi celo por Su casa, mi bondad, mi generosidad, mi capacidad de ser movido por las necesidades de la gente que me rodea o la que está lejos”. Abraham había perdido su altar porque había una hambruna.

¿Qué es una hambruna? Es una serie de experiencias difíciles, un sufrimiento tras otro. Es cuando atravesamos por temporadas que traen una serie de decepciones, y con valentía tratamos de seguir adelante como si estuviéramos bien. Abraham había perdido su objetivo, su visión. Escúchenlo mientras reflexionaba sobre la siguiente idea: “para que me vaya bien por causa tuya, y viva mi alma por causa de ti” (Ver Génesis 12:10-13). Él fue llamado a ser una bendición para otros, pero había perdido su mismísimo propósito.

Reflexión de Navidad

Navidad, palabra que engloba alegría, reconciliación, paz, amor. Eso es la verdadera Navidad. Miro a mi alrededor y veo al mundo enloquecer por la preocupación de la Navidad, y pienso: ¿Cuándo perdimos el verdadero sentido de lo que es la Navidad? ¿En qué momento nos desviamos de esa maravillosa energía?

El mes de Diciembre siempre ha tenido la connotación amorosa, la representación del renacer del ser inmutable y sereno, pero el individuo humano se ha dado a la tarea de hacer de este tiempo un tiempo de mercadeo, de peso, de conflicto, de tristeza, de dolor por no poder dar a los míos una representación tangible de mi afecto.

«La pornografía... me atormenta»

«Mi problema es la pornografía de Internet. No sé cómo ponerle un alto. De verdad, este mal me atormenta desde hace ya mucho tiempo.... Ya investigué, leí libros sobre sexualidad para dejarlo, y los métodos que aplico trato de mantenerlos; pero siempre vuelvo a la rutina otra vez.

»No sé qué hacer. Ya leí los otros Casos sobre este tema, pero siento que me falta algo. Tengo decidido dejarlo, pero de alguna forma vuelvo a caer.»

Este es el consejo que le dio mi esposa:

Lo que significa permanecer en Cristo

La gracia de Dios no sólo nos salva, sino que también nos enseña.

“Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres” (Tito 2:11). ¡Qué gran noticia! Pablo exalta la gracia gloriosa de Dios, que nos salva. Fin de la historia, ¿Cierto? No, ese no es el final de la historia. Pablo añade rápidamente que esta misma gracia “[nos enseña a renunciar] a la impiedad” (2:12).

Pablo describe aquí lo que significa permanecer en Cristo. Se trata de "[renunciar] a la impiedad y a los deseos mundanos, [vivir] en este siglo sobria, justa y piadosamente (2:12). En otras palabras, la gracia de Dios provee no sólo la vida eterna, sino también vida abundante ahora, hoy. El rol que jugamos al permanecer en Cristo conduce a una vida bendecida, piadosa y pacífica.

Pero Pablo no se detiene allí. Instruye a Tito con valentía: “Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad” (2:15). Recuerda, el tema de Pablo en este pasaje es la gracia. Él está afirmando, en esencia: “Cua…

Dios está a mi lado

“«Mis pensamientos no se parecen en nada a sus pensamientos —dice el Señor—. Y mis caminos están muy por encima de lo que pudieran imaginarse. Pues así como los cielos están más altos que la tierra, así mis caminos están más altos que sus caminos y mis pensamientos, más altos que sus pensamientos.”  Isaías 55:8-9 Nueva Traducción Viviente (NTV).

Nuestro DIOS es el SEÑOR del universo. Todo cuanto existe está a su disposición. Y nadie puede echar atrás sus decretos. Sus recursos son inagotables. Sumado a ello, Él es bueno y misericordioso. Dando como resultado un DIOS que se deleita en bendecir a todo aquel que le crea y lo honre. Jesús lo dijo con estas palabras:

Luces defectuosas y centelleantes estrellas

“Para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo” (Filipenses 2:15).

Soy afortunado al tener a mis cuatro abuelos vivos todavía. Son como robles de muchos años que mientras más edad tienen, más hermosos y robustos se ven. Ellos han pasado por muchos cambios, la vida no es la misma, el mundo ha cambiado demasiado rápido y a veces les llega a resultar confuso y raro. Hay muchas cosas que han dejado de ser, la celeridad de los tiempos modernos no pide permiso. Extrañan muchas cosas que le ha quitado la modernidad, entre ellas, las estrellas. Ya no se ven como antes, no titilan como antaño. Su fulgor no es el mismo que el que experimentaban en una cálida noche de verano. Alguien se ha robado los refulgentes astros que les recuerdan a mis abuelos su feliz romance.

Dios será nuestro proveedor

Recuerdo que la primera vez que dejé mi trabajo secular para entrar en el ministerio a tiempo completo, puse una cierta cantidad de dinero en el banco para mi plan de jubilación. Pensé que si todo el asunto del ministerio no funcionaba, al menos tendría un fondo de reserva en el que apoyarme. Un día, un amigo que también estaba en el ministerio vino a mi oficina y me dijo: “Pastor, no sé qué voy a hacer. El motor de mi auto se echó a perder, y no tengo dinero. Ni siquiera sé cómo voy a ir a la iglesia”.

Yo sabía que su necesidad era legítima, y también sabía que yo tenía el dinero suficiente en el banco para comprarle un auto. Sin embargo, de pronto me puse muy, muy espiritual y dije: “Bien, vamos a orar. Dios es el dueño de millares de animales en los collados, así que tiene poder para proveer. David dijo: ‘Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan’” (Ver Salmo 37:25).

Ponle fe a tu economía

 “Respondiendo Jesús, les dijo: Dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios. Y se maravillaron de él.” Marcos 12: 17 Reina-Valera 1960 .

En mi andar como cristiano he tenido altas y bajas en mi economía, no obstante DIOS ha sido mi constante, siempre sosteniéndome y guiándome. Ya sea de trabajador o como dueño de mi negocio he puesto a DIOS en primer lugar, honrándolo con diezmos, ofrendas y primicias. Y sin entrar en detalle si lo anterior aplica solo al Antiguo Testamento créeme que DIOS siempre me da mucho más de lo que le doy, quedándome claro que cuando le doy a la Iglesia mi economía el SEÑOR le recibe y me recompensa. En una ocasión cuando comencé a trabajar en un empleo le di mi primer sueldo a DIOS. A los pocos días recibí una llamada de las oficinas corporativas en la cual se me informó que se me había asignado un bono anual y acciones de la compañía, aclarándome que ello se le daba a personal con antigüedad y que fuera valioso. Pero yo no reunía ninguno de lo…

La pérdida de la presencia de Cristo

La iglesia de Éfeso, descrita en Apocalipsis 2, había perdido la presencia de Cristo de en medio de ella que una vez poseyeron. Veo un paralelo en el mundo de hoy. Algunas de las personas más duras que he conocido, son las que han trabajado para los departamentos de bienestar y agencias sociales. Estas personas eran trabajadores sinceros y dedicados, pero era demasiado doloroso para ellos enfrentar el sufrimiento que veían diariamente. Lo mismo puede sucederles a los cristianos. Ministros y siervos laicos también ven tanto dolor y pecado en la gente a quienes ministran, que pueden llegar a endurecerse. Eso es lo que Jesús estaba diciéndole a este pastor en Éfeso: “Una vez fuiste tan tierno con los demás. Tenías tal amor por la gente y los escuchabas. Pero ahora has puesto oídos sordos. Te sientas con ellos, pero te has endurecido a sus clamores. Estás ejerciendo el ministerio como sobre una máquina caminadora, sin vida. No tengo otra opción que quitar Mi presencia de ti”.

Las personas…

Inúndate de gratitud

“Haz que sea la gratitud tu sacrificio a Dios y cumple los votos que le has hecho al Altísimo.” Salmos 50:14 Nueva Traducción Viviente (NTV)

Una ofrenda que en ocasiones olvida el creyente dar a DIOS es la gratitud. Acto que honra al Señor. Siendo que es Él quien día a día sustenta a los suyos desde lo más esencial hasta las peticiones más elaboradas. A menudo el creyente olvida todo lo que ha recibido de parte de DIOS y ello lo aleja de Él. Se puede correr el riesgo de olvidar que el Todopoderoso ha respondido vez tras vez a cada petición, y esto adormece el corazón. El que fue pecador olvida que fue perdonado, el que estuvo enfermo olvida que fue sanado, el que tenía el corazón quebrantado olvida que ha recibido un nuevo corazón, y aquellos que se sentían inmensamente afortunados olvidan de dónde los rescató Jesús. Por el contrario aquellos que practican la gratitud a DIOS abundan de alegría.

La invitación de DIOS en este versículo de ser agradecidos, no solo le honra a Él, sino que…

Nuestros sufrimientos presentes

Quizás ahora mismo estés sufriendo una prueba atormentadora. Pero, tú sabes que la razón tras ella no es que Dios está tratando con el pecado en tu vida. Así que, te preguntas: ¿Por qué el Señor está permitiendo que soportes tan horrible dolor?

Puede ser que el horno de tu aflicción es para llevarte a una revelación que cambie tu vida. Esto es exactamente lo que le pasó a Job. En medio de su sufrimiento, Job hizo un descubrimiento increíble: A pesar de su conocimiento puro de Dios, él realmente no conocía al Señor. Él confeso: “De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven. Por tanto me aborrezco, Y me arrepiento en polvo y ceniza” (Job 42:5-6).

En el momento que Job pasó por esta prueba, tenía por lo menos setenta años; él había conocido acerca de Dios toda su vida. En algún momento, Job había erigido un altar al Señor, donde él pasó muchas horas reverentes alabando y adorando a Dios. Por años, Dios le había enseñado Sus caminos y Sus misterios. Job fue enseñado acerca de las con…

Cinco mil muchachas para un solo hombre

No fue una sola muchacha. Fueron cinco mil. Cinco mil muchachas que lo obsesionaron, que le robaron el sueño, que lo lanzaron en una carrera loca. Algunas eran rubias; otras eran morenas; otras, trigueñas; otras, pelirrojas. Unas vestían a la moderna; otras a la antigua.

¿Quiénes eran estas cinco mil muchachas? Eran muñecas, de las llamadas «Barbie», tesoro preciado de Glen Offield. Su afición era coleccionarlas. Pero Scott Sloggett las codició y las robó, después de lo cual incendió la casa de Glen Offield. Luego, horrorizado de su propio hecho, se suicidó tomando una sobredosis de drogas.

Hay hombres que pierden la cabeza por una sola mujer, así como los hay que la pierden por muchas mujeres. Este hombre perdió la suya por una colección de cinco mil muñecas, una colección valorada en más de medio millón de dólares.

Limpiando mi boca, mis oidos y mis ojos

Recientemente me encontré con un ministro que conozco hace varios años. Cada vez que lo encontraba en el pasado, me desahogaba después con mi esposa: “Ese hombre es tan superficial, mostrando semejante jactancia. Yo no se como Dios podría bendecirlo.” Entonces me encontré con este mismo hombre después que el Espíritu Santo había tratado conmigo acerca del juzgar mentalmente a otros. Esta vez, el Espíritu me dijo: “Ámalo. No hables y escúchalo. Luego ora con él.”

Yo obedecí. Amé al hombre; escuché su conversación, y luego tomé su mano y oré. En cuanto tomamos nuestro propio camino, me pasó algo extraño: Yo estaba afligido con pesar. Un terror barrió sobre mí – el terror de lo que le había hecho a este hombre durante años. Pude ver la excesiva maldad de mi sucio pecado.

David exhorta: “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío” (Salmo 19:14). El apóstol Pablo agrega esta perspectiva: “Quítense de vosotros toda amar…

Antídotos de los cielos

Todo comenzó bien, así como comienza la mayoría de los matrimonios. Había ternura, había afecto y, más que nada, había amor. Sin embargo, pasada la luna de miel, el matrimonio comenzó a andar mal. En medio de dos que se amaban, se interpusieron los celos, que destruyen todo lo que tocan.

Un día Francisco Contreras, de Monterrey, México, no soportó el acoso de los celos y le pegó un tiro a su esposa, Sanjuana, en el temporal derecho. Acto seguido, se disparó él mismo en la sien. Ninguno de los dos murió, pero Sanjuana quedó con las facultades mentales alteradas, y Francisco perdió la vista en un ojo. Los celos habían triunfado.

Si hay algo que los matrimonios deben rehuir, son los celos. Los celos consumen alma, corazón, mente y vida, y mientras los están consumiendo, conducen a la locura, terminando en tragedias como aquella.

¿Cómo haría Jesús para iniciar una iglesia?

¿Cómo crees que Jesús comenzaría una iglesia en tu pueblo o ciudad?

Lo primero que Cristo haría sería tomar una excursión de llanto por toda tu ciudad. La escritura nos dice: “Y cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró sobre ella, diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto de tus ojos.” (Lucas 19:41-42).

¿Qué hizo llorar a Jesús? Comenzó con una caminata por la ciudad que quebrantó Su corazón. Él se sintió abrumado de tristeza al ver que las personas llamadas religiosas no tenían paz. Esta gente había rechazado la verdad cambiándola por fábulas y ahora estaban siguiendo una religión muerta. Eran ovejas sin verdaderos pastores.

Recetas antiguas para enfermedades de todo tipo

«En lo más alto del altar mayor [de la antigua Parroquia Mayor de Santiago de los Caballeros], sirviendo de cuña a una columna de madera, encontramos un curioso libro, editado en Madrid, España, en 1829.... Se trata del tomo II de Farmacopea Universal, o Reunión Comparativa de las Farmacopeas de Amsterdam... Dublín, Edimburgo... Ginebra, Londres... Americana, Austriaca... Bélgica, Danesa, Española, Finlándica, Francesa... Polaca, Portuguesa, Prusiana, Rusa, Sajona... [y] Sueca....escrito por “A. J. L. Jourdan, Doctor en Medicina [y] Caballero de la Legión de Honor...”»1

Así relata el historiador dominicano Carlos Dobal, en su obra Antigüedades, arte y tradición en Santiago de los Caballeros, el hallazgo que hizo de aquel libro en agosto de 1972.

«Fue muy consultado para recetar, pues algunas enfermedades y remedios para ellas aparecen marcadas —continúa narrando Dobal—... Las enfermedades subrayadas... son éstas: tisis, hidropesías, sífilis, artritis, parálisis, epilepsia, atrofia de …

Conocer a Dios

Cada generación de cristianos debe realizar un auto análisis para así discernir si su misión y acciones honran a Dios. Continuamente tenemos que preguntarnos: "¿Estamos todavía sirviendo al Señor y al prójimo con fidelidad y sacrificio? ¿O hemos caído en una mentalidad que solo dice "bendíceme"?

Cristo sabía exactamente donde estaban los corazones de las masas cuando comenzaron a seguirle. “Me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis” (Juan 6:26). ¿Por qué Jesús se refiere a las "señales" aquí? Piensa en la función que cumple una señal: Apunta a algo, no es el objetivo. Cuando una señal de tráfico dice: "Denver a 60 Millas", sabemos que no estamos en Denver todavía, pero estamos en el camino. De la misma manera, Jesús estaba dejando saber a los discípulos que los panes y los peces no eran el punto. Ellos revelaban el cuidado amoroso del Padre celestial. Sus milagros son signos de su cuidado por nosotro…

«Fíjate en la hormiga»

El desierto ardía como horno encendido. El sol llameante calcinaba la tierra, y fuertes vientos levantaban olas de arena que ennegrecían el cielo.

En medio del calor una caravana, que cruzaba el Sahara, se vio de pronto rodeada de negras nubes y debió buscar refugio donde lo hubiera. Pasado el simún, la caravana, larga y abatida, miró atentamente al cielo, y con paso firme regresó al rumbo que había perdido.

No eran personas ni eran camellos. Eran hormigas. Hormigas que con sólo mirar a las estrellas sabían cómo encontrar su ruta.

Las hormigas del Sahara tienen un maravilloso instinto de dirección. Si se desvían, con sólo mirar las estrellas vuelven a encontrar su rumbo.

Pastores falsos

El problema con la iglesia en Tiatira era un coqueteo con ministerios seductores y diabólicos. Imagínate la reacción del pastor cuando leyó estas palabras: “Escribe al ángel de la iglesia en Tiatira: "El Hijo de Dios, el que tiene ojos como llama de fuego” (Apocalipsis 2:18).

La carta sigue con una aprobación: “Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras” (2:19). Una vez más, Cristo está diciendo: “Conozco tus obras. Tu amor, fe, servicio y perseverancia son mayores ahora que cuando comenzaste”. Lo mejor de todo, el Señor les dice: “Sé que me amas”. Él no los reprende por perder intimidad con Él.

Pero entonces leemos estas penetrantes palabras: “Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos” (2:20).

Palabras fuertes del Espíritu

Si estas en la Iglesia de Jesús, entonces los mensajes fuertes van a proceder del Espíritu Santo. ¿Por qué? Debido a que el Espíritu clama en nosotros en contra de todo lo que pensamos, decimos o hacemos que es de la carne. Jesús dice: “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias” (Mateo 15:19).

Sin embargo, el signo de cada verdadero seguidor de Jesús es que se entrega a cada palabra de Cristo. Este siervo ama ser regañado debido al resultado que produce en su corazón. Él ve el cambio que trae, y sabe que es vida para él.

En el fondo, esa es también la razón por la que un pecador viene a la casa de Dios. No es sólo para ser contado como uno más en una gran congregación. Es para ser encontrado por Dios, porque en su corazón él sabe que está perdido. Su alma no está en paz, y pasa demasiadas largas noches sin dormir. Quiere respuestas, la verdad, un cambio real, porque siente que …

Cristianismo "capitalista"

Estados Unidos es testigo de un “cristianismo capitalista”. La meta ya no es el crecimiento espiritual, sino la expansión en números, propiedades y finanzas. El juicio de Jesús a la iglesia en Laodicea se aplica a muchas iglesias hoy: “No te das cuenta lo que te ha pasado. Tu ceguera te ha vuelto tibio y ni siquiera lo ves. Aun crees que estás ardiendo por Mí” (ver Apocalipsis 3:15-17).

En Éfeso, el pecado de la iglesia era la pérdida de intimidad con Jesús. En Tiatira, era la pérdida de discernimiento y el coqueteo con la fornicación espiritual. Ahora, en Laodicea, vemos el peor de todos los pecados: La pérdida de toda necesidad por Cristo.

Todo termina en desnudez. Jesús acusó a los laodicenses de su condición desnuda: “Que no se descubra la vergüenza de tu desnudez” (3:18). La palabra griega para desnudez aquí, significa “despojado de recursos”. Como ves, Dios reserva Sus recursos para aquellos que confían en Él, que dependen de Él en su necesidad. ¿Cuáles son Sus recursos? Son ver…

¿Qué hacer cuando Dios calla?

“Oh Dios, no guardes silencio; No calles, oh Dios, ni te estés quieto” Salmos 83:1 (Reina-Valera 1960)

A veces pasamos por momentos en los que necesitamos una respuesta rápida de Dios,  momentos de crisis en donde vamos en busca de su ayuda, pero no la vemos como quisiéramos verla y lo único que escuchamos de Él es un silencio ensordecedor.

Y es que a veces creemos que cada vez que oremos recibiremos una respuesta de Dios, pero la realidad es que en muchas veces su respuesta simplemente será el silencio temporal.

A veces he pasado por momentos en la vida en donde he necesitado una respuesta de Dios, pero lo único que recibo es un silencio, como que se ha ido, como que me ha dejado o como que simplemente no quiere responder, pero, ¿Será realmente que no quiere responder?, pienso que no es eso, creo que a veces Dios nota que es necesario su silencio en nuestra vida para que nosotros podamos poner todo en orden.

No te adelantes a Dios

“También dijo: Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. “ Lucas 15: 11-12

Todos tenemos al menos una necesidad que hemos puesto en manos de Dios, una petición especial que desearíamos ver cumplida hoy en día y de la cual no sabemos cuándo es que la veremos hecha realidad.

No ver cumplido el deseo de nuestro corazón no quiere decir que Dios lo olvida, lo ignora, o lo tiene en una gran lista de espera, Dios tiene ese plan perfecto trazado para nosotros con sus tiempos para cada acontecimiento.

Al transponer el Jordán

Nuestro fox-terrier estuvo internado. Sí, leíste bien. EL PERRO internado en una veterinaria en una unidad de cuidado intensivo.

Hace once años, cuando nuestra hija era aún una niña, lo trajimos con fines terapéuticos para ella. Apenas tenía unos días de vida y aún no abría los ojitos. Nuestra hija se levantaba varias veces durante la noche a darle leche en una mamadera. Y así cuidó de él hasta que se pudo valer por sus propios medios. Yo, por mi cuenta, lo hostigaba para que ladrara. A veces pienso que yo le enseñé a ladrar… ja, ja! ¡Hasta hace unos días hacía lo mismo, y el tipo salía ladrando enfurecido hacia la puerta como para comerse a alguien!

Despójate de la carga y alaba a Dios

“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.” Mateo 22:37 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Cuando el creyente es expuesto a pruebas desagradables y no ha obtenido lo que esperaba de parte de DIOS, puede desarrollarse endurecimiento en su corazón.  Y así su alabanza es silenciada. Aquellos labios que antes bendecían se convierten en un manantial de quejas. Lejos de reconocer todo el bien que recibe de parte de DIOS esta persona se enfocará en lo que aparentemente está mal en su vida. Mirará obstáculos y problemas en donde el SEÑOR quiere actuar. Y su corazón dañado mirará oscuridad donde hay luz.