Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

35 preguntas para saber si estás preparado para el matrimonio

Muchas personas están obsesionadas con conseguir una pareja lo antes posible y casarse. Casarse no es malo, pero a veces se hace por las razones equivocadas (tener sexo, no sentirse solos, salir de casa de los padres, etc) y si uno se casa por las razones equivocadas, obviamente el matrimonio no va a ser fácil.

Con frecuencia tendemos a buscar a la persona idónea para compartir nuestra vida, pero pocas veces nos preguntamos si nosotros somos esa persona idónea para alguien más. Es muy fácil sentarse de brazos cruzados a esperar a la persona “perfecta”, pero no estar preparándose para serlo. En cierta ocasión leí una frase que me hizo pensar: “Tu ayuda idónea jamás llegará si tú no eres idóneo, pues Dios no pondrá en brazos de cualquiera a uno de sus hijos/as”. Si te adelantas y te casas por las razones equivocadas sin tener tu carácter preparado para el matrimonio te aseguro que vas a tener grandes problemas, y es posible que hasta un divorcio. A continuación te propongo unas pregunta…

Murió «en mi lugar»

«Enrique velaba en su capilla, abatido y lleno de terror. Tenía la fiebre que acomete a los reos de muerte cuando no tienen la fortuna de contar con un corazón templado y un alma estoica....

»Sin creencias de ninguna especie, carecía... de la energía que da la justicia de una causa.... Él no había tenido más que ambición, y la ambición... cuando está sola no sirve de nada en los negros momentos de la adversidad, y mucho menos en presencia de la muerte.

»Enrique estaba desfallecido.... La convicción que tenía... de ser culpable, y la consideración de que ante todo el mundo su delincuencia estaba probada, era bastante para quitarle su vigor. Además, un hombre que ha hecho en el mundo numerosas víctimas y que no ha vivido sino para gozar, no llevando en su memoria ese tesoro de consuelo de las buenas acciones... no ve acercarse el fin de sus días sin estremecerse y sin abatirse.

»Enrique, pues, tenía miedo.... Tenía los cabellos erizados y los ojos fuera de las órbitas....

»De repente...…

El amor se agotó

Llegar a este punto es un trago bien amargo. ¿Es posible encontrar una salida para tal compleja situación? Parece que nuestro Maestro nos dice que sí la hay. Cuando las crisis han debilitado nuestro matrimonio.

Durante el primer siglo, cuando Israel estaba bajo la ocupación romana había pocas razones para celebrar. Una boda creaba una excepción en esa atmósfera opresora. Después de la ceremonia de boda, los invitados escoltaban al novio y a la novia, y los transportaban a su nuevo hogar bajo un dosel portátil, con antorchas que iluminaban el camino. Mientras la procesión atravesaba las calles de la aldea por el camino más largo, los amigos, vecinos y transeúntes llenaban a los recién casados de bendiciones y felicitaciones. Cuando al fin llegaban, en vez de irse de luna de miel, mantenían su casa abierta durante varios días de festividades alegres. La novia y el novio recibían agasajos y eran tratados como reyes.

Fue a esa clase de celebración en Caná que Jesús, sus discípulos y su ma…

«Sufrí mucho por la ausencia de mi padre»

«Soy una joven de veintiséis años. La única vez que vi a mi padre biológico, tenía como seis o siete años. Me crié con mi madre y mis abuelos [maternos]. Sufrí mucho por la ausencia de mi padre.... Mi padre biológico se fue del país... después de la última y única vez que lo vi, y jamás ha vuelto.

»Hace como un mes me agregó a una página de Internet. Me dice que siente mucho haberme abandonado, que él cuando yo nací tenía quince años y era un hombre inmaduro, cosa que me dio rabia con mi mamá, porque cuando yo nací ella tenía veintiséis años. No sé cómo pudo ser tan irresponsable de tener relaciones con un joven de apenas quince años....

»Él dice que quiere arreglar las cosas. Al principio estaba dolida, pero después cedí.... Le di mi número de teléfono, y no me ha llamado. Siempre tiene una excusa. Tengo miedo de ilusionarme y que me haga daño emocionalmente.... Tengo deseos de cortar la comunicación con él para no hacerme falsas ilusiones, pero también quiero sentir que él está ahí …

La novia de Cristo

La verdad es que no todas las pruebas son pruebas de fe. A menudo, el Señor está detrás de algo más cuando estamos en el horno de la aflicción. Ciertamente, mientras más cerca caminas con Cristo y más profundas tus pruebas, mucho más está obrando él en ti para lograr algo más que fe.

Pero no malinterpretes: cuando nuestra fe vacila, pruebas de fe vendrán. Nunca estaremos completamente más allá de ser probados. Pero aquí hay otro de los propósitos de Dios en nuestras pruebas: El Padre está preparando una Novia para su Hijo.

Él quiere más de nosotros en nuestras pruebas que una fe mayor. Esta Novia va a ser probada severamente y su amor por el novio pasará por el fuego. Su confianza en él será refinada a través de fuegos, inundaciones y aflicciones. Sin embargo, estas pruebas no son cuestión de probar su amor y devoción. Al contrario son para refinar un amor que ya está totalmente comprometido. Déjame explicar.

Creo que muchos de los que leen este mensaje están plenamente comprometidos …

El prejuicio racial y la sed de venganza

—[Obispo Larra,] mi querido prelado... De mí depende la paz de esta plaza... pero debe usted comprender que mi caída del poder significaría la más sangrienta revuelta que jamás haya visto esta colonia....

—Baltasar, Baltasar... No vuele tan alto; ni quiera ser dueño de tantas vidas....

—No intente disimular su derrota. Soy el hombre más poderoso de toda la estancia, y usted, [obispo Larra,] hombre avezado a estas artes, lo sabe muy bien. ¿Por qué soy el más poderoso? Pues le diré: Conozco el miedo que ustedes sienten cada vez que miran a un negro, y puedo lograr, con un gesto, o con mi martirio, una gran cacería de blancos.... El total de negros en la ciudad excede a la población blanca en proporción de siete a uno. Vea usted, mi queridísimo prelado, que soy el dueño de vidas y haciendas....

—Baltasar..., si las autoridades se tornan en su contra, el desenlace, tanto para su pueblo como para el mío, será la más terrible destrucción.

—Esas consideraciones no me interesan. Me interesa h…

El hijo de Dios

“Así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos.”

Hebreos 9:28 Reina-Valera 1960 (RVR1960).

¡Él es Jesús!  – Apuntando con su mano a la Cruz dijo mi madre.  ¿Quién es Jesús? – Le pregunté y ella respondió: “El Hijo de Dios”. Tuve curiosidad de conocerle, aunque pensé que para ser el Hijo de Dios no era tan afortunado pues estaba clavado en la cruz. Mi maestra de la escuela dominical me contó su historia, dijo que el Hijo de Dios aún sufría en la Cruz y que cada vez que me portaba mal Jesús sangraba. Y concluía diciéndome:  ! Por tu culpa ! ! Por tu culpa ! ! Por tu grande culpa ! y te irás al infierno.

A partir de ese entonces cada vez que le miraba clavado en ese madero tenía gran impotencia pues yo no quería que sufriera por mi grande culpa. Realmente me esforcé por no lastimarle, y cada vez que hacia una travesura o tenia malos pensamientos sentía su dolor. Con dolor me aleje del Hijo de Dios, creyendo que algún día le ayudaría a bajar de la cruz.

Cre…

La prueba de tu fe

Dios no se deleita en las pruebas por las que atraviesan sus hijos. La Biblia dice que Cristo es compasivo hacia nosotros en todas nuestras pruebas, siendo tocado por los sentimientos de nuestras dolencias. En Apocalipsis 2:9 le dice a la iglesia “Conozco… tu tribulación, y tu pobreza” Está diciendo, en esencia, “Sé por lo que estás atravesando. Quizás no lo entiendas, pero sé todo al respecto.”

Es esencial que comprendamos esta verdad, porque el Señor sí prueba a su pueblo. La Escritura dice: “Nos ensayaste (probaste) como se afina la plata” (Salmo 66:10). “Vuestra fe…se prueba con fuego” (1 Pedro 1:7). “Jehová prueba al justo” (Salmo 11:5).

Ciertamente, todos los que siguen a Jesús van a enfrentar aflicciones. El Salmista escribe: “Muchas son las aflicciones del justo” (Salmo 34:19). Pablo habla de tener “mucha aflicción y angustia del corazón…con muchas lágrimas” (2 Corintios 2:4). Y Hebreos describe a santos que son “pobres, angustiados, maltratados” y que “[sostuvieron] gran comb…

El fuego de los Quiches

Estaban muertos de frío, así que se presentaron ante los dioses para suplicarles que les dieran fuego. Los dioses les dieron el fuego anhelado después de exigir que les rindieran culto, pero luego les hicieron una mala jugada: hicieron caso omiso de sus danzas de alegría y sus cánticos de gratitud, y al rato cayó un aguacero con granizo, de modo que se volvieron a extinguir las hogueras de los pobres indios.

Cuando ya de tanto temblar y de tiritar no podían soportar más el frío ni la helada, volvieron a rogarles a los dioses que se apiadaran de ellos y les dieran siquiera un poco de fuego. Pero esta vez los dioses les exigieron sacrificios humanos, es decir, que a las víctimas les abrieran el pecho con un puñal y les ofrendaran el corazón. Sólo así llegarían a merecer el ansiado fuego.

Dicen que los quichés accedieron y sacrificaron a sus prisioneros y, mediante la sangre de éstos, se salvaron del frío espantoso. En cambio, los cakchiqueles no sucumbieron ante la exigencia de los dios…

Celebrando la victoria con Cristo

“Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero? Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.”

Lucas 17:17-19 Reina-Valera 1960

Dice la Palabra que cuando Jesús iba hacia Jerusalén, mientras pasaba entre Samaria y Galilea, le salieron al encuentro diez (10) hombres leprosos, de lejos, porque estaban prohibidos de acercarse a las personas sanas y clamaron misericordia de Jesús.

Es interesante saber que la lepra, fue una enfermedad que era asociada con el pecado, los que la padecían eran malditos, apartados y desterrados de sus comunidades y no había cura para ella. Yo me horrorizo de pensar en lo terrible que debió ser para aquellas personas enfermas, el vivir lejos de sus familias y seres queridos, sabiéndose condenados a muerte y viendo como su carne se descomponía día por día, sin esperanza y esperando el único destino posible para ellos, la muerte.

Por eso hoy no quier…

Felicidad del Señor

¿Quiere Dios que seamos felices? Esta es una pregunta muy seria para muchos Cristianos. De principio a fin, la Biblia nos da una respuesta muy clara, y que está destinada a transformar la forma en que vivimos.

¡Sí, Dios quiere que seamos felices! Su deseo está fundamentado sólidamente, es una verdad basada en la Biblia y demostrada en la Escritura. Cada versión moderna de la Biblia habla de la felicidad una y otra vez.

El perro de los Alpes

Ocurrió en las nevadas cumbres de los Alpes. Un esquiador, tras una aparatosa caída, había quedado inconsciente en una hondonada llena de nieve. Su muerte era inminente, ya que estaba congelándose poco a poco. En ese estado lo encontró un gran perro San Bernardo, uno de esos animales adiestrados para rescatar a personas perdidas.

El perro vio el cuerpo inerte y, a fin de que le diera el sol, escarbó la nieve hasta descubrir por completo al hombre. Luego se echó a su lado, haciendo que el calor de su cuerpo fuera descongelando a la víctima. Así pasaron un par de horas. Cuando volvió en sí, el hombre abrió los ojos y procuró formarse un juicio sobre la gravedad de su condición. Creyendo que el perro que tenía a su lado era un lobo, sacó el cuchillo y lo hundió en el costado del noble animal.

Con gran esfuerzo, el perro se levantó y echó a andar hacia su refugio. Cuando llegó al albergue donde estaban sus dueños, a duras penas rasguñó la puerta con las patas antes de morir tendido en la …

Construir puentes, derribar muros

Cuenta esta historia que el principiante conjunto de folklore realizaba su primera presentación en el pequeño teatro del barrio. Hasta ahora, todas sus actuaciones habían sido en peñas, en algún salón de fiestas durante un evento familiar, en casas particulares o tal vez en algún bar. Hoy saltaban al “salón grande”.

Cuando salieron a escena, esperaban hallar la pequeña sala repleta de gente. Para sorpresa –triste sorpresa, en verdad– sólo un puñado de personas dispersas entre los asientos del teatro se hallaba presente.

Fe que prevalece

Pablo testifica haber sido afligido con pruebas y sin embargo terminando su carrera habiendo ganado la prueba de la fe. Él escribe: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe” (2 Timoteo 4:7). Claro, Pablo sabía que todavía tenía mucho por hacer. Había grandes pruebas y sufrimientos por delante de él. Pero podía decir honestamente:

“Quizás no he comprendido a Cristo como quería y no he sido perfeccionado, pero cuando se trata de fe y de confiar en Dios a través de cada prueba sé en quien he creído y estoy persuadido. Cuando el enemigo viene como una inundación, sé que el Señor levantará bandera contra él. Y he aprendido todo esto en el horno de la aflicción.”

«Dios ha de aprender padeciendo»

Después de cuarenta y cinco años de ausencia, la anciana volvía a su país natal. En el vuelo de Ginebra a Madrid vio el cielo de España, y no pudo contener su emoción. Allí abajo estaba su patria, la tierra que abandonó en 1939, al terminar la guerra civil. Ahora, en su vejez, volvía a verla.

Se trataba de María Zambrano, escritora, pensadora y política republicana. Cuando los periodistas le preguntaron cómo se sentía al estar de nuevo en su tierra y qué ideas había aportado ella para el desarrollo del pensamiento, ella respondió: «Yo no he vivido de ideas sino de experiencias. No he conocido nada que no haya sufrido y padecido al mismo tiempo. He vivido ese saber que aparece en la tragedia griega, en Agamenón, cuando se dice que Dios mismo ha de aprender padeciendo.»

Acto de amor

Jesús estaba allí, en una cruz, crucificado, siendo la burla de todos, aquel hombre al cual miles habían seguido viendo los milagros y sanidades que realizaba, ahora estaban al pie de una cruz, viéndolo morir, algunos decepcionados, esperando que mostrara el poder que había mostrado durante los años de su ministerio, esperando que bajara de esa cruz y les demostrara a todos su magnífico poder y que era el Hijo de Dios. Sin embargo su misión no era hacer alarde de su divino poder, su misión era servir como sacrificio perfecto para perdón de pecados de toda la humanidad.

Un hombre sin mancha, cuyo único pecado para sus detractores fue ser bueno, fue entregado por uno de los suyos, negado por uno de sus amigos, juzgado de manera injusta, condenado simplemente por ser bueno, azotado, avergonzado delante de las multitudes que lo seguían, escupido, castigado, humillado hasta lo sumo, sin embargo nunca se defendió, entendía que su misión en la tierra era ser ese sacrificio perfecto, esa ovej…

Experimentando el poder de Dios

No importa cuántas veces experimente el poder de Dios, nunca dejará de sorprenderme. Nunca dejará de asombrarme con la manera en que puede llevar a convicción aún al barrio más frío y difícil. La forma en que puede disipar el mal en cuestión de segundos y exponer lo más profundo del corazón de una persona, llevándola de rodillas ante la cruz.

No importa lo mucho que parezca que Satanás está ganando esta guerra, sé que es sólo cuestión de tiempo antes de que Dios intervenga y se haga cargo, antes de que Dios sople su aliento y haga que el diablo quede encogido de miedo en un rincón oscuro.

La fuente de poder

“Jehová es la fortaleza de mi vida.” Salmos 27:1 Reina-Valera 1960 (RVR1960).

La corriente de la vida se encarga de arrastrar al hombre, incluso a los creyentes, lejos de lo que es realmente importante. De DIOS, de su propósito y de los seres queridos. La enfermedad, las deudas y el rito acelerado de vida de nuestro tiempo se encargan de llevar vidas lejos de DIOS. Y una vida alejada de Él se convierte en un pesar. Por el contrario una vida en la presencia constante del SEÑOR será disfrutable y con mucho fruto en todas las áreas.

Un evangelio diluido y a medias

Un evangelio diluido y a medias es una abominación al Señor. Como ves, puedo escribirte, diciendo: “Jesús te ama y desea bendecirte. Él quiere que disfrutes tu vida. Él desea concederte milagro tras milagro”.

Pero, esto es solo la mitad de la verdad del evangelio. El evangelio completo también incluye advertencias contra el engaño del pecado. Incluye arrepentimiento y tristeza según Dios, preparación para la persecución y un anhelo por la venida de Cristo. La Escritura nos dice en términos muy claros: “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor” (Hebreos 12:14). El evangelio de Cristo siempre confronta al hombre y luego le trae consuelo. Nunca se acomodará a los gustos del hombre pecador.

La deuda fue pagada

La gran mayoría de personas alrededor del mundo reflexionan en esta semana en especial sobre la muerte y resurrección de Jesús, para aquellos que amamos a Dios, sabemos que unos días o semanas no es suficiente para reflexionar, sino que diariamente tenemos en nuestra mente y corazón el sacrificio que Jesús hizo por nosotros y como respuesta a ese hecho maravilloso tratamos de vivir una vida que sea de su agrado.

Pero aprovechando el corazón sensible y reflexivo de la gran mayoría de personas en esta época del año, quiero que hoy reflexionemos un poco sobre la muerte de Jesús.

Operación Roma

Lo que Dios hizo a través del arresto de Pablo, fue asombroso. El Señor no necesitó de métodos modernos para que Su evangelio saliera adelante. Él solamente necesitó de un simple siervo y éste estaba oculto en una bocacalle, en una pequeña casa alquilada, custodiado por guardias armados. Sin embargo, por dos años, un constante flujo de almas hambrientas de todos los caminos de la vida vinieron a él en su celda provisional (ver Hechos 28:30-31).

De hecho, esa pequeña casa alquilada sirvió como el Gran Cuartel General del Espíritu Santo para la “Operación Roma”. Adentro, el Espíritu de Dios estaba levantando un cuerpo de creyentes consagrados, que saldría predicando el evangelio con poder y unción. Y ellos llevarían las buenas nuevas de Cristo hasta los últimos rincones del imperio.

DIOS de Jacob e Israel

“Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú.” Isaías 43:1 Reina-Valera 1960 (RVR1960).

DIOS trabajó en el carácter de Jacob para convencerle acerca de quién realmente era. A pesar de que el SEÑOR le escogió como patriarca él no podía desprenderse de sí mismo y sus temores. Sin importar que el Altísimo le mostró sus planes y le hizo saber que le había elegido sobre su hermano (Génesis 28:12:15), aun así Jacob creía que su pasado le alcanzaría y todo se derrumbaría.

Protegido por el Espíritu

Te puedes preguntar como yo: “¿Cómo puedo estar seguro que estoy escuchando la voz del Espíritu, y no otra?”

Primeramente, el Espíritu Santo no puede gobernar a ningún creyente que no esté totalmente rendido a su voluntad, y no lo hará. El Espíritu le habla a aquellos que están preparados para obedecer su voz. Y algo más me preocupó cuando estaba pensando sobre caminar en el Espíritu. Si este caminar en el Espíritu implica total confianza en escuchar su voz y ser guiado por ella, ¿cómo podemos estar protegidos contra el engaño? ¿Cómo podemos saber si estamos escuchando la voz del Espíritu, y no la nuestra o la del diablo?

«Por celos injustificados»

«Estuve casada dos años. Desde el inicio del matrimonio, [mi esposo] se comportó muy violento. Me golpeaba por celos [injustificados].... Un día, me golpeó y me abandonó. Aconteció lo mismo varias veces. Era un ir y venir. Se enojaba y se iba. No le importaba nada. La última vez que nos separamos, me volvió a golpear y se fue. Yo no quise volver a verlo más. Me pidió que lo perdonara, pero eso ocurrió tantas veces que ya no le creí más.

»Nunca quiso buscar ayuda [profesional]. Yo ya no quiero seguir casada con él, pero no sé si es lo correcto. Estoy queriendo quedarme sola y seguir adelante. Gracias a Dios, no tuvimos hijos porque perdí dos embarazos. Son muchas heridas.... Ahora no me queda nada. Me siento culpable e infeliz.»

Este es el consejo que le dio mi esposa:

Salvado para servir

“Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”. (1 Corintios 6:20)

Los soldados de William Booth asombraron a la Inglaterra del siglo XIX y luego al mundo entero con su peculiar misión. Vestidos de uniformes singulares como metáforas de tela que ilustraban vivamente su militancia en Cristo, fueron a sitios donde la mayoría no quería ir. Borrachos, drogadictos, prostitutas, parias, vagos y delincuentes eran el objeto de su amor y trabajo a diario. Fueron incomprendidos y vejados por parte de la sociedad y aún por sus propios hermanos, que veían en esto una idea estrafalaria y de poco juicio. Era común ver en sus cultos y marchas por la ciudad que le arrojaran ratas muertas, piedras, alquitrán y que les escupieran. Sobre todo, los archienemigos fueron los taberneros, proxenetas y lúmpenes que veían amenazados sus negocios con el crecimiento del movimiento espiritual al que el mundo conoce hoy como El Ej…

La Iglesia muerta

La iglesia en Sardis comenzó en gran poder apostólico, con la bendición y el favor de Dios. En Apocalipsis 3, Cristo le dice al pastor en Sardis: “Sé que comenzaste con una reputación influyente, pero has permitido que la vida que te di decaiga. Dile esto a tu congregación: “Están muertos. ¿Tendrán la capacidad de escuchar esta palabra, aceptarla y ser despertados por ella?”.

¡Amados, si Jesús llama a una congregación muerta, está muerta! Sin embargo, Cristo nos dice que también había en esa iglesia un remanente santo y despierto, y dice que todavía tiene esperanza en ellos: “Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras” (Apocalipsis 3:4).

«Formó otra familia y nos olvidó»

«Hace cuatro años mi esposo se enamoró de otra mujer y me dejó con dos niños. Creí que se arrepentiría y volvería con nosotros. Sin embargo, no lo hizo, [sino que] formó otra familia y nos olvidó....

»Lamentablemente me volví una persona irritable. Me enojo fácilmente con mis niños, a quienes regaño con frecuencia. Me siento culpable porque no he podido manejar la ira, y siento que eso está afectando a mis hijos que, además de no tener a su padre, también deben soportar mi mal carácter.»

Este es el consejo que le dio mi esposa:

Dios es quien te defiende

A veces nos preocupamos por lo que los demás dicen de nosotros cuando lo que dicen en realidad no es cierto. Y es que pareciera que nosotros tenemos una gran tendencia a tratar de quedar bien con todos y al escuchar la mínima critica lo que hacemos es sentirnos mal e imaginarnos que todo el mundo piensa o dice lo mismo sobre nosotros.

Con su permiso, pero si hay una cosa en la que puedo jactarme es en el hecho que personalmente no le pongo cuidado a las criticas que no son ciertas, no pierdo un minuto de mi tiempo es sentirme mal por lo que alguien dice cuando yo sé muy bien que lo que dice no es verdad, ¿Sabes porque?, porque he aprendido a confiar en Dios, he aprendido a que es Dios quien me defiende, que si alguien se mete conmigo, realmente se mete con el que me defiende a mi, ósea con Dios.

El nacimiento de la Iglesia

La iglesia cristiana nació a través del poder del Espíritu Santo. Al leer el libro de los Hechos y las epístolas del Nuevo Testamento, vemos una imagen de la iglesia primitiva tal y como Dios quería que fuera. "Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones." (Hechos 2:42).

Eran una comunidad de creyentes que con libertad amaban a la Palabra de Dios y estaban dedicados a la enseñanza de los apóstoles. Nadie necesitaba insistirles ni coaccionarlos para que amaran la Palabra. En cambio, los inspiraba el Espíritu dentro de ellos. El mismo Espíritu que escribió la Biblia creó un apetito en ellos por lo que ésta decía. Compartían unos con otros el profundo amor que el Espíritu había puesto en sus corazones. Además, se convirtieron en testigos valientes de Cristo, llenos de una sabiduría que iba más allá de su instrucción. Sus corazones estaban llenos del Espíritu Santo y experimentaron sorpresas mientras…

Separación entre iglesia y estado

El juicio estaba llegando a su fin. Toda la evidencia pesaba en contra del acusado. La sentencia de muerte sin duda caería sobre Carlos Chambers. Había matado a una mujer de setenta años para robarle. Seguramente lo condenarían a la cámara de gas.

El fiscal, a fin de reafirmar su tesis, tuvo la ocurrencia de citar la Biblia: «Dios dice que el que derrama sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada.»