Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

Destruye la carne

Imagen
Le dirás: “Así ha dicho Jehová: Yo destruyo a los que edifiqué y arranco a los que planté, esto es, a toda esta tierra, ¿y tú buscas para ti grandezas? ¡No las busques!, porque he aquí que yo traigo mal sobre todo ser viviente, ha dicho Jehová; pero a ti te daré la vida por botín en cualquier lugar adonde vayas”. (Jeremías 45:4-5)

¿Cuál es la raíz de todos los problemas con la carne? Es el buscar grandes cosas para nosotros mismos. Eso es lo que está tras la ingenuidad, la venganza secreta, la traición y el asesinato, el temor injustificable, el engaño piadoso, la esperanza infundada, la rebelión insolente; todas estas surgen de un corazón que desea tener la gloria que le pertenece a Dios. Ese es el problema básico, ¿no es cierto? Al ver todo esto nos decimos a nosotros mismos: “¿Quién es suficiente para todas estas cosas? ¿Cómo podemos ganar en contra de este enemigo interior?”. La única respuesta, por supuesto, es la cruz y la resurrección de Jesús. Esto es lo único que ha podido tr…

Sana nuestra nación

Imagen
En el noveno año de Sedequías, rey de Judá, en el mes décimo, vino Nabucodonosor, rey de Babilonia, con todo su ejército contra Jerusalén, y la sitiaron. En el undécimo año de Sedequías, en el mes cuarto, a los nueve días del mes, se abrió una brecha en el muro de la ciudad. Entraron todos los jefes del rey de Babilonia y acamparon a la puerta del Medio: Nergal-sarezer, Samgar-nebo, Sarsequim, jefe de los eunucos, Nergal-sarezer, alto funcionario, y todos los demás jefes del rey de Babilonia. Al verlos, Sedequías, rey de Judá, y todos los hombres de guerra, huyeron y salieron de noche de la ciudad por el camino del huerto del rey, por la puerta entre los dos muros; y salió el rey por el camino del Arabá. (Jeremías 39:1-4)


En el detalle histórico más profundo dado en el último capítulo de Jeremías, se nos dice que quemaron el templo de Dios también. La hora de juicio que había sido atrasada durante tanto tiempo llegó por fin. La ciudad fue tomada. El templo fue quemado. Al leer este re…

Profanando su nombre

Imagen
Vosotros os habíais hoy convertido y habíais hecho lo recto delante de mis ojos, anunciando cada uno libertad a su prójimo; y habíais hecho pacto en mi presencia, en la casa en la cual es invocado mi nombre. Pero os habéis vuelto atrás y profanado mi nombre, y habéis vuelto a tomar cada uno a su esclavo y cada uno a su esclava, que habíais dejado libres a su voluntad, y los habéis sujetado para que os sean esclavos y esclavas. (Jeremías 34:15-16)

La extraordinaria frase en este pasaje es: “habéis profanado mi nombre”. Este era un cargo serio para cualquier judío. Habían sido criados para reverenciar y respetar el nombre de Dios. Los escribas ni siquiera se atrevían a escribir el nombre de Dios sin tomar un baño y cambiar sus ropas. Y nunca lo pronunciaban. Las cuatro letras hebreas utilizadas para el nombre de Dios las llamaban “El Tetragrámaton Inefable”, las cuatro letras que no se podían pronunciar o decir. Nunca decían el nombre de Dios. Sin embargo el cargo de Dios en contra de e…

El temor del Señor

Imagen
Tomó, pues, Jeremías otro rollo y lo dio a Baruc hijo de Nerías, escriba; y escribió en él, dictadas por Jeremías, todas las palabras del libro que quemó en el fuego Joacim, rey de Judá. Y aun fueron añadidas sobre ellas muchas otras palabras semejantes. (Jeremías 36:32)


El juicio vino en contra de Joacim no simplemente porque había actuado tontamente al quemar las Escrituras, sino a causa de la condición del corazón que esa acción había revelado. Esto se nos da en una ardiente frase en el versículo 24: “No tuvieron temor ni rasgaron sus vestidos, ni el rey ni ninguno de sus siervos que oyeron todas estas palabras”. Los hombres habían perdido su temor de Dios. Y cuando una nación o un pueblo o un individuo pierde su temor de Dios, van de camino a la destrucción. Ya que el temor de Dios está basado sobre el poder soberano que Él ejercita en la vida. Estos hombres mostraron que eran estúpidos e insensatos, quienes habían perdido enteramente su sentido de la realidad, porque habían perdi…

Fe y duda

Imagen
Luego tomé la escritura de venta, sellada según el derecho y costumbre, y la copia abierta. Y entregué la carta de venta a Baruc hijo de Nerías hijo de Maasías, delante de Hanameel, el hijo de mi tío, delante de los testigos que habían suscrito la escritura de venta y delante de todos los judíos que estaban en el patio de la cárcel. Y di orden a Baruc delante de ellos, diciendo: “Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: ‘Toma estas escrituras, esta escritura de venta, sellada, y esta escritura abierta, y ponlas en una vasija de barro, para que se conserven durante mucho tiempo’. Porque así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: ‘Aún se comprarán casas, heredades y viñas en esta tierra’ ”. (Jeremías 32:11-15)

¡Qué testimonio resonante del poder y la grandeza de Dios! Dios había dicho que al final la tierra sería restaurada, y esta escritura de venta sería válida. Por lo tanto, debía de ser puesta en un sitio seguro. Eso es lo que hizo Jeremías. Mandó a Baruc a …

Calidades de la fe genuina

Imagen
Y Jeremías dijo: «La palabra de Jehová vino a mí, diciendo: “Hanameel, hijo de tu tío Salum, viene a ti, diciendo: ‘Cómprame mi heredad que está en Anatot, porque tú tienes derecho de compra sobre ellos’ ”. Y vino a mí Hanameel, hijo de mi tío, conforme a la palabra de Jehová, al patio de la cárcel, y me dijo: “Cómprame ahora la heredad que está en Anatot, en tierra de Benjamín, porque tuyo es el derecho de la herencia y a ti corresponde el rescate; cómprala para ti”. Entonces conocí que era palabra de Jehová. Compré la heredad de Hanameel, hijo de mi tío, la cual estaba en Anatot, y le pesé el dinero: diecisiete siclos de plata». (Jeremías 32:6-9)
Ese es un extraordinario acto de fe. Pertenece con esos actos de fe en la crónica de Hebreos 11. Al examinarlo, aprendemos lo que significa caminar por fe. Cada uno de nosotros es llamado a caminar por fe, y hay ciertas calidades de fe que vemos aquí.

Primero hay lo que podemos llamar “la precaución de fe”. Fíjate cómo progresó el relato. D…

El nuevo pacto

Imagen
Vienen días, dice Jehová, en los cuales haré un nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá… Pero éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Pondré mi ley en su mente y la escribiré en su corazón; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo. Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: “Conoce a Jehová”, porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová. Porque perdonaré la maldad de ellos y no me acordaré más de su pecado. (Jeremías 31:31, 33-34)

Esta es una maravillosa promesa. Dios va a hacer lo que la gente misma nunca pudo hacer. A pesar de todo su fracaso, les va a restaurar. Lo hará por medio de un nuevo proceso. Primero, dice: “Pondré mi ley en su mente y la escribiré en su corazón”. Esta es una nueva motivación. Dios va a cambiar la motivación de la vida de una persona, cambiarla para que venga desde dentro en vez de desde fuera. El “Viejo Pacto” es una de…

Amor eterno

Imagen
Con amor eterno te he amado; por eso, te prolongué mi misericordia... ¿No es Efraín un hijo precioso para mí? ¿No es un niño en quien me deleito? Desde que hablé de él, lo he recordado constantemente. Por eso mis entrañas se conmovieron por él, y ciertamente tendré de él misericordia, dice Jehová. (Jeremías 31:3b, 20)


Como un padre que no puede olvidarse de su hijo ―sin importar cuán bruscamente haya de regañarle, pero cuyo corazón es tierno hacia él― así Dios es tierno hacia Su pueblo. Y detrás de la oscuridad y la aflicción está el amor eterno de Dios. Esta frase, “con amor eterno te he amado”, es muy bella. La palabra “eterno” es una de esas palabras que nos desconcierta. Incluso en el idioma original es difícil de definir. “Eterno” connota más que duración, significa más que meramente “eternal”; tiene un elemento de misterio. Deja que tu mente vaya al pasado a todos los años de historia, y llegarás al sitio donde finalmente no puedes pensar más. Sin embargo la lógica afirma que in…

Incurable es tu dolor

Imagen
¿Por qué gritas a causa de tu quebrantamiento? Incurable es tu dolor, porque por la grandeza de tu iniquidad y por tus muchos pecados te he hecho esto. (Jeremías 30:15)

Dios toma total responsabilidad por lo que le ocurre a Israel. Dice: “Te he hecho estas cosas”. Es como si estuviera en pie con Sus manos en las caderas y les dijera: “Mira, yo soy responsable. ¿Alguna pregunta?”. Dice que es por causa de sus pecados, sus pecados flagrantes.

No debemos leer esto como si fuera algo remoto a nosotros. Si estás predispuesto a decir tan sólo: “Oh, qué pena lo que le va a ocurrir a Israel”, acuérdate que esta también es tu historia. Esta es la forma en la que obra Dios. Trata con Israel de esta forma porque esta es la forma en la que trata con todo el mundo. Hay un principio bíblico reflejado aquí del cual a menudo nos olvidamos. Simplemente porque el juicio no caiga inmediatamente sobre la gente, piensan que se han escapado. Pero Pablo dice: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado, pues…

¿Quien sabe?

Imagen
Porque hicieron maldad en Israel: cometieron adulterio con las mujeres de sus prójimos y falsamente hablaron en mi nombre palabra que no les mandé; lo cual yo sé y testifico, dice Jehová. (Jeremías 29:23)

Las palabras que cierran este capítulo son profecías específicas en contra de ciertos falsos profetas entre los exiliados a Babilonia. Este era un tiempo de terrible incertidumbre. La gente estaba dividida: “¿Qué es lo que debo creer?”. Había muchas voces opuestas, muchas facciones rivales. La necesidad suprema de la hora era que alguien supiera los hechos y los declarara, y así darle a la gente una indicación de lo que debían de hacer. Dios dice: “Yo soy el que sabe. Yo sé lo que está ocurriendo en la vida interior de este pueblo, y yo lo haré sabido, yo lo traeré a la luz”. Esa es la voz en la que puedes confiar.

Dios da a conocer Su camino y Su voluntad y la verdad de tres formas en las Escrituras: Primero, en la historia del pasado. Te recomiendo que leas historia. La historia gr…

En sus manos

Imagen
Y habló Jeremías a todos los príncipes y a todo el pueblo, diciendo: “Jehová me envió a profetizar contra esta Casa y contra esta ciudad todas las palabras que habéis oído. Mejorad ahora vuestros caminos y vuestras obras, y escuchad la voz de Jehová, vuestro Dios; y se arrepentirá Jehová del mal que ha hablado contra vosotros. En lo que a mí toca, he aquí estoy en vuestras manos; haced de mí como mejor y más recto os parezca. Pero sabed de cierto que si me matáis, sangre inocente echaréis sobre vosotros, sobre esta ciudad y sobre sus habitantes, porque fue en verdad Jehová quien me envió a vosotros para que dijera todas estas palabras en vuestros oídos”. (Jeremías 26:12-15)

Esta es una reunión oficial; se está llevando a cabo un juicio. Jeremías ha sido impugnado por el pueblo. Y las autoridades religiosas de la nación, los sacerdotes y profetas, están detrás de esto. Han presentado un cargo serio, un cargo de traición, en contra del profeta. Esta gente sintió que porque el templo era…

El verdadero liderazgo

Imagen
Así ha dicho Jehová: Actuad conforme al derecho y la justicia, librad al oprimido de mano del opresor y no robéis al extranjero, al huérfano y a la viuda, ni derraméis sangre inocente en este lugar. (Jeremías 22:3)

Jeremías está frente al rey Sedequías con un mensaje de que el liderazgo de la nación está terriblemente equivocado. A través de toda la Biblia, los líderes han de ser pastores del pueblo, vigilándolos y cuidándolos. Esto era lo que este rey y otros como él habían fallado en hacer. Los líderes han de ser un ejemplo de rectitud y justicia frente al pueblo. Es una cosa muy seria cuando los oficiales electos hacen cosas que están mal, porque cada líder es, como lo deja claro Pablo en Romanos 13, un ministro de Dios. Puede que no sea un creyente, pero él mismo es un agente de Dios, y ha de representar la norma de rectitud de Dios. Por lo tanto, cuando estos líderes de la tierra son culpables de actos inmorales, el efecto de su delito es mucho mayor que si fueran ciudadanos ordi…

La fidelidad de Dios

Imagen
Mas Jehová está conmigo como un poderoso gigante; por tanto, los que me persiguen tropezarán y no prevalecerán; serán avergonzados en gran manera, porque no prosperarán; tendrán perpetua confusión, que jamás será olvidada. Jehová de los ejércitos, que pruebas a los justos, que ves los pensamientos y el corazón, ¡vea yo tu venganza de ellos, porque a ti he encomendado mi causa! (Jeremías 20:11-12)


Previamente en este capítulo, Jeremías presentó su queja al Señor mientras que estaba en la picota. Pero ahora la fe viene al rescate de Jeremías y comienza a fortalecerle. La fe contrataca para sostener al profeta inseguro. Ahora Jeremías está luchando en contra del asalto del que es víctima. Comienza ahora a evaluar la realidad, a contar como verdad lo que Dios le ha dado a conocer. Esa es la forma de manejar cualquier situación que da miedo. Puedes estar casi seguro que la forma en la que lo ves no es la realidad de la situación. Eso es de lo que te tienes que acordar. Parece de esa forma,…

La queja de Jeremías

Imagen
¡Me sedujiste, Jehová, y me dejé seducir! ¡Más fuerte fuiste que yo, y me venciste! ¡Cada día he sido escarnecido, cada cual se burla de mí! Cuantas veces hablo, doy voces, grito: “¡Violencia y destrucción!”, porque la palabra de Jehová me ha sido para afrenta y escarnio cada día. Por eso dije: “¡No me acordaré más de él ni hablaré más en su nombre!”. No obstante, había en mi corazón como un fuego ardiente metido en mis huesos. Traté de resistirlo, pero no pude. (Jeremías 20:7-9)


Aquí, en forma poética, tenemos los pensamientos de Jeremías mientras que está en la picota, esperando a ver qué ocurriría por la mañana. Este es un extraordinario relato de lo que el profeta pensó mientras que estaba en la prisión. ¡Era, por decir lo menos, un profeta profundamente perturbado! Aquí echamos otro vistazo a la humanidad honesta de este hombre, la forma en la que se enfrentaba a las circunstancias tal y como lo hacemos nosotros, con temor y desesperación, alternando a veces con fe y confianza.

L…

Se quiebra la vasija

Imagen
Entonces quebrarás la vasija ante los ojos de los hombres que van contigo, y les dirás: “Así ha dicho Jehová de los ejércitos: De esta forma quebrantaré a este pueblo y a esta ciudad, como quien quiebra una vasija de barro, que no se puede restaurar más; y en Tofet serán enterrados, porque no habrá otro lugar para enterrar”. (Jeremías 19:10-11)


A Jeremías se le dijo, en la llamativa imagen que Dios utilizó para el beneficio de esta gente, que tomara la vasija del alfarero que había comprado y la quebrara en una roca. Al observarla romperse en mil pedazos, de forma que era imposible restaurarla, esta gente fue enseñada que estaban tratando con un Dios cuyo amor es tan intenso que nunca alterará Su propósito, incluso si tiene que destruir y quebrantar y derruirles de nuevo.

Date cuenta que esa es la forma en la que el mundo ve a Dios ahora mismo. Ven el infierno que viene a nuestro mundo. Y pronto será peor, de acuerdo a las Escrituras proféticas. Habrá peores señales tomando lugar, peo…

La oración y la paz

Imagen
Ella (Ana), con amargura de alma, oró a Jehová y lloró desconsoladamente. E hizo voto diciendo: «¡Jehová de los ejércitos!, si te dignas mirar a la aflicción de tu sierva, te acuerdas de mí y no te olvidas de tu sierva, sino que das a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja por su cabeza». (1 Samuel 1:10-11)

A primera vista parecería que este es un tipo de oración de regateo de Ana, que se está ofreciendo a devolverle el niño al Señor sólo si el Señor se lo da a ella primero para que ella lo pueda disfrutar. Es posible leer este relato de esa forma, pero si nos fijamos de cerca, podemos ver lo que realmente está ocurriendo aquí, ya que estoy seguro que esta no es la primera vez que Ana ha orado en Silo por un hijo. Todo el tiempo había soñado tener un hijo propio, un niño pequeño al que querer y con el que acurrucarse, para enseñarle a andar, para leerle cuentos, para verle crecer hasta convertirse en un hombre fuerte, limpio, un …

La utilidad de la oración

Imagen
Invocó Jabes al Dios de Israel diciendo: «Te ruego que me des tu bendición, que ensanches mi territorio, que tu mano esté conmigo y que me libres del mal, para que no me dañe». Y le otorgó Dios lo que pidió. (1 Crónicas 4:10)

A primera vista esto parece una oración egoísta. Suena como el hombre que oró: “Bendíceme a mí y a mi esposa, a mi hijo Juan y a su mujer, nosotros cuatro y nadie más”. Pero Jabes no está realmente siendo egoísta. Estaba orando por algo que Dios quería que tuviera. Esa es la diferencia entre ser personal y ser egoísta. Las oraciones egoístas son oraciones que le piden a Dios cosas que Dios no quiere que tengamos, por lo menos no al momento, las oraciones demandantes que están interesadas tan sólo en nuestro propio bienestar inmediato, para nuestra propia satisfacción. Pero Dios nos promete cosas grandes y poderosas a nosotros personalmente a las que nos podemos aferrar; así que el orar de esta forma no es egoísta, sino personal.

Fíjate más de cerca en estas cuatr…

Una oración pobre pero buena

Imagen
Moisés, quien dijo a Jehová: —¿Por qué has hecho mal a tu siervo? ¿Y por qué no he hallado gracia a tus ojos, que has puesto la carga de todo este pueblo sobre mí? ¿Concebí yo a todo este pueblo? ¿Lo engendré yo, para que me digas: “Llévalo en tu seno, como lleva la que cría al que mama, a la tierra que juraste dar a sus padres”? ¿De dónde conseguiré yo carne para dar a todo este pueblo? Porque vienen a mí llorando y diciendo: “Danos carne para comer”. No puedo yo solo soportar a todo este pueblo: es una carga demasiado pesada para mí. (Números 11:11-14)

Es obvio que esta oración está llena de una gran cantidad de autocompasión, reproche y petulancia. Es la expresión de un hombre que se siente sobrecargado. Moisés casi cae en regañar y reprender a Dios por jamás haberle dado el trabajo de cuidar de esta gente ingrata. Esta es una de las más pobres oraciones en la Biblia, pero es una oración que es muy parecida a las nuestras.

Moisés tenía una vida de oración muy rica. Sus oraciones er…

Inútil en la oración

Imagen
Así se quedó Jacob solo; y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba. (Génesis 32:24)

Este es uno de esos incidentes misteriosos e intrigantes que se encuentran frecuentemente en el Antiguo Testamento, donde algunos de los elementos de misterio son introducidos sin mucha explicación. Todo el que lee esto pregunta: “¿Quién es este hombre enmascarado? ¿De dónde vino? ¿Qué está haciendo?”. Estoy seguro que Jacob se debió de sentir de esa forma también. Pensó que estaba totalmente solo, habiendo mandado a todos las personas y todas las cosas al otro lado del río, cuando de pronto sale de las sombras un hombre y, para sorpresa de Jacob, comienza a luchar con él. Según sigues leyendo, no hay duda de quién es el hombre. De hecho, al final de la historia, Jacob nombra el sitio de su encuentro Peniel, que significa “la cara de Dios”, porque dijo: “Vi a Dios cara a cara, y fue librada mi alma”. He aquí un hombre que, de alguna forma extraña, en una de esas teofanías del Antiguo Testamento,…

El ancla de la oración

Imagen
 Se acercó Abraham y le dijo: —¿Destruirás también al justo con el impío? (Génesis 18:23)

Abraham ha sido informado que la hora de juicio ha llegado para Sodoma. Está paralizado por esto, pero es muy importante para nosotros ver lo que realmente le está molestando. Si preguntas: “¿Está Abraham realmente intentando salvar estas ciudades?”, la contestación ha de ser: “No, esa no es realmente su preocupación”. Abraham sabe que la hora del juicio de Dios ha llegado, que ha habido una larga historia de paciencia hasta este punto. Sabe que es sólo la injusticia que será juzgada al final, así que no está intentando salvar las ciudades. Expresa su preocupación en estas palabras: “¿Destruirás también al justo con el impío? ¿Vas a tratar a los justos en la misma forma en la que tratas a los impíos?”. Eso es lo que le estaba preocupando.

El corazón de Abraham está lleno de temor. Teme que va a encontrar que Dios no es exactamente lo que pensaba que era. Quizás entendió que la gente justa tenía u…

El comienzo de la oración

Imagen
Luego oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba por el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. Pero Jehová Dios llamó al hombre, y le preguntó: —¿Dónde estás? (Génesis 3:8-9)

Este es el comienzo de la oración. Se sugiere aquí que esto era una cosa habitual en las vidas de Adán y Eva. Es bastante notable que la primera oración está grabada sólo después de la caída. Sin embargo, el relato sugiere muy simplemente que la oración había sido una delicia continua y una bendición a Adán y Eva, y parte de su experiencia diaria. Esto parece ser una acción habitual por parte de Dios. Él viene al huerto en el fresco del día a conversar con los dos que habían venido de Su mano creadora, y juntos andaban en el huerto.

Lo más notable sobre este incidente es que la iniciativa para comenzar la oración comienza con Dios. Es el Señor el que viene al huerto. Es el Señor el que llama al hombre. La oración, por lo tanto, …

La oración por la unidad

Imagen
Yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. (Juan 17:23)

Fíjate en la estrategia por la cual Dios piensa conseguir Su objetivo de alcanzar al mundo: “para que sean perfectos en unidad”. Hay aquellos que nos dicen que esta oración de Jesús en cuanto a la iglesia debe empezar a ser contestada ahora, que ahora es el tiempo de contestar esta oración después de veintiún siglos de haber permanecido insatisfecha, que ahora debemos de olvidar todas las diferencias y distinciones que nos han separado en varias denominaciones y grupos sectarios a lo largo de los siglos y unirnos en una gran organización o unión. Pero primero debemos de preguntarnos: “¿Está realmente esta oración insatisfecha hoy en día?”. ¿Es posible que hayan pasado veintiún siglos antes de que el Padre comenzara a cumplir esta última petición de Jesús?

No, esta oración ha sido contestada desde el día de Pe…

Cristo ora por ti

Imagen
Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros. (Juan 17:11b)

Esta es la gran oración que Jesús oró antes de ir al jardín de Getsemaní. Jesús está dejando a estos discípulos por medio del jardín, la traición, y el juicio de Pilato y la cruz, y a ellos les parecía que Él los estaba abandonando. Se sintieron temerosos, indefensos, solos e incapaces de entender lo que estaba ocurriendo. No podían ver que nuestro Señor estaba meramente introduciendo una relación mayor y mejor.

¿Nos sentimos de esta forma? Dios nos lleva a un sitio de cambio y tenemos miedo de ello. Nos preguntamos si no estamos perdiendo todo lo que teníamos como precioso en el pasado. Apenas nos damos cuenta de que Dios nos está llevando a una relación mayor, más nueva y mejor. Como los discípulos, tenemos miedo y temor.

Lo que a mí me preocupa es cómo expresar parte de la fascinante realidad de estas peticiones de Jesús, parte de la intensa utilidad de lo que está dicien…

Indiferencia divina

Imagen
Darle al otro no lo que merece, sino lo que necesita es lo que asegura la eficacia de nuestros esfuerzos.

Versículo: Mateo 9:9-13

En un devocional anterior, yo le preguntaba a usted: «¿El Jesús que usted conoce, asiste a fiestas? ¿Se ríe junto a los demás invitados? ¿Disfruta de un buen chiste? ¿Se deleita en los manjares que han sido preparados para los agasajados? ¿Degusta del vino que le sirven a los presentes?» En aquella ocasión estas preguntas surgían porque estábamos con el Cristo en una boda. Hoy, una vez más, lo vemos participando de un banquete. El relato nos dice que «estando él sentado a la mesa en la casa, muchos publicanos y pecadores, que habían llegado, se sentaron juntamente a la mesa con Jesús y sus discípulos».

Hemos observado cómo Jesús sistemáticamente rompe los esquemas de los religiosos. No tenemos mayores problemas con esto, siempre y cuando esos esquemas sean de los fariseos, mas no tenemos escapatoria; él comienza también a romper nuestros propios esquemas. …