Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2016

El final del principio

Imagen
Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían. Predicaba el reino de Dios y enseñaba acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento. (Hechos 28:30-31)

Esto es lo que me gusta llamar “el final del principio”. El libro de Hechos es tan sólo el comienzo de una crónica de la operación del cuerpo de Cristo obrando en el mundo desde Su resurrección y ascensión. Es tan sólo el primer capítulo. Nos encontramos ahora en la última página de ese capítulo. El resto de la crónica está siendo escrita al desplegarse la historia. Frescos y maravillosos capítulos están siendo escritos en nuestros días, últimamente para ser incorporados a este relato. Es un tremendo privilegio y júbilo el ser parte de una crónica divina.

Una de las cosas más impresionantes de esta última sección son las dos últimas palabras. ¿Te das cuenta de cómo termina el libro de Hechos? Con las palabras “sin impedimento”. Eso describe la libertad del evangelio. Pablo fu…

Al judío primeramente

Imagen
Aconteció que tres días después, Pablo convocó a los principales de los judíos, a los cuales, luego que estuvieron reunidos, les dijo: ―Yo, hermanos, no habiendo hecho nada contra el pueblo ni contra las costumbres de nuestros padres, he sido entregado preso desde Jerusalén en manos de los romanos; los cuales, habiéndome examinado, me querían soltar por no haber en mí ninguna causa de muerte. Pero, oponiéndose los judíos, me vi obligado a apelar a César, aunque no porque tenga de qué acusar a mi nación. Así que por esta causa os he llamado para veros y hablaros, porque por la esperanza de Israel estoy sujeto con esta cadena. (Hechos 28:17-20)

En su carta a los romanos Pablo dijo: “No me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación de todo aquel que cree, del judío primeramente y también del griego” (Romanos 1:16). Pablo siempre ha mantenido que era su responsabilidad ir al judío primero y después al griego. Aquí tenemos el último relato en las Escrituras de esa pri…

A salvo en la playa

Imagen
Cuando se hizo de día, no reconocieron el lugar, pero vieron una ensenada que tenía playa, en la cual acordaron varar la nave, si podían. Cortaron, pues, las anclas y las dejaron en el mar; aflojaron también las amarras del timón, izaron al viento la vela de proa y enfilaron hacia la playa. Pero, dando en un lugar de dos aguas, hicieron encallar la nave. La proa, hincada, quedó inmóvil, y la popa se abría con la violencia del mar. Entonces los soldados acordaron matar a los presos, para que ninguno se fugara nadando. Pero el centurión, queriendo salvar a Pablo, les impidió este intento, y mandó que los que supieran nadar se arrojaran al agua primero y salieran a tierra; y los demás, parte en tablas, parte en cosas de la nave. Y así aconteció que todos se salvaron saliendo a tierra. (Hechos 27:39-44)

Tal y como Dios le había dicho a Pablo, no se pierde ni una sola vida. El versículo 44 se lee como un suspiro de alivio al final de este capítulo: “Y así aconteció que todos se salvaron sa…

Fuerza secreta

Imagen
Entonces Pablo, como hacía ya mucho que no comíamos, puesto en pie en medio de ellos, dijo: ―Habría sido por cierto conveniente haberme oído, y no zarpar de Creta tan solo para recibir este perjuicio y pérdida. Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave, pues esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo, y me ha dicho: “Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; además, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo”. Por tanto, tened buen ánimo, porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho. (Hechos 27:21-25)

El capítulo veintisiete es un fascinante relato por Lucas del viaje de Pablo a Roma y del naufragio que ocurrió de camino. Lucas ha tomado nota de la angustia de estos hombres. Habían estado tan molestos durante tantos días y ansiosos sobre el resultado de este viaje que el temor había destruido sus apetitos y no habían comido. En medio de …

Que fuerais hechos tales cual soy yo

Imagen
“¿Crees, rey Agripa, a los profetas? Yo sé que crees.” Entonces Agripa dijo a Pablo: “Por poco me persuades a hacerme cristiano”. Y Pablo dijo: “¡Quisiera Dios que por poco o por mucho, no solamente tú, sino también todos los que hoy me oyen, fuerais hechos tales cual yo soy, excepto estas cadenas!” (Hechos 26:27-29)

Al continuar Pablo, hablando directamente a Agripa, le dice: “¿Crees, rey Agripa, a los profetas? Yo sé que crees”. ¿Ves lo que está diciendo? Está diciendo: “Tú conoces los hechos históricos de la vida de Jesús. Tú crees a los profetas. Así que, haz la conexión. ¿Qué es lo que dijeron los profetas que Jesús haría? ¿A qué te lleva eso? Jesús cumplió lo que los profetas escribieron”.

En ese momento, este rey esclavizado, dominado por sus propias lujurias, es enfrentado con el asunto. Puedes imaginártelo retorciéndose en su trono. Desafortunadamente, su respuesta es darle la espalda a lo que Pablo dice. Es un poco difícil entender exactamente lo que respondió. El griego es …

Por la fe que es en mí

Imagen
Pero levántate y ponte sobre tus pies, porque para esto he aparecido a ti, para ponerte por ministro y testigo de las cosas que has visto y de aquellas en que me apareceré a ti, librándote de tu pueblo y de los gentiles, a quienes ahora te envío para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados. (Hechos 26:16-18)

Aquí está el corazón del mensaje de Pablo frente al rey Agripa: su propia experiencia transformadora con Jesucristo, en la cual presenta las buenas nuevas en resumen frente al rey. ¡Qué maravillosa declaración del evangelio! Aquí de las mismas palabras de Jesús, como Pablo se acuerda de haberlas oído en el camino a Damasco, hay un análisis preciso del problema con la humanidad. ¿Qué es lo que ocurre con la gente? “Están ciegos”, dice Jesús, “ciegos y viviendo en la oscuridad”.

Dos mil años más tarde eso es exactamente lo que…

El juicio venidero

Imagen
Algunos días después, viniendo Félix con Drusila, su mujer, que era judía, llamó a Pablo y lo oyó acerca de la fe en Jesucristo. Pero al disertar Pablo acerca de la justicia, del dominio propio y del juicio venidero, Félix se espantó y dijo: “Ahora vete, y cuando tenga oportunidad, te llamaré”. Esperaba también con esto que Pablo le diera dinero para que lo soltara, por lo cual muchas veces lo hacía venir y hablaba con él. (Hechos 24:24-26)

Pablo le contó a Félix sobre el juicio venidero. Viene un tiempo en el que cada vida va a ser evaluada, cuando cada ser humano se encontrará de pronto frente a Dios desnudo, con toda su vida frente a él para que todos la vean. Entonces a todos será evidente el valor, o la falta de valor, de esa vida. Jesús habló de ello. Dijo que vendrá un tiempo cuando aquello que es hablado en secreto será gritado desde los tejados, y aquello que está escondido será revelado. Todos los secretos del corazón y todo lo que se hace en secreto será expuesto abiertamen…

La disciplina de la demora

Imagen
Al oír esto, Félix, como estaba bien informado de este Camino, los relegó, diciendo: “Cuando descienda el comandante Lisias, acabaré de conocer de vuestro asunto”. Y mandó al centurión que se custodiara a Pablo, pero que se le concediera alguna libertad, y que no impidiera a ninguno de los suyos servirlo o venir a él. (Hechos 24:22-23)

Este es el relato de una de las demoras inescrutables de Dios que nos afligen a menudo. Pensamos que algo que queremos que ocurra va a ocurrir muy pronto. Entonces al movernos hacia ello encontramos que se aleja de nosotros, retrocede de nosotros, nos elude. A veces nos toma meses o años el llegar al punto que pensábamos que estaba al alcance. Estas circunstancias producen preguntas en nuestras mentes y corazones. Así mismo con el apóstol. Aquí comenzamos a ver la disciplina de la demora de Dios.

Félix realmente no necesita que Lisias descienda. Ya ha recibido una carta exonerando a Pablo. Pero utiliza esto como un pretexto, para poder oír más del apóst…

¡Restauración!

Imagen
A la noche siguiente se le presentó el Señor y le dijo: “Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma”. (Hechos 23:11)
Literalmente, lo que el Señor Jesús le dice al aparecerse a Pablo es: “Alégrate. Anímate, Pablo”. Eso es ciertamente una revelación del estado del corazón de Pablo en este momento. Ciertamente no está animado. Está derrotado y desilusionado, está regodeándose en un horrible sentido de vergüenza y fracaso, pero no está abandonado. ¿No es maravilloso que el Señor venga ahora a restaurarle a su ministerio?

Estoy seguro de que Lucas no nos da el relato completo de lo que ocurrió entre Pablo y su Señor en esa noche. Pero hay lo bastante aquí para que podamos ver qué es lo que desea el Señor. Restaura a Pablo a su utilidad. Le promete a Pablo éxito en el deseo de su corazón, que era segundo sólo a su deseo de alcanzar a sus paisanos; eso es, que pueda ser testigo para Cristo al corazón del imperio, la capit…

Cuando la carne reina

Imagen
Entonces Pablo, mirando fijamente al Concilio, dijo: “Hermanos, yo con toda buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy”. El sumo sacerdote Ananías ordenó entonces a los que estaban junto a él que lo golpearan en la boca. Entonces Pablo le dijo: “¡Dios te golpeará a ti, pared blanqueada! ¿Estás tú sentado para juzgarme conforme a la Ley, y quebrantando la Ley me mandas golpear?” Los que estaban presentes dijeron: “¿Al Sumo sacerdote de Dios insultas?”. Pablo dijo: “No sabía, hermanos, que fuera el Sumo sacerdote, pues escrito está: ‘No maldecirás a un príncipe de tu pueblo’”. (Hechos 23:1-5)

¡Qué mal comienzo! Hay un tipo notable de osadía imprudente sobre el apóstol en su introducción. Parece ser descuidado, casi, de las consecuencias de lo que dice, como un hombre quemando sus puentes tras de sí. Mucho me sospecho que está consciente, a estas alturas, de que ha metido la pata y ha caído en una situación insostenible, así que está intentando empujar hacia adelante,…

El conocer su voluntad

Imagen
Entonces uno llamado Ananías, hombre piadoso según la Ley, que tenía buen testimonio de todos los judíos que allí habitaban, vino a mí y, acercándose, me dijo: “Hermano Saulo, recibe la vista”. Y yo en aquella misma hora recobré la vista y lo miré. Él dijo: “El Dios de nuestros padres te ha escogido para que conozcas su voluntad, veas al Justo y oigas la voz de su boca, porque serás testigo suyo ante todos los hombres, de lo que has visto y oído. Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate, bautízate y lava tus pecados invocando su nombre”. (Hechos 22:12-16)

¡Pablo relata su propia experiencia de conversión a esta muchedumbre enfurecida que había estado lista para despedazarle! Estoy seguro que si hubiera estado en su lugar hubiera estado intentando irme de ahí lo más rápido posible. Pero Pablo reconoce esto como su oportunidad y quiere ser el instrumento para alcanzar a esta terca muchedumbre. Así que se agarra a la oportunidad que tiene, esperando que el Señor le dé éxito, y les cu…

Derribado pero no destruidos

Imagen
Cuando estaban a punto de meterlo en la fortaleza, Pablo dijo al comandante: “¿Se me permite decirte algo?”. Y él dijo: “¿Sabes griego? ¿No eres tú aquel egipcio que levantó una sedición antes de estos días y sacó al desierto los cuatro mil sicarios?”. Entonces dijo Pablo: “Yo de cierto soy hombre judío de Tarso, ciudadano de una ciudad no insignificante de Cilicia; pero te ruego que me permitas hablar al pueblo”. (Hechos 21:37-39)

¡Qué notable que Pablo pidiera hablar a esta muchedumbre enfurecida que había estado lista para despedazarlo! Estoy seguro que, si hubiera estado en su lugar, hubiera estado intentando irme de ahí lo más rápido posible, bastante contento de ver irse a la muchedumbre. Pero Pablo reconoce esto como una oportunidad. Ha venido a Jerusalén determinado a hablar a esta nación. De la urgencia de su amor por ellos quiere ser un instrumento para alcanzar a esta terca muchedumbre. Así que se agarra a la única oportunidad que tiene, esperando que el Señor le dé éxito.

Libertad en Cristo

Imagen
Cuando ellos lo oyeron, glorificaron a Dios, y le dijeron: ―Ya ves, hermano, cuántos millares de judíos hay que han creído; y todos son celosos por la Ley. Pero se les ha informado en cuanto a ti, que enseñas a todos los judíos que están entre los gentiles a apostatar de Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos ni observen las costumbres. (Hechos 21:20-21)

Muchos han leído esto incorrectamente y han concluido que Pablo dejó de lado a Moisés y la Ley, que de hecho rechazó la circuncisión como que no era de ningún valor. El cargo era falso. Pablo nunca le enseñó a un judío que debiera de abandonar a Moisés o a no circuncidar a sus hijos. Lo que sí enseñó fuertemente era que los gentiles no debían de ser sujetos a estas provisiones judías. No permitiría que vinieran bajo la ley judía, e insistió que no tenían que seguir ninguna de estas provisiones judías. Pero no dejó de lado el ritual para los judíos.

Más bien, les mostró que esto era todo simbólico y estaba apuntando hacia C…

El error de Pablo

Imagen
Mientras nosotros permanecíamos allí algunos días, descendió de Judea un profeta llamado Agabo, quien, viniendo a vernos, tomó el cinto de Pablo, se ató los pies y las manos y dijo: —Esto dice el Espíritu Santo: “Así atarán los judíos en Jerusalén al hombre de quién es este cinto, y lo entregarán en manos de los gentiles”. (Hechos 21:10-11)

Esta es una escena un tanto dolorosa. En Cesarea entraron en la casa de Felipe el evangelista. Ahí Agabo, un profeta del Señor, en una forma dramática y visual, tomó el cinto de Pablo de alrededor de su cintura y se le ató los pies y las manos, y dijo: “Esto es lo que te está diciendo el Espíritu Santo, Pablo. Si vas a Jerusalén, esto es lo que te va a pasar: Serás entregado en las manos de los gentiles, te atarán, y serás un prisionero”.

Este era el último intento hecho por el Espíritu Santo para despertar al apóstol a lo que estaba haciendo. Agabo estaba unido en esto por medio de todo el cuerpo de creyentes. Toda la familia presente le urgió a q…

La cosa principal

Imagen
Por tanto, mirad por vosotros y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. (Hechos 20:28)

La responsabilidad primaria de un anciano o pastor es enseñar las Escrituras, el alimentar al rebaño. Si no está haciendo eso, está fallando en su trabajo miserablemente. Es la verdad que cambia a la gente. Si las Escrituras no están siendo enseñadas, entonces la gente no está siendo cambiada. Están luchando en sus propios caminos fútiles, y no se está consiguiendo nada. Así que el trabajo primario de los ancianos y pastores es presentar el consejo completo de Dios frente a la gente.

Han de comenzar consigo mismos, dice el apóstol; esto es, han de obedecer la verdad que ellos mismos aprendan. Es de aquí que viene su autoridad. Es sólo al ser obedientes a la verdad que enseñan que tienen derecho alguno a decirle algo a cualquier otra persona. Hasta el Señor Jesús operaba en base a eso. Les dijo a S…

Vencido del sueño

Imagen
El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo que tenía que salir al día siguiente, les enseñaba, y alargó el discurso hasta la medianoche. Había muchas lámparas en el aposento alto donde se hallaban reunidos. Un joven llamado Eutico estaba sentado en la ventana, y rendido de un sueño profundo por cuanto Pablo disertaba largamente, vencido del sueño cayó del tercer piso abajo, y fue levantado muerto. Entonces descendió Pablo y se echó sobre él, y abrazándolo, dijo: —No os alarméis, pues está vivo. (Hechos 20:7-10)

Hay varios aspectos de esta historia que son muy interesantes. Esta es la primera mención que tenemos de la reunión de los creyentes en el primer día de la semana, o sea, el domingo. Así de temprano en la era cristiana habían cambiado del sábado a reunirse en el primer día de la semana, el día de la resurrección de nuestro Señor. Evidentemente se habían reunido para tener un servicio de comunión, y el apóstol tomó la ocasión para enseñarles co…

El cristianismo es peligroso

Imagen
Cuando cesó el alboroto, llamó Pablo a los discípulos y, habiéndolos exhortado y abrazado, se despidió y salió para Macedonia. (Hechos 20:1)

Pablo estaba entusiasmado por explicar todo este turbulento alboroto que acababa de ocurrir en Éfeso a los cristianos. Hay algo sobre ello que no quiere que se pierdan, así que los reúne y les exhorta antes de irse. Lucas no nos dice en qué consistía la exhortación, pero creo que Pablo sí lo hace. Hay un pasaje en esta segunda carta a los corintios que se refiere a esta ocasión. En 2ª de Corintios 1:8 Pablo dice: “Hermanos, no queremos que ignoréis acerca de la tribulación que nos sobrevino en Asia, pues fuimos abrumados en gran manera más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aun perdimos la esperanza de conservar la vida”.

Ponte en el lugar del apóstol en medio de este tremendo alboroto. Por un tiempo pareció que el evangelio había tenido tanto éxito en Éfeso que Pablo podía pensar en despedirse e irse a otros sitios. De pronto ocurrió este…

¡Fuera, brujería!

Imagen
Muchos de los que habían creído venían, confesando y dando cuenta de sus hechos. Asimismo muchos de los que habían practicado la magia trajeron los libros y los quemaron delante de todos; y hecha la cuenta de su valor, hallaron que era de cincuenta mil piezas de plata. Así crecía y prevalecía poderosamente la palabra del Señor. (Hechos 19:18-20)


Lucas menciona dos movimientos aquí. Empezó con los creyentes que comenzaron a purificar sus propias vidas, quienes vinieron y dieron a conocer sus prácticas ocultas y confesaron lo que estaban haciendo en privado. Obviamente estos eran cristianos relativamente nuevos, y quizás nunca habían pensado que hubiera algo mal con estas prácticas. Pero al aprender a los pies del apóstol y ver el reino de Dios y cómo Dios desea liberar a la gente, empezaron a ver que lo que habían estado haciendo ―la astrología, la confianza en los horóscopos, la creencia en la influencia de las estrellas, y todas las demás prácticas supersticiosas― les habían mantenid…

Medio cristianos

Imagen
Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Éfeso, y hallando a ciertos discípulos, les preguntó: —¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? (Hechos 19:1b-2a)

Cuando Pablo vino a Éfeso, encontró hombres y mujeres que habían sido informados sobre Jesús; por lo menos sabían del bautismo de Juan. Obviamente pensó que eran cristianos cuando se encontró con ellos por primera vez. Pero, al observarlos, observó que había algo que faltaba, y estoy seguro que había un poco de desconcierto en su voz cuando finalmente les dijo: “¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?”. Esta pregunta indica que el modelo cristiano normal es que el Espíritu es dado inmediatamente cuando uno cree en Jesucristo. No hay ninguna sugerencia aquí de que el Espíritu de Dios es dado mucho tiempo después de haber creído en Cristo.

Hay mucha gente que cree en Jesús hoy en día, y sin embargo no hay mucha evidencia de la obra del Espíritu Santo. Hay muchas iglesias en nuestra tierra hoy donde a…

Ánimo del Señor

Imagen
Entonces el Señor dijo a Pablo en visión de noche: «No temas, sino habla y no calles, porque yo estoy contigo y nadie pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad». (Hechos 18:9-10)

Lo que el Señor dijo literalmente cuando se apareció a Pablo en esta visión de noche fue: “Deja de temer, pero continúa hablando”. Esto revela que Pablo de hecho estaba temiendo. Podemos entender que estuviera temeroso, ya que se estaba desarrollando un modelo muy familiar. Lo había visto muchas veces en el pasado. Había venido a la sinagoga y hablado a los judíos. Habían rechazado su mensaje. Se volvió a los gentiles, y hubo una respuesta inmediata, una inundación de personas entrando. Esto suscitó la ira y la hostilidad de los judíos, y supo que el siguiente paso sería un problema.

¿No es eso bellamente descriptivo de la humanidad de este hombre? A veces pensamos de Pablo como un hombre valiente, tan intrépido; sin embargo, sufría como lo hacemos nosotros de apren…

Enfrentándose a la idolatría

Imagen
El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas ni es honrado por manos de hombres, como si necesitara de algo, pues él es quien da a todos vida, aliento y todas las cosas. (Hechos 17:24-25)

¿Qué está diciendo aquí? Primero, que Dios es el Creador y no el que fue hecho. Dios no fue creado por el hombre; Él es que crea al hombre y todo lo demás que existe en todo el universo. Él es el Originador de todas las cosas.

No nos hemos distanciado mucho de la idolatría antigua. En el mundo antiguo, tomaban un pedazo de oro o plata y tallaban o formaban un ídolo, venerando así la obra de las manos de los hombres. Hoy en día no utilizamos imágenes, pero todavía vemos a hombres venerándose a sí mismos, proyectados a proporciones infinitas. El hombre simplemente piensa sobre sí mismo, proyecta esto a la infinidad, y lo venera. Eso es su dios. Eso es exactamente lo que es la idolatría. Pablo nos llama la…

Más noble

Imagen
Inmediatamente, los hermanos enviaron de noche a Pablo y a Silas hasta Berea. En cuanto llegaron, entraron en la sinagoga de los judíos. Estos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. (Hechos 17:10-11)

Lucas ha hecho una cuidadosa distinción aquí entre la chusma en Tesalónica, con la que Pablo y sus amigos se encontraron anteriormente en el capítulo 17, y estos judíos en Berea que eran más nobles. ¿En qué consistía su nobleza? Bueno, en no sólo recibir la palabra, sino en escudriñarla con las Escrituras. Una persona noble es aquella que no sólo tiene una mente abierta sino también un corazón cauto. No aceptará una enseñanza a menos que la escudriñe con las Escrituras.

Para eso están las Escrituras. Es tu guía para que puedas distinguir entre lo que es verdad y lo que es falso, lo que está bien y lo que está mal. Y a menos que un cristiano haga esto, está perd…

Regocijándose en el sufrimiento

Imagen
Después de haberlos azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardara con seguridad. El cual, al recibir esta orden, los metió en el calabozo de más adentro y les aseguró los pies en el cepo. Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron. (Hechos 16:23-26)

No hay nada inusual sobre un terremoto en esta región. Hasta hoy en día, los terremotos son comunes en el norte de Macedonia. El terremoto era natural; el momento en el que ocurrió era sobrenatural. Dios soltó el terremoto precisamente en el momento apropiado y liberó a Pablo, Silas y los otros prisioneros. El aspecto más dramático de esta historia, de hecho, no es el terremoto. Es Pablo y Silas cantando en medio de la noche. ¡Alguien ha dicho que el evangelio entró en Europa p…