28 marzo 2017

Trabajar en vano

“Esperaban cosechas abundantes, pero fueron pobres; y cuando trajeron la cosecha a su casa, yo la hice desaparecer con un soplo. ¿Por qué? Porque mi casa está en ruinas —dice el Señor de los Ejércitos Celestiales—“ .

Hageo 1:9 (Nueva Traducción Viviente)

El pueblo de Israel olvidó lo más importante, guardar la presencia de DIOS en el lugar que Él había escogido manifestarse. En el templo. Invirtieron su tiempo y pasión en algo más. En vez de interesarse por el más grande tesoro, DIOS, se enfocaron en volverse prósperos  y en sus propios negocios. Y como resultado se perdió por lo que tanto se habían esforzado. Como si sus esfuerzos fueran echados en un saco roto o como agua que es derramada en tierra estéril.

De igual manera cuando el creyente descuida el templo de DIOS que en el nuevo pacto es él mismo (1 Corintios 6:19), sus esfuerzos son en vano. Cuando el creyente se enfoca primordialmente en algo o alguien más que no sea el SEÑOR, las cosechas que espera se perderán. Si el creyente deja a un lado su edificación misma todo le será un pesar y vivirá en ruinas. Y cuando este deja de ser un miembro activo de la Iglesia, es decir que sirve edificando el cuerpo de Cristo, sus negocios personales no serán tan efectivos.

La vida del creyente es mucho más que tener responsabilidades y pagar cuentas. Su vida debe ser un instrumento de alabanza y adoración a DIOS. El creyente debe aspirar a crecer en comunión con el SEÑOR cada día, a conocerle mejor y tenerle como su mayor tesoro. El creyente debe interesarse mayormente por lo eterno, y no envolverse con situaciones temporales. Este debe ser  una expresión del amor y salvación que ha recibido. No obstante cuando se tiene algo o alguien más como prioridad en vez de DIOS, su vida se vuelve una carga y sus esfuerzos son en vano. Pero si se busca primeramente al SEÑOR de todo corazón todo lo demás le es añadido (Mateo 6:33).

Si últimamente tus esfuerzos son en vano y te encuentras alejado del SEÑOR, vuelve a Él y mantenle como tu primer amor; por encima de cualquier otra cosa. Al hacerlo estarás en orden y todo lo demás prosperará. La vida te será fácil y disfrutable.

El Señor Jesús lo dijo se esta manera:

“Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.” Apocalipsis 2:4-5 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Si este eres tú, vuelve a Jesús, búscale de todo corazón y Él pondrá orden en tu vida. No trabajes en vano, invierte tu vida en DIOS y todo lo demás te será añadido.

Richy Esparza