Gratitud: la memoria del corazón

“Haz que sea la gratitud tu sacrificio a Dios  y cumple los votos que le has hecho al Altísimo.”

Salmos 50:14-16 Nueva Traducción Viviente (NTV) 

La gratitud es la memoria del corazón. No obstante esta puede olvidarse. Pareciera que algunos de nosotros tuviéramos perdida de la memoria temporal en el corazón. Y al estar abrumados por situaciones temporales olvidamos todo el bien que DIOS nos ha hecho. Muy a menudo el creyente centra su pensamiento y pasión en aquello que no posee; y al hacerlo se pierde de disfrutar a DIOS y todo lo que sí tiene. El creyente olvida todos los milagros y bendiciones que ha recibido en su vida y cae en apatía. Aquel que un momento de su vida estuvo tan perdido que nadie mas que Jesucristo le pudo salvar, olvida de dónde ha salido. Algunos otros comienzan a mirar su familia y cónyuge como una pesada carga, y olvidan todo lo que clamaron a DIOS para poder recibirles. Otros miran su trabajo como un castigo, siendo que tiempo antes clamaron al Altísimo por él.

La memoria del corazón puede ser falible, por ello el salmista le ordenó  a su alma que bendijese al Altísimo:

“Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová,
Y no olvides ninguno de sus beneficios.”

Salmos 103:1-2 (Reina – Valera 1960).

El creyente debe mantener un corazón agradecido a DIOS, pues todo lo que ha recibido proviene de Él. La vida, la salvación, la salud, la familia, las fuerzas, y toda buena dádiva.

Existimos muchos que habíamos perdido todo, sin esperanza de volver a tener una vida normal, pero DIOS en su misericordia nos dio un nuevo comienzo por los méritos de Jesucristo. Como no vivir agradecido por ello?

Muy a menudo el creyente entorpece su corazón al permitir que situaciones temporales le roben el gozo, o al no recibir lo que anhelan. Pero cuando este reconoce su pecado ante DIOS y vive agradecido por todo lo que ya ha recibido, se prepara para recibir su siguiente bendición.

De la misma manera uno debe mostrar gratitud con aquellos que han sido de bendición para nuestra vida. Debemos ayudar a aquellos que nos han ayudado, así como a quienes necesitan de nosotros en la medida que nos sea posible.  Mi padre usa la siguiente frase : “ amor con amor se paga”. Ofrece gratitud y amor a aquellos que te lo han dado antes.

Hoy te invito a que actives la memoria de tu corazón y desbordes de gratitud a DIOS por todo lo que te ha dado.  Y bendigas su nombre por ello.

Richy Esparza

Entradas populares de este blog

¿Eres de dura cerviz?

Diga el débil: fuerte soy

La mujer como suegra y nuera