23 julio 2017

Destinado a obtener la victoria

Cuando el rey Josafat se vio rodeado de enemigos, la Escritura nos dice que: “Clamó, y Jehová lo ayudó, y…apartó Dios [a sus enemigos] de él” (2 Crónicas 18:31).

Hubo un clamor en el corazón de Josafat: “Oh, Dios, he estado escuchando voces que no debería haber escuchado, y he estado frecuentando a personas que socavaron mi fuerza espiritual. Dios, te pido una vez más, ¿Me permitirías vivir? ¿Lucharías contra mis enemigos y me darías la victoria? ¡Dame una voz para ser capaz de guiar a tu pueblo de nuevo a la justicia! "
Y Dios hizo que los enemigos de Josafat se apartaran de él.

VOLVER AL LUGAR DE FORTALEZA

Veo venir días muy difíciles en el futuro, pero en medio de esa dificultad, veo multitudes de "Josafat" por todo el país que se han estado sentando en el lugar equivocado, que finalmente se levantan y dicen: "Voy a volver a ese lugar de fortaleza y victoria que fue ganado para mí en el Calvario. Voy a doblar mi rodilla ante el Señor, incluso si esto significa dejar de lado mis propios planes y ambiciones para encontrar la voluntad de Aquel que murió por mí”.

MÁS QUE VENCEDORES

Pase lo que pase, recuerda que nosotros, como pueblo de Dios, no estamos destinados a la derrota. No estamos destinados a ser derrocados como los “profetas con facilidad de palabra” que no conocen el corazón de Dios.

Estamos destinados a vivir en victoria.

Estamos destinados a ser más que vencedores por medio de Cristo.

Así que es hora de dejar de lado nuestros planes y clamar a Dios por nuestros hogares, por nuestras familias, por esta generación y por el futuro de nuestras ciudades. No va a ser un tiempo en el que sea popular representar a Dios, pero habrá un toque glorioso del Espíritu Santo sobre aquellos que tienen el sentir de clamar a Dios.

Carter Conlon

No hay comentarios:

Publicar un comentario