¿Por qué la gente se tropieza?

¿Qué, pues, diremos? Que los gentiles, que no iban tras la justicia, han alcanzado la justicia, es decir, la justicia que es por fe; mientras Israel, que iba tras una ley de justicia, no la alcanzó. ¿Por qué? Porque iban tras ella no por fe, sino dependiendo de las obras de la Ley, de modo que tropezaron en la piedra de tropiezo, como está escrito: “He aquí pongo en Sión piedra de tropiezo y roca de caída; y el que crea en él, no será defraudado”. (Romanos 9:30-33)


Dios dice que hay una manera por la cual puedes saber si estás siendo atraído por el Espíritu a salvación o si estás siendo permitido por Dios permanecer donde ya estabas, perdido y condenado: La forma en la que puedes saberlo es por lo que haces con Jesús. Dios plantó una piedra en medio de la sociedad. Cuando caminas por un camino y llegas a una gran piedra plana en medio del camino, hay dos cosas que puedes hacer. Puedes tropezarte con ella o puedes alzarte sobre ella, o lo uno o lo otro. Eso es lo que es Jesús.

Los judíos, quienes estaban resueltos a obrar su propia salvación en la base de su propio comportamiento, sus propias buenas obras frente a Dios, se tropezaron con la piedra. Es por eso que los judíos rechazaron a Jesús, y por lo cual le rechazan hasta el día de hoy. No quieren admitir que necesitan un Salvador, que no tienen la capacidad de salvarse a sí mismos. Ningún hombre puede. Pero para aquellos que ven que necesitan un Salvador, ya han sido atraídos por el Espíritu de Dios y despertados a Su gracia y hechos a entender lo que está ocurriendo en sus vidas. Por lo tanto, el mismo deseo de ser salvos, la expresión misma de su necesidad de un Salvador les causa aceptar a Jesús. Se alzan sobre esa Piedra. Cualquier persona que viene en esa base nunca será avergonzada. Dios dice que ese es el punto de prueba. La crisis de la humanidad es Jesús. Puedes ser muy religioso, puedes pasar horas y días, o una vida entera, siguiendo las actividades religiosas y aparentemente honrando a Dios, pero la prueba siempre vendrá: ¿Qué es lo que harás con Jesús? Dios le puso en medio de la sociedad humana para revelar a aquellos a quienes llamó y a aquellos que no ha llamado. Jesús enseñó esto muy claramente: “Nadie puede venir a mí, si el Padre, que me envió, no lo atrae” (Juan 6:44a), y “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí, y al que a mí viene, no lo echo fuera” (Juan 6:37).

Así que, ¿qué nos queda a nosotros? El responder a Jesús, eso es todo. Y el darle gracias a Dios que, al hacerlo, no sólo estamos haciendo lo que nos urgen nuestros corazones y nuestras conciencias, sino que estamos respondiendo en obediencia a la atracción del Espíritu electivo de Dios, quien, en Su misericordia, ha elegido sacarnos de una humanidad perdida.

Padre, cómo esto me hace darme cuenta nuevamente de cómo de desesperadamente dependiente estoy sobre Tu gracia salvadora. No me salvé a mí mismo; no podría. Ni siquiera inicié el deseo de ser salvado; eso viene de Ti. Pero te doy las gracias porque me has llamado y me has redimido y me has traído a Ti mismo, con un precio infinito a Ti, y por tanto, Señor, me entrego a mí mismo a Ti de nuevo hoy.

Aplicación a la vida

¿Estamos invirtiendo nuestras vidas en aprobación de corto término del cumplimiento? La Persona y la gracia salvadora del Señor Jesús es nuestra crisis personal. ¿Hemos consentido a Su reinado, al poder redentor de Su Presencia?

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Eres de dura cerviz?

Diga el débil: fuerte soy

La mujer como suegra y nuera