Menús de cabecera

20 noviembre 2017

Como tú lo quieras ver

“El ojo es la lámpara del cuerpo. Por tanto, si tu visión es clara, todo tu ser disfrutará de la luz. Pero si tu visión está nublada, todo tu ser estará en oscuridad. Si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡qué densa será esa oscuridad!” Mateo 6:22-23 Nueva Versión Internacional (NVI).

Una vista borrosa no conduce al destino correcto. Por el contrario puede ocasionar accidentes o caídas. Lo mismo ocurre con una mala actitud en el corazón. Cuando el creyente ha permitido que su corazón se lastime por alguna situación externa, su actitud será pesimista. Pues dejará de mirar a DIOS en toda situación y le convertirá en un pesar. Alguien que tiene una visión clara verá sus días como nuevas oportunidades de ser mejor para DIOS,  por el contrario alguien con visión nublada solo verá problemas esperándole al bajarse de su cama. Todo le parecerá difícil, olvidando que es DIOS quien lleva sus cargas.

Alguien cuyo corazón es expuesto constantemente a la presencia de DIOS mantendrá una visión clara. No existirá en él decir –No puedo. Sino que dentro se sí brotará poder afirmando que todo lo puede en Cristo que le fortalece. Al escuchar malas noticias su corazón les codificará a buenas noticias pues entiende que el SEÑOR tomará esas situaciones y les convertirá en bien (Romanos 8:28). Al no entender qué es lo que DIOS está obrando en su vida tendrá paz pues entenderá que Aquel que le ha dado todo solo tiene pensamientos de bien y no de mal para él (Jeremías 29:11).

Las grandes olas no son enviadas para hundir a las personas, sino para formar los mejores surfistas. Los desiertos no se cruzan para que los creyentes perezcan ahí, sino porque  es en ese lugar donde DIOS mejor manifiesta Su gloria. La falta de provisión no debe ser un motivo de tristeza, sino una oportunidad de mirar de nuevo a Jesús multiplicando lo que con amor nos da.

La vida en Cristo puede ser fácil y gloriosa cuando se cree, o difícil y pesada cuando se nubla la vista. Así que si tu vista se ha nublado, escoge de nuevo ver a DIOS en cada situación y por fin encontrarás reposo.

Mira con los ojos de Jesús y vive gloriosamente.

Richy Esparza