Menús de cabecera

09 diciembre 2017

¡No tengan miedo!

No teman. Yo sé que buscan a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como él dijo... Mateo 28:5-6

La venida de Jesús a este mundo fue, sin duda, una división de aguas. La prueba de esto es que, hasta hoy día, cualquier cosa que se diga sobre él genera polémica y un gran interés.

El anuncio sobre la posible ubicación de los huesos de Jesús y de su familia generó un gran alboroto. Pero no hay de qué preocuparse. Es necesario compartir con las personas el anuncio del ángel a las mujeres en la primera Pascua cristiana: “No teman. Yo sé que buscan a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como él dijo...” (Mateo 28:5-6).

Confía en estas palabras. Ellas fueron dichas con el objetivo de animarnos y consolarnos todos los días. ¡Nuestro Salvador vive!

ORACIÓN: Gracias, Señor Dios, por haber resucitado a Jesús. Esa es la prueba de que el sacrificio que él hizo por mí en la cruz fue válido. Gracias a él, tengo la certeza de que todos mis pecados fueron perdonados. Amén.

Cristo para todas las naciones