Menús de cabecera

  • |

15 mayo 2018

Él te protegerá

¡Bienaventurados son los que en él confían! - Salmo 2:12

¡Auxilio! ¡Auxilio! Al escuchar un llamado de estos, sabemos que alguien está en apuros y necesita ayuda. ¿Has pasado alguna vez por una situación así? ¿Necesitaste ayuda y no encontraste a nadie que pudiera ayudarte? Es realmente desesperante necesitar ayuda y no tener con quién contar.

Así sería nuestra situación si Dios no hubiera enviado a Jesús. Debido a las cosas equivocadas que hacemos, estaríamos condenados a la muerte eterna. Nada de lo que hiciéramos podría ayudarnos. Pero, por amor y sin exigir nada a cambio, Dios envió a Jesús. Él es nuestro protector. Él dio su vida para protegernos de la muerte eterna. Y él promete que está de nuestro lado. Ahora ya no estás solo. Confía en él, él está a tu lado hoy y siempre.

ORACIÓN: Querido Dios, gracias porque me proteges y porque me has librado de muchos peligros. Especialmente te agradezco porque has enviado a Jesús, quien me libró de la muerte eterna. Amén.

Cristo para todas las naciones