Menús de cabecera

18 mayo 2018

Fuego extraño

Nadab y Abiú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario, pusieron en ellos fuego, le echaron incienso encima, y ofrecieron delante de Jehová un fuego extraño, que él nunca les había mandado. Entonces salió de la presencia de Jehová un fuego que los quemó, y murieron delante de Jehová. (Levítico 10:1-2)

La misma shekinah que había consumido el sacrificio sale como un rayo de nuevo para destruir a estos dos sacerdotes. ¡Qué chocante debió de ser esto para Aarón, para los dos hijos que le quedaban y para todo el campamento de Israel!

¿Cuál piensas que hubiera sido tu reacción si tú hubieras sido parte de esta escena? Muchos de nosotros al leer historias como estas, se nos ocurre la idea de que Dios, especialmente “el Dios del Antiguo Testamento”, es un Dios de juicio vengativo. Pero Dios está actuando aquí tanto como un Dios de amor como lo está haciendo en cualquier otra parte de la Biblia. Su naturaleza es el amor. Y nunca se desvía de lo que se ha revelado ser. Así que esta acción tiene que estar de acuerdo con Su naturaleza y el carácter de Su amor.

Hay varios rasgos en este pasaje que nos ayudan: El primero es que este pecado de parte de estos dos sacerdotes no era un pecado de ignorancia sino de presunción. Ellos sabían que no debían hacer eso. No era que simplemente estuvieran haciendo algo que no tenían idea que fuera a ofender a Dios. Se les había dicho enfáticamente que Él estaría ofendido. En Éxodo 30:7-9 Dios había dicho precisamente: “Ve con cuidado; no ofrezcas el tipo de incienso equivocado”. Así que esto era una violación de la orden directa de Dios. Dios no visita con juicio a ninguna persona que este luchando en ignorancia intentando encontrarle.

La segunda cosa que debemos notar es que el pecado era severamente resuelto porque distorsionaba la revelación de Dios mismo. En todos estos sacrificios y rituales sacerdotales Dios está explicando algo sobre Sí mismo para que podamos aprender qué tipo de Dios es. Pero por su desobediencia estos sacerdotes estaban enseñando los conceptos equivocados sobre el ser de Dios. Es por eso que Dios los juzgó.

La tercera cosa que necesitamos notar sobre este episodio es que el juicio es ejemplar. Dios ha hecho un ejemplo de ellos por una vez y nunca lo vuelve a hacer. Esto no era algo que ocurría cada vez que un sacerdote transgredía alguna regulación. Sólo ocurrió una vez, al principio del sacerdocio. Puedes leer que más adelante en el sacerdocio de Israel los sacerdotes hicieron muchas cosas terribles frente al altar, pero Dios nunca les mató por ello. Pero era importante que ocurriera esta vez. Porque este es un ejemplo y, por tanto, es una manifestación del amor e interés de Dios. Está intentando evitar que este tipo de cosa vuelva a ocurrir, y está dando una advertencia justa de las consecuencias finales a cualquiera que sea lo bastante presuntuoso como para pecar deliberadamente de esta forma.

Padre, tengo un sentido de reverencia cuando considero que eres un Dios santo. Oro que esto me ayude a entender que mi vida no es un juego, y que el sacerdocio al cual soy llamado es un asunto muy serio.

Aplicación a la vida

¿Estamos descuidadamente ofreciendo una pretensión de alabanza a Dios? ¿Cómo podemos ofrecerle alabanza que le honra y le deleita? ¿Qué circunstancias mejor producen una fragancia dulce de incienso quemado?

Ray Stedman