Menús de cabecera

03 junio 2018

La obediencia es la clave

"Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros". (1)

A veces, aunque llevemos vidas piadosas nos vemos envueltos en situaciones comprometedoras, donde tenemos que tomar decisiones cruciales, y es que muchos de nosotros creemos erróneamente que por ser buenas personas, orar, leer la Palabra todos los días, llevar puntualmente nuestros diezmos y ofrendas a la iglesia y cumplir con todas las normas propias del estilo de vida de un cristiano tenemos la victoria garantizada SIN LUCHAR.

Si bien es cierto que gozamos de la bendición de Dios también es cierto que tenemos enemigos que están continuamente luchando por derribarnos a toda costa, puesto que cuando el diablo y sus secuaces se rebelaron contra Dios, también lanzaron un desafío, ellos quieren probarle a Dios que la humanidad puede por si sola y que nadie le serviría desinteresadamente, como lo ilustra el relato bíblico de Job (2) y Dios permite que así sea porque necesitamos ejercitar nuestra fe, él sabe perfectamente que la tribulación produce paciencia y que las dificultades afinan nuestros sentidos y nos hace sabios, de modo que, como lo dije en un post anterior ¡Dios espera lo mejor de nosotros!

Ahora la pregunta es ¿cómo vamos a reaccionar ante la prueba? ¿demostraremos que valió la pena lo que Cristo hizo por nosotros o huiremos despavoridos decepcionando a Dios y pisoteando su nombre?

No olvidemos que después de la tormenta viene la bonanza y que si somos pacientes y guardamos la compostura, veremos la gloria de Dios y seremos mejores personas.

Alam
alamvega.blogspot.com
--

Santiago 1:7
Job 1:6-12