Menús de cabecera

17 junio 2018

La vida es como un bumerán

No se dejen engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará. (1)

Ayer estaba conversando con mi sobrino sobre la importancia de tener en cuenta a Dios a la hora de tomar decisiones, y es que muchas veces para sentirnos libres de hacer lo que nos plazca optamos por hacer de cuenta que nadie nos ve, que podemos salirnos con la nuestra; que si hacemos lo malo pero no creemos en la ley de causa y efecto, siembra y cosecha o como quiera que la llamemos no sucederá en nosotros.

El búmeran o bumerán (del inglés boomerang) es un arma que tras ser lanzada, si no impacta en el objetivo, regresa a su punto de origen debido a su perfil aerodinámico y forma de lanzamiento especiales. (2) En ésta ocasión opté por éste objeto para hacer la comparación debido a que en la vida tarde o temprano todo se puede volver en nuestra contra, pero más allá del simple regreso de nuestras acciones está el hecho de que Dios es justo.

En cierto modo es hasta comprensible que mucha gente dude sobre si realmente hay un ser superior que imparte justicia y le da a cada quien lo que merece, algunos lo llaman destino, otros universo, nosotros los cristianos lo llamamos Dios; la razón por la cual la gente duda es por su aparente pasividad a que siempre esté ocultandose tras sucesos naturales, pero basta echarle un vistazo a nuestra propia historia personal para que nos demos cuenta de que toda acción tiene su reacción y todo el bien o el mal que le hagas a los demás tarde o temprano alguien más nos hará bien, puesto que Dios mismo se manifiesta a través de las personas de buena voluntad para recompensar las buenas obras de quienes son capaces de hacer el bien.

Alam
alamvega.blogspot.com
--
Gálatas 6:7 (Nueva Biblia de los Hispanos)
Wikipedia