Menús de cabecera

09 agosto 2018

La verdadera expresión de la navidad

Introducción:
¿Qué es lo primero que se le ocurre a la gente cuando se anuncia la navidad?

Veamos:

A los niños: ropa, juguetes, regalos, cohetes, luces.
A los jóvenes: estrenos, fiestas, impresionar a la novia, bebida.
A los adultos: aguinaldos, viajes, vacaciones, negocios, comidas.

Ahora bien, preguntémonos: ¿Será en realidad este pensamiento el que nos debe cautivar en esta época en que se celebra la navidad?

¿Cuál es la verdadera expresión de la navidad?

I. La navidad expresa la más grande humillación: “Dios se hizo hombre”.

A. Tal fue la humillación del Señor que no se hallo un lugar para que naciera cómodamente. San Lucas 2:7 expresa que no había lugar para él en el mesón. Nació en un pesebre que servía para alimentar ganado.

“Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón”.

B. Tal fue la humillación del Señor que le toco huir a tierra extraña porque Herodes decidió matarle. (Mateo 2: 13)

“Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo”.


II. La Navidad expresa la más grande manifestación del amor de Dios.

A. ¿Qué dice Juan 3: 16?

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

B. En su amor:

1. Dios vio a la humanidad perdida. (Romanos 3: 10-18)
2. Dios amo a la humanidad perdida. (Juan 3:16)
3. Dios Redimió a la humanidad perdida. (Gálatas 4: 4-5)

III. La Navidad expresa la más grande decisión del hombre.

A. Ante el hecho innegable que Jesús vino para salvar al hombre, se vuelve importante e indispensable que el hombre tome una decisión:

1. O rechaza. (Juan 3: 17-21)
2. O acepta. (Romanos 10: 9-10)

“Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.”

Conclusión:
¿De qué manera has estado celebrando la Navidad en estos años pasados? ¿Con luces? ¿Con cohetes? ¿Con fiestas? ¿Bebidas? Quiero decirte que nada de esto se dio en la noche en que Jesús nació. Lo que si resplandeció aquella noche fue la luz de Jesús para salvación a la humanidad.

La manera de celebrar la navidad es con una verdadera alegría de corazón por el nacimiento del Hijo de Dios hecho hombre, que vino para darnos salvación y vida eterna. No con fiestas vanas, sino en familia y en oración para dar gracias a Dios por su gracia salvadora.

Jose Alberto Vega
www.elpuntocristiano.org